Segovia acogerá el XI Congreso Mundial del Jamón en 2022

Debido a la situación sanitaria generada por la covid-19, el Comité Organizador del XI Congreso Mundial del Jamón (CMJ) ha acordado posponer la celebración del evento a los días 8 al 10 de 2022 en Segovia.

Para Julio Tapiador, presidente del Comité Organizador, “aplazar esta edición ha sido una decisión muy meditada pero que consideramos responsable con el sector y con todos los congresistas que acuden cada año. Nuestra prioridad es poder organizar la XI edición del Congreso Mundial del Jamón de forma segura para ponentes y público, y garantizando el alto nivel que viene teniendo este congreso desde sus inicios” en una ciudad emblemática donde el jamón tiene una importancia económica capital.

Este acontecimiento reúne cada dos años a todo el sector jamonero en torno a los diferentes temas de interés para los operadores, como son la investigación, las nuevas tendencias de producción y comercialización, nutrición, marketing y comunicación, tan importantes en momentos de cambio como el actual.

Sin embargo, aunque el evento se celebrará en 2022, no será necesario esperar hasta entonces para disfrutar de todo lo que rodea al Congreso Mundial del Jamón. El Comité organizador prepara ya para 2021 un programa continuado de eventos y presentaciones a lo largo de los próximos 12 meses, en los que congregará a todos los operadores en torno a este producto tan emblemático para la gastronomía de nuestro país y tan importante para la economía, principalmente en zonas rurales.

Desde el Comité Organizador del XI Congreso Mundial del Jamón se quiere aprovechar estas fechas para recordar que este producto no puede faltar estos días en las mesas de los hogares españoles, pero tampoco en las cestas de las empresas durante estas Navidades atípicas.

“El consumo de jamón durante la campaña de Navidad representa entre el 20 y el 30 por ciento de las venta totales anuales y, por tanto, si en esta navidad los consumidores españoles optan por comprar un jamón estarán ayudando a un sector muy perjudicado por el cierre de la hostelería y la caída del turismo durante toda la pandemia”, asegura Tapiador.

Aunque estas fiestas se presentan muy distintas a lo que estamos acostumbrados, sin duda la Navidad es época de tradiciones y pocas cosas hay más tradicionales en nuestro país que disfrutar de un buen jamón con las personas más cercanas, ya sea en los entrantes o como parte de las comidas en familia. El jamón, ya sea de cerdo blanco o de ibérico, es un protagonista indiscutible de las fechas navideñas en nuestras casas.

Los suicidios en el sector agrario francés

La crisis que también afecta al sector agrario francés han tomado un rumbo dramático: un agricultor se suicida cada dos días, víctima de la más profunda angustia íntima y social. Se trata de una tragedia íntima, social e histórica, que coincide con un agravamiento de la despoblación de los campos franceses.

Según las cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadísticas Económicas (INEE), el suicidio se ha convertido en una tragedia histórica para los agricultores franceses: ellos son la categoría más afectada por la angustia devastadora que culmina con la muerte voluntaria. El suicidio de los agricultores franceses es, de acuerdo con los datos disponibles, un 20 por 100 más elevado que en el resto de la población francesa.

Tragedia calificada como íntima, social e histórica, que coincide con un aumento de la despoblación de los campos franceses. Oficialmente, hace diez años existían unas 617.000 explotaciones agrícolas; hoy, quedan solo 490.000, con una economía muy subvencionada.

Según las cifras oficiales del Consejo Nacional de Análisis Económico, el 84 por 100de las rentas de los agricultores franceses provienen de las subvenciones, estatales y / o europeas.

Históricamente, Francia fue, durante muchos siglos, un país agrícola, católico y conservador. Durante varias décadas, la Política Agrícola Común (PAC) permitió una transformación productivista y «perversa» de las agriculturas francesas. La crisis y metamorfosis de la PAC, durante la última década, la globalización y la aceleración de los nuevos modelos productivistas han dado lugar, por una parte, a una elevada progresión de la despoblación y, por otra, a los ataques de angustia social de los agricultores víctimas de tan históricos cambios.

Desde hace semanas, los movimientos de cólera gremial se suceden en toda Francia. Durante toda la jornada de hace dos lunes, millares de agricultores de todo el país protagonizaron movimientos de protesta, cortando carreteras, provocando atascos, intentando llamar la atención de la crisis global de los sectores más diversos.

Su parte, el Ministerio de Agricultura, encabezado por el señor Didier Guillaume, anunció hace unos días unas nuevas ayudas para el sector agrario por un montante de unos 290 millones de euros. A juicio de los sindicatos agrícolas, estas ayudas, siempre bien venidas, no resuelven ninguno de los problemas de fondo.

En este contexto señalar que el periodista y agricultor francés, el señor Éric de la Chesnais, ha analizado esta crisis del mundo agrícola galo y publicó en lefigaro.fr que las causas son económicas, por supuesto, pero también morales y culturales, «porque el mundo agrícola sufre una gran falta de reconocimiento. Poco a poco hemos abandonado el campo y con ello nuestra consideración por el agricultor, que sin embargo tiene un papel fundamental».

 En su publicación, se destaca que una de las causas principales de su desesperación es el sobreendeudamiento al que muchos de ellos están sujetos. Sí expone que: «un granjero que cría cerdos en Normandía me confió que había tomado la decisión de poner fin a su vida si alcanzaba el hito de 150.000 euros de endeudamiento: umbral desde el cual resulta imposible pagar su deuda. Este hombre tenía un profundo sentido del honor y una sensación de culpa por su granja que su padre le había transmitido. Era insoportable para él fallar donde sus antepasados ​​habían tenido éxito».

Las recetas clave de los expertos para cambiar la reputación del sector agroalimentario

La reciente VI edición de Feeding The World  analizó la imagen del sector agroalimentario tras la pandemia con la participación de expertos que explicaron, desde su punto de vista, los aciertos y errores que se están realizando y cómo se puede poner en valor todo el trabajo que el sector hace por alimentar a la sociedad. Desarrollado anualmente desde 2015, celebrándose este año de forma online y en directo, el encuentro estuvo organizado por el Grupo de Innovación Sostenible (GIS) y patrocinado por Eurosemillas, John Deere, Foro Interalimentario y Banco Sabadell, socios preferentes del grupo.

La jornada comenzó con el debate entre dos grandes divulgadores del sector, Jorge Jordana, director del Máster en Gestión de Empresas Agroalimentarias (MGEA), y José Miguel Mulet, profesor titular en la Universidad Politécnica de Valencia, los cuales expusieron las causas que, según ellos, han provocado que el sector tenga una reputación tan distorsionada. “Todas las asociaciones de producción de alimentos tienen intereses, pero nunca han tenido una voz reconocida en los medios. El sector agroalimentario debe sentirse orgulloso y tiene que invertir más en todo lo necesario para comunicar lo que hace”, indicó Mulet. Para Jordana, “el sector agroalimentario está profundamente desorganizado y no transmite mensajes claros y positivos pensando en el futuro”. Aún así, Jordana quiso valorar la labor de las empresas del sector: “Tenemos la responsabilidad de contar la verdad, contamos con un sector agroalimentario excelente en el que tenemos empresarios de mucha valía que luchan por mantener la economía española, y eso hay que ponerlo en valor para que se respete”.

Posteriormente, Eduardo Martínez de Ubago, gerente de Ventas y Marketing de John Deere Ibérica, moderó la primera mesa redonda de la jornada, en la que se analizó cuál es la imagen real del sector hoy en día. Para ello, contó con la participación de Pedro Damián Diego, director general de Efeagro; Luján Soler, decana del Colegio Profesional de Dietistas-Nutricionistas de la Comunidad de Madrid (Codinma); y Laura García del Valle, redactora de La Voz de Galicia. Los expertos llegaron a la conclusión de que, si falta la verdad, no hay noticia. La información no llegará a la sociedad de forma contrastada sin la verificación de esta por parte de los medios: “Los bulos circulan por todos lados y arrastran a los medios de comunicación a un ambiente donde reina la confusión», comentó la redactora de La Voz de Galicia.

Medios de comunicación

La decana del Codinma hizo referencia a la importancia del equilibrio en los medios de comunicación: “Tenemos que retomar esa armonía para dar información concisa, clara y sin alarmismos». Además, subrayó la importancia del papel del dietista-nutricionista en la industria, dejando claro que “los colegios profesionales están abiertos para que los medios y periodistas encuentren fuentes fiables en personas que están formadas”.

Para finalizar la mesa, el director general de Efeagro elogió la actuación del sector durante la pandemia: “Ha actuado con responsabilidad, rigor, profesionalidad e innovación en su respuesta a la crisis del coronavirus, preocupándose por mantener el equilibrio de la cadena alimentaria y extremando la coordinación”. Además, comentó que “todas las crisis son fuente inmensa de oportunidades y esta va a ser una oportunidad nunca vista, a pesar de que algunos subsectores, como el vino de alta gama y la hostelería, lo estén pasando mal”.

Feeding The World continuó con una segunda mesa redonda, donde Juan Moreno, presidente de la Confederación de Asociaciones de Usuarios y Consumidores Europeos (CAUCE); Óscar Dorda, director general de Arena Media España; y Raúl Martín, director de KM Zero Hub, analizaron el reto de cambiar la imagen del sector. Los expertos estuvieron de acuerdo en que las nuevas tecnologías y las herramientas que nos deja la pandemia hay que aprovecharlas para llegar a los consumidores directamente y no para romper con los bulos y falsos mitos, sino para generar una corriente positiva que nos permita mantener el sector en la cresta de la ola.

 

Empoderamiento individual hacia el enfoque colectivo

En un artículo anterior (boletín nº 39), hablábamos sobre la definición de equipo. En este segundo artículo, nos centraremos sobre la cuestión de los principios de la creación  del mismo.

En primer lugar, deberemos definir qué tipo de equipo queremos formar. Con ello quiero expresar el hecho de que un equipo siempre tiene un objetivo y normalmente un “enemigo a batir”. El  mismo, el objetivo, puede ser interno o externo.

En el caso de que el objetivo sea externo, usualmente suele ser un refuerzo positivo, pero ¿qué sucede si no sabemos gestionar bien los objetivos internos?, pues que éstos se convierten en una realidad negativa que limita la capacidad competitiva de la granja. En mis más de 30 años de experiencia en el sector, todas las granjas que he conocido han estado estructuradas por zonas, tal como comentábamos en el anterior artículo.

En este sentido podemos distinguir claramente 4 zonas: zona de gestación, zona de lactación, zona de transición y zona de engorde. Puedo asegurar sin temor a equivocarme, que en más del 80 por 100 de las explotaciones estructuradas de esta forma, con zonas delimitadas de la manera indicada, los laborales de una zona concreta desconocen y/o les importa más bien poco, lo que acontece en las otras zonas de la granja (al fin y al cabo este no es mi trabajo, suele ser la respuesta más generalizada, cuando se aborda este tema…y no les falta razón).

Pero este patrón de razonamiento funciona perfectamente mientras todo va bien, pero ¿ qué sucede cuando los resultados no son los deseados?  Entonces aparece, prácticamente siempre, nuestra amiga LA CULPA y ésta tiene tendencia a señalar al otro y aquí es donde se genera el desmoronamiento del equipo.

¿Cuál es mi concepto de equipo? La respuesta es  muy simple; se trata de un colectivo donde se debe de implicar a todo el personal en el funcionamiento global de la granja, no solo a nivel teórico y de información, sino también a nivel práctico, consiguiendo la creación de grupos dinámicos que interactúen en las diferentes tareas de la granja y en las diferentes zonas.

Veamos en ejemplo ilustrativo: hay una cierta tendencia generalizada a realizar en las granjas ciertas tareas muy repetitivas, que aportan poco al global de la granja y muy poco a la formación del trabajador, tanto a nivel laboral como al de su desarrollo personal. Entre las mismas podríamos mencionar la atención y el cuidado de los lechones. Esta suele ser una tarea que realizan en una explotación, como mucho, una o dos personas y la llevan a cabo durante toda o casi toda su jornada laboral. Si estas personas tienen que cubrir otros puestos durante el fin de semana la pregunta es obvia, ¿ qué nos aportarán las mismas en estos 2 días (sábado y domingo) de los 7 días que tiene la semana?

Por esta razón y en mi opinión, si en las granjas  somos capaces de evaluar y valorar las capacidades de nuestros trabajadores, quizá podríamos obtener una mayor rentabilidad en la utilización de sus cualidades, creando unos turnos rotativos, que les permitiera formarse más y mejor.

Pero entonces surge aquí de inmediato la siguiente pregunta: ¿pero es que el personal que tengo haciendo las mencionadas tareas repetitivas no sirve para mucho más? Bien, entonces quizá sea el momento de replantearnos qué tipo de personal contratamos o, mejor dicho, qué ofrecemos a las personas que vienen a trabajar con nosotros y por qué tenemos  determinado tipo de personal trabajando con nosotros.

También podemos afrontar otro camino: crear equipos basados en 2 – 3 personas, que sean las que lleven el peso de la granja y que el resto del personal laboral les complemente. Éste quizá sea el sistema más habitual en las granjas, pero tiene el riesgo de que si uno de los pilares laborales se marcha, por el motivo que sea, la explotación, casi con toda seguridad, se resentirá en exceso.

Por esta razón, soy más partidario de formar y estructurar equipos dinámicos, donde se vayan rotando las tareas de la granja, tanto las de mayor responsabilidad como las de menor enjundia.

En este caso, el periodo de formación del personal laboral será evidentemente más largo, pero también se produce una selección natural de las tareas. Así,  el individuo que cojea en la realización de una determinada tarea, termina apoyándose en sus compañeros y complementando el trabajo de otras áreas dónde se encuentra cómodo en razón de sus fortalezas y todo ello acontece, en general, de un modo armónico y natural.

 

Miquel Forcadell

Técnico especialista agropecuario

Master en RRHH

 

 

Manual de lucha contra la Peste Porcina Africana

Ante los casos detectados este año de Peste Porcina Africana (PPA) en Alemania Grecia, la dirección general de Sanidad de la Producción Agraria y la subdirección general de Sanidad e Higiene Animal y Trazabilidad del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) han actualizado el “Manual práctico de operaciones en la lucha contra la Peste Porcina Africana (PPA)».

Este manual, disponible en el área de descargas de legislación y documentos de interés del sector cárnico del propio MAPA, tiene como objetivo servir como guía de trabajo a los servicios veterinarios oficiales en caso de sospecha y de confirmación de foco de PPA en nuestro país.

La PPA es enzootica en la mayoría de los países del África subsahariana. En Europa fue notificada su presencia en la Península Ibérica (último brote en Portugal en 1999). España se encuentra libre de esta enfermedad desde 1994.

Actualmente, esta enfermedad todavía se encuentra presente en Cerdeña. Desde el año 2007 se detectan focos de la enfermedad en diferentes países del Cáucaso (Georgia, Azerbaiyán, Rusia). En 2013 se extendió hacia Bielorrusia y Ucrania habiendo sido declarada a lo largo de 2014 en jabalíes y cerdos domésticos en PoloniaLetoniaLituania y Estonia. A pesar de las medidas de control implementadas en los países afectados, entre ellas el establecimiento de zonas sometidas a restricciones y a vigilancia intensificada, la PPA ha continuado su avance en los países del este de Europa, con la aparición de la enfermedad por primera vez en Moldavia en 2016 y en otros Estados Miembros de la Unión Europea como RumaníaRepública ChecaHungríaBulgaria y Bélgica.

Desde el MAPA recuerdan que la aparición de la PPA provoca importantes pérdidas económicas, tanto directas por muerte de los efectivos y disminución de la producción, como indirectas, originadas fundamentalmente por las repercusiones en el comercio de este ganado y de sus productos.

Por todo ello, y teniendo en cuenta lo establecido en el artículo 21 del Real Decreto 546/2003, de 9 de mayo, por el que se establecen las disposiciones específicas de lucha contra la peste porcina africana, han elaborado este Manual, que acaba de revisar este mes de noviembre.

Oleada de robos en las explotaciones porcinas

Es el cuento de nunca acabar. Ahora, la Unió de Llauradors i Ramaders informa acerca de una oleada de robos en explotaciones porcinas de la zona norte de la comarca de la Serranía, sobre todo en Alpuente y alrededores, con grandes dificultades además posteriormente para las personas afectadas de interponer las correspondientes denuncias.

En este sentido, la UNIÓ ha remitido un escrito a la Delegada del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Gloria Calero, informándola de estos hechos que afectan a la seguridad en el ámbito rural de esa zona, e instándole a investigar los mismos. Desde aproximadamente principios de octubre se vienen repitiendo de forma reiterada y repetitiva robos en granjas de engorde de cerdos de la zona de Alpuente y alrededores, por esta razón la UNIÓ reclama más vigilancia.

Los robos de los que se tienen conocimiento se han realizado en al menos cinco granjas, donde se ha sustraído todo tipo de utensilios necesarios para realizar la actividad económica de cría y engorde de cerdos como pueden ser baterías, herramientas de mantenimiento, etc. hasta el robo de los animales con los problemas que esto último ocasiona a las personas afectadas porque al producir en sistema de integración vertical, los animales son de las empresas integradoras a las que se les debe justificar la pérdida de estos animales.

La UNIÓ ha detectado enormes dificultades para interponer la correspondiente denuncia ante la Guardia Civil para conocimiento y actuación de los efectivos de los Grupo ROCA. En estos últimos casos, se ha tardado, por ejemplo, hasta cinco días en interponer las denuncias debido a la falta de personal y horario de atención insuficiente que existe en los cuarteles de Chelva y de Aras de los Olmos.

Por todo ello, la organización insiste en la necesidad de incrementar los presupuestos destinados a la seguridad en el ámbito rural, con las mismas obligaciones que los habitantes de las zonas urbanas, pero también con los mismos derechos. Así, la UNIÓ propone reforzar los medios de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, particularmente los equipos ROCA, para aumentar la seguridad en el medio rural y combatir los robos en las explotaciones agrarias.

También propone que la administración publicite un protocolo de actuación en el caso de que se produzcan entradas ilegales en las granjas ante los riesgos que estas entradas suponen para la salud y el bienestar de los animales y el cumplimiento de la normativa de bioseguridad. Ambas propuestas van ligadas al Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 11.1 que contempla “asegurar el acceso de todas las personas a viviendas y servicios básicos adecuados, seguros y asequibles”.

Nueva campaña #RealidadGanadera, comunicando hechos sobre la ganadería española

Más de 200 personas han asistido hoy a la presentación virtual de la campaña #RealidadGanadera, comunicando hechos sobre la ganadería española, una iniciativa que aúna a organizaciones relacionadas con el sector ganadero, con el objetivo de informar sobre el modelo de producción ganadero español y poner en valor su contribución para afrontar los retos globales, ofreciendo otra perspectiva, desmintiendo mitos y aportando evidencias sólidas al debate actual sobre la ganadería.

Abrió la jornada, Pablo Hervás, coordinador de la iniciativa, que agradeció la participación a ponentes y asistentes, e informó del lanzamiento simultáneo del portal web de la iniciativa (www.realidadganadera.es), creado para dar apoyo al sector ganadero y destacar la importancia de la ganadería en el medio rural, la protección del medioambiente y la sostenibilidad, así como los elevados estándares de bienestar y sanidad animal de nuestro país. Tras invitar a los asistentes a visitar y compartir la información de la web, ha presentado a José Friguls, presidente de ANAFRIC y portavoz de la alianza de entidades “Somos Ganadería”. Friguls ha afirmado que “nos hemos unido para defender con una única voz lo que nos afecta a todos: defender nuestro sector con argumentos científicos irrebatibles para recuperar la reputación de toda nuestra cadena de valor”.

Mesa redonda

Durante la jornada, ha tenido lugar una mesa redonda en la que han participado Agustín Herrero, director de Cooperativas Agro-alimentarias de España, Mar Fernández, directora de ASEPRHU, Miguel Ángel Higuera, director de ANPROGAPOR y Matilde Moro, gerente de Asoprovac, moderada por el periodista agroalimentario, José Manuel Álvarez.

En palabras de Agustín Herrero, “la ganadería es fuente de riqueza y empleo en las zonas rurales, gestiona y cuida el medioambiente y muchos paisajes, y sus productos son necesarios para nuestra dieta”. Por otro lado, y en cuanto a la percepción de los consumidores sobre los beneficios de la ganadería, Herrero ha afirmado que “el sector ha hecho mucho y está plenamente comprometido con el medio ambiente y la ocupación sostenible del territorio. Debemos explicar a los consumidores, qué y cómo lo hacemos, que somos los primeros defensores del medioambiente y promotores de una dieta equilibrada, debemos informar y formar sobre el trabajo de los ganaderos y ganaderas”.

Asimismo, Mar Fernández, ha puesto de manifiesto que “el compromiso de los productores es cuidar a diario a los animales como nos indican las normas, los científicos y los expertos en producción animal. Ese es nuestro trabajo y confiamos en seguir haciéndolo cada vez mejor y en que el consumidor y la sociedad lo aprecien también“. Por ello, desde ASEPRHU se suman a la iniciativa española homóloga a la europea #MeattheFacts.

Por su parte, Miguel Ángel Higuera ha hablado de los principales mitos en torno a la producción ganadera y cómo #RealidadGanadera puede contribuir a desmentirlos. Para Higuera, “es necesario poder visualizar el valor social, económico y medioambiental que aporta la ganadería en España como un eslabón imprescindible de desarrollo del medio rural. En la actualidad, la ganadería es una actividad baluarte de la sostenibilidad rural y un claro ejemplo de economía circular, donde el 100% es aprovechado. Siempre con el objetivo de producir productos excelentes, sanos y seguros y a disposición de todos nuestros consumidores”.

Por último, Matilde Moro, ha destacado que “la agricultura europea ha reducido más de un 20% sus emisiones en estos últimos 30 años. En ocasiones como consecuencia de la legislación y en muchas otras con el objetivo de ser más eficiente, lo que va íntimamente ligado con la sostenibilidad. Los sectores han invertido, por ejemplo, en mejorar sus instalaciones, reducir sus consumos energéticos, sus emisiones, mejorando la genética o la sanidad de sus producciones”. También ha resaltado la importancia del uso de las redes sociales en esta campaña para acercar el mensaje a los jóvenes.

El problema de las ayudas al porcino Ibérico

El presidente de APAG Extremadura Asaja, don Juan Metidieri, ha puesto en evidencia que la línea de ayudas puesta en marcha por el Gobierno para paliar las consecuencias del Covid-19 en el sector del porcino Ibérico ha resultado hasta el momento «muy deficiente» porque no han llegado a los ganaderos y se han quedado en «una operación de marketing».

En este contexto, el señor Metidieri ha detallado que de la partida anunciada de 10 millones de euros para la producción del porcino ibérico en toda España, solo se han repartido 298.480 euros, o lo que es lo mismo, solo se han beneficiado 7.426 cochinos.

Paralelamente, en el ámbito extremeño, la cifra asignada ha sido calificada, por el dirigente, como «irrisoria», dado que tan solo han llegado 62.080 euros, de los 10 millones presupuestados; es decir, un 0,62 por 100 de total, beneficiándose de esta subvención 1.552 cerdos ibéricos.

Para el presidente de APAG Extremadura Asaja estas cifras son la consecuencia de sacar una línea de ayudas «sin escuchar al sector y a la gente del campo«, por lo que el resultado ha sido, de acuerdo con su autorizada opinión, «una tomadura de pelo».

En este sentido, recuerda que, en su momento y en sus alegaciones, ya advirtieron de que los requisitos establecidos en el Real Decreto dificultaban el acceso del sector a las ayudas, lo que las hacía «inaccesibles». No se olvide que estas ayudas eran para cochinos entre 5 y 9 meses de edad, con un peso vivo, por animal, máximo de hasta 120 kilos, lo que hace que sean productos para venta como carne fresca y no como paletas y jamones, por su tamaño. La realidad es que, los ganaderos de cerdo Ibérico «no han encontrado compradores para estos animales tan pequeños».

El dirigente agrario ha denunciado que, ante una «situación crítica» como la que está viviendo el campo el Gobierno ha dejado al sector del porcino Ibérico «abandonado a su suerte», como «también está ocurriendo con el resto de sectores«, puesto que todavía no han llegado las ayudas Covid a las demás producciones, ya sea ovino, caprino, equino, bovino de lidia, etc.

Según don Juan: «al final, en vez de ayudar a un sector vital en un momento de gran dificultad, lo que nos hemos encontrado es un Real Decreto con condiciones tan difíciles de cumplir que ha hecho imposible acceder a las ayudas, por lo que más que un alivio para el campo lo que ha sido es una operación de márquetin y un brindis al sol del Gobierno para justificar que se hacía algo por el campo, pero sin contar con el campo».

Por todo ello, Asaja ha solicitado al Ministerio de Agricultura que el dinero no consumido de estas ayudas destinadas al porcino Ibérico se reconduzca para que el ganadero pueda optar a ellas de una «manera real y no ficticia como hasta ahora«.  La realidad es que estos fondos son «muy necesarios» para los ganaderos de porcino Ibérico, por lo que, en opinión de la mencionada organización se debe abrir una nueva línea de ayudas que sea «ágil y eficaz«.

 

Troika europea contra la PPA

Alemania, Polonia y la República Checa han acordado medidas coordinadas y de cooperación con el fin de fortalecer las decisiones a tomar para combatir la Peste Porcina Africana (PPA). Con esta finalidad, se va a establecer una Troika conjunta, en el ámbito de la sanidad animal, a nivel de los ministros de agricultura y de los veterinarios jefes de los tres países, con el fin prioritario de vigilar la evolución de la epidemia.

Esta iniciativa ha sido promovida por el Gobierno alemán, que considera muy importante que se vigile la situación entre los tres Estados, de manera coordinada. En este marco, los tres han acordado brindarse apoyo mutuo, tanto material como a través de conocimientos técnicos. Resulta evidente que en la lucha contra la PPA, tanto a nivel nacional como transfronterizo, Alemania, Polonia y la República Checa dependen unos de otros. También tienen prevista los miembros de la mencionada Troika una mejor coordinación de las medidas, incluida la caza coordinada, para intentar evitar que la peste porcina africana se propague más.

Hay que tener en muy presente la proximidad de los casos entre los 3 Estados de la Unión Europea implicados. Los casos de PPA en jabalís en el Land de Brandemburgo se limitan a zonas en las inmediaciones de la frontera con Polonia. El brote en Sajonia está a solo 60 kilómetros de la República Checa.

Bien es cierto que el primer y hasta ahora único caso de PPA en la República Checa se detectó en el año 2017. Fue un caso muy local. La República Checa actuó contra esta enfermedad animal de manera integral y rápida. No se ha informado ningún brote de PPA desde el año 2018. Por esta razón Chequia está actualmente libre de la enfermedad.

Pero, en Polonia, hay focos activos de PPA desde el año 2014. Los mismos y aquí está el principal problema, se han ido extendiendo hacia el oeste. En enero pasado, ya se habían detectado casos de PPA en las inmediaciones de la frontera alemana, por lo que la aparición de un primer jabalí con PPA en Alemania, el pasado 10 de septiembre no fue ninguna sorpresa. Hasta el momento, en Brandemburgo, que es el primer Land alemán afectado, se han registrado 146 casos. También ha habido un caso en el Land de Sajonia.

Vamos a ver cuál va a ser la eficacia real de esta Troika frente a la Peste Porcina Africana.

España y el consumo de carne de porcino

De acuerdo con los últimos datos disponibles, elaborados por la Interprofesional del Porcino de Capa Blanca (INTERPORC), el consumo de carne de cerdo fresca ha crecido un 8,31 por 100 en el periodo enero-julio de 2020, respecto al mismo periodo del año anterior.

En total, el consumo en los hogares españoles alcanzó las 488.900 toneladas de las 1,63 millones de toneladas del total de carnes consumidas en los mismos (pollo, porcino vacuno y ovino/caprino). Paralelamente, en el periodo considerado aumentó el consumo de elaborados, prácticamente un 6 por 100, con unos 457.000 toneladas de porcino.

Según INTERPORC, el sector porcino de capa blanca aporta a los consumidores españoles el 43 por 100 del total de carnes que ingieren a lo largo del año y contribuye al sistema alimentario español con el 30 por 100 de toda la carne fresca y el 82 por 100 de toda la carne transformada. Siempre según la interprofesional, los datos expuestos ponen de manifiesto que el porcino de capa blanca está respondiendo a los consumidores, que demandan, cada vez con mayor exigencia, productos más saludables y elaborados atendiendo al bienestar de los animales y a la protección del medio ambiente.

En este sentido, la industria cárnica de porcino, por su parte, trabaja cada día para llevar al mercado una serie de productos cárnicos altamente saludables y con diferentes características y composición (reducidos en grasa, reducidos en sal, etc.).

Además, junto a la comercialización de carnes y despojos frescos, congelados y refrigerados, al corte o envasados, conviven en el mencionado mercado una amplísima y potente gama de productos elaborados, de múltiples tipologías, formatos y presentaciones (curados, cocidos, conservas, etc.).

Se trata de productos con unas altas calidad y seguridad alimentaria, elaborados bajo el modelo de producción más exigente del mundo en temas tales como el bienestar animal y el cuidado del medio ambiente.