Segovia acogerá el XI Congreso Mundial del Jamón en 2021

Con la vista puesta en la innovación y la visibilidad del jamón curado ante la sociedad, el Congreso Mundial del Jamón (CMJ) arranca los preparativos para celebrar su undécima edición del 9 al 11 de junio de 2021 en la ciudad de Segovia. Este acontecimiento bienal reúne a todo el sector jamonero en torno a temas de gran calado como la investigación o las nuevas tendencias de producción y comercialización, nutrición, marketing y comunicación, tan importantes en momentos de cambio como el actual.

En esta nueva edición, bajo el lema, “El jamón se reinventa en Segovia”, la temática principal será la innovación como solución global para toda la cadena de valor de este producto, desde la genética hasta la comunicación, pasando por la industria transformadora, la comercialización y la logística.

En este sentido, el CMJ ha celebrado de forma telemática la primera reunión de su Comité Organizador y está compuesto por las asociaciones sectoriales representativas, las organizaciones interprofesionales, las figuras de calidad diferenciada de jamón, empresas productoras de la provincia, Diputación y Ayuntamiento de Segovia, Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, y Junta de Castilla y León. Para Julio Tapiador, su presidente, “el XI Congreso Mundial del Jamón ha de promover la cultura del jamón dentro y fuera de nuestras fronteras y poner en valor este producto por su papel social, cultural y gastronómico, así como su relevancia económica, fundamental para el desarrollo de muchas zonas rurales de nuestro país”.

Un congreso interactivo

Como siempre, la página web www.congresomundialdeljamon.com será la principal plataforma donde se alojará toda la información sobre el programa, las inscripciones y las actividades más destacadas del congreso, que también podrá encontrarse en los perfiles del XI Congreso Mundial del Jamón en Instagram, Twitter, Facebook y YouTube, siempre bajo el hashtag #XIcongresomundialdeljamon.

Este año, además, el XI Congreso Mundial del Jamón podrá seguirse online y se permitirá acceder a él a través de Agrifood Congress, un sistema digital para la organización de eventos presenciales y virtuales que dispone de una App para móviles y tablets enlazada con una plataforma virtual, que permitirá asistir a ponentes y congresistas de todas las partes del mundo.

Este congreso, que dio sus primeros pasos en 2001 en Córdoba, reúne cada dos años a más de 300 operadores del sector y es el único evento que aglutina a todo el mundo jamonero a nivel nacional e internacional. Desde la organización se espera que la emisión desde una plataforma digital que permite su difusión on line amplíe aún más el número de personas inscritas y por tanto también la difusión y visibilidad de esta edición.

Para Julio Tapiador, “encuentros como éste, que se ha celebrado anteriormente en diferentes ciudades españolas, pero también en Portugal y Francia, contribuyen a reforzar la internacionalización de este producto y del sector al completo, apoyando la imagen de los alimentos de España por todo el mundo”.

Sobre el XI Congreso Mundial del Jamón

El XI Congreso Mundial de Jamón se celebrará los próximos 9, 10 y 11 de junio de 20121 en Segovia. Se trata de un evento único en el mundo en su género que ha alcanzado un extraordinario éxito desde su primera edición en 2001 celebrada en Córdoba, debido a que ha sabido acercar y compartir los avances y los problemas en un mismo foro, donde participan cientos de operarios del sector.

Objetivos: abordar en profundidad la producción, la investigación y la comercialización del jamón; presentar las últimas tendencias y novedades sobre nutrición y gastronomía; estudiar los casos de éxito y las mejores herramientas de marketing y ventas que ayudarán al sector a mejorar su eficacia comercial. De esta manera, el Congreso pretende incrementar en los cinco continentes el prestigio del jamón curado y la importancia de un sector de referencia mundial y fomentar el consumo.

La creciente trascendencia de los mercados pecuarios y de la próxima PAC

El pasado jueves celebramos, en el marco de FIGAN 2021 y de la mano de FIGAN Digital, una “Jornada Técnica on line” que titulamos “Perspectivas de los principales mercados pecuarios 2020 – 2021”, y a la que se suscribieron más de 700 personas.

En la misma, se trataron 4 temas cuyos vídeos, en las próximas semanas, se irán publicando en nuestro boletín y también en la página WEB de ÁGORA TOP GAN para que la mencionada jornada también pueda ser visualizada por todas aquellas personas interesadas que no pudieron asistir en directo a la mencionada jornada virtual. 

Los cuatro temas tratados fueron: “la importancia de los mercados” y “los mercados interior y exterior del vacuno de carne, del pollo y del porcino de capa blanca”.   

Ya sé que en España y en la propia Unión Europea hay otros mercados pecuarios que son de gran interés por su complejidad y por la dificultades estructurales por las que discurren (léase, por ejemplo, el del huevo para consumo, el del conejo o el de la miel). Pero los tres sectores elegidos suponen hoy, en España y en valor, más del 70 por 100 de nuestro Producto Final Ganadero (PFG) que, en el año 2019, su montante fue de 19.635 millones de euros.

Y al hablar de mercados no podemos olvidar, como ya lo comentaba en mi nota de la semana pasada, que la denominada “nueva normalidad” (que veremos lo que dura ante el creciente número de rebotes que tenemos de la COVID – 19)  afecta, en gran medida y de forma difícilmente reversible, a todos los eslabones de la cadena agroalimentaria lo que aumenta de forma significativa la importancia que supone el carecer de unas verdaderas cadenas de valor en nuestro sector pecuario.

Como se comenta en nuestra ÁGORA TRIBUNA del presente boletín, el libro blanco publicado recientemente  por BOARD BIA ya ha puesto de manifiesto cinco grandes cambios que van a afectar irreversiblemente a los mercados interiores de los productos ganaderos (cuya demanda global, en nuestro primer mundo, tenderá a la baja) y, como consecuencia de ello, también afectará a los mercados exteriores.

Y, en este escenario, nos encontramos en España, en base a los datos consolidados del año 2019, con un sector, el del vacuno de carne, cuyo nivel de autoabastecimiento es de más del 110 por 100 (el de la Unión Europea es superior al 106 por 100); con un sector del pollo de carne con un nivel de autoabastecimiento español superior al 102 por 100 (siendo el de la Unión Europea del 107 por 100) y, finalmente, con un sector, el del porcino de capa blanca, cuyo nivel de autoabastecimiento nacional es del 175 por 100 (mientras que el de la U.E. es del 113 por 100).

Ante las situaciones descritas queda fuera de toda duda la trascendencia de los mercados, tanto el nacional como el internacional y es que a los sectores considerados no les queda otra, con una visión a corto – medio plazo, que optar por transitar por tres caminos (que son perfectamente compatibles).

El primero, es el de reducir las producciones (y ya sabemos lo muy complicado que es esto ante nuestra idiosincrasia latina e individualista); el segundo, pasa por intentar aumentar la demanda interior (muy, muy complicado teniendo en cuenta la tendencia global señalada) y el tercero, es el de buscar aumentar nuestra faceta exportadora, consolidando los actuales mercados exteriores y conquistando, para estos productos, nuevos mercados emergentes (que es lo que se está intentando hacer por parte de los sectores, a través de sus interprofesionales y asociaciones, con el apoyo de las administraciones).

Esta situación, compleja y multifactorial, no puede dejar de afectar, en mi opinión y en mayor o menor medida, en un futuro, que ya es presente, a nuestros ganaderos y a los precios a percibir en origen por sus producciones.

De ahí también la enorme importancia que tienen las negociaciones que están teniendo lugar en Bruselas, precisamente en estos días, y que van a definir el “marco financiero” en que se va a desenvolver la próxima PAC (y ¡ojo! el presidente del Consejo Europeo, don Charles Michel, propuso el pasado sábado, a los líderes de la Unión Europea, reducir en 50.000 millones de euros la cantidad de ayudas directas del fondo de recuperación económica tras la pandemia, para acercar las alejadas posiciones de los distintos Estados en la cumbre europea por lo que “cuando las barbas de tu vecino veas afeitar…). Y es que de “este marco financiero” va a depender, directa o indirectamente, el “ser o no ser” de  muchos de nuestros ganaderos (y también, por supuesto de muchos de nuestros agricultores).

Se trata, sin duda, de una coyuntura realmente compleja, pero, como dicen “los modernos”: señoras y señores (quiero ser políticamente correcto), es los que hay.

Carlos Buxadé Carbó.
Catedrático de Producción Animal.
Profesor Emérito.
Universidad Politécnica de Madrid
Universidad Alfonso X el Sabio

 

¿Qué deseamos obtener de una explotación pecuaria?

La pregunta es simple: QUÉ DESEAMOS lograr u obtener en una explotación pecuaria? En principio, una buena producción, unos buenos resultados técnicos y económicos o, dicho de otra forma, el máximo de resultados positivos posibles al mínimo coste, con el fin de obtener el beneficio máximo. Ésta podría ser una primera respuesta a la pregunta formulada; así de simple, o, tal vez, no tan simple. 

Ahora bien, lo expuesto ¿CÓMO lo podremos obtener? ¿Qué es lo que vamos a tener en consideración en primer lugar a la hora de tomar decisiones?

No debe olvidarse que en toda granja siempre deben tenerse en cuenta, inicialmente, 4 o 5 puntos esenciales, fundamentales o básicos que, a mi modo de ver,  pueden ser los siguientes:

  1. Las instalaciones (qué pretendemos y cuánto podemos invertir en ello).
  2. La genética de la base animal (según la línea que empleemos obtendremos diferentes resultados).
  3. La sanidad (por desgracia la pandemia del coronavirus nos ha enseñado su importancia real).
  4. La alimentación (un aspecto cuantitativo y cualitativo fundamental que nos ayudará en la consecución de un buen nivel en lo que atañe a la sanidad de la granja).
  5. Y, por último, el personal (la mano de obra directa), que es precisamente el único punto de todos los mencionados hasta aquí que tiene una incidencia directa sobre todos ellos a través del MANEJO de la base animal de la granja.

Y a partir de aquí es cuándo empezamos a poder establecer realmente “QUÉ QUEREMOS” para nuestra granja (dado que cada granja es un mundo “per se”). 

Lo primero que vamos a decidir es, cuantitativa y cualitativamente, el EQUIPO HUMANO (mano de obra directa, fundamentalmente) que queremos tener en  nuestra granja. Ello significa tomar decisiones respecto al establecimiento de zonas de trabajo, si queremos o no encargados de zona, cuáles serán los trabajos fijos y cuáles los rotativos, los turnos laborales, los horarios de trabajo, los objetivos de la contratación etc. etc.

¿Qué entendemos aquí inicialmente en nuestras granjas por un equipo humano?

  1. Un grupo de personas que se organiza para realizar una actividad o un trabajo.  
  2. Un grupo de seres humanos que se reúne y labora en conjunto con el fin de alcanzar una meta común.

Bien, éstas son dos definiciones tipo de lo que vendría a ser un equipo. 

En nuestro caso concreto, tenemos una explotación de tamaño “X” donde hay entre 2 y 4 zonas de trabajo claramente delimitadas (léase: Gestación – Lactación – Transición – Engorde o Cebo), donde trabaja un determinado grupo de personas, cada una en la zona que le ha sido asignada previamente y con unas tareas claramente establecidas; todas ellas tienen un objetivo común.

Pero, en mi opinión, todo lo expuesto hasta aquí debe ser complementado con la consideración de una serie de claves, que son las que nos llevarán a lograr obtener sino un equipo perfecto (la perfección, no existe), sí un equipo realmente eficiente y eficaz.

Estas claves son las que iremos desarrollando en el futuro a través de sucesivas colaboraciones y, cómo veremos en mi próximo artículo, la primera clave es la de cambiar el enfoque individual por el colectivo; cuestión no siempre sencilla.

Miquel Forcadell

Técnico especialista agropecuario 

Master en RRHH

La evolución del mercado mundial de la carne (datos FAO)

Hace unas semanas, la FAO publicó un interesante estudio acerca de cómo evolucionó el mercado mundial de las carnes e el año 2019. Después de dos décadas de constante crecimiento, la producción mundial de carne cayó un 1 por 100 mientras que las exportaciones mundiales de carne crecieron un 6,8 por 100 que se corresponde con el aumento anual más rápido desde el año 2012.

Por su parte, los precios de la carne medidos por el Índice de precios de la carne de la FAO registraron una media de 175,7 en 2019,  lo que supone un aumento de 9,4 puntos (5,6 por 100) desde el año 2018, recuperando con largueza el descenso del 2,3 por 100 registrado en el mencionado año 2018. 

En el año 2019, el sector cárnico global se caracterizó por un endurecimiento de los mercados, la producción de carne de cerdo se desplomó debido a una importante disminución de la cabaña porcina causada por la peste porcina africana (PPA) en China y zonas del este de Asia. Aunque la producción de otros tipos de carne aumentó, especialmente la de aves de corral, no fue suficiente para llenar el vacío creado por la caída en la producción porcina. Esto, a su vez, creó un déficit de carne en el este de Asia que, a su vez, generó un aumento paralelo en la demanda de las importaciones. 

Ante esta situación, muchos países productores de carne respondieron aumentando la producción y las exportaciones de carne, pero las exportaciones globales combinadas estuvieron por debajo del nivel requerido para cubrir el déficit, lo que provocó el mencionado aumento de los precios internacionales de la carne.

Descenso de la carne de cerdo

La producción mundial de carne en 2019 cayó, cómo ya se ha referido, un 1 por 100 situándose en 338,8 millones de toneladas (equivalente peso canal). La caída se debió principalmente a un descenso del 9,2 por 100 en la producción mundial de carne de cerdo, ya que la PPA afectó a la cabaña porcina del este de Asia, especialmente en China, el mayor productor mundial de carne de cerdo. En respuesta, los principales productores mundiales de carne incrementaron la producción de otras carnes, especialmente de aves de corral, con un ciclo de producción más corto, compensando parcialmente el déficit de carne de cerdo.

Por países, China registró una disminución del 8,8 per 100 en la producción total de carne (equivalente a 7,8 millones de toneladas), con una caída del 21 por 100 de la producción de carne de cerdo, compensada por el aumento de la producción de otras carnes, principalmente de aves de corral. Vietnam también experimentó una caída del 15 por 100 en la producción de carne de cerdo. No obstante, se registraron importantes aumentos de producción de carne en EE.UU., Brasil, India, México, la Federación de Rusia, Canadá y Argentina. El motivo principal de estos aumentos fue el notable incremento de la demanda de los mercados internacionales.

Así, las exportaciones mundiales de carne aumentaron un 6,8 por 100 alcanzando, en el año 2019, los 36 millones de toneladas lo que supone el mayor crecimiento registrado para la carne de cerdo, seguida de las carnes de bovino y de aves de corral. Debido al gran déficit de carne mencionado, China importó un 37 por 100 más en el año 2019 que en el año 2018 (alrededor de 2 millones de toneladas), con grandes compras en todas las categorías de carne. 

Por el contrario, varios países, especialmente Angola, Vietnam, Iraq, la Federación de Rusia, Sudáfrica, Arabia Saudita y los Estados Unidos (EE.UU.), redujeron sus importaciones de carne, a causa del aumento en la producción nacional, preocupaciones por las enfermedades animales, cuestiones relacionadas con requisitos de certificado o una combinación de los mismos.

La mayoría de las exportaciones de carne  en el año 2019 se originaron en la Unión Europea, Brasil, Argentina, Australia, México, Ucrania y Tailandia. Un caso especial es el de los Estados Unidos de Norteamérica donde, a pesar del aumento en su producción de carne, las disputas comerciales frenaron la expansión de sus exportaciones siendo el segundo gran productor mundial de carne.

Alemania, el bienestar animal y las cerdas reproductoras

El Gobierno Federal y los distintos Lands han llegado a un acuerdo para mejorar el bienestar de su cabaña porcina, acordando medidas más estrictas que las que ya se aplican a nivel de la Unión Europea (U.E. – 27).

En este contexto, el Gobierno alemán ha anunciado un presupuesto de 300 M€ para apoyar a los ganaderos en la aplicación de las modificaciones acordadas de sus explotaciones, con el fin de que no pierdan competitividad con respecto al resto de productores europeos e internacionales.

Como es sabido,  el 1 de enero de 2013 se introdujo en la Unión Europea una importante reducción en el número de días que las cerdas reproductoras pueden estar en las jaulas, pero es bastante más alto al ahora acordado en Alemania. La normativa comunitaria establece que las reproductoras se deben alojar en grupo y solo estarán en la jaula de gestación durante las 4 semanas siguientes a la inseminación y una semana antes del parto.

Las nuevas normas alemanas pues afectan fundamentalmente a las cerdas reproductoras. Se reduce considerablemente el número de días que la cerda puede estar en la jaula de gestación. Se ha acordado que la reproductora esté un máximo de 5 días en las jaulas antes de la fecha prevista de su parto. La eliminación de las jaulas post – inseminación tendrá un periodo de transición de 8 años

Nuevas condiciones

Además, Alemania ha establecido también nuevas condiciones para el alojamiento en grupo. Se ha fijado que cada cerda disponga de 5 m2, de los que 1,3 m2 deben estar acondicionados como superficie de descanso y tiene que haber un máximo del 15 por de  la superficie enrejillada. Estas medidas tienen un periodo de transición de 15 años.

Paralelamente también se han introducido otros cambios menores, que afectan a todas las explotaciones y que se aplican ya o en un plazo de 6 meses y que se refieren al material manipulable o los sistemas de alimentación.

Esta medidas solo van a afectar inicialmente a Alemania pero, como viene siendo habitual, cuando un Estado con un gran peso dentro de la Unión Europea establece unas medidas con carácter unilateral en su territorio, al final trata de que se impongan de manera obligatoria en el resto de los Estados de la U.E.. Además, no hay que olvidar que otros países del norte de la U.E. ya tienen normas similares. Este es el caso de Holanda y de Suecia que también tienen una normativa más restrictiva que la comunitaria. En Holanda, las jaulas solo se pueden usar 4 días (en lugar de 4 semanas) después de la inseminación y una semana antes del parto. En Suecia, solo se pueden usar una semana antes del parto. Por su parte en Austria, a partir del 1 de enero del año 2033, se prohibirán totalmente las jaulas.

El Ibérico y sus explotaciones ganaderas (y II)

LOS CENSOS DE REPRODUCTORES (continuación)

Como exponíamos en la primera parte de nuestro artículo, la vigente Norma de Calidad (RD 4/2014) exige que todas las reproductoras (madres) deben ser ibéricas y estar inscritas en el Libro Genealógico de la Raza Porcina Ibérica. 

En este marco, el tamaño medio de las explotaciones registradas en ÍTACA pone de manifiesto el reducido tamaño (70 hembras) si se comparan con el sector del cerdo blanco: Incluso regiones como Extremadura y Andalucía están muy por debajo de este tamaño medio.

Los datos pueden observarse en las tablas 1 y 2

Tabla 1: Distribución de los reproductores por CCAA

H IB LG: Hembras Ibéricas en el Libro Genealógico
M IB LG: Machos ibéricos en el Libro Genealógico
D LG: Machos Duroc en el Libro Genealógico
D PR: Machos Duroc de Prototipo racial
50% NC: Machos Ibérico x Duroc

Tabla 3: Media de reproductores por REGA y CCAA

 

CONCLUSIONES Y PERSPECTIVAS FUTURAS

A pesar de que la pandemia generada por la COVID-19 pudiera desembocar en situaciones de mercado muy perjudiciales para el sector del ibérico y que como consecuencia de ello se puedan producir cambios no esperados en la estructura sectorial y en el sector primario especialmente, podemos, a modo de resumen, llegar a las siguientes conclusiones sobre las explotaciones de cerdo ibérico:

  • Mayoritariamente se localizan en el área tradicional del sector. Andalucía, Extremadura y Castilla y León integran el 94,25% de todas ellas y el 95,5% de todas las explotaciones de Ciclo Completo
  • En el caso de las explotaciones de cebo estas mismas CCAA integran el 76,39% 
  • La participación de Portugal vía Norma de Calidad (RD 4/2014) es representativa sólo en las explotaciones de cebo con un 10,39% de las mismas 
  • No hay registro de explotaciones como Granjas de Multiplicación o de Recría de Reproductores
  • Crece el número de explotaciones que utilizan verracos de Raza Duroc del Libro Genealógico, aunque la parte más tradicional del sector (ganaderos e industrias) no es partidaria del uso de este tipo de sementales
  • El 62% de los sementales utilizados es para la obtención de producciones cruzadas (75% y 50%), aunque el 75% tiene una representación casi simbólica y su tendencia es a la eliminación
  • El tamaño medio de las explotaciones de ibérico es muy pequeño, con 70 madres, y las CCAA con mayor número de granjas de cría, Extremadura y Andalucía, están muy por debajo de esta media.
  • La tendencia que cabe esperar es similar a la del porcino blanco con una reducción de las explotaciones del GRUPO 1 y un aumento de las explotaciones del GRUPO 2 y 3

  • Al mismo tiempo, hay una tendencia evidente a la tecnificación y modernización de las explotaciones ganaderas cada vez más preocupadas por la bioseguridad y el bienestar animal.

De lo que está fuera de toda duda es que el sector del porcino Ibérico, a pesar de las actuales circunstancias y de las que se puedan avecinar, seguirá teniendo en España una gran importancia cualitativa en el marco global del ganado porcino.

Elena Diéguez Garbayo.

Secretaria Técnica 

Asociación Española de Criadores de Cerdo Ibérico, AECERIBER

 

España regula la temperatura en el transporte en razón del bienestar animal

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), en colaboración con las Comunidades Autónomas (CC.AA.), ha puesto en marcha, durante este verano, un plan de actuaciones para controlar la temperatura en los transportes de animales vivos que realicen viajes con una duración superior a las 8 horas (viajes largos) y con destino a otros países, tanto Estados Miembro de la Unión Europea (E.MM.) como Países Terceros.

La normativa comunitaria que regula la protección de los animales durante el transporte y en las correspondientes operaciones conexas establece que en los traslados de animales vivos por carretera (équidos, bovinos, ovinos, caprinos y porcinos) en viajes largos se debe mantener, en el interior del vehículo, un intervalo de temperatura de 5º C a 30º C, con una tolerancia de +/- 5º centígrados en función de la temperatura exterior. Para ello, los vehículos deben estar equipados con un sistema de control de la temperatura, que debe estar también provisto de un dispositivo de registro de estos datos.

Registros de temperatura

Para asegurar y controlar el cumplimiento de los rangos establecidos en la mencionada normativa, el plan dispone que la autoridad de la Comunidad Autónoma que autorice el movimiento en el origen solicitará, una vez finalizado el viaje, los registros de temperatura, como mínimo, a aquellos transportes en los que las previsiones de temperatura a lo largo del recorrido superen en algún momento los 30º C.

En el caso de que el transportista no facilite la información en el plazo de un mes tras la finalización del viaje o se constata que se han superado los 35º C, la autoridad competente denegará la solicitud de un nuevo viaje, además de aplicar la sanción que pudiera corresponder, de acuerdo con la normativa comunitaria y nacional que se aplica al transporte de animales.

El control de la temperatura en el transporte de animales vivos en los meses con condiciones climáticas adversas, como ocurre en la actualidad en muchos países europeos, España entre ellos, cobra una importancia máxima, especialmente en los viajes transfronterizos en el verano.

Con este plan, España busca asegurar una adecuadas condiciones de bienestar de los animales que se transportan durante la época estival.

El Parlamento Europeo investiga el transporte de animales vivos

El Parlamento Europeo ha creado un Comité conformado por 30 europarlamentarios cuya función es la de investigar el incumplimiento de las normas de la Unión Europea (U.E. -. 27) sobre protección de animales transportados.

Dentro de 12 meses, deberán presentar un informe en el que recogerán las infracciones que encuentren en la aplicación de las normas de bienestar animal de la U.E.- 27 durante el transporte dentro y fuera de la Unión Europea.

El nuevo comité de investigación, establecido por 605 votos a favor, 53 en contra y 31 abstenciones, deberá investigar las presuntas violaciones en la aplicación de la legislación de la Unión Europea, dentro y fuera de la misma, por vía aérea, carretera, ferrocarril y mar. Se centrará en cómo los Estados Miembros están implementando las normas de la Unión Europea y si la Comisión de la U.E. – 27 las está controlando adecuadamente.

Normativa infringida

El mencionado comité examinará la supuesta falta de actuación de la Comisión de la Unión Europea cuando hay la evidencia de que las normas de la U.E. – 27 sobre el traslado de animales vivos a través de la propia Unión y a  Países Terceros están siendo infringidas de manera grave y sistemática. Investigará también la sospecha de falta de implementación y cumplimiento de las disposiciones de la Unión Europea sobre temas tales como: la asignación de espacio total y de espacio libre para los animales transportados, sobre la aportación de agua, sobre su alimentación, sobre el control de las camas, y ​​sobre el sistema de temperatura y de ventilación durante el transporte.

Los futuros miembros del comité podrían examinar cómo la Comisión y los Estados Miembros aseguran el cumplimiento de las normas de la Unión Europea en lo que se refiere al manejo de animales transportados, en viajes de larga distancia, para prevenir demoras y el transporte inadecuado de animales no aptos y animales que aún no han sido destetados. 

También podrán investigar el supuesto fracaso de las autoridades ejecutivas y nacionales de la Unión Europea para hacer cumplir las normas de la U.E. – 27 sobre el bienestar de los animales transportados también fuera de la Unión; es decir al trasladar animales vivos desde la Unión Europea a países no pertenecientes a la U.E.

Nuevo protocolo frente a la COVID-19 para las industrias cárnicas

La FECIC (Federación Empresarial de Carnes e Industrias Cárnicas) ha firmado un convenio con la consultoría de riesgos Aon (Aon Corporation es una empresa británica proveedora de servicios de gestión de riesgo, seguros y gestión de reaseguros, recursos humanos y consultoría) y con Aenor (Asociación Española de Normalización y Certificación) para elaborar y lanzar un protocolo de actuaciones frente a la COVID-19 en la industria cárnica española, certificando que se cumplen con los estándares de seguridad.

Por una parte, la consultora Aon analizará y evaluará los riesgos de las empresas frente a la COVID-19 e implantará un estándar de seguridad, con medidas para evitar que estos afecten a la salud de los trabajadores de las mismas, el contagio, la continuidad de su negocio, su reputación y la del sector, el absentismo laboral, el riesgo de responsabilidad civil o a la atracción de nuevos trabajadores.

Por otra, Aenor revisará el protocolo para garantizar que cumple con los requisitos necesarios para respaldar buenas prácticas adaptadas a la naturaleza de esta actividad. Una vez acordado, certificará el protocolo para asegurar que se cumple en cada caso con todas las medidas establecidas.

Auditoría en las instalaciones

Las auditorías se fundamentarán principalmente en visitas a las instalaciones para comprobar la adecuada implantación y despliegue. Una vez superada la auditoría de certificación del protocolo COVID-19, Aenor hará entrega de un certificado y la licencia de uso de la marca y llevará a cabo auditorías de seguimiento periódicas.

Para la FECIC, este protocolo debe servir como estándar de seguridad para la industria cárnica y permitirá a las empresas «operar con la confianza y tranquilidad de que cumplen con los requisitos legales y mejores prácticas establecidas por autoridades sanitarias y organismos internacionales”. 

Además, acreditará y pondrá en valor el buen trabajo que lleva a cabo el sector cárnico, cumpliendo con la seguridad de sus trabajadores y de sus producciones, y dando confianza a sus clientes y sus consumidores«, de acuerdo con lo que ha asegurado la Federación en su comunicado.

Haciendo equilibrios

El domingo 12 de Julio, los vascos, además de los gallegos, acudiremos a las urnas a depositar nuestras papeletas de esperanza para con el presente y futuro de nuestro pueblo y elegiremos, ¡faltaba más!, el partido que más nos guste y el candidat@ a Lehendakari que queremos que lleve el timón del barco vasco en un momento de tormentas tan peligrosas donde, además de la cuestión sanitaria, nos jugamos muchísimo en el apartado económico y laboral del que, sí o sí, pende directamente nuestro proyecto personal y familiar. No son tiempos para experimentos con gaseosa por lo que creo, con alta probabilidad de equivocarme, que ganará aquel candidat@ que sea capaz de transmitir seguridad y confianza en que de saldremos, vivitos y coleando, de esta pesadilla. No tengo duda, ¡saldremos!.

No he tenido tiempo, le pido perdón anticipadamente, de leer los programas electorales de todos los partidos políticos en liza y por ello, quizás sería lo más prudente, debiera abstenerme de hacer cualquier valoración pero, llegados al punto en que estamos, como bien sabe, la corrección política y la prudencia no son mis fuertes por lo que le quisiera hacer llegar una serie de reflexiones al respecto. Obviamente, no por su escaso peso político, si no por su extremismo y falta de racionalidad, voy a privarle, imagino que lo entenderá, de mi opinión sobre el partido animalista PACMA.

En el momento de abordar la cuestión primaria, es decir, la producción de alimentos, los partidos tienen diferentes miradas a la temática y así mientras unos miran al baserritarra como productor de alimentos y generador de economía, otros miran al baserritarra como pieza clave no tanto por su producción de alimentos si no por su contribución al mantenimiento del medio ambiente, su aportación a la lucha contra el cambio climático y además, sin olvidarse de la cuestión de la ordenación territorial.

Los primeros achacan a los segundos que al subordinar la sostenibilidad económica a la sostenibilidad ambiental ponen en grave riesgo el futuro de la actividad propiamente dicha y junto con ello, la sostenibilidad social de nuestro mundo rural. Los segundos, por su parte, achacan a los primeros de primar la cuestión monetaria retrasando en exceso todas aquellas medidas de medio y largo plazo encaminadas a la cuestión ambiental.

Los primeros defienden la diversidad de modelos de producción agropecuaria existentes  y achacan asimismo a los segundos de limitarse a fomentar, única y exclusivamente, el modelo agroecológico en nuestra tierra, actualmente con una presencia ciertamente residual, mientras los segundos, atribuyen en exclusiva al modelo agroecológico la posibilidad de ser una solución a los graves problemas ambientales que acechan a la sociedad moderna actual.

Obviamente, ni los primeros ni los segundos, fácilmente identificables a poco que observemos sus planteamientos sectoriales y su trayectoria en los últimos años, son bloques impermeables y así tengo que reconocer que mientras en los primeros comienzan a calar los planteamientos ambientales, compatibles con la faceta económica de la actividad primaria, por la otra parte, en el bloque segundo, no observo tanta permeabilidad en el momento de buscar una compatibilización de los fines ambientales con los fines económicos, por otra parte, inherentes a toda actividad que se precie.

Como siempre, la razón, o razones diría yo, están en el centro, en el equilibrio, en esa zona de confluencia de la actividad económica respetuosa con el medio natural, con la tierra y con sus elementos más primarios, por todo ello, creo que debemos erradicar cualquier planteamiento extremo que nos lleve a anular toda actividad económica en el medio como erradicar cualquier planteamiento económico, por muy golosa que sea su presentación, que supere los límites del medio natural y rural donde desarrollarse y que supere los límites de una agricultura familiar, socialmente responsable, como la que prima en nuestra tierra vasca.

La Agricultura Familiar, término olvidado en todos los programas políticos, es la amplia zona de confluencia de los intereses económicos, ambientales y sociales y por ello creo que debiera ser la guía sobre la que impulsar un sector primario que al mismo tiempo que produce alimentos y madera, contribuye decisivamente al mantenimiento del medio natural y al fortalecimiento del tejido rural. No tenemos que inventar cosas nuevas ni dar grandes bandazos. Sería suficiente, al menos en mi humilde opinión, con introducir ajustes en algunos subsectores productivos, en los modos de comercialización, en la política alimentaria, en la cuestión forestal, etc. porque nuestra actividad agropecuaria lleva de modo inherente en su ADN  el cuidado del medio natural y el equilibrio territorial puesto que está sustentado en explotaciones familiares diseminadas a lo largo y ancho del territorio.

En esta línea, y aún siendo consciente del peligro que tiene entresacar un párrafo de un documento amplio y sesudo como el elaborado por más de 200 investigadores europeos, dos de ellas de la UPV,   que han dirigido al vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, quisiera rescatar un párrafo donde se dice textualmente: “este sector (pastoreo y ganadería extensiva) ha sido dañado no solo por políticas agrarias orientadas a estándares industriales, sino también por políticas ambientales que ignoraron el papel del pastoreo en las áreas protegidas de la naturaleza”. 

Por todo ello, aprovechando que nos encontramos en puertas de una campaña electoral y que no me lee casi nadie, quisiera plantear a los diferentes partidos políticos y a los futuros gobernantes que un primer paso en esa política de confluencia entre la faceta económica y la faceta ambiental de la actividad primaria sería un replanteamiento de las estructuras gubernamentales del próximo ejecutivo impulsando la conjunción de las políticas agrarias y las políticas de ordenación del medio natural para que ambas políticas vayan de la mano y dejen de darse la espalda como, lamentablemente, ha ocurrido en demasiadas ocasiones.

Xabier Iraola Agirrezabala

Editor en Kanpolibrean.
Blog sobre la granja y el mundo alimentario