Empoderamiento individual hacia el enfoque colectivo

En un artículo anterior (boletín nº 39), hablábamos sobre la definición de equipo. En este segundo artículo, nos centraremos sobre la cuestión de los principios de la creación  del mismo.

En primer lugar, deberemos definir qué tipo de equipo queremos formar. Con ello quiero expresar el hecho de que un equipo siempre tiene un objetivo y normalmente un “enemigo a batir”. El  mismo, el objetivo, puede ser interno o externo.

En el caso de que el objetivo sea externo, usualmente suele ser un refuerzo positivo, pero ¿qué sucede si no sabemos gestionar bien los objetivos internos?, pues que éstos se convierten en una realidad negativa que limita la capacidad competitiva de la granja. En mis más de 30 años de experiencia en el sector, todas las granjas que he conocido han estado estructuradas por zonas, tal como comentábamos en el anterior artículo.

En este sentido podemos distinguir claramente 4 zonas: zona de gestación, zona de lactación, zona de transición y zona de engorde. Puedo asegurar sin temor a equivocarme, que en más del 80 por 100 de las explotaciones estructuradas de esta forma, con zonas delimitadas de la manera indicada, los laborales de una zona concreta desconocen y/o les importa más bien poco, lo que acontece en las otras zonas de la granja (al fin y al cabo este no es mi trabajo, suele ser la respuesta más generalizada, cuando se aborda este tema…y no les falta razón).

Pero este patrón de razonamiento funciona perfectamente mientras todo va bien, pero ¿ qué sucede cuando los resultados no son los deseados?  Entonces aparece, prácticamente siempre, nuestra amiga LA CULPA y ésta tiene tendencia a señalar al otro y aquí es donde se genera el desmoronamiento del equipo.

¿Cuál es mi concepto de equipo? La respuesta es  muy simple; se trata de un colectivo donde se debe de implicar a todo el personal en el funcionamiento global de la granja, no solo a nivel teórico y de información, sino también a nivel práctico, consiguiendo la creación de grupos dinámicos que interactúen en las diferentes tareas de la granja y en las diferentes zonas.

Veamos en ejemplo ilustrativo: hay una cierta tendencia generalizada a realizar en las granjas ciertas tareas muy repetitivas, que aportan poco al global de la granja y muy poco a la formación del trabajador, tanto a nivel laboral como al de su desarrollo personal. Entre las mismas podríamos mencionar la atención y el cuidado de los lechones. Esta suele ser una tarea que realizan en una explotación, como mucho, una o dos personas y la llevan a cabo durante toda o casi toda su jornada laboral. Si estas personas tienen que cubrir otros puestos durante el fin de semana la pregunta es obvia, ¿ qué nos aportarán las mismas en estos 2 días (sábado y domingo) de los 7 días que tiene la semana?

Por esta razón y en mi opinión, si en las granjas  somos capaces de evaluar y valorar las capacidades de nuestros trabajadores, quizá podríamos obtener una mayor rentabilidad en la utilización de sus cualidades, creando unos turnos rotativos, que les permitiera formarse más y mejor.

Pero entonces surge aquí de inmediato la siguiente pregunta: ¿pero es que el personal que tengo haciendo las mencionadas tareas repetitivas no sirve para mucho más? Bien, entonces quizá sea el momento de replantearnos qué tipo de personal contratamos o, mejor dicho, qué ofrecemos a las personas que vienen a trabajar con nosotros y por qué tenemos  determinado tipo de personal trabajando con nosotros.

También podemos afrontar otro camino: crear equipos basados en 2 – 3 personas, que sean las que lleven el peso de la granja y que el resto del personal laboral les complemente. Éste quizá sea el sistema más habitual en las granjas, pero tiene el riesgo de que si uno de los pilares laborales se marcha, por el motivo que sea, la explotación, casi con toda seguridad, se resentirá en exceso.

Por esta razón, soy más partidario de formar y estructurar equipos dinámicos, donde se vayan rotando las tareas de la granja, tanto las de mayor responsabilidad como las de menor enjundia.

En este caso, el periodo de formación del personal laboral será evidentemente más largo, pero también se produce una selección natural de las tareas. Así,  el individuo que cojea en la realización de una determinada tarea, termina apoyándose en sus compañeros y complementando el trabajo de otras áreas dónde se encuentra cómodo en razón de sus fortalezas y todo ello acontece, en general, de un modo armónico y natural.

 

Miquel Forcadell

Técnico especialista agropecuario

Master en RRHH

 

 

Nueva campaña #RealidadGanadera, comunicando hechos sobre la ganadería española

Más de 200 personas han asistido hoy a la presentación virtual de la campaña #RealidadGanadera, comunicando hechos sobre la ganadería española, una iniciativa que aúna a organizaciones relacionadas con el sector ganadero, con el objetivo de informar sobre el modelo de producción ganadero español y poner en valor su contribución para afrontar los retos globales, ofreciendo otra perspectiva, desmintiendo mitos y aportando evidencias sólidas al debate actual sobre la ganadería.

Abrió la jornada, Pablo Hervás, coordinador de la iniciativa, que agradeció la participación a ponentes y asistentes, e informó del lanzamiento simultáneo del portal web de la iniciativa (www.realidadganadera.es), creado para dar apoyo al sector ganadero y destacar la importancia de la ganadería en el medio rural, la protección del medioambiente y la sostenibilidad, así como los elevados estándares de bienestar y sanidad animal de nuestro país. Tras invitar a los asistentes a visitar y compartir la información de la web, ha presentado a José Friguls, presidente de ANAFRIC y portavoz de la alianza de entidades “Somos Ganadería”. Friguls ha afirmado que “nos hemos unido para defender con una única voz lo que nos afecta a todos: defender nuestro sector con argumentos científicos irrebatibles para recuperar la reputación de toda nuestra cadena de valor”.

Mesa redonda

Durante la jornada, ha tenido lugar una mesa redonda en la que han participado Agustín Herrero, director de Cooperativas Agro-alimentarias de España, Mar Fernández, directora de ASEPRHU, Miguel Ángel Higuera, director de ANPROGAPOR y Matilde Moro, gerente de Asoprovac, moderada por el periodista agroalimentario, José Manuel Álvarez.

En palabras de Agustín Herrero, “la ganadería es fuente de riqueza y empleo en las zonas rurales, gestiona y cuida el medioambiente y muchos paisajes, y sus productos son necesarios para nuestra dieta”. Por otro lado, y en cuanto a la percepción de los consumidores sobre los beneficios de la ganadería, Herrero ha afirmado que “el sector ha hecho mucho y está plenamente comprometido con el medio ambiente y la ocupación sostenible del territorio. Debemos explicar a los consumidores, qué y cómo lo hacemos, que somos los primeros defensores del medioambiente y promotores de una dieta equilibrada, debemos informar y formar sobre el trabajo de los ganaderos y ganaderas”.

Asimismo, Mar Fernández, ha puesto de manifiesto que “el compromiso de los productores es cuidar a diario a los animales como nos indican las normas, los científicos y los expertos en producción animal. Ese es nuestro trabajo y confiamos en seguir haciéndolo cada vez mejor y en que el consumidor y la sociedad lo aprecien también“. Por ello, desde ASEPRHU se suman a la iniciativa española homóloga a la europea #MeattheFacts.

Por su parte, Miguel Ángel Higuera ha hablado de los principales mitos en torno a la producción ganadera y cómo #RealidadGanadera puede contribuir a desmentirlos. Para Higuera, “es necesario poder visualizar el valor social, económico y medioambiental que aporta la ganadería en España como un eslabón imprescindible de desarrollo del medio rural. En la actualidad, la ganadería es una actividad baluarte de la sostenibilidad rural y un claro ejemplo de economía circular, donde el 100% es aprovechado. Siempre con el objetivo de producir productos excelentes, sanos y seguros y a disposición de todos nuestros consumidores”.

Por último, Matilde Moro, ha destacado que “la agricultura europea ha reducido más de un 20% sus emisiones en estos últimos 30 años. En ocasiones como consecuencia de la legislación y en muchas otras con el objetivo de ser más eficiente, lo que va íntimamente ligado con la sostenibilidad. Los sectores han invertido, por ejemplo, en mejorar sus instalaciones, reducir sus consumos energéticos, sus emisiones, mejorando la genética o la sanidad de sus producciones”. También ha resaltado la importancia del uso de las redes sociales en esta campaña para acercar el mensaje a los jóvenes.

Deformidades angulares

Las deformidades angulares son una de las principales patologías ortopédicas en los potros, junto con las deformidades flexurales (las veremos en la próxima entrega).

El potro presenta una desviación de la extremidad en el plano frontal. Estas deformidades pueden verse tanto en extremidades anteriores como posteriores y pueden ser unilateral o bilateral. Cierto grado de desviación (menos de 5°) es normal en los potros al nacimiento, que se irá corrigiendo con la edad.

La desviación a la que estamos haciendo referencia puede ser hacia lateral, denominándose valgo (Fig.1); o hacia medial, tomando el nombre de varo. Esta deformidad puede presentarse a partir del carpo, menudillo o tarso, siendo las deformidades desde el carpo hacia distal, las más frecuentes. Esta patología puede ser congénita (las vemos desde el mismo momento del crecimiento) o adquirida (se desarrollan a lo largo del crecimiento). 

Entre las causas perinatales podemos citar: 

  • Inmadurez de las estructuras óseas en el momento del parto.
  • Osificación incompleta de los huesos del tarso o carpo.
  • Fallo intrínseco en el desarrollo de las fisis o cartílago de crecimiento.
  • laxitud de las estructuras periarticulares. 
  • Osificación intrauterina aberrante.
  • Placentitis, enfermedades metabólicas severas.
  • Infestaciones parasitarias, o cólicos de la yegua durante la gestación. 

Los factores que influyen en el crecimiento son: 

  • Desequilibrio en la dieta. 
  • Toxicidad por zinc o deficiencia de cobre. 
  • Ejercicio excesivo o traumas que provocan fracturas epifisarias. 

En cuanto al diagnóstico, es muy sencillo. Consiste en un examen físico del potrillo, en estación (observación, palpación y manipulación) y en movimiento, prestando especial atención a las extremidades. Una vez hecho el examen del potro, pasaremos a realizarle radiografías de la extremidad desviada. En las radiografías (Fig.2) podremos medir el ángulo de desviación, que, junto con la edad del potro, son fundamentales para decantarnos por un tratamiento conservador o por uno quirúrgico.

La edad mínima recomendada a la que empezar a tratar son los 15 días de edad. Un factor importante que influirá también en la decisión de un tratamiento u otro es la articulación afectada. La edad a la que cierran las fisis es diferente si se trata del menudillo (6 meses), el carpo (20-24 meses) o el tarso (17-24 meses). Lo que significa que tendremos que actuar con mayor rapidez si la desviación es a nivel del menudillo que si lo es a nivel del carpo. En cualquier caso, e idealmente, debemos intentar que el potro esté corregido o en vías de corrección a los 6 meses de edad.

Veamos en una tabla las opciones de tratamiento en base a la desviación:

DESVIACIÓN (grados) TRATAMIENTO
0-3 Ninguno (esperar a ver la evolución)
4-6 Limado cascos / herraje ortopédico / ondas de choque
7-10 Cirugía (elevación del periostio)
≥ 11 Cirugía (elevación del periostio + puenteo transfisario)

El limado de cascos consiste en rebajar el lado que no se desgasta debido a la desviación. En el caso del valgo será el lateral y en el caso del varo, la parte medial.

El herraje ortopédico consiste en poner unas herraduras con una extensión en medial (si valgo) o en lateral (si varo). Fig.3

Se puede acompañar el tratamiento conservador con el uso de vendajes y férulas, con el fin de ayudar a la alineación de la extremidad. Fig.4

La elevación del periostio estimula el crecimiento epifisario. En el caso del valgo, se hará la cirugía en lateral y en el varo, en medial.

El puenteo transfisario retarda el crecimiento epifisario. Si es valgo, se hace en medial y si es varo, en lateral.

En base a la edad y los grados de desviación, elegiremos uno o varios de los tratamientos anteriores simultáneamente.

El pronóstico será mejor cuanto antes podamos intervenir y más lejos se esté del cierre de las fisis de la articulación afectada. 

 

Fig.1 Potro con carpo valgo

Fig.4: Potro en proceso de corrección (limado, herraje ortopédico y férulas)

                                                 

                                                                     

 Fig. 2: RX potro con desviación angular

 

 Fig 3. Herradura con extensiones

 

Rosana Domingo Ortiz
Profesora Universidad – Medicina y Cirugía Animal
Universidad CEU Cardenal Herrera
C/ Tirant lo Blanc, 7. 46115 Alfara del Patriarca – Valencia
Tel. 96 136 90 00 – 66121
www.uchceu.es

 

El Coronavirus (covi) en el ganado bovino (II)

Inicio esta segunda parte de mi artículo poniendo en evidencia que no hay un tratamiento etiológico para el Covi, pero sí sistemas de control, empezando por el manejo, la bioseguridad y la higiene (separación temprana de las crías de la madre y otros adultos; continuando con tener una sala de partos aislada y limpia, con una cama abundante y renovada con frecuencia o boxes individuales para las crías, disponiendo de un alojamiento seco, abrigado y limpio y aplicando medidas de manejo de bajo estrés en el transporte y en el cebadero…).

En el caso de la diarrea neonatal, adquiere mucha importancia la administración temprana de suficiente calostro con inmunoglobulinas frente al virus. El Covi bovino puede desencadenar una respuesta inmune protectora en los animales infectados; la recuperación de la enfermedad se acompaña de títulos elevados de anticuerpos, Ig G1 y G2, Ig A, (e Ig M durante su vigencia), muchas bajas por Covi, sin embargo, solo muestran Ig M.

La respuesta inmune parece ser poco duradera, de ahí la posibilidad de animales persistentemente infectados y de reinfecciones repetidas, aunque la presencia de Covi en ambos casos suele limitarse a una multiplicación subclínica, de importancia para la transmisión del virus, pero sin implicaciones para la salud de los hospedadores.

Los terneros que entran en cebadero con una titulación elevada frente a Covi tienen menor riesgo de sufrir enfermedad respiratoria en las 5 semanas posteriores a su recepción y mayor ganancia de peso que sus compañeros.

Existen vacunas inactivadas y atenuadas frente a Covi, de empleo en la prevención de la diarrea neonatal. Algunas vacunas orales de virus atenuado se han empleado directamente en el ternero, pero con un éxito parcial, por la posible interferencia de los anticuerpos maternos, ingeridos en el calostro. 

La norma es la aplicación de vacunas parenterales a las madres, al final de la gestación, para estimular la producción de anticuerpos, que pasarían a la cría en el calostro. Existe una correlación positiva entre el título sérico de las madres, el título en calostro y en el suero del ternero en sus primeros días de vida.

La aplicación experimental intranasal de vacunas atenuadas orales (diseñadas frente a diarrea neonatal) antes de la entrada en cebadero ha tenido efectos beneficiosos en la sanidad y rendimiento de los animales. Se especula sobre el posible beneficio que podría obtenerse de la aplicación de vacunas parenterales, dada la relación encontrada entre anticuerpos séricos y protección.

La inmunidad frente a Covi parece proteger de las manifestaciones clínicas, pero no impide nuevas infecciones ni la transmisión de virus (reducida en tiempo e intensidad).

¿Se transmite el Covi bovino del ganado a los operarios o los consumidores? No. 

Aunque hay dos Covi humanos relacionados con el Covi bovino (HCoV-OC43 [catarro] y HECoV [enteritis]), no se han encontrado nunca evidencias de transmisión del virus bovino al hombre; es más, los estudios realizados sobre personal en contacto con terneros enfermos, han demostrado que el 100 por 100 de las muestras nasales obtenidas de los obreros ya a solo seis horas de su exposición era negativo al virus. Muestreos realizados entre la media hora y esas seis horas señalan una rápida caída de la presencia de Covi y, muy importante, en ningún momento se encontró capacidad de los viriones para infectar cultivos celulares apropiados.

¿Qué tendencias vamos a observar en el futuro? Dado que el virus está extendido por todo el mundo, con gran prevalencia en rebaños e individuos, que puede estar presente en numerosas otras especies, domésticas o silvestres y que no es una zoonosis; seguiremos conviviendo con él. 

Las prácticas tendentes a reducir el uso de antibióticos, (mejoras en manejo e instalaciones, bioseguridad e higiene y la mayor proclividad a vacunar al ganado), tendrán un impacto positivo en la frecuencia de aparición de brotes clínicos.

Una posibilidad, añadida, tras el enorme interés que ha despertado la pandemia por la Covid-19 en los coronavirus y su vacunación, es el desarrollo de nuevas vacunas capaces de ser aplicadas de modo efectivo y rentable frente a la forma respiratoria de Covi en los cebaderos, posiblemente en forma de combinaciones con otros patógenos respiratorios.

De momento, manejo, bioseguridad, higiene, vacunación (de madres) y encalostrado escrupuloso son las mejores armas, frente al Covi y todos los demás agentes infecciosos. ¿Nos ponemos?

 

Francisco González

Veterinario

Consultor en Sanidad, Manejo y Gestión  de explotaciones de ganado vacuno

 

El coronavirus (covi) en el ganado bovino (I)

Inicio la primera parte de mi artículo afirmando que los coronavirus son viejos conocidos de los veterinarios. Concretamente, desde el año 1931 en que se identificó el primer coronavirus aviar, unos 30 años antes del primer virus Covi humano.

En el ganado bovino, se asoció el mismo a la diarrea neonatal en 1973; en 1990, a la disentería de invierno y en 1993, a enfermedad respiratoria aguda (si cambiamos “enfermedad” por “síndrome”… ARS, muy cerca de SARS…).

Estas son las tres formas clínicas en que se manifiesta la infección por covi en el ganado vacuno:

  • Diarrea neonatal por covi, una disentería grave que afecta, normalmente, a terneros de menos de tres semanas de vida (en algunas condiciones hasta los tres meses), que implica tanto al intestino delgado como al grueso, devastando las vellosidades y criptas intestinales y reduciendo la digestión y absorción de nutrientes. Ocasiona un retardo notorio en el desarrollo y una mortalidad elevada. Se contagia a través de las heces de las madres u otros adultos presentes o de partículas respiratorias. Suele ser más frecuente en invierno y aparecer en brotes.

 

  • Disentería de invierno, propia de animales adultos, cursa con diarrea, a veces sanguinolenta, fiebre, depresión y pérdida de producción lechera, usualmente durante unas tres semanas aunque puede llegar a cuatro meses. Endémica en el rebaño, se manifiesta en brotes y se propaga con rapidez en el colectivo, notablemente en los meses invernales. Factores de riesgo son la seropositividad de establos vecinos, el tamaño de explotación, la cercanía a otras granjas y la compra de animales.

 

  • Enfermedad respiratoria aguda por covi, aparece típicamente entre los dos y los 12 meses de vida, aunque se dan casos en todas las edades. De curso moderado, con fiebre, disnea y depresión; muchas veces, el virus se circunscribe a las vías respiratorias altas, aunque en un 15 a 20 % de los casos invade los pulmones. Su importancia económica reside en su rapidez de difusión y la pérdida de velocidad de engorde, más que en su mortalidad (1 a 2 % de los afectados). Puede asociarse a otras infecciones (Pasteurella, Histophilus, etc.) y es más frecuente su aparición en invierno o después de fenómenos estresantes (como el transporte a mercados o cebaderos, por ej.).

Todos los coronavirus bovinos pertenecen a un mismo serotipo, pero sí se distinguen cepas con modificaciones antigénicas menores. Esta misma consideración se aplica a los covi que infectan otros rumiantes domésticos o silvestres, como las ovejas, cabras, búfalos, yaks, camellos, llamas, alpacas, vicuñas, antílopes, jirafas, ñúes, etc.

La transmisión de covi sigue la ruta fecal-oral y aerógena, se postula que el paso al intestino puede ser mediante la ingestión de viriones, en partículas de heces presentes en la ubre de la madre o en el suelo (cama de paja, por ej.), o por la deglución de moco que engloba y protege a los viriones que se han multiplicado en las fosas nasales y faringe, tras su entrada vehiculados por la saliva o gotas exhaladas en la tos de otros animales.

El covi suele manifestarse en meses fríos y en momentos de estrés, pero es endémico en muchos colectivos. Se halla extendido por todo el mundo, con gran prevalencia en individuos y rebaños. Muchos adultos son portadores persistentes (y asintomáticos) del virus y lo excretan intermitentemente (especialmente, en situaciones de estrés, como el parto, inclemencias meteorológicas, transporte y mezcla de efectivos de distinto origen,…), y otros sufren ciclos recurrentes de infección-curación en los cuales pueden liberar viriones, aun siendo asintomáticos.

Tenemos, por tanto tres fuentes directas de contagio:

  • Animales enfermos.
  • Portadores persistentes sanos.
  • Animales reinfectados asintomáticos.

Fuentes indirectas del covi pueden ser otros animales, especialmente rumiantes, pero no en exclusiva y elementos inanimados en contacto con los animales (por ej. botas y ropa de los operarios pueden albergar partículas, capaces de infectar cultivos celulares durante más de 24 horas). El diagnóstico laboratorial de covi puede realizarse mediante, entre otras, aislamiento viral, inmunocromatografía, inmunofluorescencia, ELISA y PCR. Los epitelios respiratorios y digestivos son las muestras de elección, es raro identificar covi en sangre. Para la diarrea neonatal existen kits de diagnóstico rápido que permiten identificar covi y otros patógenos entéricos como rotavirus, E. coli K99, Cryptosporidium o Giardia.

Francisco González

Veterinario

Consultor en Sanidad, Manejo y Gestión de explotaciones de ganado vacuno

 

Piden que la trashumancia sea reconocida en la nueva PAC

 

 

La Fundación Savia (que es una entidad sin ánimo de lucro de ámbito nacional en España que tiene como objetivo poner en valor lo rural) ha remitido una carta a la Consejera andaluza de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, la señora Carmen Crespo, solicitando que, en el ámbito de sus competencias, realice las gestiones y planteamientos oportunos para que la trashumancia sea reconocida como un eco – esquema a nivel nacional dentro de la nueva PAC que se está negociando.

En la actualidad, se está redactando el Plan Estratégico de España para la PAC post 2020 que formulará de manera integral el conjunto de nuestro sistema agroalimentario, pudiendo articular medidas que permitan aplicar una PAC bien adaptada a las condiciones y necesidades de la agricultura y ganadería españolas.

Recuperar la trashumancia

En este sentido, la Fundación considera que se trata de una oportunidad para reconocer, apoyar, ayudar a mantener y recuperar la trashumancia, un sistema de aprovechamiento rotacional de los recursos pastables con el desplazamiento del ganado entre áreas de producción vegetal complementarias. También ofrece otro tipo de ventajas como el mantenimiento de los corredores verdes, el mantenimiento de razas ganaderas autóctonas y la conservación de espacios en los que se práctica, beneficios ambientales en su conjunto.

Asimismo, la Fundación recuerda que la supervivencia de esta práctica ancestral se encuentra amenazada por los diversos problemas que la acompaña, entre los que destaca los administrativos y burocráticos.

La organización ha solicitado a su vez al Ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, el señor Luis Planas, que la trashumancia se vea recogida y fortalecida en la nueva PAC, reconociéndola como un eco – esquema a nivel nacional y que el Programa de Desarrollo Rural Nacional refuerce su apoyo a las razas ganaderas en peligro de extinción que lleven a cabo esta práctica.

Finalmente, la entidad propone que se ponga en marcha un grupo de trabajo que cuente con la participación de los ganaderos trashumantes, los agentes sociales, las comunidades autónomas y expertos en gestión ganadera y del territorio para lograr que la trashumancia sea reconocida como un ecoesquema.

El neonato con dolor cólico

Existen diferencias importantes que debemos conocer, entre el caballo adulto con dolor cólico y el potrillo. 

En general, en el caballo adulto, gravedad, dolor (y sus manifestaciones) y frecuencia cardíaca (FC) están íntimamente relacionados, por lo que, en casos graves, habrá bastante dolor y la FC estará aumentada considerablemente. Mientras que en cólicos leves, la manifestación de dolor es mínima y la FC está poco elevada. Los potros tienen menos tolerancia al dolor abdominal que el caballo adulto, por lo que las manifestaciones o muestras de dolor serán mucho más exageradas en el potrillo. Esto crea dificultad a la hora de distinguir la gravedad del cólico. 

A la hora del diagnóstico también existen diferencias. En el caballo adulto, se hace exploración rectal con el fin de apreciar cambios que pudieran haber a nivel abdominal, tales como distensión del intestino delgado, grueso o ciego o desplazamientos de la flexura pélvica, entre otros. Esto mismo es inviable en un potrillo. Sin embargo, un método que es más factible en el potrillo que en el caballo adulto, es la radiografía. Es posible radiografiar el abdomen de un potrillo y tener una buena imagen diagnóstica, cosa que resulta muy difícil, para el veterinario de campo, en el caballo adulto. En cualquier caso, el uso de la ecografía abdominal es mucho más habitual en los caballos con dolor cólico, tanto adultos como potros. 

Hay que tener en cuenta también que las frecuencias cardíacas son bien distintas entre el adulto y el neonato, siendo, en igualdad de condiciones, bastante más elevadas en el potrillo.

¿Cuáles son las principales manifestaciones de dolor cólico en el neonato? La primera de todas ellas es que deja de mamar, ésta ya es en sí misma una manifestación de dolor. Normalmente, irá acompañada de otras manifestaciones tales como, mirarse el flanco, apatía, esfuerzos por orinar o defecar, o revolcarse en el suelo, quedándose en ocasiones en una postura de decúbito dorsal, postura totalmente anómala en los caballos. En cualquiera de los casos, se habrá de llamar al veterinario de manera inmediata.

Ante un potrillo con dolor cólico, ¿cuál puede ser la patología que lo está causando? La causa más frecuente de dolor cólico en el neonato es la retención de meconio. El meconio son las primeras heces que se expulsan, formadas por secreciones glandulares y restos del líquido amniótico. Debe expulsarse en las primeras horas de vida, si esto no sucede así, actúa como una especie de tapón que impide la salida de heces al exterior y provoca la distensión del intestino, lo que causa dolor cólico. En la mayoría de los casos, el problema se soluciona mediante enemas de agua y jabón, y si fuera necesario, con un apoyo de fluidoterapia parenteral. Algún caso más complicado, requerirá cirugía, en el quirófano y bajo anestesia general.

Otra causa de dolor cólico es el uroperitoneo, es decir, cuando se produce una disrupción de las vías urinarias en cualquier parte de todo el trayecto urinario. La más frecuente es la rotura de la vejiga de la orina, concretamente, de la parte más dorsal. Inicialmente, la sintomatología que produce es la de dolor cólico. El potrillo aparentemente ha nacido normal, mama, defeca el meconio, está activo, pero conforme van pasando las horas, va dejando de mamar, se muestra más apático y manifiesta dolor cólico. En estos potrillos se puede palpar el abdomen y notar el líquido libre en cavidad abdominal. En los casos de uroperitoneo, ese líquido libre será orina. En la ecografía abdominal se verá perfectamente y tomando una muestra del líquido podremos identificar la orina. La solución en estos casos es quirúrgica.

Otras patologías que también producen de sintomatología de dolor cólico en el potrillo son: úlceras gástricas, vólvulo de intestino delgado, diarreas, enteritis, atresia del colon o síndrome blanco letal overo, entre otros, aunque, afortunadamente, son menos frecuentes que los descritos anteriormente. 

Dra. Rosana Domingo Ortiz

Profesora Universidad – Medicina y Cirugía Animal

Universidad CEU Cardenal Herrera

Se aplaza a 2021 el XI Foro Nacional del Caprino por la covid-19

La Federación Andaluza de Asociaciones de Caprino de Raza Puras CABRANDALUCÍA ha decidido aplazar a 2021 el XI Foro Nacional del Caprino como consecuencia de la situación originada por la covid-19. Tras un primer aplazamiento (el foro estaba fechado originalmente en mayo y se movió a septiembre), finalmente se ha optado por cancelar la edición de este año con el objetivo prioritario de garantizar el éxito y la seguridad total. El Foro Nacional del Caprino, además de ser un evento en el que se prioriza la formación de los asistentes, es la cita ineludible para los ganaderos y técnicos del sector.

El foro, es un punto de encuentro en el que los asistentes contactan con personas a las que unen intereses comunes por el sector caprino, creándose relaciones empresariales a la vez que se desarrollan oportunidades de negocio y se comparte información, por lo Cabrandalucía ve de vital importancia su realización de manera presencial.

No obstante, no se descarta la realización de alguna actividad formativa en el último trimestre del año, bien en formato webminar o presencial, para cumplir con uno de los principales objetivos de la Federación que es la formación continua.

La evolución del mercado mundial de la carne (datos FAO)

Hace unas semanas, la FAO publicó un interesante estudio acerca de cómo evolucionó el mercado mundial de las carnes e el año 2019. Después de dos décadas de constante crecimiento, la producción mundial de carne cayó un 1 por 100 mientras que las exportaciones mundiales de carne crecieron un 6,8 por 100 que se corresponde con el aumento anual más rápido desde el año 2012.

Por su parte, los precios de la carne medidos por el Índice de precios de la carne de la FAO registraron una media de 175,7 en 2019,  lo que supone un aumento de 9,4 puntos (5,6 por 100) desde el año 2018, recuperando con largueza el descenso del 2,3 por 100 registrado en el mencionado año 2018. 

En el año 2019, el sector cárnico global se caracterizó por un endurecimiento de los mercados, la producción de carne de cerdo se desplomó debido a una importante disminución de la cabaña porcina causada por la peste porcina africana (PPA) en China y zonas del este de Asia. Aunque la producción de otros tipos de carne aumentó, especialmente la de aves de corral, no fue suficiente para llenar el vacío creado por la caída en la producción porcina. Esto, a su vez, creó un déficit de carne en el este de Asia que, a su vez, generó un aumento paralelo en la demanda de las importaciones. 

Ante esta situación, muchos países productores de carne respondieron aumentando la producción y las exportaciones de carne, pero las exportaciones globales combinadas estuvieron por debajo del nivel requerido para cubrir el déficit, lo que provocó el mencionado aumento de los precios internacionales de la carne.

Descenso de la carne de cerdo

La producción mundial de carne en 2019 cayó, cómo ya se ha referido, un 1 por 100 situándose en 338,8 millones de toneladas (equivalente peso canal). La caída se debió principalmente a un descenso del 9,2 por 100 en la producción mundial de carne de cerdo, ya que la PPA afectó a la cabaña porcina del este de Asia, especialmente en China, el mayor productor mundial de carne de cerdo. En respuesta, los principales productores mundiales de carne incrementaron la producción de otras carnes, especialmente de aves de corral, con un ciclo de producción más corto, compensando parcialmente el déficit de carne de cerdo.

Por países, China registró una disminución del 8,8 per 100 en la producción total de carne (equivalente a 7,8 millones de toneladas), con una caída del 21 por 100 de la producción de carne de cerdo, compensada por el aumento de la producción de otras carnes, principalmente de aves de corral. Vietnam también experimentó una caída del 15 por 100 en la producción de carne de cerdo. No obstante, se registraron importantes aumentos de producción de carne en EE.UU., Brasil, India, México, la Federación de Rusia, Canadá y Argentina. El motivo principal de estos aumentos fue el notable incremento de la demanda de los mercados internacionales.

Así, las exportaciones mundiales de carne aumentaron un 6,8 por 100 alcanzando, en el año 2019, los 36 millones de toneladas lo que supone el mayor crecimiento registrado para la carne de cerdo, seguida de las carnes de bovino y de aves de corral. Debido al gran déficit de carne mencionado, China importó un 37 por 100 más en el año 2019 que en el año 2018 (alrededor de 2 millones de toneladas), con grandes compras en todas las categorías de carne. 

Por el contrario, varios países, especialmente Angola, Vietnam, Iraq, la Federación de Rusia, Sudáfrica, Arabia Saudita y los Estados Unidos (EE.UU.), redujeron sus importaciones de carne, a causa del aumento en la producción nacional, preocupaciones por las enfermedades animales, cuestiones relacionadas con requisitos de certificado o una combinación de los mismos.

La mayoría de las exportaciones de carne  en el año 2019 se originaron en la Unión Europea, Brasil, Argentina, Australia, México, Ucrania y Tailandia. Un caso especial es el de los Estados Unidos de Norteamérica donde, a pesar del aumento en su producción de carne, las disputas comerciales frenaron la expansión de sus exportaciones siendo el segundo gran productor mundial de carne.

La industria cárnica reclama el control de los rebrotes de la COVID – 19

Ante los últimos rebrotes aparecidos en algunas industrias cárnicas (recuérdese, pro ejemplo, el caso alemán ya comentado en nuestro boletín), UGT FICA (UGT FICA Federación de Industria, Construcción y Agro) ha pedido que se aborde con urgencia la evolución de los rebrotes de la COVID-19 en algunas empresas cárnicas con el objetivo de crear un protocolo de actuaciones específico que permita controlar los nuevos contagios e impida su difusión

Además, esta federación sectorial lamenta que haya sido precisa una pandemia tan dramática con la actual para que el conjunto de la sociedad y de los agentes políticos y económicos de nuestro país cayeran en la cuenta de que la industria agroalimentaria no es el patito feo de la economíasino un sector básico que registra la mayor oferta de empleo dentro de la industria (21 por 100 en el año 2019) contando, además, con una de las tasas de desempleo más bajas de la economía en general.

El sindicado también pide recordar que, dentro del sector agroalimentario, la industria cárnica es una de las más importantes de nuestro país, ya que cuenta en España con más de 3.000 empresas que dan empleo a aproximadamente a unos 111.000 trabajadores y trabajadoras, y juega un papel socio-económico relevante en varias zonas de España como, por ejemplo, Cataluña, Castilla y León o, Castilla la Mancha y Andalucía.

Frenar el alarmismo social

Según UGT FICA, se requiere en estos momentos un conjunto de medidas dirigidas, por un lado, a frenar el alarmismo social creado por los rebrotes y, por otro, a regular aún más exhaustivamente las condiciones de seguridad de los trabajadores con actuaciones sectoriales que eviten que se repitan en el futuro. También considera imprescindible conocer qué es lo que ha fallado exactamente en los protocolos de seguridad que están aplicando las empresas y las causas que han dado lugar a estos rebrotes. El objetivo debe ser poder corregir las actuaciones en vigor y asegurar tanto la salud de las personas que laboran en la industria cárnica como en el conjunto del sector agroalimentario.

Tampoco debe minusvalorarse aquí el hecho de que la mencionada industria cárnica ha adquirido un enorme protagonismo en los últimos meses y cuenta con una muy buena imagen tanto dentro como fuera de España. Obviamente de la seguridad y de la calidad de sus producciones depende la continuidad de las empresas y de sus empleos.