El Coronavirus (covi) en el ganado bovino (II)

Inicio esta segunda parte de mi artículo poniendo en evidencia que no hay un tratamiento etiológico para el Covi, pero sí sistemas de control, empezando por el manejo, la bioseguridad y la higiene (separación temprana de las crías de la madre y otros adultos; continuando con tener una sala de partos aislada y limpia, con una cama abundante y renovada con frecuencia o boxes individuales para las crías, disponiendo de un alojamiento seco, abrigado y limpio y aplicando medidas de manejo de bajo estrés en el transporte y en el cebadero…).

En el caso de la diarrea neonatal, adquiere mucha importancia la administración temprana de suficiente calostro con inmunoglobulinas frente al virus. El Covi bovino puede desencadenar una respuesta inmune protectora en los animales infectados; la recuperación de la enfermedad se acompaña de títulos elevados de anticuerpos, Ig G1 y G2, Ig A, (e Ig M durante su vigencia), muchas bajas por Covi, sin embargo, solo muestran Ig M.

La respuesta inmune parece ser poco duradera, de ahí la posibilidad de animales persistentemente infectados y de reinfecciones repetidas, aunque la presencia de Covi en ambos casos suele limitarse a una multiplicación subclínica, de importancia para la transmisión del virus, pero sin implicaciones para la salud de los hospedadores.

Los terneros que entran en cebadero con una titulación elevada frente a Covi tienen menor riesgo de sufrir enfermedad respiratoria en las 5 semanas posteriores a su recepción y mayor ganancia de peso que sus compañeros.

Existen vacunas inactivadas y atenuadas frente a Covi, de empleo en la prevención de la diarrea neonatal. Algunas vacunas orales de virus atenuado se han empleado directamente en el ternero, pero con un éxito parcial, por la posible interferencia de los anticuerpos maternos, ingeridos en el calostro. 

La norma es la aplicación de vacunas parenterales a las madres, al final de la gestación, para estimular la producción de anticuerpos, que pasarían a la cría en el calostro. Existe una correlación positiva entre el título sérico de las madres, el título en calostro y en el suero del ternero en sus primeros días de vida.

La aplicación experimental intranasal de vacunas atenuadas orales (diseñadas frente a diarrea neonatal) antes de la entrada en cebadero ha tenido efectos beneficiosos en la sanidad y rendimiento de los animales. Se especula sobre el posible beneficio que podría obtenerse de la aplicación de vacunas parenterales, dada la relación encontrada entre anticuerpos séricos y protección.

La inmunidad frente a Covi parece proteger de las manifestaciones clínicas, pero no impide nuevas infecciones ni la transmisión de virus (reducida en tiempo e intensidad).

¿Se transmite el Covi bovino del ganado a los operarios o los consumidores? No. 

Aunque hay dos Covi humanos relacionados con el Covi bovino (HCoV-OC43 [catarro] y HECoV [enteritis]), no se han encontrado nunca evidencias de transmisión del virus bovino al hombre; es más, los estudios realizados sobre personal en contacto con terneros enfermos, han demostrado que el 100 por 100 de las muestras nasales obtenidas de los obreros ya a solo seis horas de su exposición era negativo al virus. Muestreos realizados entre la media hora y esas seis horas señalan una rápida caída de la presencia de Covi y, muy importante, en ningún momento se encontró capacidad de los viriones para infectar cultivos celulares apropiados.

¿Qué tendencias vamos a observar en el futuro? Dado que el virus está extendido por todo el mundo, con gran prevalencia en rebaños e individuos, que puede estar presente en numerosas otras especies, domésticas o silvestres y que no es una zoonosis; seguiremos conviviendo con él. 

Las prácticas tendentes a reducir el uso de antibióticos, (mejoras en manejo e instalaciones, bioseguridad e higiene y la mayor proclividad a vacunar al ganado), tendrán un impacto positivo en la frecuencia de aparición de brotes clínicos.

Una posibilidad, añadida, tras el enorme interés que ha despertado la pandemia por la Covid-19 en los coronavirus y su vacunación, es el desarrollo de nuevas vacunas capaces de ser aplicadas de modo efectivo y rentable frente a la forma respiratoria de Covi en los cebaderos, posiblemente en forma de combinaciones con otros patógenos respiratorios.

De momento, manejo, bioseguridad, higiene, vacunación (de madres) y encalostrado escrupuloso son las mejores armas, frente al Covi y todos los demás agentes infecciosos. ¿Nos ponemos?

 

Francisco González

Veterinario

Consultor en Sanidad, Manejo y Gestión  de explotaciones de ganado vacuno

 

El coronavirus (covi) en el ganado bovino (I)

Inicio la primera parte de mi artículo afirmando que los coronavirus son viejos conocidos de los veterinarios. Concretamente, desde el año 1931 en que se identificó el primer coronavirus aviar, unos 30 años antes del primer virus Covi humano.

En el ganado bovino, se asoció el mismo a la diarrea neonatal en 1973; en 1990, a la disentería de invierno y en 1993, a enfermedad respiratoria aguda (si cambiamos “enfermedad” por “síndrome”… ARS, muy cerca de SARS…).

Estas son las tres formas clínicas en que se manifiesta la infección por covi en el ganado vacuno:

  • Diarrea neonatal por covi, una disentería grave que afecta, normalmente, a terneros de menos de tres semanas de vida (en algunas condiciones hasta los tres meses), que implica tanto al intestino delgado como al grueso, devastando las vellosidades y criptas intestinales y reduciendo la digestión y absorción de nutrientes. Ocasiona un retardo notorio en el desarrollo y una mortalidad elevada. Se contagia a través de las heces de las madres u otros adultos presentes o de partículas respiratorias. Suele ser más frecuente en invierno y aparecer en brotes.

 

  • Disentería de invierno, propia de animales adultos, cursa con diarrea, a veces sanguinolenta, fiebre, depresión y pérdida de producción lechera, usualmente durante unas tres semanas aunque puede llegar a cuatro meses. Endémica en el rebaño, se manifiesta en brotes y se propaga con rapidez en el colectivo, notablemente en los meses invernales. Factores de riesgo son la seropositividad de establos vecinos, el tamaño de explotación, la cercanía a otras granjas y la compra de animales.

 

  • Enfermedad respiratoria aguda por covi, aparece típicamente entre los dos y los 12 meses de vida, aunque se dan casos en todas las edades. De curso moderado, con fiebre, disnea y depresión; muchas veces, el virus se circunscribe a las vías respiratorias altas, aunque en un 15 a 20 % de los casos invade los pulmones. Su importancia económica reside en su rapidez de difusión y la pérdida de velocidad de engorde, más que en su mortalidad (1 a 2 % de los afectados). Puede asociarse a otras infecciones (Pasteurella, Histophilus, etc.) y es más frecuente su aparición en invierno o después de fenómenos estresantes (como el transporte a mercados o cebaderos, por ej.).

Todos los coronavirus bovinos pertenecen a un mismo serotipo, pero sí se distinguen cepas con modificaciones antigénicas menores. Esta misma consideración se aplica a los covi que infectan otros rumiantes domésticos o silvestres, como las ovejas, cabras, búfalos, yaks, camellos, llamas, alpacas, vicuñas, antílopes, jirafas, ñúes, etc.

La transmisión de covi sigue la ruta fecal-oral y aerógena, se postula que el paso al intestino puede ser mediante la ingestión de viriones, en partículas de heces presentes en la ubre de la madre o en el suelo (cama de paja, por ej.), o por la deglución de moco que engloba y protege a los viriones que se han multiplicado en las fosas nasales y faringe, tras su entrada vehiculados por la saliva o gotas exhaladas en la tos de otros animales.

El covi suele manifestarse en meses fríos y en momentos de estrés, pero es endémico en muchos colectivos. Se halla extendido por todo el mundo, con gran prevalencia en individuos y rebaños. Muchos adultos son portadores persistentes (y asintomáticos) del virus y lo excretan intermitentemente (especialmente, en situaciones de estrés, como el parto, inclemencias meteorológicas, transporte y mezcla de efectivos de distinto origen,…), y otros sufren ciclos recurrentes de infección-curación en los cuales pueden liberar viriones, aun siendo asintomáticos.

Tenemos, por tanto tres fuentes directas de contagio:

  • Animales enfermos.
  • Portadores persistentes sanos.
  • Animales reinfectados asintomáticos.

Fuentes indirectas del covi pueden ser otros animales, especialmente rumiantes, pero no en exclusiva y elementos inanimados en contacto con los animales (por ej. botas y ropa de los operarios pueden albergar partículas, capaces de infectar cultivos celulares durante más de 24 horas). El diagnóstico laboratorial de covi puede realizarse mediante, entre otras, aislamiento viral, inmunocromatografía, inmunofluorescencia, ELISA y PCR. Los epitelios respiratorios y digestivos son las muestras de elección, es raro identificar covi en sangre. Para la diarrea neonatal existen kits de diagnóstico rápido que permiten identificar covi y otros patógenos entéricos como rotavirus, E. coli K99, Cryptosporidium o Giardia.

Francisco González

Veterinario

Consultor en Sanidad, Manejo y Gestión de explotaciones de ganado vacuno

 

Piden que la trashumancia sea reconocida en la nueva PAC

 

 

La Fundación Savia (que es una entidad sin ánimo de lucro de ámbito nacional en España que tiene como objetivo poner en valor lo rural) ha remitido una carta a la Consejera andaluza de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, la señora Carmen Crespo, solicitando que, en el ámbito de sus competencias, realice las gestiones y planteamientos oportunos para que la trashumancia sea reconocida como un eco – esquema a nivel nacional dentro de la nueva PAC que se está negociando.

En la actualidad, se está redactando el Plan Estratégico de España para la PAC post 2020 que formulará de manera integral el conjunto de nuestro sistema agroalimentario, pudiendo articular medidas que permitan aplicar una PAC bien adaptada a las condiciones y necesidades de la agricultura y ganadería españolas.

Recuperar la trashumancia

En este sentido, la Fundación considera que se trata de una oportunidad para reconocer, apoyar, ayudar a mantener y recuperar la trashumancia, un sistema de aprovechamiento rotacional de los recursos pastables con el desplazamiento del ganado entre áreas de producción vegetal complementarias. También ofrece otro tipo de ventajas como el mantenimiento de los corredores verdes, el mantenimiento de razas ganaderas autóctonas y la conservación de espacios en los que se práctica, beneficios ambientales en su conjunto.

Asimismo, la Fundación recuerda que la supervivencia de esta práctica ancestral se encuentra amenazada por los diversos problemas que la acompaña, entre los que destaca los administrativos y burocráticos.

La organización ha solicitado a su vez al Ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, el señor Luis Planas, que la trashumancia se vea recogida y fortalecida en la nueva PAC, reconociéndola como un eco – esquema a nivel nacional y que el Programa de Desarrollo Rural Nacional refuerce su apoyo a las razas ganaderas en peligro de extinción que lleven a cabo esta práctica.

Finalmente, la entidad propone que se ponga en marcha un grupo de trabajo que cuente con la participación de los ganaderos trashumantes, los agentes sociales, las comunidades autónomas y expertos en gestión ganadera y del territorio para lograr que la trashumancia sea reconocida como un ecoesquema.

Asintomáticos

Mi anterior artículo, allá por mediados del mes de Julio, coincidió con la celebración de las elecciones vascas (y gallegas). Los resultados, por todos conocidos, muestran bien a las claras los síntomas de la apuesta de la sociedad vasca por la estabilidad y seguridad en un momento especialmente delicado en todas las facetas de nuestras vidas que se tambalean por obra de un puñetero virus. La estabilidad y seguridad eran las características del candidato Urkullu y, en consecuencia, los resultados, fueron los que fueron.

Las negociaciones de estas últimas semanas, asimismo, nos muestran síntomas de continuidad en el panorama político con un Gobierno de coalición, ahora sí con mayoría absoluta, y una oposición capitaneada por Ehbildu que aprovechará, intuyo, la más mínima para saltar a degüello. Como decía, síntomas de continuidad.

El verano, por otra parte, ha discurrido, con permiso de su excelencia la Covid-19, en su tónica y así, el sol que agradecían los viticultores y horticultores, maldecían los ganaderos que veían amarillear sus verdes praderas tras una fantástica primavera y las últimas lluvias, fueron tan agradecidas por los últimos como malditas para los viticultores en capilla ante la nueva vendimia. En fin, como se suele decir, nunca llueve a gusto de todos y menos, en lo que al campo se refiere.  

Como recordará, en la primavera confinada, tanto la Administración vía Boletín como la sociedad vía testimonios particulares como por redes sociales reconocieron el carácter esencial de nuestros agricultores. Una vez completada la desescalada e inmersos en la nueva normalidad, lamentablemente, mucha gente parece haberse olvidado del papel esencial que juegan los productores en nuestra sociedad y así nos hemos encontrado con un verano donde destaca la avalancha de gente que se ha echado al monte y entre ellos, numerosos asintomáticos del respeto, por lo que han aumentado exponencialmente el número de episodios problemáticos y encontronazos entre paseantes aficionados a la montaña y ganaderos por culpa de irresponsables que llevaban sus perros “urbanos” sueltos con un claro perjuicio para el ganado que pastaba, ¡cómo no!, libre en la montaña.  Lo que les digo, asintomáticos del respeto.

En verano, igualmente, hemos podido comprobar cómo muchos de aquellos que durante el confinamiento aireaban la importancia del comercio local y del pequeño comercio urbano, aquellos que lamentaban el desértico panorama urbano generado por el cierre de los comercios y el vacío de nuestras calles, una vez liberados de las ataduras virusianas, se han lanzado en tromba a consumir compulsivamente vía on-line sin mirar el origen de sus compras, olvidando la trascendencia del comercio local que decían defender, cerrando con sus propias manos, a golpe de clic las persianas de las tienda de su calle y obviando, no por desconocimiento, que con cada compra on-line las arcas de  la hacienda de sus administraciones se vacían mientras las arcas de lejanos paraísos fiscales engordan imparablemente. Son, en mi opinión, los asintomáticos de la coherencia.

Asintomáticos, los hay de muchas clases, como aquellos que no presentan los síntomas de la enfermedad o infección que dicen sufrir y así tenemos todas aquellas personas, colectivos y partidos políticos que dicen defender al ganadero en extensivo, al ganadero de montaña mientras, en su día a día, no muestran síntoma alguno de ello y más aún, por el contrario, presentan síntomas de todo lo contrario al alinearse contra todo aquello que los ganaderos necesitan y reclaman como puede ser dotarles de condiciones de vida dignas en la montaña, impulsar la actividad ganadera, combatir la proliferación de la fauna salvaje que tanto daño les ocasiona, etc. Son, por llamarlos de alguna forma, los asintomáticos del apoyo al sector.

Incluso, puestos a detectar, hasta he detectado asintomáticos del insignis, numerosos y correosos ellos. Se trata de aquellos que durante los últimos años se han especializado en maldecir y denigrar el pino insignis, en estos momentos tocado de muerte por la banda marrón, y que ahora, cuando los hasta ahora malvados forestalistas, entre otras especies, optan también por el eucalipto, resulta que añoran al denigrado insignis y comienzan a hablar, incluso, de su positiva función medioambiental. Creo, sinceramente, que nuestro sector forestal mostraría otros síntomas si todos, forestalistas, consumidores, políticos y naturalistas hubiésemos tenido más en cuenta la triple vertiente de la sostenibilidad (medioambiental, económica y social) pero la negación permanente de la función económica de la actividad forestal impide cualquier posible avance en esa senda.

A lo dicho. Sintomáticos hay unos cuantos, los detectamos a distancia, se les ve venir y aunque me duela decirlo, se les agradece la franqueza en la exposición de sus planteamientos y ante ellos, cabe trabajar en la búsqueda de soluciones o acuerdos beneficiosos para todos. Ahora bien, los verdaderamente preocupantes son los asintomáticos, los que a la cara callan o te dicen lo que tú quieres oír mientras por detrás, de forma subclínica, están impulsando todo lo contrario y, consecuentemente, es difícil trabajar sobre ello porque, desgraciadamente, no sabes a quién te enfrentas.

De los sintomáticos, como diría aquel, ya me ocupo yo, pero, de los asintomáticos, ¿quién se ocupa?

Xabier Iraola Agirrezabala

Editor en Kanpolibrean.
Blog sobre la granja y el mundo alimentario

 

El neonato con dolor cólico

Existen diferencias importantes que debemos conocer, entre el caballo adulto con dolor cólico y el potrillo. 

En general, en el caballo adulto, gravedad, dolor (y sus manifestaciones) y frecuencia cardíaca (FC) están íntimamente relacionados, por lo que, en casos graves, habrá bastante dolor y la FC estará aumentada considerablemente. Mientras que en cólicos leves, la manifestación de dolor es mínima y la FC está poco elevada. Los potros tienen menos tolerancia al dolor abdominal que el caballo adulto, por lo que las manifestaciones o muestras de dolor serán mucho más exageradas en el potrillo. Esto crea dificultad a la hora de distinguir la gravedad del cólico. 

A la hora del diagnóstico también existen diferencias. En el caballo adulto, se hace exploración rectal con el fin de apreciar cambios que pudieran haber a nivel abdominal, tales como distensión del intestino delgado, grueso o ciego o desplazamientos de la flexura pélvica, entre otros. Esto mismo es inviable en un potrillo. Sin embargo, un método que es más factible en el potrillo que en el caballo adulto, es la radiografía. Es posible radiografiar el abdomen de un potrillo y tener una buena imagen diagnóstica, cosa que resulta muy difícil, para el veterinario de campo, en el caballo adulto. En cualquier caso, el uso de la ecografía abdominal es mucho más habitual en los caballos con dolor cólico, tanto adultos como potros. 

Hay que tener en cuenta también que las frecuencias cardíacas son bien distintas entre el adulto y el neonato, siendo, en igualdad de condiciones, bastante más elevadas en el potrillo.

¿Cuáles son las principales manifestaciones de dolor cólico en el neonato? La primera de todas ellas es que deja de mamar, ésta ya es en sí misma una manifestación de dolor. Normalmente, irá acompañada de otras manifestaciones tales como, mirarse el flanco, apatía, esfuerzos por orinar o defecar, o revolcarse en el suelo, quedándose en ocasiones en una postura de decúbito dorsal, postura totalmente anómala en los caballos. En cualquiera de los casos, se habrá de llamar al veterinario de manera inmediata.

Ante un potrillo con dolor cólico, ¿cuál puede ser la patología que lo está causando? La causa más frecuente de dolor cólico en el neonato es la retención de meconio. El meconio son las primeras heces que se expulsan, formadas por secreciones glandulares y restos del líquido amniótico. Debe expulsarse en las primeras horas de vida, si esto no sucede así, actúa como una especie de tapón que impide la salida de heces al exterior y provoca la distensión del intestino, lo que causa dolor cólico. En la mayoría de los casos, el problema se soluciona mediante enemas de agua y jabón, y si fuera necesario, con un apoyo de fluidoterapia parenteral. Algún caso más complicado, requerirá cirugía, en el quirófano y bajo anestesia general.

Otra causa de dolor cólico es el uroperitoneo, es decir, cuando se produce una disrupción de las vías urinarias en cualquier parte de todo el trayecto urinario. La más frecuente es la rotura de la vejiga de la orina, concretamente, de la parte más dorsal. Inicialmente, la sintomatología que produce es la de dolor cólico. El potrillo aparentemente ha nacido normal, mama, defeca el meconio, está activo, pero conforme van pasando las horas, va dejando de mamar, se muestra más apático y manifiesta dolor cólico. En estos potrillos se puede palpar el abdomen y notar el líquido libre en cavidad abdominal. En los casos de uroperitoneo, ese líquido libre será orina. En la ecografía abdominal se verá perfectamente y tomando una muestra del líquido podremos identificar la orina. La solución en estos casos es quirúrgica.

Otras patologías que también producen de sintomatología de dolor cólico en el potrillo son: úlceras gástricas, vólvulo de intestino delgado, diarreas, enteritis, atresia del colon o síndrome blanco letal overo, entre otros, aunque, afortunadamente, son menos frecuentes que los descritos anteriormente. 

Dra. Rosana Domingo Ortiz

Profesora Universidad – Medicina y Cirugía Animal

Universidad CEU Cardenal Herrera

Se aplaza a 2021 el XI Foro Nacional del Caprino por la covid-19

La Federación Andaluza de Asociaciones de Caprino de Raza Puras CABRANDALUCÍA ha decidido aplazar a 2021 el XI Foro Nacional del Caprino como consecuencia de la situación originada por la covid-19. Tras un primer aplazamiento (el foro estaba fechado originalmente en mayo y se movió a septiembre), finalmente se ha optado por cancelar la edición de este año con el objetivo prioritario de garantizar el éxito y la seguridad total. El Foro Nacional del Caprino, además de ser un evento en el que se prioriza la formación de los asistentes, es la cita ineludible para los ganaderos y técnicos del sector.

El foro, es un punto de encuentro en el que los asistentes contactan con personas a las que unen intereses comunes por el sector caprino, creándose relaciones empresariales a la vez que se desarrollan oportunidades de negocio y se comparte información, por lo Cabrandalucía ve de vital importancia su realización de manera presencial.

No obstante, no se descarta la realización de alguna actividad formativa en el último trimestre del año, bien en formato webminar o presencial, para cumplir con uno de los principales objetivos de la Federación que es la formación continua.

La evolución del mercado mundial de la carne (datos FAO)

Hace unas semanas, la FAO publicó un interesante estudio acerca de cómo evolucionó el mercado mundial de las carnes e el año 2019. Después de dos décadas de constante crecimiento, la producción mundial de carne cayó un 1 por 100 mientras que las exportaciones mundiales de carne crecieron un 6,8 por 100 que se corresponde con el aumento anual más rápido desde el año 2012.

Por su parte, los precios de la carne medidos por el Índice de precios de la carne de la FAO registraron una media de 175,7 en 2019,  lo que supone un aumento de 9,4 puntos (5,6 por 100) desde el año 2018, recuperando con largueza el descenso del 2,3 por 100 registrado en el mencionado año 2018. 

En el año 2019, el sector cárnico global se caracterizó por un endurecimiento de los mercados, la producción de carne de cerdo se desplomó debido a una importante disminución de la cabaña porcina causada por la peste porcina africana (PPA) en China y zonas del este de Asia. Aunque la producción de otros tipos de carne aumentó, especialmente la de aves de corral, no fue suficiente para llenar el vacío creado por la caída en la producción porcina. Esto, a su vez, creó un déficit de carne en el este de Asia que, a su vez, generó un aumento paralelo en la demanda de las importaciones. 

Ante esta situación, muchos países productores de carne respondieron aumentando la producción y las exportaciones de carne, pero las exportaciones globales combinadas estuvieron por debajo del nivel requerido para cubrir el déficit, lo que provocó el mencionado aumento de los precios internacionales de la carne.

Descenso de la carne de cerdo

La producción mundial de carne en 2019 cayó, cómo ya se ha referido, un 1 por 100 situándose en 338,8 millones de toneladas (equivalente peso canal). La caída se debió principalmente a un descenso del 9,2 por 100 en la producción mundial de carne de cerdo, ya que la PPA afectó a la cabaña porcina del este de Asia, especialmente en China, el mayor productor mundial de carne de cerdo. En respuesta, los principales productores mundiales de carne incrementaron la producción de otras carnes, especialmente de aves de corral, con un ciclo de producción más corto, compensando parcialmente el déficit de carne de cerdo.

Por países, China registró una disminución del 8,8 per 100 en la producción total de carne (equivalente a 7,8 millones de toneladas), con una caída del 21 por 100 de la producción de carne de cerdo, compensada por el aumento de la producción de otras carnes, principalmente de aves de corral. Vietnam también experimentó una caída del 15 por 100 en la producción de carne de cerdo. No obstante, se registraron importantes aumentos de producción de carne en EE.UU., Brasil, India, México, la Federación de Rusia, Canadá y Argentina. El motivo principal de estos aumentos fue el notable incremento de la demanda de los mercados internacionales.

Así, las exportaciones mundiales de carne aumentaron un 6,8 por 100 alcanzando, en el año 2019, los 36 millones de toneladas lo que supone el mayor crecimiento registrado para la carne de cerdo, seguida de las carnes de bovino y de aves de corral. Debido al gran déficit de carne mencionado, China importó un 37 por 100 más en el año 2019 que en el año 2018 (alrededor de 2 millones de toneladas), con grandes compras en todas las categorías de carne. 

Por el contrario, varios países, especialmente Angola, Vietnam, Iraq, la Federación de Rusia, Sudáfrica, Arabia Saudita y los Estados Unidos (EE.UU.), redujeron sus importaciones de carne, a causa del aumento en la producción nacional, preocupaciones por las enfermedades animales, cuestiones relacionadas con requisitos de certificado o una combinación de los mismos.

La mayoría de las exportaciones de carne  en el año 2019 se originaron en la Unión Europea, Brasil, Argentina, Australia, México, Ucrania y Tailandia. Un caso especial es el de los Estados Unidos de Norteamérica donde, a pesar del aumento en su producción de carne, las disputas comerciales frenaron la expansión de sus exportaciones siendo el segundo gran productor mundial de carne.

La industria cárnica reclama el control de los rebrotes de la COVID – 19

Ante los últimos rebrotes aparecidos en algunas industrias cárnicas (recuérdese, pro ejemplo, el caso alemán ya comentado en nuestro boletín), UGT FICA (UGT FICA Federación de Industria, Construcción y Agro) ha pedido que se aborde con urgencia la evolución de los rebrotes de la COVID-19 en algunas empresas cárnicas con el objetivo de crear un protocolo de actuaciones específico que permita controlar los nuevos contagios e impida su difusión

Además, esta federación sectorial lamenta que haya sido precisa una pandemia tan dramática con la actual para que el conjunto de la sociedad y de los agentes políticos y económicos de nuestro país cayeran en la cuenta de que la industria agroalimentaria no es el patito feo de la economíasino un sector básico que registra la mayor oferta de empleo dentro de la industria (21 por 100 en el año 2019) contando, además, con una de las tasas de desempleo más bajas de la economía en general.

El sindicado también pide recordar que, dentro del sector agroalimentario, la industria cárnica es una de las más importantes de nuestro país, ya que cuenta en España con más de 3.000 empresas que dan empleo a aproximadamente a unos 111.000 trabajadores y trabajadoras, y juega un papel socio-económico relevante en varias zonas de España como, por ejemplo, Cataluña, Castilla y León o, Castilla la Mancha y Andalucía.

Frenar el alarmismo social

Según UGT FICA, se requiere en estos momentos un conjunto de medidas dirigidas, por un lado, a frenar el alarmismo social creado por los rebrotes y, por otro, a regular aún más exhaustivamente las condiciones de seguridad de los trabajadores con actuaciones sectoriales que eviten que se repitan en el futuro. También considera imprescindible conocer qué es lo que ha fallado exactamente en los protocolos de seguridad que están aplicando las empresas y las causas que han dado lugar a estos rebrotes. El objetivo debe ser poder corregir las actuaciones en vigor y asegurar tanto la salud de las personas que laboran en la industria cárnica como en el conjunto del sector agroalimentario.

Tampoco debe minusvalorarse aquí el hecho de que la mencionada industria cárnica ha adquirido un enorme protagonismo en los últimos meses y cuenta con una muy buena imagen tanto dentro como fuera de España. Obviamente de la seguridad y de la calidad de sus producciones depende la continuidad de las empresas y de sus empleos.

El engaño

Hace unos cuantos años asistí en Amorebieta – Etxano a una interesante jornada apícola organizada por la asociación BAMEPE (ahora HEGOAK) integrada por apicultores profesionales del territorio histórico de Bizkaia. Acudí a la jornada porque estimaron que era la persona indicada para dirigir el desarrollo de la jornada, controlar los tiempos, moderar las preguntas, etc. Por lo visto, me vieron dotes de mando. Ordeno y mando, dirá más de uno.

Acudí a la jornada, como decía, a dirigir la orquesta de magníficos ponentes que conformaban el elenco y de que todo se desarrollase según las previsiones de los organizadores. Volví a casa totalmente fascinado al conocer más de cerca la realidad de nuestra apicultura, escuchar al sabio Antonio Gómez-Pajuelo y más aún, al comprobar la gestión ganadera (trashumancia, alimentación,…) de unos cuantos apicultores profesionales que hacen del ganado apícola su modo de vida y la actividad con la que sacan adelante su familia.

Pues bien, nuestros apicultores elaboran bastantes productos pero destaca sobremanera la miel como producto principal. En un mercado abierto y global donde las importaciones de diferentes mieles y otros subproductos como el sirope campan a sus anchas por las estanterías de los comercios, su buen nombre y/o su marca particular es su única carta de presentación ante la selva del mercado global, si bien, son también bastantes, los apicultores que recurren al paraguas de una marca de calidad como es el Label Vasco de Calidad para, como decía, refugiarse de los embates del mercado abierto.

En esas estamos cuando el Ministerio de mi apreciado, D. Luis Planas, ha renovado la normativa sobre la calidad de la miel que incide en el etiquetado del producto estableciendo que todas las mieles que hayan sido elaboradas a partir de producciones de distinta procedencia tienen la obligación de indicar en su etiqueta el listado de todos los países de origen donde se haya recolectado. Todo perfecto, hasta que caemos en la cuenta de que es un paso claramente insuficiente dado que no recoge la obligación legal de especificar en esa misma etiqueta el porcentaje de cada país, abriendo así la puerta al engaño, al fraude al consumidor al darse la posibilidad de que una miel con un 1% de miel española y un 99% de miel china pueda ser etiquetada como ‘Origen: España y China’.   

Tan engañados como los consumidores con algunas mieles se sienten los ganaderos que suben el ganado a la sierra de Aralar al comprobar, una vez más, cómo sus legítimos representantes en el seno de la Mancomunidad de Enirio-Aralar les dan la espalda o, mejor dicho, les espetan a la cara su firme propósito de no hacer nada en dicho monte. En esta Mancomunidad, por si no lo sabe,  conformada por quince municipios de las comarcas de Goierri y Tolosaldea, los municipios aportan una cantidad irrisoria que no alcanza ni para los gastos corrientes y es con los fondos aportados por los ganaderos, a modo de tasa por uso de los pastos, con los que se alcanza para abrir la persiana de la mancomunidad. Ahora bien, en el momento de invertir en alguna mejora en dicho monte, los ayuntamientos se limitan a mirarse con cara de sopaco, haciéndose los despistados para no pagar la ronda y esperando que sea mama Diputación Foral quien suelte la paga, vía convenio, aportando los fondos económicos para poder hacer mejoras en “su” propiedad.

Imagino que muchos de mis lectores están más que hartos de escuchar siempre la misma cantinela pero aun así, pretendo insistir, aún con una versión actualizada de la cantinela, para ver si estos responsables mancomunados de oído duro y/o limitado, caen en la cuenta de su incoherencia al fijar la sierra de Aralar como uno de sus prioridades en la cuestión natural, en la defensa del sector primario y condicionar el día a día de la gente que vive y trabaja en el monte como si les fuese la vida en ello y mientras, por otra parte, se niegan (salvados los votos afirmativos de Abaltzisketa, Arama, Lazkao y Beasain) a destinar un solo euro para invertir en mejoras, en este caso, los desbroces, en dicho espacio natural. Apelan, unos, a la crisis generada en las arcas municipales por el Covid-19 al disminuírseles la aportación foral, otros, por otra parte, responden diciendo que los desbroces, reiteradamente solicitados por los ganaderos, no son necesarios y menos aún, prioritarios. Unos y otros, cada uno con su repertorio de excusas y bonitas palabras, han dejado a las claras que no quieren hacer nada, que no tienen intención de hacer ninguna inversión en mejoras para los ganaderos usuarios y que la Mancomunidad entra en un largo y penoso periodo de hibernación.

Ahora bien, estos municipios del Frente del NO, encabezados por el clarividente y poderoso líder medioambiental de la izquierda abertzale, deben ser conscientes que, así lo sienten al menos los ganaderos, dilatando las inversiones, retrasando las soluciones y remitiéndolos a debates estériles que los agotan y desmoralizan, no se sitúan en terreno neutral y/o en tierra de nadie puesto que con su posicionamiento, con su voto negativo, al mismo tiempo que votan en contra de las mejoras para dotar de unas condiciones dignas de vida y trabajo para los ganaderos, están votando afirmativamente a los planteamientos defendidos por esos colectivos que todos conocemos y que nos dejan bien a las claras cuál es su firme propósito para con ese monte, no hacer nada.

Ahora bien, señores del No, empaticen un poco con los ganaderos y reflexionen, unos segundos, sobre las palabras de Paulo Coelho que dice: “el engaño es una elección, no un error”.

Xabier Iraola Agirrezabala

Editor en Kanpolibrean.
Blog sobre la granja y el mundo alimentario

Modificación de las ayudas para el sacrificio de animales

INTRODUCCION

Artículo único Modificación de los anexos I y II del Real Decreto 389/2011, de 18 de marzo, por el que se establecen los baremos de indemnización por el sacrificio de animales en el marco de los programas nacionales de lucha, control o erradicación de la tuberculosis bovina, brucelosis bovina, brucelosis ovina y caprina, lengua azul y encefalopatías espongiformes transmisibles.

DISPOSICIONES FINALES

Disposición final única Entrada en vigor

Mediante el Real Decreto 389/2011, de 18 de marzo, por el que se establecen los baremos de indemnización por el sacrificio de animales en el marco de los programas nacionales de lucha, control o erradicación de la tuberculosis bovina, brucelosis bovina, brucelosis ovina y caprina, lengua azul y encefalopatías espongiformes transmisibles, se han establecido los citados baremos para las referidas enfermedades.

Teniendo en cuenta la evolución del mercado y en consonancia con lo dispuesto en la normativa europea, resulta preciso proceder a la actualización parcial de los baremos recogidos en los anexos I y II del Real Decreto 389/2011, de 18 de marzo.

Conforme a lo dispuesto en la disposición final segunda del Real Decreto 389/2011, de 18 de marzo, se faculta al entonces Ministro de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino (actual Ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación), para actualizar la cuantía de los valores de los anexos I y II de ese Real Decreto, en función de los precios de mercado, disposición que resulta de aplicación en este caso.

En el procedimiento de elaboración de esta norma se ha consultado a las Comunidades Autónomas y los sectores afectados.

Asimismo, en cumplimiento de lo previsto en la Ley 50/1997, de 27 de noviembre, del Gobierno, este proyecto se ha sometido al procedimiento de información pública.

Esta norma se adecúa a los principios de buena regulación a que se refiere el artículo 129 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas. En este sentido, cumple con los principios de necesidad y eficacia, pues se trata del instrumento más adecuado para garantizar que la normativa se aplica de un modo homogéneo en todo el territorio nacional, lo que garantiza el interés general. También se adecua al principio de proporcionalidad, pues no se imponen restricciones u obligaciones a los destinatarios. En cuanto a los principios de seguridad jurídica, transparencia y eficiencia, dicha norma se adecua a los mismos pues es coherente con el resto del ordenamiento jurídico, y se ha procurado la participación de las partes interesadas, evitando cargas administrativas. 

En su virtud, de acuerdo con el Consejo de Estado, dispongo:

Artículo único Modificación de los anexos I y II del Real Decreto 389/2011, de 18 de marzo, por el que se establecen los baremos de indemnización por el sacrificio de animales en el marco de los programas nacionales de lucha, control o erradicación de la tuberculosis bovina, brucelosis bovina, brucelosis ovina y caprina, lengua azul y encefalopatías espongiformes transmisibles 

Uno. Los apartados 1 y 3 del anexo I del Real Decreto 389/2011, de 18 de marzo, por el que se establecen los baremos de indemnización por el sacrificio de animales en el marco de los programas nacionales de lucha, control o erradicación de la tuberculosis bovina, brucelosis bovina, brucelosis ovina y caprina, lengua azul y encefalopatías espongiformes transmisibles quedan redactados como sigue:

  1. El baremo será del 85 por cien de los valores siguientes, en función de la aptitud de los animales:

Vacuno de aptitud cárnica (lidia incluido)

  1. El baremo será del 100 por cien en caso de vacío sanitario. 

La cuantía resultante en cada caso se incrementará en los siguientes porcentajes, todos acumulables:

  • A) en un diez por cien en los casos de pertenencia de la explotación a una agrupación de defensa sanitaria ganadera.
  • B) un cinco por ciento si se trata si se trata de ganado ecológico certificado.
  • C) un cinco por ciento si se trata de razas autóctonas de las incluidas en el catálogo oficial de razas de ganado en España previsto en el apartado 1 del anexo I del Real Decreto 45/2019, de 8 de febrero, por el que se establecen las normas zootécnicas aplicables a los animales reproductores de raza pura, porcinos reproductores híbridos y su material reproductivo, se actualiza el programa nacional de conservación, mejora y fomento de las razas ganaderas y se modifican los Reales Decretos 558/2001, de 25 de mayo; 1316/1992, de 30 de octubre; 1438/1992, de 27 de noviembre; y 1625/2011, de 14 de noviembre, siempre que se trate de animales inscritos en el correspondiente libro genealógico.

No obstante lo anterior, las comunidades autónomas podrán limitar la cuantía final a percibir en un máximo de 1.500.000 euros por explotación.»

Dos. El apartado 4 del anexo II del Real Decreto 389/2011, de 18 de marzo, por el que se establecen los baremos de indemnización de animales en el marco de los programas nacionales de lucha, control o erradicación de la tuberculosis bovina, brucelosis bovina, brucelosis ovina y caprina, lengua azul y encefalopatías espongiformes transmisibles, queda redactado como sigue:

  1. Se incrementará el resultado de las anteriores cuantías en los siguientes porcentajes o cuantías, todos acumulables:
  • A) un diez por ciento en los casos de pertenencia de la explotación a una agrupación de defensa sanitaria ganadera.
  • B) un cinco por ciento si se trata si se trata de ganado ecológico certificado.
  • C) un cinco por ciento si se trata de razas autóctonas de las incluidas en el catálogo oficial de razas de ganado en España previsto en el apartado 1 del anexo I del Real Decreto 45/2019, de 8 de febrero, siempre que se trate de animales inscritos en el correspondiente libro genealógico.
  • D) En la cantidad 6,01 euros en caso de sacrificio de los animales en la explotación o en planta de transformación o en caso de decomiso de la canal en matadero, para compensar el valor carne perdido.»

Disposición final única Entrada en vigor 

La presente Orden entrará en vigor el día siguiente al de su publicación en el «Boletín Oficial del Estado».