Los suicidios en el sector agrario francés

La crisis que también afecta al sector agrario francés han tomado un rumbo dramático: un agricultor se suicida cada dos días, víctima de la más profunda angustia íntima y social. Se trata de una tragedia íntima, social e histórica, que coincide con un agravamiento de la despoblación de los campos franceses.

Según las cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadísticas Económicas (INEE), el suicidio se ha convertido en una tragedia histórica para los agricultores franceses: ellos son la categoría más afectada por la angustia devastadora que culmina con la muerte voluntaria. El suicidio de los agricultores franceses es, de acuerdo con los datos disponibles, un 20 por 100 más elevado que en el resto de la población francesa.

Tragedia calificada como íntima, social e histórica, que coincide con un aumento de la despoblación de los campos franceses. Oficialmente, hace diez años existían unas 617.000 explotaciones agrícolas; hoy, quedan solo 490.000, con una economía muy subvencionada.

Según las cifras oficiales del Consejo Nacional de Análisis Económico, el 84 por 100de las rentas de los agricultores franceses provienen de las subvenciones, estatales y / o europeas.

Históricamente, Francia fue, durante muchos siglos, un país agrícola, católico y conservador. Durante varias décadas, la Política Agrícola Común (PAC) permitió una transformación productivista y «perversa» de las agriculturas francesas. La crisis y metamorfosis de la PAC, durante la última década, la globalización y la aceleración de los nuevos modelos productivistas han dado lugar, por una parte, a una elevada progresión de la despoblación y, por otra, a los ataques de angustia social de los agricultores víctimas de tan históricos cambios.

Desde hace semanas, los movimientos de cólera gremial se suceden en toda Francia. Durante toda la jornada de hace dos lunes, millares de agricultores de todo el país protagonizaron movimientos de protesta, cortando carreteras, provocando atascos, intentando llamar la atención de la crisis global de los sectores más diversos.

Su parte, el Ministerio de Agricultura, encabezado por el señor Didier Guillaume, anunció hace unos días unas nuevas ayudas para el sector agrario por un montante de unos 290 millones de euros. A juicio de los sindicatos agrícolas, estas ayudas, siempre bien venidas, no resuelven ninguno de los problemas de fondo.

En este contexto señalar que el periodista y agricultor francés, el señor Éric de la Chesnais, ha analizado esta crisis del mundo agrícola galo y publicó en lefigaro.fr que las causas son económicas, por supuesto, pero también morales y culturales, «porque el mundo agrícola sufre una gran falta de reconocimiento. Poco a poco hemos abandonado el campo y con ello nuestra consideración por el agricultor, que sin embargo tiene un papel fundamental».

 En su publicación, se destaca que una de las causas principales de su desesperación es el sobreendeudamiento al que muchos de ellos están sujetos. Sí expone que: «un granjero que cría cerdos en Normandía me confió que había tomado la decisión de poner fin a su vida si alcanzaba el hito de 150.000 euros de endeudamiento: umbral desde el cual resulta imposible pagar su deuda. Este hombre tenía un profundo sentido del honor y una sensación de culpa por su granja que su padre le había transmitido. Era insoportable para él fallar donde sus antepasados ​​habían tenido éxito».

Empoderamiento individual hacia el enfoque colectivo

En un artículo anterior (boletín nº 39), hablábamos sobre la definición de equipo. En este segundo artículo, nos centraremos sobre la cuestión de los principios de la creación  del mismo.

En primer lugar, deberemos definir qué tipo de equipo queremos formar. Con ello quiero expresar el hecho de que un equipo siempre tiene un objetivo y normalmente un “enemigo a batir”. El  mismo, el objetivo, puede ser interno o externo.

En el caso de que el objetivo sea externo, usualmente suele ser un refuerzo positivo, pero ¿qué sucede si no sabemos gestionar bien los objetivos internos?, pues que éstos se convierten en una realidad negativa que limita la capacidad competitiva de la granja. En mis más de 30 años de experiencia en el sector, todas las granjas que he conocido han estado estructuradas por zonas, tal como comentábamos en el anterior artículo.

En este sentido podemos distinguir claramente 4 zonas: zona de gestación, zona de lactación, zona de transición y zona de engorde. Puedo asegurar sin temor a equivocarme, que en más del 80 por 100 de las explotaciones estructuradas de esta forma, con zonas delimitadas de la manera indicada, los laborales de una zona concreta desconocen y/o les importa más bien poco, lo que acontece en las otras zonas de la granja (al fin y al cabo este no es mi trabajo, suele ser la respuesta más generalizada, cuando se aborda este tema…y no les falta razón).

Pero este patrón de razonamiento funciona perfectamente mientras todo va bien, pero ¿ qué sucede cuando los resultados no son los deseados?  Entonces aparece, prácticamente siempre, nuestra amiga LA CULPA y ésta tiene tendencia a señalar al otro y aquí es donde se genera el desmoronamiento del equipo.

¿Cuál es mi concepto de equipo? La respuesta es  muy simple; se trata de un colectivo donde se debe de implicar a todo el personal en el funcionamiento global de la granja, no solo a nivel teórico y de información, sino también a nivel práctico, consiguiendo la creación de grupos dinámicos que interactúen en las diferentes tareas de la granja y en las diferentes zonas.

Veamos en ejemplo ilustrativo: hay una cierta tendencia generalizada a realizar en las granjas ciertas tareas muy repetitivas, que aportan poco al global de la granja y muy poco a la formación del trabajador, tanto a nivel laboral como al de su desarrollo personal. Entre las mismas podríamos mencionar la atención y el cuidado de los lechones. Esta suele ser una tarea que realizan en una explotación, como mucho, una o dos personas y la llevan a cabo durante toda o casi toda su jornada laboral. Si estas personas tienen que cubrir otros puestos durante el fin de semana la pregunta es obvia, ¿ qué nos aportarán las mismas en estos 2 días (sábado y domingo) de los 7 días que tiene la semana?

Por esta razón y en mi opinión, si en las granjas  somos capaces de evaluar y valorar las capacidades de nuestros trabajadores, quizá podríamos obtener una mayor rentabilidad en la utilización de sus cualidades, creando unos turnos rotativos, que les permitiera formarse más y mejor.

Pero entonces surge aquí de inmediato la siguiente pregunta: ¿pero es que el personal que tengo haciendo las mencionadas tareas repetitivas no sirve para mucho más? Bien, entonces quizá sea el momento de replantearnos qué tipo de personal contratamos o, mejor dicho, qué ofrecemos a las personas que vienen a trabajar con nosotros y por qué tenemos  determinado tipo de personal trabajando con nosotros.

También podemos afrontar otro camino: crear equipos basados en 2 – 3 personas, que sean las que lleven el peso de la granja y que el resto del personal laboral les complemente. Éste quizá sea el sistema más habitual en las granjas, pero tiene el riesgo de que si uno de los pilares laborales se marcha, por el motivo que sea, la explotación, casi con toda seguridad, se resentirá en exceso.

Por esta razón, soy más partidario de formar y estructurar equipos dinámicos, donde se vayan rotando las tareas de la granja, tanto las de mayor responsabilidad como las de menor enjundia.

En este caso, el periodo de formación del personal laboral será evidentemente más largo, pero también se produce una selección natural de las tareas. Así,  el individuo que cojea en la realización de una determinada tarea, termina apoyándose en sus compañeros y complementando el trabajo de otras áreas dónde se encuentra cómodo en razón de sus fortalezas y todo ello acontece, en general, de un modo armónico y natural.

 

Miquel Forcadell

Técnico especialista agropecuario

Master en RRHH

 

 

La entrada de lechazos procedentes de otros países

 

No es una cuestión nueva, ni es baladí. En efecto, la Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) ha puesto, con razón, el grito en el cielo ante la “entrada masiva” de lechazo procedente de otros países. El problema es doble; por una parte, la ocupación de una parte del mercado, pero, por otra, y ésta es la más importante su precio es del orden de  un 20 -22 por ciento más barato que los de nuestro país.

Lógicamente, según la organización, esto hace peligrar las explotaciones de ovino de la Comunidad, puesto éstas ya están en una situación realmente crítica, dado que ya están vendiendo el producto a un 13 por ciento menos que el año pasado.

La Unión  de Campesinos ha asegurado que esa entrada masiva está marcando el inicio de la campaña de Navidad, en la que el sector vende el 12 por ciento de sus ventas anuales. Además, ha pedido que en la medida de lo posible se consuma producto nacional, en razón de su excelente relación calidad-precio y de su proximidad.

Por esta razón, ha exigido la obligatoriedad del etiquetado del origen de la carne de ovino, tanto en el envasado como en la vendida a canal, y, paralelamente, que la Administración competente lleve a cabo los controles oportunos para verificar el cumplimiento de la trazabilidad en los lineales de los hipermercados, de los supermercados y en las carnicerías.

La organización, a través de un comunicado recogido por la agencia Europa Press, advierte acerca de que los ganaderos de ovino de Castilla y León, en los días previos a la campaña Navideña, se juegan en torno al 12 por ciento de sus ventas de todo el año

En este ámbito, no hay que olvidar que la entrada de lechazos de otros países, sumado a las dificultades actuales a consecuencia del cierre de canal HORECA en ciertas comunidades y la acumulación de lechazos congelados de la primavera, hacen que el precio pagado a los ganaderos sea, como ya se ha indicado, un 13 por ciento más barato que el año pasado. Lamentablemente, este hecho no se ve reflejado en los lineales, donde el consumidor sigue pagando importes muy similares a los del año pasado.

Al hilo de lo expuesto, la  UCCL recuerda a los consumidores la importancia de adquirir los productos una vez comprobado el etiquetado para evitar fraudes como los que, muy lamentablemente, se han dado en otros años.

Nueva campaña #RealidadGanadera, comunicando hechos sobre la ganadería española

Más de 200 personas han asistido hoy a la presentación virtual de la campaña #RealidadGanadera, comunicando hechos sobre la ganadería española, una iniciativa que aúna a organizaciones relacionadas con el sector ganadero, con el objetivo de informar sobre el modelo de producción ganadero español y poner en valor su contribución para afrontar los retos globales, ofreciendo otra perspectiva, desmintiendo mitos y aportando evidencias sólidas al debate actual sobre la ganadería.

Abrió la jornada, Pablo Hervás, coordinador de la iniciativa, que agradeció la participación a ponentes y asistentes, e informó del lanzamiento simultáneo del portal web de la iniciativa (www.realidadganadera.es), creado para dar apoyo al sector ganadero y destacar la importancia de la ganadería en el medio rural, la protección del medioambiente y la sostenibilidad, así como los elevados estándares de bienestar y sanidad animal de nuestro país. Tras invitar a los asistentes a visitar y compartir la información de la web, ha presentado a José Friguls, presidente de ANAFRIC y portavoz de la alianza de entidades “Somos Ganadería”. Friguls ha afirmado que “nos hemos unido para defender con una única voz lo que nos afecta a todos: defender nuestro sector con argumentos científicos irrebatibles para recuperar la reputación de toda nuestra cadena de valor”.

Mesa redonda

Durante la jornada, ha tenido lugar una mesa redonda en la que han participado Agustín Herrero, director de Cooperativas Agro-alimentarias de España, Mar Fernández, directora de ASEPRHU, Miguel Ángel Higuera, director de ANPROGAPOR y Matilde Moro, gerente de Asoprovac, moderada por el periodista agroalimentario, José Manuel Álvarez.

En palabras de Agustín Herrero, “la ganadería es fuente de riqueza y empleo en las zonas rurales, gestiona y cuida el medioambiente y muchos paisajes, y sus productos son necesarios para nuestra dieta”. Por otro lado, y en cuanto a la percepción de los consumidores sobre los beneficios de la ganadería, Herrero ha afirmado que “el sector ha hecho mucho y está plenamente comprometido con el medio ambiente y la ocupación sostenible del territorio. Debemos explicar a los consumidores, qué y cómo lo hacemos, que somos los primeros defensores del medioambiente y promotores de una dieta equilibrada, debemos informar y formar sobre el trabajo de los ganaderos y ganaderas”.

Asimismo, Mar Fernández, ha puesto de manifiesto que “el compromiso de los productores es cuidar a diario a los animales como nos indican las normas, los científicos y los expertos en producción animal. Ese es nuestro trabajo y confiamos en seguir haciéndolo cada vez mejor y en que el consumidor y la sociedad lo aprecien también“. Por ello, desde ASEPRHU se suman a la iniciativa española homóloga a la europea #MeattheFacts.

Por su parte, Miguel Ángel Higuera ha hablado de los principales mitos en torno a la producción ganadera y cómo #RealidadGanadera puede contribuir a desmentirlos. Para Higuera, “es necesario poder visualizar el valor social, económico y medioambiental que aporta la ganadería en España como un eslabón imprescindible de desarrollo del medio rural. En la actualidad, la ganadería es una actividad baluarte de la sostenibilidad rural y un claro ejemplo de economía circular, donde el 100% es aprovechado. Siempre con el objetivo de producir productos excelentes, sanos y seguros y a disposición de todos nuestros consumidores”.

Por último, Matilde Moro, ha destacado que “la agricultura europea ha reducido más de un 20% sus emisiones en estos últimos 30 años. En ocasiones como consecuencia de la legislación y en muchas otras con el objetivo de ser más eficiente, lo que va íntimamente ligado con la sostenibilidad. Los sectores han invertido, por ejemplo, en mejorar sus instalaciones, reducir sus consumos energéticos, sus emisiones, mejorando la genética o la sanidad de sus producciones”. También ha resaltado la importancia del uso de las redes sociales en esta campaña para acercar el mensaje a los jóvenes.

Lengua Azul en España

Es perceptivo recordar que la enfermedad denominada Lengua Azul (LA) es una enfermedad infecciosa, transmitida principalmente por vectores del género Culicoides que afecta a diferentes especies de rumiantes. El agente infeccioso es el virus de la LA (vLA), perteneciente al género Orbivirus.

Hasta la fecha, se han detectado en España cinco focos del serotipo 8 de esta enfermedad en España, alrededor de los cuales se han establecido zonas restringidas a los movimientos de animales: la suma de las zonas de restricción ocupan una franja que va desde el País Vasco hasta Huesca y Zaragoza. A esto hay que añadirle que, recientemente, se ha detectado un foco en Andalucía, en este caso del serotipo 1, en el entorno del Parque Nacional de Doñana.

Ligada a esta situación hay que tener en cuenta,  que el sector bovino y el del ovino sufren una larga e importante crisis de precios que se han visto aún agravada por la pandemia generada por la Covid19. Quiere ello decir que los ganaderos no podrían aguantar una nueva crisis sanitaria.

Ante la problemática creada, la organización de Unión de Uniones de agricultores y ganaderos ha solicitado que en ningún caso se permita la salida de animales vacuno y ovino de estas zonas restringidas, tanto si son para ir a sacrificio como para ser destinados a vida, y tanto si han sido vacunados, como si están en cuarentena, o en otras condiciones. También propone que sólo se permita el sacrificio de animales fuera de esta zona si no hay ningún matadero, y siempre y cuando se haga dentro de la misma provincia.

Asimismo, la mencionada organización ha insistido  en que la vacuna frente al serotipo 8 es el sistema a utilizar para prevenir la enfermedad. Bien es cierto que, en los años pasados, en muchas regiones la vacuna no ha funcionado provocando una serie de efectos secundarios que, lejos de solucionar el problema, lo ha agravado aún más.

Por esta razón, Unión de Uniones ha solicitado al MAPA que las medidas que tome para frenar la enfermedad estén orientadas a la contención en los lugares donde se hayan detectado los focos en lugar de someter al ganado a la vacunación.

 

La UPA y el Lobo Ibérico

Al parecer, desde el Ministerio para la Transición Ecológica ultiman un plan para incluir al Lobo Ibérico como “especie silvestre en régimen de protección especial”.

Ante este hecho, la UPA afirma que los ganaderos han manifestado no entender estas afirmaciones, pues su apreciación de este fenómeno es bien distinta. “El lobo no está en peligro de extinción, según los mayores expertos en el tema, y lo constatan los ataques al ganado, que no hacen sino crecer año tras año”.

Desde esta organización quieren trasladar al Gobierno la desesperación de los ganaderos que desarrollan su labor en las zonas de expansión de este depredador. Según UPA, “los lobos echan a los ganaderos de los pueblos. Sus efectos económicos y psicológicos son muy dañinos, en especial al norte del río Duero”.

 UPA ha remitido una carta al secretario de Estado de Medio Ambiente, el señor Hugo Morán, solicitándole una reunión urgente para abordar el tema. “La voz de los ganaderos debe ser escuchada y tenida en cuenta. Y, desde luego, el Ministerio de Agricultura no debe ser un convidado de piedra en este asunto”.

 UPA propone “medidas, acciones y voluntad” para afrontar este problema que afecta, sobre todo, a los ganaderos en extensivo de la mitad norte de España. La fauna salvaje que se alimenta de las cabezas de ganado es un problema que se suma a la falta de precios justos o a las escasas ayudas percibidas.

La ganadería extensiva es una actividad pecuaria ancestral en la Península Ibérica, con numerosos beneficios para la sociedad y el medio ambiente. No solo produce alimentos de la máxima calidad, sino que mantiene la vida en los pueblos, luchando contra el despoblamiento de la denominada España vaciada.

Entre las acciones concretas que propone UPA,  están realizar un censo exhaustivo y fiable de las poblaciones de lobo para conocer la situación concreta de la especie y controlarla allí donde sea necesario; apoyar a los ganaderos para implantar medidas preventivas de toda índole para evitar los ataques; y establecer unas indemnizaciones justas y suficientes, que contemplen no sólo el daño producido sino los efectos colaterales que los ataques de lobo provocan en el ganado.

 

Castilla La Mancha: los veterinarios y el Bienestar Animal (BA)

La nueva Ley 7/2020, de Bienestar, Protección y Defensa de los Animales de Castilla-La Mancha, que entrará en vigor en marzo de 2021, reconoce la figura del veterinario como el único profesional que cumple con los conocimientos y experiencia necesaria para establecer las condiciones adecuadas de bienestar animal.

Según ha manifestado doña Sonia Gutiérrez, jefa de Sección Socio – laboral del Colegio Oficial de Veterinarios de Toledo, evitará una parte del intrusismo “en muchas de las materias y facetas que desarrollamos los veterinarios y que, con relación al bienestar animal, se ha recrudecido en las últimas décadas con aquellos que aseguran conocer las mejores condiciones para los animales sin saber siquiera la etología de los animales ni la terminología de la ciencia en cuestión”.

Según doña Sonia, “solo asegurando la sanidad y el bienestar animal se puede garantizar el de las personas”, que subraya que “es la profesión veterinaria la que debe liderar, por su conocimiento en la materia, y siempre bajo el concepto One Health, una sola salud, las acciones dirigidas a mejorar el bienestar, así como concienciar sobre su importancia y sus fundamentos éticos y científicos”.

Paralelamente la nueva Ley establece el conocido como ‘sacrificio cero’ en los centros de acogida, de mantenimiento y de fomento de animales. Esta figura conlleva el hecho de que exclusivamente se permite en ellos el sacrificio de animales por razones sanitarias, de seguridad del personal y de los animales o por estar afectados de una  enfermedad zoonósica sin tratamiento ni aislamiento, posibles.

En cuanto al apartado referente a animales abandonados y perdidos, continúa siendo competencia de las administraciones locales la recogida y acogida de estos animales, pero se exige una mayor responsabilidad por parte de los ayuntamientos, que estarán obligados a realizar un estudio con habitantes, censo de animales de compañía y domésticos y número de animales recogidos en los últimos tres años. Además, el personal que trabaje en los ayuntamientos o en las concesiones realizadas para esta actividad deberá estar habilitado con el certificado correspondiente de competencia.

 

El Coronavirus (covi) en el ganado bovino (II)

Inicio esta segunda parte de mi artículo poniendo en evidencia que no hay un tratamiento etiológico para el Covi, pero sí sistemas de control, empezando por el manejo, la bioseguridad y la higiene (separación temprana de las crías de la madre y otros adultos; continuando con tener una sala de partos aislada y limpia, con una cama abundante y renovada con frecuencia o boxes individuales para las crías, disponiendo de un alojamiento seco, abrigado y limpio y aplicando medidas de manejo de bajo estrés en el transporte y en el cebadero…).

En el caso de la diarrea neonatal, adquiere mucha importancia la administración temprana de suficiente calostro con inmunoglobulinas frente al virus. El Covi bovino puede desencadenar una respuesta inmune protectora en los animales infectados; la recuperación de la enfermedad se acompaña de títulos elevados de anticuerpos, Ig G1 y G2, Ig A, (e Ig M durante su vigencia), muchas bajas por Covi, sin embargo, solo muestran Ig M.

La respuesta inmune parece ser poco duradera, de ahí la posibilidad de animales persistentemente infectados y de reinfecciones repetidas, aunque la presencia de Covi en ambos casos suele limitarse a una multiplicación subclínica, de importancia para la transmisión del virus, pero sin implicaciones para la salud de los hospedadores.

Los terneros que entran en cebadero con una titulación elevada frente a Covi tienen menor riesgo de sufrir enfermedad respiratoria en las 5 semanas posteriores a su recepción y mayor ganancia de peso que sus compañeros.

Existen vacunas inactivadas y atenuadas frente a Covi, de empleo en la prevención de la diarrea neonatal. Algunas vacunas orales de virus atenuado se han empleado directamente en el ternero, pero con un éxito parcial, por la posible interferencia de los anticuerpos maternos, ingeridos en el calostro. 

La norma es la aplicación de vacunas parenterales a las madres, al final de la gestación, para estimular la producción de anticuerpos, que pasarían a la cría en el calostro. Existe una correlación positiva entre el título sérico de las madres, el título en calostro y en el suero del ternero en sus primeros días de vida.

La aplicación experimental intranasal de vacunas atenuadas orales (diseñadas frente a diarrea neonatal) antes de la entrada en cebadero ha tenido efectos beneficiosos en la sanidad y rendimiento de los animales. Se especula sobre el posible beneficio que podría obtenerse de la aplicación de vacunas parenterales, dada la relación encontrada entre anticuerpos séricos y protección.

La inmunidad frente a Covi parece proteger de las manifestaciones clínicas, pero no impide nuevas infecciones ni la transmisión de virus (reducida en tiempo e intensidad).

¿Se transmite el Covi bovino del ganado a los operarios o los consumidores? No. 

Aunque hay dos Covi humanos relacionados con el Covi bovino (HCoV-OC43 [catarro] y HECoV [enteritis]), no se han encontrado nunca evidencias de transmisión del virus bovino al hombre; es más, los estudios realizados sobre personal en contacto con terneros enfermos, han demostrado que el 100 por 100 de las muestras nasales obtenidas de los obreros ya a solo seis horas de su exposición era negativo al virus. Muestreos realizados entre la media hora y esas seis horas señalan una rápida caída de la presencia de Covi y, muy importante, en ningún momento se encontró capacidad de los viriones para infectar cultivos celulares apropiados.

¿Qué tendencias vamos a observar en el futuro? Dado que el virus está extendido por todo el mundo, con gran prevalencia en rebaños e individuos, que puede estar presente en numerosas otras especies, domésticas o silvestres y que no es una zoonosis; seguiremos conviviendo con él. 

Las prácticas tendentes a reducir el uso de antibióticos, (mejoras en manejo e instalaciones, bioseguridad e higiene y la mayor proclividad a vacunar al ganado), tendrán un impacto positivo en la frecuencia de aparición de brotes clínicos.

Una posibilidad, añadida, tras el enorme interés que ha despertado la pandemia por la Covid-19 en los coronavirus y su vacunación, es el desarrollo de nuevas vacunas capaces de ser aplicadas de modo efectivo y rentable frente a la forma respiratoria de Covi en los cebaderos, posiblemente en forma de combinaciones con otros patógenos respiratorios.

De momento, manejo, bioseguridad, higiene, vacunación (de madres) y encalostrado escrupuloso son las mejores armas, frente al Covi y todos los demás agentes infecciosos. ¿Nos ponemos?

 

Francisco González

Veterinario

Consultor en Sanidad, Manejo y Gestión  de explotaciones de ganado vacuno

 

El coronavirus (covi) en el ganado bovino (I)

Inicio la primera parte de mi artículo afirmando que los coronavirus son viejos conocidos de los veterinarios. Concretamente, desde el año 1931 en que se identificó el primer coronavirus aviar, unos 30 años antes del primer virus Covi humano.

En el ganado bovino, se asoció el mismo a la diarrea neonatal en 1973; en 1990, a la disentería de invierno y en 1993, a enfermedad respiratoria aguda (si cambiamos “enfermedad” por “síndrome”… ARS, muy cerca de SARS…).

Estas son las tres formas clínicas en que se manifiesta la infección por covi en el ganado vacuno:

  • Diarrea neonatal por covi, una disentería grave que afecta, normalmente, a terneros de menos de tres semanas de vida (en algunas condiciones hasta los tres meses), que implica tanto al intestino delgado como al grueso, devastando las vellosidades y criptas intestinales y reduciendo la digestión y absorción de nutrientes. Ocasiona un retardo notorio en el desarrollo y una mortalidad elevada. Se contagia a través de las heces de las madres u otros adultos presentes o de partículas respiratorias. Suele ser más frecuente en invierno y aparecer en brotes.

 

  • Disentería de invierno, propia de animales adultos, cursa con diarrea, a veces sanguinolenta, fiebre, depresión y pérdida de producción lechera, usualmente durante unas tres semanas aunque puede llegar a cuatro meses. Endémica en el rebaño, se manifiesta en brotes y se propaga con rapidez en el colectivo, notablemente en los meses invernales. Factores de riesgo son la seropositividad de establos vecinos, el tamaño de explotación, la cercanía a otras granjas y la compra de animales.

 

  • Enfermedad respiratoria aguda por covi, aparece típicamente entre los dos y los 12 meses de vida, aunque se dan casos en todas las edades. De curso moderado, con fiebre, disnea y depresión; muchas veces, el virus se circunscribe a las vías respiratorias altas, aunque en un 15 a 20 % de los casos invade los pulmones. Su importancia económica reside en su rapidez de difusión y la pérdida de velocidad de engorde, más que en su mortalidad (1 a 2 % de los afectados). Puede asociarse a otras infecciones (Pasteurella, Histophilus, etc.) y es más frecuente su aparición en invierno o después de fenómenos estresantes (como el transporte a mercados o cebaderos, por ej.).

Todos los coronavirus bovinos pertenecen a un mismo serotipo, pero sí se distinguen cepas con modificaciones antigénicas menores. Esta misma consideración se aplica a los covi que infectan otros rumiantes domésticos o silvestres, como las ovejas, cabras, búfalos, yaks, camellos, llamas, alpacas, vicuñas, antílopes, jirafas, ñúes, etc.

La transmisión de covi sigue la ruta fecal-oral y aerógena, se postula que el paso al intestino puede ser mediante la ingestión de viriones, en partículas de heces presentes en la ubre de la madre o en el suelo (cama de paja, por ej.), o por la deglución de moco que engloba y protege a los viriones que se han multiplicado en las fosas nasales y faringe, tras su entrada vehiculados por la saliva o gotas exhaladas en la tos de otros animales.

El covi suele manifestarse en meses fríos y en momentos de estrés, pero es endémico en muchos colectivos. Se halla extendido por todo el mundo, con gran prevalencia en individuos y rebaños. Muchos adultos son portadores persistentes (y asintomáticos) del virus y lo excretan intermitentemente (especialmente, en situaciones de estrés, como el parto, inclemencias meteorológicas, transporte y mezcla de efectivos de distinto origen,…), y otros sufren ciclos recurrentes de infección-curación en los cuales pueden liberar viriones, aun siendo asintomáticos.

Tenemos, por tanto tres fuentes directas de contagio:

  • Animales enfermos.
  • Portadores persistentes sanos.
  • Animales reinfectados asintomáticos.

Fuentes indirectas del covi pueden ser otros animales, especialmente rumiantes, pero no en exclusiva y elementos inanimados en contacto con los animales (por ej. botas y ropa de los operarios pueden albergar partículas, capaces de infectar cultivos celulares durante más de 24 horas). El diagnóstico laboratorial de covi puede realizarse mediante, entre otras, aislamiento viral, inmunocromatografía, inmunofluorescencia, ELISA y PCR. Los epitelios respiratorios y digestivos son las muestras de elección, es raro identificar covi en sangre. Para la diarrea neonatal existen kits de diagnóstico rápido que permiten identificar covi y otros patógenos entéricos como rotavirus, E. coli K99, Cryptosporidium o Giardia.

Francisco González

Veterinario

Consultor en Sanidad, Manejo y Gestión de explotaciones de ganado vacuno

 

Sostenibilidad y bienestar animal en ovino lechero (II)

En el artículo de la semana pasada se pudo constatar la importancia que actualmente se le da a los aspectos ligados al bienestar animal que, en gran medida, repercuten en aspectos negativos de la producción. De igual manera tienen, o van a tener mucha importancia, en un futuro próximo, los aspectos relacionados con la sostenibilidad y el medio ambiente. 

Al igual como veíamos los valores que permitían cuantificar el bienestar, podemos tener, en el caso de la sostenibilidad, valores fácilmente medibles para su ponderación. Tal es el caso, por ejemplo de:

    • El índice de Conversión Láctea (ICL). El valor hace referencia al consumo global de materia seca en la explotación en un tiempo determinado, dividido entre la leche producida, corregida a un EQ de 11,5. Aunque no está muy extendido, creo que es más ajustado que el de Eficiencia Alimentaria (EA) que se utiliza en vacuno, porque en ovino si medimos por EA, tendremos valores menores de 1.
    • La eficiencia proteica (EP), referida al cociente entre la proteína ingerida y la proteína producida, y dentro de la misma sin ser un valor exacto podemos utilizar el valor de urea en leche. Teniendo en cuenta los datos recogidos en los últimos tres años, podemos colegir que niveles entre 350 y 450 de la misma, son suficientes para granjas de alta producción, y valores superiores, nos indica o bien una exceso proteico en la ración o bien una mala distribución de los lotes.

Lógicamente, cuanto menores sean estos valores (ICL y EP), sin tener en cuenta otros factores, mejor aprovechamiento tenemos de recursos y por tanto más sostenibles somos.  Algunos autores han reflejado, dentro del mismo rango, otros aspectos a incluir como mejora del medio ambiente, tales como la mayor producción anual por oveja y una menor edad al primer parto. 

En mi opinión, ambas deben ser incluidas dentro de la ICL y EP, ya que aunque la conversión generalmente mejora con la producción, no siempre es así cuando tenemos en cuenta  su valor del EQ; si la dispersión del rebaño es alta, y no se hacen bien los lotes, aumentan las raciones necesarias para dar la alimentación correcta al 75-80 por 100 del mismo.

Por otro lado, también existen valores que nos determinan la eficacia y sostenibilidad de la producción que son un poco más complejos de conseguir

  • Coeficiente de variación en el global de la granja, que he explicado en otros artículos y que refleja el exceso de raciones sobre la producción real.
  • Inversiones posibles, su valor de amortización y sus repercusiones en la mejora de algunos de los datos reseñados hasta ahora.

Y otros valores que claramente están dentro del concepto de sostenibilidad y que influyen de forma directa sobre el resto de los aspectos que hemos visto hasta ahora.

  • Consumo de productos de cercanía, principalmente forrajes, pero también cereales y oleaginosas.
  • Utilización de los coproductos de la industria alimentaria, dentro de la economía circular
  • Aprovechamiento de forrajes y control y uso de los mismos ya que sin un buen diseño nutricional, podemos hacer que lo cercano sea menos sostenible a nivel productivo y por tanto se tendría que abandonar.
  • Carga ganadera que garantice la autosuficiencia en la producción de forrajes y disponer de una superficie adecuada, para desprenderse de los residuos orgánicos. 

Por último, un breve apunte en cuanto a la producción de metano, que como sabemos depende de cada oveja (10-15 kg por oveja) y que está relacionado con la producción que tenga; por lo tanto, cuantas más cabezas se necesiten para producir una cantidad determinada de leche más metano se producirá o lo que es lo mismo, cuanto más productivo es un animal, menos metano se produce por litro de leche.

En conclusión, podríamos decir que el futuro en alta producción requerirá una instalación que no limite el bienestar, unos planes sanitarios adecuados, un control integral del estrés, una formulación y manejo de la misma que mantenga los perfiles metabólicos estables, y que  permita obtener una producción lo más sostenible posible, con productos de cercanía, ajustándose al máximo las necesidades de los lotes (sin colchones de seguridad), y con los mínimos necesarios de posibles sustancias contaminantes (P, Zn, Fe ..) para adaptarse a los desafíos medioambientales y a las nuevas demandas de la sociedad.

Francisco Martínez Sanmiguel

Veterinario – Gaherproga

 

 

 

Francisco Martínez Sanmiguel

Veterinario