El ganado extensivo y las últimas grandes nevadas

La gran cantidad de nieve caída últimamente en numerosas zonas ganaderas de muchas regiones de la Península Ibérica dificultó, en los primeros días, el acceso a las fincas donde se ubica el ganado con el problema que ello ha supuesto para poder proporcionar el alimento (así, por ejemplo, en la Comunidad de Madrid se tuvo que llevarse a cabo una operación para alimentar, a través del helicóptero del Grupo Especial de Rescate en Altura (GERA), a 400 vacunos de una explotación ganadera de la localidad de Colmenar Viejo aislados por la nieve, precisamente tras el paso del temporal Filomena).

No obstante, gracias al trabajo en muchas de estas zonas de las administraciones y de la colaboración de decenas de agricultores y ganaderos en la limpieza de caminos y carreteras, muchos ganaderos pudieron llegar a las naves y alimentar a sus animales. Paralelamente, el temporal ha provocado también el derrumbe de naves ganaderas y agrícolas debido al peso de la nieve en los tejados complicando aún más la situación.

Una vez pasados esos primeros días, el problema se está agravando debido a la gran cantidad de nieve que cubre los pastos y a las bajas temperaturas que siguen reinando que impiden en amplias zonas el deshielo y, por lo tanto, el acceso del ganado a la alimentación natural. Además, los ganaderos han mostrado su preocupación ante los posibles efectos que las heladas van a tener sobre pastos y hierbas de invierno. En este sentido, la imposibilidad de acceder a los pastos por el temporal hace obligatoria la alimentación a base de pienso, con el consiguiente perjuicio económico para los ganaderos.

En este contexto, Asaja Castilla la Mancha está estudiando posibles medidas para paliar esta situación que agrava la crisis del sector ganadero muy afectado también por las consecuencias de la pandemia. Además, la organización agraria ha alertado sobre el riesgo de desaparición de la ganadería extensiva que cada vez encuentra más dificultades para su supervivencia.

Los suicidios en el sector agrario francés

La crisis que también afecta al sector agrario francés han tomado un rumbo dramático: un agricultor se suicida cada dos días, víctima de la más profunda angustia íntima y social. Se trata de una tragedia íntima, social e histórica, que coincide con un agravamiento de la despoblación de los campos franceses.

Según las cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadísticas Económicas (INEE), el suicidio se ha convertido en una tragedia histórica para los agricultores franceses: ellos son la categoría más afectada por la angustia devastadora que culmina con la muerte voluntaria. El suicidio de los agricultores franceses es, de acuerdo con los datos disponibles, un 20 por 100 más elevado que en el resto de la población francesa.

Tragedia calificada como íntima, social e histórica, que coincide con un aumento de la despoblación de los campos franceses. Oficialmente, hace diez años existían unas 617.000 explotaciones agrícolas; hoy, quedan solo 490.000, con una economía muy subvencionada.

Según las cifras oficiales del Consejo Nacional de Análisis Económico, el 84 por 100de las rentas de los agricultores franceses provienen de las subvenciones, estatales y / o europeas.

Históricamente, Francia fue, durante muchos siglos, un país agrícola, católico y conservador. Durante varias décadas, la Política Agrícola Común (PAC) permitió una transformación productivista y «perversa» de las agriculturas francesas. La crisis y metamorfosis de la PAC, durante la última década, la globalización y la aceleración de los nuevos modelos productivistas han dado lugar, por una parte, a una elevada progresión de la despoblación y, por otra, a los ataques de angustia social de los agricultores víctimas de tan históricos cambios.

Desde hace semanas, los movimientos de cólera gremial se suceden en toda Francia. Durante toda la jornada de hace dos lunes, millares de agricultores de todo el país protagonizaron movimientos de protesta, cortando carreteras, provocando atascos, intentando llamar la atención de la crisis global de los sectores más diversos.

Su parte, el Ministerio de Agricultura, encabezado por el señor Didier Guillaume, anunció hace unos días unas nuevas ayudas para el sector agrario por un montante de unos 290 millones de euros. A juicio de los sindicatos agrícolas, estas ayudas, siempre bien venidas, no resuelven ninguno de los problemas de fondo.

En este contexto señalar que el periodista y agricultor francés, el señor Éric de la Chesnais, ha analizado esta crisis del mundo agrícola galo y publicó en lefigaro.fr que las causas son económicas, por supuesto, pero también morales y culturales, «porque el mundo agrícola sufre una gran falta de reconocimiento. Poco a poco hemos abandonado el campo y con ello nuestra consideración por el agricultor, que sin embargo tiene un papel fundamental».

 En su publicación, se destaca que una de las causas principales de su desesperación es el sobreendeudamiento al que muchos de ellos están sujetos. Sí expone que: «un granjero que cría cerdos en Normandía me confió que había tomado la decisión de poner fin a su vida si alcanzaba el hito de 150.000 euros de endeudamiento: umbral desde el cual resulta imposible pagar su deuda. Este hombre tenía un profundo sentido del honor y una sensación de culpa por su granja que su padre le había transmitido. Era insoportable para él fallar donde sus antepasados ​​habían tenido éxito».

Las recetas clave de los expertos para cambiar la reputación del sector agroalimentario

La reciente VI edición de Feeding The World  analizó la imagen del sector agroalimentario tras la pandemia con la participación de expertos que explicaron, desde su punto de vista, los aciertos y errores que se están realizando y cómo se puede poner en valor todo el trabajo que el sector hace por alimentar a la sociedad. Desarrollado anualmente desde 2015, celebrándose este año de forma online y en directo, el encuentro estuvo organizado por el Grupo de Innovación Sostenible (GIS) y patrocinado por Eurosemillas, John Deere, Foro Interalimentario y Banco Sabadell, socios preferentes del grupo.

La jornada comenzó con el debate entre dos grandes divulgadores del sector, Jorge Jordana, director del Máster en Gestión de Empresas Agroalimentarias (MGEA), y José Miguel Mulet, profesor titular en la Universidad Politécnica de Valencia, los cuales expusieron las causas que, según ellos, han provocado que el sector tenga una reputación tan distorsionada. “Todas las asociaciones de producción de alimentos tienen intereses, pero nunca han tenido una voz reconocida en los medios. El sector agroalimentario debe sentirse orgulloso y tiene que invertir más en todo lo necesario para comunicar lo que hace”, indicó Mulet. Para Jordana, “el sector agroalimentario está profundamente desorganizado y no transmite mensajes claros y positivos pensando en el futuro”. Aún así, Jordana quiso valorar la labor de las empresas del sector: “Tenemos la responsabilidad de contar la verdad, contamos con un sector agroalimentario excelente en el que tenemos empresarios de mucha valía que luchan por mantener la economía española, y eso hay que ponerlo en valor para que se respete”.

Posteriormente, Eduardo Martínez de Ubago, gerente de Ventas y Marketing de John Deere Ibérica, moderó la primera mesa redonda de la jornada, en la que se analizó cuál es la imagen real del sector hoy en día. Para ello, contó con la participación de Pedro Damián Diego, director general de Efeagro; Luján Soler, decana del Colegio Profesional de Dietistas-Nutricionistas de la Comunidad de Madrid (Codinma); y Laura García del Valle, redactora de La Voz de Galicia. Los expertos llegaron a la conclusión de que, si falta la verdad, no hay noticia. La información no llegará a la sociedad de forma contrastada sin la verificación de esta por parte de los medios: “Los bulos circulan por todos lados y arrastran a los medios de comunicación a un ambiente donde reina la confusión», comentó la redactora de La Voz de Galicia.

Medios de comunicación

La decana del Codinma hizo referencia a la importancia del equilibrio en los medios de comunicación: “Tenemos que retomar esa armonía para dar información concisa, clara y sin alarmismos». Además, subrayó la importancia del papel del dietista-nutricionista en la industria, dejando claro que “los colegios profesionales están abiertos para que los medios y periodistas encuentren fuentes fiables en personas que están formadas”.

Para finalizar la mesa, el director general de Efeagro elogió la actuación del sector durante la pandemia: “Ha actuado con responsabilidad, rigor, profesionalidad e innovación en su respuesta a la crisis del coronavirus, preocupándose por mantener el equilibrio de la cadena alimentaria y extremando la coordinación”. Además, comentó que “todas las crisis son fuente inmensa de oportunidades y esta va a ser una oportunidad nunca vista, a pesar de que algunos subsectores, como el vino de alta gama y la hostelería, lo estén pasando mal”.

Feeding The World continuó con una segunda mesa redonda, donde Juan Moreno, presidente de la Confederación de Asociaciones de Usuarios y Consumidores Europeos (CAUCE); Óscar Dorda, director general de Arena Media España; y Raúl Martín, director de KM Zero Hub, analizaron el reto de cambiar la imagen del sector. Los expertos estuvieron de acuerdo en que las nuevas tecnologías y las herramientas que nos deja la pandemia hay que aprovecharlas para llegar a los consumidores directamente y no para romper con los bulos y falsos mitos, sino para generar una corriente positiva que nos permita mantener el sector en la cresta de la ola.

 

Empoderamiento individual hacia el enfoque colectivo

En un artículo anterior (boletín nº 39), hablábamos sobre la definición de equipo. En este segundo artículo, nos centraremos sobre la cuestión de los principios de la creación  del mismo.

En primer lugar, deberemos definir qué tipo de equipo queremos formar. Con ello quiero expresar el hecho de que un equipo siempre tiene un objetivo y normalmente un “enemigo a batir”. El  mismo, el objetivo, puede ser interno o externo.

En el caso de que el objetivo sea externo, usualmente suele ser un refuerzo positivo, pero ¿qué sucede si no sabemos gestionar bien los objetivos internos?, pues que éstos se convierten en una realidad negativa que limita la capacidad competitiva de la granja. En mis más de 30 años de experiencia en el sector, todas las granjas que he conocido han estado estructuradas por zonas, tal como comentábamos en el anterior artículo.

En este sentido podemos distinguir claramente 4 zonas: zona de gestación, zona de lactación, zona de transición y zona de engorde. Puedo asegurar sin temor a equivocarme, que en más del 80 por 100 de las explotaciones estructuradas de esta forma, con zonas delimitadas de la manera indicada, los laborales de una zona concreta desconocen y/o les importa más bien poco, lo que acontece en las otras zonas de la granja (al fin y al cabo este no es mi trabajo, suele ser la respuesta más generalizada, cuando se aborda este tema…y no les falta razón).

Pero este patrón de razonamiento funciona perfectamente mientras todo va bien, pero ¿ qué sucede cuando los resultados no son los deseados?  Entonces aparece, prácticamente siempre, nuestra amiga LA CULPA y ésta tiene tendencia a señalar al otro y aquí es donde se genera el desmoronamiento del equipo.

¿Cuál es mi concepto de equipo? La respuesta es  muy simple; se trata de un colectivo donde se debe de implicar a todo el personal en el funcionamiento global de la granja, no solo a nivel teórico y de información, sino también a nivel práctico, consiguiendo la creación de grupos dinámicos que interactúen en las diferentes tareas de la granja y en las diferentes zonas.

Veamos en ejemplo ilustrativo: hay una cierta tendencia generalizada a realizar en las granjas ciertas tareas muy repetitivas, que aportan poco al global de la granja y muy poco a la formación del trabajador, tanto a nivel laboral como al de su desarrollo personal. Entre las mismas podríamos mencionar la atención y el cuidado de los lechones. Esta suele ser una tarea que realizan en una explotación, como mucho, una o dos personas y la llevan a cabo durante toda o casi toda su jornada laboral. Si estas personas tienen que cubrir otros puestos durante el fin de semana la pregunta es obvia, ¿ qué nos aportarán las mismas en estos 2 días (sábado y domingo) de los 7 días que tiene la semana?

Por esta razón y en mi opinión, si en las granjas  somos capaces de evaluar y valorar las capacidades de nuestros trabajadores, quizá podríamos obtener una mayor rentabilidad en la utilización de sus cualidades, creando unos turnos rotativos, que les permitiera formarse más y mejor.

Pero entonces surge aquí de inmediato la siguiente pregunta: ¿pero es que el personal que tengo haciendo las mencionadas tareas repetitivas no sirve para mucho más? Bien, entonces quizá sea el momento de replantearnos qué tipo de personal contratamos o, mejor dicho, qué ofrecemos a las personas que vienen a trabajar con nosotros y por qué tenemos  determinado tipo de personal trabajando con nosotros.

También podemos afrontar otro camino: crear equipos basados en 2 – 3 personas, que sean las que lleven el peso de la granja y que el resto del personal laboral les complemente. Éste quizá sea el sistema más habitual en las granjas, pero tiene el riesgo de que si uno de los pilares laborales se marcha, por el motivo que sea, la explotación, casi con toda seguridad, se resentirá en exceso.

Por esta razón, soy más partidario de formar y estructurar equipos dinámicos, donde se vayan rotando las tareas de la granja, tanto las de mayor responsabilidad como las de menor enjundia.

En este caso, el periodo de formación del personal laboral será evidentemente más largo, pero también se produce una selección natural de las tareas. Así,  el individuo que cojea en la realización de una determinada tarea, termina apoyándose en sus compañeros y complementando el trabajo de otras áreas dónde se encuentra cómodo en razón de sus fortalezas y todo ello acontece, en general, de un modo armónico y natural.

 

Miquel Forcadell

Técnico especialista agropecuario

Master en RRHH

 

 

Nueva campaña #RealidadGanadera, comunicando hechos sobre la ganadería española

Más de 200 personas han asistido hoy a la presentación virtual de la campaña #RealidadGanadera, comunicando hechos sobre la ganadería española, una iniciativa que aúna a organizaciones relacionadas con el sector ganadero, con el objetivo de informar sobre el modelo de producción ganadero español y poner en valor su contribución para afrontar los retos globales, ofreciendo otra perspectiva, desmintiendo mitos y aportando evidencias sólidas al debate actual sobre la ganadería.

Abrió la jornada, Pablo Hervás, coordinador de la iniciativa, que agradeció la participación a ponentes y asistentes, e informó del lanzamiento simultáneo del portal web de la iniciativa (www.realidadganadera.es), creado para dar apoyo al sector ganadero y destacar la importancia de la ganadería en el medio rural, la protección del medioambiente y la sostenibilidad, así como los elevados estándares de bienestar y sanidad animal de nuestro país. Tras invitar a los asistentes a visitar y compartir la información de la web, ha presentado a José Friguls, presidente de ANAFRIC y portavoz de la alianza de entidades “Somos Ganadería”. Friguls ha afirmado que “nos hemos unido para defender con una única voz lo que nos afecta a todos: defender nuestro sector con argumentos científicos irrebatibles para recuperar la reputación de toda nuestra cadena de valor”.

Mesa redonda

Durante la jornada, ha tenido lugar una mesa redonda en la que han participado Agustín Herrero, director de Cooperativas Agro-alimentarias de España, Mar Fernández, directora de ASEPRHU, Miguel Ángel Higuera, director de ANPROGAPOR y Matilde Moro, gerente de Asoprovac, moderada por el periodista agroalimentario, José Manuel Álvarez.

En palabras de Agustín Herrero, “la ganadería es fuente de riqueza y empleo en las zonas rurales, gestiona y cuida el medioambiente y muchos paisajes, y sus productos son necesarios para nuestra dieta”. Por otro lado, y en cuanto a la percepción de los consumidores sobre los beneficios de la ganadería, Herrero ha afirmado que “el sector ha hecho mucho y está plenamente comprometido con el medio ambiente y la ocupación sostenible del territorio. Debemos explicar a los consumidores, qué y cómo lo hacemos, que somos los primeros defensores del medioambiente y promotores de una dieta equilibrada, debemos informar y formar sobre el trabajo de los ganaderos y ganaderas”.

Asimismo, Mar Fernández, ha puesto de manifiesto que “el compromiso de los productores es cuidar a diario a los animales como nos indican las normas, los científicos y los expertos en producción animal. Ese es nuestro trabajo y confiamos en seguir haciéndolo cada vez mejor y en que el consumidor y la sociedad lo aprecien también“. Por ello, desde ASEPRHU se suman a la iniciativa española homóloga a la europea #MeattheFacts.

Por su parte, Miguel Ángel Higuera ha hablado de los principales mitos en torno a la producción ganadera y cómo #RealidadGanadera puede contribuir a desmentirlos. Para Higuera, “es necesario poder visualizar el valor social, económico y medioambiental que aporta la ganadería en España como un eslabón imprescindible de desarrollo del medio rural. En la actualidad, la ganadería es una actividad baluarte de la sostenibilidad rural y un claro ejemplo de economía circular, donde el 100% es aprovechado. Siempre con el objetivo de producir productos excelentes, sanos y seguros y a disposición de todos nuestros consumidores”.

Por último, Matilde Moro, ha destacado que “la agricultura europea ha reducido más de un 20% sus emisiones en estos últimos 30 años. En ocasiones como consecuencia de la legislación y en muchas otras con el objetivo de ser más eficiente, lo que va íntimamente ligado con la sostenibilidad. Los sectores han invertido, por ejemplo, en mejorar sus instalaciones, reducir sus consumos energéticos, sus emisiones, mejorando la genética o la sanidad de sus producciones”. También ha resaltado la importancia del uso de las redes sociales en esta campaña para acercar el mensaje a los jóvenes.

Bioseguridad en las granjas de vacuno: ¿hay que tomarla en serio?

El sector vacuno es estratégico para nuestro país, no sólo desde el punto de vista económico, como segundo sector en importancia por su contribución a la producción ganadera en más de 6 000 millones de euros incluyendo a los subsectores cárnico y lácteo, sino también desde la perspectiva medioambiental y social, por su papel en el mantenimiento del territorio, en la fijación de población y en la generación de empleo en las zonas rurales. Si algo caracteriza a este sector, es su marcada diversidad tanto en lo que a producciones se refiere como variabilidad de sistemas productivos con características propias y necesidades y condicionantes diferentes.

No obstante, esta diversidad de modelos productivos comparte su permanente evolución y su capacidad de superar nuevos retos año tras año, derivados de múltiples circunstancias como puedan ser la necesidad de adaptación a nuevos requerimientos legislativos o al propio devenir de los mercados y la cambiante coyuntura nacional o internacional.

Precisamente, en estos momentos las granjas de vacuno afrontan los nuevos desafíos en materia de sanidad animal, en particular en lo que se refiere a bioseguridad, y de los compromisos adquiridos en cuestiones medioambientales y cambio climático, atendiendo además a las demandas de los consumidores tanto en estos ámbitos como en lo que se refiere al bienestar animal.

La mayoría de las enfermedades tienen un impacto negativo en la productividad, el uso de medicamentos y el bienestar de los animales y por lo tanto también en la economía del agricultor.

A nivel mundial, la forma en que la industria de producción animal hace frente a las enfermedades infecciosas está cambiando. El uso (excesivo) de antimicrobianos está en debate y se convierte en una práctica estándar implementar planes exhaustivos de bioseguridad en las granjas para evitar la entrada y propagación de microorganismos patógenos, ha aumentado la conciencia de las implicaciones beneficiosas de un buen plan de bioseguridad. La bioseguridad se ha convertido en uno de los pilares sobre los que se sustenta la rentabilidad de una explotación de vacuno. Disponer de un buen plan de prevención, que potencie la salud y el bienestar del ganado y que garantice la calidad y trazabilidad del producto final, es necesario para mejorar la productividad de las granjas de vacuno.

Concepto de Bioseguridad. Tipos de bioseguridad

La nueva Ley de Sanidad Animal Europea publicada a finales de 2015 (Reglamento (UE) 2016/429 del Parlamento europeo y del Consejo de 9 de marzo de 2016), se refiere a la bioprotección (bioseguridad) como:

«Una de las principales herramientas de prevención que tienen a su disposición los operadores y otros profesionales que trabajan con animales para prevenir la introducción, el desarrollo y la propagación de las enfermedades transmisibles de los animales hacía, desde y entre una población animal. Las medidas de bioprotección adoptadas deben ser suficientemente flexibles, adaptarse al tipo de producción y a las especies o categorías de animales en cuestión y tener en cuenta las circunstancias locales y los avances técnicos (…). Aunque la bioprotección puede requerir inversiones iniciales, el resultado de reducción de las enfermedades de los animales debería constituir un incentivo para los operadores.»

Podemos diferenciar dos tipos de bioseguridad (Esquema 1):

  • Bioseguridad interna: El establecimiento de medidas que impidan la difusión de enfermedades dentro de una explotación.
  • Bioseguridad externa: El establecimiento de medidas que impidan la entrada/salida de enfermedades en/de una explotación.

 

Esquema 1. Tipos de bioseguridad que se pueden dar en las explotaciones. http://www.revistaganaderia.com/v_portal/inc/clicklink.asp?t=1&cod=26577&c=1

SI QUIEREN SABER MÁS SOBRE ESTE TEMA, LES INVITAMOS A INSCRIBIRSE EN El SIGUIENTE MÓDULO DE FORMACIÓN, titulado “Bioseguridad en granjas de ganado vacuno

https://formacion.grupoasis.com/curso/1218-bioseguridad-granjas-vacuno/

Santiago Vega García

Catedrático en Sanidad Animal – Facultad de Veterinaria. Universidad CEU Cardenal Herrera. Valencia.

Diplomado en Salud Pública, y Académico correspondiente de la Real Academia de Medicina de la Comunidad Valenciana, de la Academia de Farmacia de la Comunitat Valenciana y de la Academia de Veterinaria de la Región de Murcia

 

 

Lengua Azul en España

Es perceptivo recordar que la enfermedad denominada Lengua Azul (LA) es una enfermedad infecciosa, transmitida principalmente por vectores del género Culicoides que afecta a diferentes especies de rumiantes. El agente infeccioso es el virus de la LA (vLA), perteneciente al género Orbivirus.

Hasta la fecha, se han detectado en España cinco focos del serotipo 8 de esta enfermedad en España, alrededor de los cuales se han establecido zonas restringidas a los movimientos de animales: la suma de las zonas de restricción ocupan una franja que va desde el País Vasco hasta Huesca y Zaragoza. A esto hay que añadirle que, recientemente, se ha detectado un foco en Andalucía, en este caso del serotipo 1, en el entorno del Parque Nacional de Doñana.

Ligada a esta situación hay que tener en cuenta,  que el sector bovino y el del ovino sufren una larga e importante crisis de precios que se han visto aún agravada por la pandemia generada por la Covid19. Quiere ello decir que los ganaderos no podrían aguantar una nueva crisis sanitaria.

Ante la problemática creada, la organización de Unión de Uniones de agricultores y ganaderos ha solicitado que en ningún caso se permita la salida de animales vacuno y ovino de estas zonas restringidas, tanto si son para ir a sacrificio como para ser destinados a vida, y tanto si han sido vacunados, como si están en cuarentena, o en otras condiciones. También propone que sólo se permita el sacrificio de animales fuera de esta zona si no hay ningún matadero, y siempre y cuando se haga dentro de la misma provincia.

Asimismo, la mencionada organización ha insistido  en que la vacuna frente al serotipo 8 es el sistema a utilizar para prevenir la enfermedad. Bien es cierto que, en los años pasados, en muchas regiones la vacuna no ha funcionado provocando una serie de efectos secundarios que, lejos de solucionar el problema, lo ha agravado aún más.

Por esta razón, Unión de Uniones ha solicitado al MAPA que las medidas que tome para frenar la enfermedad estén orientadas a la contención en los lugares donde se hayan detectado los focos en lugar de someter al ganado a la vacunación.

 

Reivindicación de los Ingenieros Agrónomos

El Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Centro y Canarias quiere responder a la nota de prensa del Colegio de Veterinarios de Toledo, sobre la nueva Ley 7/2020, de 31 de agosto, de Bienestar, Protección y Defensa de los Animales de Castilla-La Mancha, la cual fue publicada  en  Agrodigital.com y difundida por otros medios de comunicación. Señala que dicha nota “reconoce a los veterinarios como los únicos profesionales capacitados en bienestar animal”, lo que ha provocado cierta confusión e indignación entre sus colegiados, por lo que entienden necesario salir al paso de tan lapidaria afirmación y hacer las siguientes consideraciones:

«En primer lugar, hay que destacar como cuestión fundamental, que dentro del ámbito de aplicación de la referida Ley quedan expresamente excluidos los animales de producción que, tal y como se define en su Artículo 3, se refiere a los animales presentes en todo tipo de explotaciones ganaderas o granjas, que no tengan la consideración de animales de compañía.

Es decir que la nota del Colegio de Veterinarios de Toledo puede confundir a los ganaderos y a la sociedad en general, al arrogarse una competencia exclusiva y genérica en materia de bienestar animal que la Ley 7/2020, no le otorga.

En el ámbito de los animales de producción, y en lo que hace referencia a la protección de su bienestar, la idoneidad de la profesión de ingeniero agrónomo no está en discusión y está amparada por la normativa vigente y unánime jurisprudencia, y justificada por la reconocida competencia de los ingenieros agrónomos para redactar proyectos de edificios de carácter agropecuario y de explotaciones ganaderas  que garanticen no solo la seguridad estructural y la funcionalidad del edificio de modo que facilite un correcto desarrollo del proceso productivo, sino también los requisitos exigibles para lograr el bienestar animal, aspecto este que determina en gran medida el diseño de las instalaciones ganaderas.

 Hay que recordar que todas las explotaciones ganaderas deben cumplir con la normativa general en materia de bienestar de los animales en las granjas, establecida en el Real Decreto 348/2000, de 10 de marzo, que tiene carácter de normativa básica, y  por el que se incorpora al ordenamiento jurídico la Directiva 98/58/CE, relativa a la protección de los animales en las explotaciones y es aplicable a “todas las granjas de animales vertebrados, criados o mantenidos para la producción de alimentos, lana, etc. o con otros fines agrarios”.

En ella se establecen entre otros, los requisitos de los edificios y establos, los materiales utilizados en su construcción y en particular, de los recintos y equipos con los que los animales puedan estar en contacto, sus instalaciones para el suministro de alimentos y agua así como aquella otras medidas que garanticen las condiciones de confort de los animales (temperatura, ventilación, luminosidad etc.). En otras normas específicas para cada especie, se concretan además otros requisitos, tales como el espacio del que deben disponer los animales según las diferentes fases o estadios de su desarrollo.

Como se ha señalado anteriormente, todos estos aspectos requieren la intervención en la redacción de los proyectos de explotaciones ganaderas, de un profesional con formación y competencia reconocida no solamente en los aspectos puramente constructivos, sino también en lo que concierne a sus instalaciones básicas y de confort  necesario para el bienestar de los animales.

Mediante este comunicado el Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Centro y Canarias quiere dejar clara la competencia de los ingenieros agrónomos en el bienestar animal dentro del ámbito de las explotaciones ganaderas y que la pretensión de exclusividad exhibida en la nota del Colegio de Veterinarios no se adecua al escenario competencial de las profesiones que intervienen en dicho campo.

Sería deseable  que  por ese colegio profesional, se aclarase que la exclusividad a la que se refiere en su nota de prensa está limitada exclusivamente al marco de la precitada Ley, cuyo ámbito territorial por otro lado, se circunscribe al de la Comunidad Autónoma de Castilla La Mancha».

 

La UPA y el Lobo Ibérico

Al parecer, desde el Ministerio para la Transición Ecológica ultiman un plan para incluir al Lobo Ibérico como “especie silvestre en régimen de protección especial”.

Ante este hecho, la UPA afirma que los ganaderos han manifestado no entender estas afirmaciones, pues su apreciación de este fenómeno es bien distinta. “El lobo no está en peligro de extinción, según los mayores expertos en el tema, y lo constatan los ataques al ganado, que no hacen sino crecer año tras año”.

Desde esta organización quieren trasladar al Gobierno la desesperación de los ganaderos que desarrollan su labor en las zonas de expansión de este depredador. Según UPA, “los lobos echan a los ganaderos de los pueblos. Sus efectos económicos y psicológicos son muy dañinos, en especial al norte del río Duero”.

 UPA ha remitido una carta al secretario de Estado de Medio Ambiente, el señor Hugo Morán, solicitándole una reunión urgente para abordar el tema. “La voz de los ganaderos debe ser escuchada y tenida en cuenta. Y, desde luego, el Ministerio de Agricultura no debe ser un convidado de piedra en este asunto”.

 UPA propone “medidas, acciones y voluntad” para afrontar este problema que afecta, sobre todo, a los ganaderos en extensivo de la mitad norte de España. La fauna salvaje que se alimenta de las cabezas de ganado es un problema que se suma a la falta de precios justos o a las escasas ayudas percibidas.

La ganadería extensiva es una actividad pecuaria ancestral en la Península Ibérica, con numerosos beneficios para la sociedad y el medio ambiente. No solo produce alimentos de la máxima calidad, sino que mantiene la vida en los pueblos, luchando contra el despoblamiento de la denominada España vaciada.

Entre las acciones concretas que propone UPA,  están realizar un censo exhaustivo y fiable de las poblaciones de lobo para conocer la situación concreta de la especie y controlarla allí donde sea necesario; apoyar a los ganaderos para implantar medidas preventivas de toda índole para evitar los ataques; y establecer unas indemnizaciones justas y suficientes, que contemplen no sólo el daño producido sino los efectos colaterales que los ataques de lobo provocan en el ganado.

 

La digitalización, la oportunidad para la mejora competitiva de las empresas cárnicas

 

El Grupo de Digitalización de la Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España (ANICE) ha celebrado un nuevo encuentro online en el que se han analizado las cuestiones de mayor interés y actualidad para las empresas cárnicas en materia de digitalización.

Consciente de la importancia que tiene para las industrias cárnicas adaptarse a este nuevo entorno digital, ANICE constituyó a principios de 2020 el Grupo de Digitalización, cuyo objetivo consiste en apoyar y asesorar a las empresas en su proceso de incorporar herramientas digitales, fomentando la innovación y favoreciendo la interrelación de todos los agentes interesados en la digitalización del sector cárnico.

Apoyo a las industrias en materia de digitalización e Industria 4.0

El encuentro contó con la participación de Jordi Llinares, subdirector general de Digitalización de la Industria y Entornos Colaborativos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo (MINCOTUR), que presentó las iniciativas y proyectos del Ministerio para apoyar a las industrias en materia de digitalización e Industria 4.0.

El subdirector general dio a conocer las distintas actividades y servicios desarrollados por el MINCOTUR, así como las líneas de apoyo a la innovación, auditoría y consultoría para las empresas del sector. Durante su intervención hizo especial hincapié en que “se debe tomar conciencia de la importancia de la digitalización, ya que nos permite incrementar la capacidad productiva de las empresas. La digitalización es fundamental para incrementar la competitividad en las empresas”.

Asimismo, presentó, entre otros, el Programa Activa Industria 4.0, que busca contribuir a la transformación digital de las empresas industriales y mejorar su competitividad.

Desde acciones de sensibilización y formación, entornos colaborativos y apoyo a la digitalización de la industria, y desde el inicio, empezando por el autodiagnóstico, donde las empresas tienen el programa HADA (Herramienta de Autodiagnóstico Digital Avanzada), on-line y gratuita, el asesoramiento posterior (Programa Activa 4.0) con consultorías semi gratuitas, el programa Activa Ciberseguridad, muy importante para medianas y pequeñas empresas, que cada día son objeto de más ataques, hasta financiación de proyectos a través de los programas Activa Crecimiento y Activa Retos Industriales.

ANICE impulsa la digitalización en la industria cárnica

Las herramientas digitales son esenciales para mejorar la posición competitiva de todas las empresas, y especialmente las del sector cárnico. La digitalización brinda oportunidades para mejorar la eficiencia y productividad de los procesos productivos, incluso para implantar instrumentos de apoyo a la toma de decisiones en la gestión económica, financiera o de gestión de los recursos humanos.

En este sentido, Manuel Lainez, director de Lainez Biotrends, presentó los resultados de la encuesta de valoración del Programa de Digitalización que puso en marcha la Asociación, destacando el interés y buena aceptación por parte de las empresas asociadas en las iniciativas desarrolladas durante estos meses, como los distintos webinarios sobre los ERP, comercio electrónico y ciberseguridad, y las fichas y boletines de digitalización remitidos a las empresas cárnicas.

Las empresas asociadas de ANICE consideran fundamental que se sigan promoviendo los webinarios y talleres de formación en materia de digitalización, proponiendo distintos temas de interés de cara a próximos encuentros. Entre ellos, soluciones RFID, Inteligencia Artificial o Business Intelligence.