Don Florentino Ruíz Cruces nos ha dejado

La Confederación Española de Fabricantes de Alimentos Compuestos Para Animales (CESFAC) informa del fallecimiento de Florentino Ruiz Cruces (Madrid, 1941 – Torrelavega, 2021) debido a un cáncer. Tino Ruiz tuvo una larga y variada trayectoria dentro del sector de la alimentación animal, ocupando todo tipo de responsabilidades profesionales en compañías como PURINA o NANTA y dedicando la última fase de su vida profesional al mundo cooperativo, donde dirigió AVIGASE, así como varios proyectos empresariales vinculados al mundo ganadero y cárnico.

Apasionado de la vida asociativa, que consideraba una herramienta más para la empresa, presidió CESFAC entre los años 2002 y 2007. También estuvo al frente de la Asociación de Fabricantes de Piensos Compuestos de Castilla y León (ASFACYL) y de la Fundación CESFAC, organizaciones todas ellas cuya modernización no se hubiera emprendido sin su empeño.

Desde CESFAC acompañamos en estos momentos difíciles a su mujer Águeda y a sus hijas María, Belén y Águeda.

 

Fallece don Francisco Marcén, socio fundador de Pastores Grupo Cooperativo

Don Francisco Marcén, Paco Marcén como era conocido por todos nosotros, socio fundador e histórico director general de Pastores Grupo Cooperativo falleció el pasado miércoles a la edad de 65 años tras sufrir una larga enfermedad. Paco,  llevaba dos años retirado de la gestión oficial de la cooperativa, aunque siguió ayudando al sector hasta el final, con su visión y amplia experiencia de cuatro décadas dedicadas al ovino.

Don Francisco Manuel Marcén Bosque nació en Zuera el 16 de marzo de 1956 y tenía 2 hijos. En 1981 fundó Carne Aragón, cooperativa primigenia de lo que hoy es Pastores Grupo Cooperativo, junto a otros 19 ganaderos de ovino.

Durante 36 años (de 1983 a 2019) fue director general de la cooperativa y pieza clave en su crecimiento, destacando su papel en los diferentes procesos de fusión con otras cooperativas y su apuesta por la diferenciación, el Ternasco de Aragón, la exportación, la innovación y el marketing.

El mundo ovino fue la pasión de Paco. Comprometido con la mejora de la rentabilidad y la calidad de vida de los ganaderos de ovino, participó activamente en el desarrollo del sector. También fue presidente del sector ovino de Cooperativas Agroalimentarias de España durante diez años, en los que perteneció al Comité consultivo de ovino y caprino de la Unión Europea.

Así mismo, Paco Marcén lideró la creación de INTEROVIC. En ella fue su presidente desde el año  2015 al año  2019, impulsando el modelo de financiación que ha permitido a todo el sector acometer juntos grandes campañas de promoción del cordero nacional, impensables hace tan solo unos pocos años.

Sin duda, Paco Marcén fue una de estas grandes figuras en el mundo ganadero español en general y en el del ovino en particular cuya huella permanecerá durante muchos años después de su marcha; q.e.p.d

Un DAFO del sector cárnico elaborado por 22 profesionales

Un conjunto de 11 representantes de organizaciones sectoriales y otros 11 del entorno empresarial han colaborado para elaborar un interesante DAFO del sector cárnico ante un año que presenta más incógnitas que nunca.

Como ha publicado CARNICA, promotora de este DAFO, las conclusiones aportadas por el mismo  han sido las siguientes:

Debilidades. 1. Gran atomización del sector, con muchas empresas pequeñas (en ocasiones con falta de relevo generacional) y con poca capacidad de realizar inversiones en necesidades actuales como digitalización o tecnologías que mejoren la competitividad y permitan adaptarse a las exigencias de los consumidores. 2. Mala comunicación del sector en general, que traslada poco y mal a la sociedad las mejoras que implementa en materias como Bienestar Animal o seguridad alimentaria; y que no responde adecuadamente a los ataques veganos y animalistas que generan mala imagen a la industria cárnica. 3. Tensiones en los precios generadas por varios factores, principalmente la dependencia de determinados canales como el Horeca, golpeados por la crisis del COVID.

Amenazas . 1. Sanidad Animal: Por un lado, focos en diversas zonas del mundo de Peste Porcina Africana e influenza aviar; por otro, y en sentido contrario, recuperación de la cabaña porcina china, que podría afectar a las exportaciones a ese país. 2. Mala imagen de la carne que está generando una caída de su consumo y el aumento de consumidores de productos alternativos a los cárnicos. 3. Política: Legislaciones que pueden perjudicar al sector (NutriScore, Green Deal…), eliminación de ayudas, incertidumbre de algunos acuerdos de exportación, boicot ruso.

Fortalezas. 1. Sector resilente, con una cadena de valor muy profesionalizada y con mucha capacidad de adaptación a las exigencias del mercado gracias a la elevada tecnología y modernidad de sus empresas, así como la cualificación de sus profesionales. 2. Sector muy internacionalizado, con una alta capacidad de exportación en muchas empresas y con un alto posicionamiento exterior. 3. Productos de gran calidad y prestigio cuyas señas de identidad son el bienestar animal, la sostenibilidad y el respeto por el medio ambiente, así como la seguridad alimentaria. Factores todos ellos garantizados por el modelo de producción europeo.

Oportunidades. 1. Una Marca España muy bien valorada en alimentación, unida a producciones de calidad, con probada seguridad alimentaria y alta sostenibilidad son argumentos que se pueden trabajar en comunicación para elevar el prestigio de la carne y cambiar su imagen. 2. Aún quedan muchos países por abrir sus fronteras a nuestra carne, pudiendo aprovechar para ello los acuerdos que establece la UE con terceros. 3. La implementación continua de innovaciones tecnológicas a la producción cárnica permite una mejora constante de la calidad de los productos y del resto de eslabones de la cadena.

Huercasa sostenible se certifica

HUERCASA, empresa comprometida con la sostenibilidad, organiza el próximo día, 22 de marzo a las 12:00h, a través de GoToWebinar, una jornada en la que se le hará entrega del certificado de AENOR, “Estrategia de Sostenibilidad de Huercasa y su contribución a los ODS”.

 Jorge Llorente, viceconsejero de Desarrollo Rural de la Junta de Castilla y Leó, y Félix Moracho serán los encargados de abrir la jornada, a la que le seguirá una charla sobre las demandas de los consumidores en materia de sostenilibidad, entre Nuria Martínez, directora de la Asociación «5 al día”, y Marta Vallbé, directora de Gran Consumo de Loop Business Models.

Ana San Romualdo, portavoz de Huercasa, explicará los compromisos de Huercasa en materia de ODS y además, coincidiendo que el día 22 de marzo es el Día Mundial del Agua, el director técnico industrial de Huercasa, Álvaro Rincón explicará las acciones que desarrolla la empresa en esta materia.

 Para finalizar, Inmaculada García, directora de la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR) en Castilla y León, hará entrega del certificado de Estrategia de Sostenibilidad de Huercasa y su contribución a los ODS a Félix Moracho, presidente de Huercasa.

Congelación por 4 meses de aranceles entre Reino Unido y Estados Unidos

Estados Unidos publicó el pasado día 3 de marzo, miércoles, una declaración conjunta en la que anuncian una suspensión de cuatro meses de los aranceles relacionados con los subsidios a Airbus y Boeing.

Así, el Reino Unido y Estados Unidos llevarán a cabo una suspensión arancelaria de cuatro meses para aliviar la carga de la industria y dar así un paso audaz y conjunto hacia la resolución de una de las disputas más largas en la Organización Mundial del Comercio», reza el comunicado emitido por la Oficina del Representante Comercial de EEUU (USTR, por sus siglas en inglés).

La estrategia del Gobierno de Boris Johnson ha surtido efecto. Reino Unido dejó de aplicar aranceles en represalia por los incentivos de EEUU a Boeing desde el pasado 1 de enero de 2021 con el objetivo de rebajar las tensiones. De esta forma, abrió la puerta para alcanzar una solución negociada a las disputas con Washington.

Es por ello que, pese a que doña Katherine Tai, la representante comercial elegida por el presidente de EEUU, don Joe Biden, no ha sido todavía confirmada por el Senado, la Administración del demócrata ha decidido responder al gesto de buena voluntad de Londres.

Así, según indicó el comunicado, los Estados Unidos han suspendido los aranceles de represalia en la disputa por los subsidios a Airbus a partir del 4 de marzo de 2021, durante cuatro meses. Esto dará tiempo para centrarse en la negociación de una solución equilibrada y comenzar a abordar seriamente los desafíos planteados por los nuevos participantes en el mercado de la aviación civil de países como es el caso de China.

La situación, sin embargo, supone un revés para la Unión Europea. En este sentido no cabe olvidar que la Administración Biden acordó que «no era necesario» revisar las acciones que gravan con un 25 por 100 productos europeos como el aceite, vino o lácteos por valor de 7.500 millones de dólares (unos 6.900 millones de euros) anuales.

Es más, el gobierno estadounidense ignoró inicialmente la propuesta transmitida por Bruselas a través de su embajador, don Stavros Lambrinidis, para suspender los gravámenes durante seis meses y permitir así un nuevo margen de negociación sin el lastre punitivo de estos aranceles.

La Unión Europea deberá asumir, al menos en estos primeros meses, que el trato que dispensa y probablemente dispensará, la administración de los Estados Unidos a la Unión Europea y al Reino Unido será significativamente diferente.

Una decisión difícil de entender; nota del CGCOIA y de ANIA

El Consejo General de Colegios Oficiales de Ingenieros Agrónomos (CGCOIA) y la Asociación nacional de Ingenieros Agrónomos han publicado la nota que a continuación se referencia:

«Partiendo de la plena aceptación de que todos los seres vivos tienen derecho a la vida; y que los mismos ejercen diferentes roles, a veces difíciles de observar por el ojo humano, que explican los muchos procesos biológicos que acontecen en la naturaleza y que todos son susceptibles de sufrir bajas poblacionales cuando las acciones incontroladas del ser humano se potencian sin medida y sin control manifestamos:

El lobo ibérico, que desde tiempos inmemoriales ha vivido, vive y seguirá viviendo en constante y permanente lucha con el hombre, ejerce un rol fundamental y muy importante en la pirámide ecológica. Su puesto, en la parte superior de la misma, le permite ostentar un cierto status de supremacía al controlar al resto de animales que la componen y evitar por tanto que las poblaciones de los mismos se disparen provocando severos daños en el ecosistema. El problema acontece cuando este animal, astuto y con un sentido de supervivencia asombroso, depreda sobre el ganado doméstico (especialmente sobre el vacuno, ovino/caprino y equino) que pastorea en rastrojeras, montes, prados y pastos de montaña provocando estragos ya no sólo por el número de bajas sino también por el daño que provoca en hembras gestantes y paridas y crías de primera edad porque son más fácil de matar que la esquiva pieza silvestre.

El lobo, el “fantasma matador”, como le denominaría el Dr. Rodríguez De la Fuente, es una especie animal a la que proteger para siempre ya que forma parte de nuestro rico patrimonio faunístico; y la mejor manera de defenderla y protegerla es con la práctica correcta de la actividad cinegética porque no debemos nunca olvidar que la caza bien practicada es el mejor medio y método de conservación de las especies.

El lobo fue perseguido otrora, sin tregua ni cuartel, hasta dejarlo con un número escaso de manadas refugiadas en parajes recónditos de difícil acceso. Gracias a la labor de científicos y naturalistas para concienciar a la sociedad de que era necesaria su presencia, al abandono de las aldeas y pueblos, la reforestación de terrenos y al “boom” demográfico de  poblaciones de herbívoros silvestres fue recuperándose en número y reconquistando terreno, muy especialmente en todo el cuadrante noroeste, hacia el centro y sur de la península. Hoy en día podemos contemplar a este bello animal en casi todo el territorio nacional, excepto en las ínsulas, y sus poblaciones siguen aumentando. EL LOBO NO SE ENCUENTRA EN PELIGRO DE EXTINCIÓN HOY EN DÍA EN ESPAÑA. En muchos pueblos de Galicia, Asturias, Cantabria o Castilla y León nacen más lobos que niños al cabo del año. Esa es la realidad.

En el medio rural el rol que desempeña el subsector pecuario es clave y fundamental para la supervivencia. La ganadería, intensiva o extensiva, es vital porque crea unidades de producción; ofrece mano de obra;  posibilita la incorporación de jóvenes y mujeres  al subsector; alberga planes de mejora; es mejorada con la aplicación de la técnica y de la tecnología y de la I + D + i; están interrelacionada con los otros pilares del sector agrario y porque el proceso fabril industrial está adherido a la misma, con lo que los nuevos productos y subproductos a obtener están garantizados y por ende la supervivencia de muchos de nuestros pueblos. El ganadero de hoy en día es un profesional como la copa de un pino que está preocupado por sus animales, por su bienestar, por el medio ambiente y por producir alimentos que sean útiles a la sociedad. Si al complejo y complicado mundo en el que vivimos le añadimos la incertidumbre del contexto socio-económico en que vivimos, la volatilidad de los precios, y los desajustes de la cadena de valor, por poner sólo algunos ejemplos, el panorama que tenemos es preocupante. Desde aquí todo nuestro apoyo a los ganaderos españoles que realizan un trabajo duro con mucho esfuerzo y sacrificio y que producen alimentos de los que podernos sentir satisfechos y orgullosos.

La decisión tomada por parte del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico de considerar al lobo especie protegida y anular su caza en toda España es una decisión errónea que va contra los intereses de nuestros profesionales pecuarios y por ende de nuestro sector agrario y medio rural y que lo único que puede producir es un retroceso en el camino andando hasta la fecha en la relación lobo-hombre-ganado. La imagen idílica con la que algunas personas sueñan de ver nuestras montañas, prados y praderas repletas de vacas, caballos u ovejas durante buena parte del año no será posible gracias a esta medida; lo más paradójico de todo es que quiénes quieren ver a los animales “libres” durante casi todo el año quieren que el lobo campe a sus anchas y no se cace de manera controlada. Nadie en su sano juicio desea que el lobo desaparezca de nuestra península; lo que se desea es que su número sea tal que permita la convivencia junto al ganado porque ambos se han necesitado, necesitan y necesitarán, huyendo de lo radical y sectario ofreciendo soluciones consensuadas y oportunas entre TODOS los colectivos implicados y basándose en criterios científicos, técnicos y económicos.

Desde el Consejo General de Colegios Oficiales de Ingenieros Agrónomos y la Asociación Nacional de Ingenieros Agrónomos pedimos a las partes implicadas que se sienten en la mesa a dialogar y a buscar una solución a este tema de gran trascendencia y calado para nuestro sector agrario y medio rural, incluyendo en dicha solución unas medida para resarcir económicamente a los ganaderos afectados, de manera que sean unos trámites sencillos y rápidos que conlleven una respuesta ágil y proporcionada que compense las perdidas acaecidas y permita a los ganaderos mantener su nivel de vida».

ASAJA, COAG y UPA, contra la orden que pretende declarar al lobo especie protegida

Las organizaciones agrarias ASAJA, COAG y UPA acudirán hoy, martes, 23 de febrero, a la reunión con el Secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán.

A esta importante reunión llevan una petición innegociable: la retirada inmediata de la Orden Ministerial de Transición Ecológica por la que se incluye al lobo en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (LESPRE) y deja de ser especie cinegética en toda España. A partir de ahí, las organizaciones agrarias muestran su total disposición para trabajar conjuntamente con el ministerio en aquellas medidas que permitan la coexistencia de la actividad ganadera y la fauna silvestre.

ASAJA, COAG Y UPA defienden la postura de que la Orden Ministerial que Transición Ecológica lo que pretende poner en marcha es de todo punto inaceptable y carece de la necesaria legitimidad para salir delante. No hay más que recordar las circunstancias en las que la Comisión Estatal para el Patrimonio Natural y la Biodiversidad decidió prohibir el control de la especie, en una votación muy cuestionada, que tuvo que ser repetida y, además como se ha puesto de manifiesto en varias oportunidades, con los votos en contra de las Comunidades Autónomas donde el lobo tiene su principal implantación.

La citada Orden, que ha sido elaborada por el ministerio que preside doña Teresa Ribera, se basa en un censo de población de lobos de 2012-2014, que no refleja en absoluto la situación actual y en el llamado informe ASCEL, realizado por la Asociación para la Conservación del Lobo.

El mismo ignora criterios científicos y objetivos y carece del necesario consenso de las partes afectadas (Comunidad Autónomas donde se localiza el lobo y el propio sector ganadero, víctima de los ataques). Paralelamente conviene recordar que, a fecha de hoy, esta orden ni siquiera cuenta con el plácet de todas las organizaciones ecologistas y conservacionistas.

En opinión de las mencionadas Organizaciones Agrarias la única forma posible, para solucionar este disparate normativo, se debe basar en que el ministerio retire la polémica orden y, paralelamente se elabore un Plan de Actuación Global sobre el Lobo. Este Plan debe incluir un diagnostico real y certero de la situación actual del lobo y la ganadería; las medidas de gestión a adoptar y el control de la especie; también medidas de prevención de los ataques y un programa de indemnizaciones para los ganaderos que en ningún caso deben sufragarse ni con las ayudas de la PAC, vía eco esquemas, ni con los seguros agrarios que suscriben los productores.

Según los datos de que disponen las organizaciones agrarias, el lobo, lejos de estar en peligro de extinción, se encuentra en una clara fase expansiva, aumentando significativamente el número de animales y manadas cada año y extendiéndose a territorios donde hasta ahora no tenía presencia. Por esta razón los ataques a la ganadería se han incrementado exponencialmente pasando de los más de 10.000 ataques de lobos registrados en el año 2019 a cerca de 15.000 en el año 2020, generando unas pérdidas directas estimadas que superan los 5,5 millones de euros.

El Gobierno pretende aumentar en un 18 por 100 las manadas de lobos en contra de la opinión de los ganaderos

Según se ha publicado hace una semana en “Verde y Azul.es”, el Gobierno de la Nación quiere que las poblaciones de lobo ibérico aumenten un 18 por 100 y pasen de 297 a 350 manadas en España para el año 2030. También quiere que el área de la distribución de la especie se expanda entre un 10 y un 20 por ciento. Una de las primeras medidas para conseguirlo es, como es conocido, dejar de considerarlo especie cinegética también al norte del Duero, donde hasta la fecha está permitida su caza.

Así consta en el criticado borrador referido a “la Estrategia para la Conservación y Gestión del Lobo en España” que el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico está elaborando junto con las comunidades autónomas y que ha dado a conocer Europa Press.

En el borrador, se hace la apuesta por asegurar su expansión hacia el Este Peninsular y especialmente en el sistema Ibérico;  también hacia otros territorios donde la potencial conflictividad con los usos ganaderos sea escasa y exista hábitat suficiente y adecuado. En este contexto identifica a Sierra Morena (donde la especie se ha extinguido) como uno de esos lugares de «poca conflictividad».

En el texto (que está en discusión con las comunidades autónomas), el Gobierno considera que una de las causas de su extinción es “aparentemente” la caza mayor en fincas cinegéticas privadas del sur de España.

En ese sentido, se hace mención a que que algunos empresarios cinegéticos se quejan de los lobos porque mueven las reses objeto de caza, lo que provoca un resultado de las cacerías impredecible. Este hecho puede generar lógicamente elevados perjuicios económicos al negocio de la caza. En un tipo de caza tan dependiente del manejo humano, la presencia de lobos puede resultar difícilmente compatible, admite el propio borrador que, como solución cree que habría que «ajustar el sistema de caza vigente en la actualidad». Se trata de evitar conflictos a través de una mejora de la coexistencia; implantando sistemas de protección de ganado de manera generalizada y con fondos públicos. Al mismo tiempo, pretende vincular las medidas de desarrollo rural y buenas prácticas agrarias para aplicar sistemas de prevención de daños.

Para compensar las pérdidas de ganado por la depredación del lobo, el borrador quiere que se establezcan sistemas de peritación homogéneos y pagos ágiles y justos a los afectados, siempre que hayan puesto en marcha medidas preventivas. Para ello, se pondrá en marcha un registro nacional de daños para fijar unas directrices comunes de control de ejemplares en casos reiterados de depredación en explotaciones con medidas de prevención.

Así, con el fin de evitar una pérdida de la capacidad productiva de los ganaderos se pretende promover un «pago adicional agroambiental» en la Política Agraria Comunitaria (PAC) que puede suponer un incremento de alrededor del 30 por ciento del pago de la explotación.

De acuerdo con estos objetivos marcados, el borrador plantea como líneas prioritarias de actuación la «homogeneización del estatus de protección legal del lobo a nivel nacional» para establecer un «régimen legal coherente» con el estado de conservación de la especie en los distintos territorios.

Es en ese punto de la estrategia donde justifica la inclusión «de todas las poblaciones de lobo» en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial de acuerdo con el dictamen del Comité Científico, que así lo recomienda por su “importancia como patrimonio cultural, científico así como los servicios ambientales que produce la presencia de este carnívoro en los ecosistemas naturales”.

Otras de las acciones propuestas pasan por adecuar infraestructuras, como autovías o trenes de alta velocidad para evitar el efecto barrera que limita el intercambio de ejemplares; la creación de “bosques-isla” en las zonas agrícolas que sirvan al lobo de área de refugio y reproducción; se evaluará y planificará las transformaciones de hábitat que producen las infraestructuras energéticas como parques eólicos y plantas fotovoltaicas dada su actual proliferación.

Del mismo modo, se establecerán manadas en las áreas actuales de distribución periférica, especialmente en su flanco oriental y central para favorecer la expansión hacia el Sistema Ibérico y se buscará generar flujos continuos entre la Península y el resto de Europa para evitar el aislamiento genético.

Para que los lobos tengan carroña suficiente, se incentivará el abandono de cadáveres de ganado en régimen extensivo. Otro de los problemas detectados es la hibridación de lobo con perros, por lo que el texto de la Estrategia recomienda capturarlos y retirarlos igual que a las manadas mixtas, de perros asilvestrados y lobos.

Finalmente, propone intensificar la persecución de métodos ilegales de persecución y muerte de ejemplares, para lo que marcarán lobos con emisores GPS para conocer con más detalle su mortalidad no natural, los puntos negros de atropello, envenenamiento, caza o trampeo ilegal.

Por otra parte, como ya se ha expuesto reiteradamente en este mismo boletín el sector ganadero español ha mostrado su rechazo a la intención del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico de proteger al lobo para que deje de ser especie cinegética, una decisión que ven como “una declaración de guerra” que, aseguran, no quedará sin respuesta.

 

Científicos firman un manifiesto contra el etiquetado NutriScore

Lo que inicialmente parecía un proceso de etiqueta relativamente sencillo a realizar,  se ha convertido en un tema realmente complejo.

Ahora, más de seis decenas científicos españoles han firmado un manifiesto conjunto en el que rechazan la implantación, en su opinión, “precipitada» del sistema de etiquetado nutricional NutriScore. De acuerdo con un comunicado del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (Imibic) al que pertenecen varios de los firmantes, se trata de un conjunto de investigadores de diversas universidades, institutos de investigación, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y de diversos centros hospitalarios se alude a “los graves problemas” nutricionales que aquejan a la sociedad moderna.

A su juicio, en esta oportunidad «se está obviando un debate sobre qué se le debe exigir a un etiquetado que informe y garantice la salud de los consumidores». Esta herramienta “no ha demostrado de forma fehaciente y con garantía científica que sea beneficiosa para la salud pública”, ya que “no hay evidencias de que reduzca el riesgo de sufrir las enfermedades que se trata de prevenir”.

Según los firmantes del manifiesto, la mencionada evidencia debe basarse en ensayos clínicos, en forma similar a lo hecho con las vacunas de la COVID-19 o con la dieta mediterránea en el estudio Predimed.”. Mientras eso no se haga, no pasará de ser una herramienta bien intencionada, con riesgo de ser considerada de mercadeo, ya que se apoya en evidencias indirectas, pero no en estudios científicamente solventes.

El etiquetado NutriScore, según estos expertos, se salta evidencias científicamente probadas y, como ejemplo, han señalado que alimentos con azúcares añadidos tengan una calificación B (saludable) cuando generan adicción y actúan en el sistema nervioso estimulando el consumo, el abuso y generando dependencia. Además, esta herramienta no tiene en cuenta la principal preocupación mundial sobre la alimentación: su influencia sobre el calentamiento global, actualmente responsable de más del 20 por 100 de la producción de gases de efecto invernadero.

Por otra parte, continua el manifiesto, «NutriScore, al ignorarlo, no nos enseña a elegir bien los alimentos”, tanto para que sean saludables al hombre como también al planeta. ”No es igual comer carne o verduras, producidas en proximidad y dentro de un sistema sostenible que hacerlo con productos en cuya producción, procesamiento, transporte y distribución se generen componentes lesivos para el ambiente».

 Además, en cuanto a la decisión del Gobierno de sacar de este etiquetado al aceite de oliva, los firmantes creen que “la polémica no se ha cerrado convenientemente porque seguirá siendo etiquetado fuera de España con una C, equiparándolo al aceite de colza o de nueces, lo que puede suponer un daño para la exportación». Los científicos han considerado que hay «argumentos suficientes para exigir enérgicamente que se reconozca al aceite de oliva virgen su liderazgo como la grasa alimentaria más saludable que existe».

Los científicos firmantes han solicitado además que se propicie un debate transparente antes de tomar decisiones precipitadas de difícil justificación científica y saludable.

El Colegio de Ingenieros de Montes, en contra de declarar al lobo especie protegida

Según ha publicado EFEverde, el Colegio de Ingenieros de Montes (COIM) también ha puesto en evidencia, en un comunicado, su disconformidad con el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) respecto a su propuesta de incorporar al lobo ibérico en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (LESPRE).

El COIM recuerda que el lobo en España fue visto como una alimaña hasta el año 1970, fecha en la que la Ley 1/1970 pasó a considerarlo especie cinegética y, desde entonces, el trabajo de naturalistas como el Dr. Félix Rodríguez de la Fuente, hizo posible revertir la grave situación de este animal al prohibir su muerte en cualquier época del año con venenos, cepos o lazos,

El COIM recuerda también que las poblaciones de lobo ibérico se han recuperado “de forma significativa” sin necesidad de protección y ha augurado que ampliar las medidas de protección exacerbaría “el grave conflicto existente entre ganaderos, cazadores y asociaciones conservacionistas” y alentaría “el sentimiento de desatención entre la población rural por decisiones tomadas desde el ámbito urbano”.

Paralelamente, debe tenerse bien presente aquí que la propuesta del Ministerio se suma a la solicitud presentada en 4 de octubre de 2019 por la Asociación para la Conservación y el Estudio del Lobo Ibérico (ASCEL). En ella pedía incorporar todas las poblaciones de este animal al Catálogo Español de Especies Amenazadas, con la categoría de vulnerable, o en su defecto su inclusión en el LESPRE.

Tras señalar que “la evolución de la población noroccidental del lobo ha sido claramente expansiva y ha ocupado nuevos territorios”, ha subrayado que este hecho ha incrementado “sensiblemente” los daños a las explotaciones ganaderas.

Entre los años 2012 y 2014 se llevó a cabo el segundo censo nacional de la especie, realizado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente junto a las Comunidades Autónomas y en aquel momento se estimaba la existencia de 297 manadas, “con unos 1.600 a 2.700 lobos, en función de la época del año”, si bien las organizaciones ecologistas han exigido en los últimos años la elaboración de censos más precisos.

De acuerdo con las últimas estimaciones no oficiales, solo en el Norte de Castila y León hay una población superior a los 1.200 lobos.