Entradas

El ganado extensivo y las últimas grandes nevadas

La gran cantidad de nieve caída últimamente en numerosas zonas ganaderas de muchas regiones de la Península Ibérica dificultó, en los primeros días, el acceso a las fincas donde se ubica el ganado con el problema que ello ha supuesto para poder proporcionar el alimento (así, por ejemplo, en la Comunidad de Madrid se tuvo que llevarse a cabo una operación para alimentar, a través del helicóptero del Grupo Especial de Rescate en Altura (GERA), a 400 vacunos de una explotación ganadera de la localidad de Colmenar Viejo aislados por la nieve, precisamente tras el paso del temporal Filomena).

No obstante, gracias al trabajo en muchas de estas zonas de las administraciones y de la colaboración de decenas de agricultores y ganaderos en la limpieza de caminos y carreteras, muchos ganaderos pudieron llegar a las naves y alimentar a sus animales. Paralelamente, el temporal ha provocado también el derrumbe de naves ganaderas y agrícolas debido al peso de la nieve en los tejados complicando aún más la situación.

Una vez pasados esos primeros días, el problema se está agravando debido a la gran cantidad de nieve que cubre los pastos y a las bajas temperaturas que siguen reinando que impiden en amplias zonas el deshielo y, por lo tanto, el acceso del ganado a la alimentación natural. Además, los ganaderos han mostrado su preocupación ante los posibles efectos que las heladas van a tener sobre pastos y hierbas de invierno. En este sentido, la imposibilidad de acceder a los pastos por el temporal hace obligatoria la alimentación a base de pienso, con el consiguiente perjuicio económico para los ganaderos.

En este contexto, Asaja Castilla la Mancha está estudiando posibles medidas para paliar esta situación que agrava la crisis del sector ganadero muy afectado también por las consecuencias de la pandemia. Además, la organización agraria ha alertado sobre el riesgo de desaparición de la ganadería extensiva que cada vez encuentra más dificultades para su supervivencia.

El Brexit y la pesca

Siempre he defendido la idea de que la pesca era, junto con los temas de Irlanda (que sigue en la Unión Europea), la gobernanza y la competencia justa, una de las “patatas más calientes” que generaba escollos en la negociación del llamado popularmente BREXIT; y, efectivamente, ha sido uno de los puntos más complicados a la hora de cerrar el Acuerdo de Comercio y Cooperación entre la Unión Europea resultante (U.E. – 27) y el Reino Unido (no  se olvide aquí que, desde siempre, Gran Bretaña ha querido ser la dueña y señora de sus aguas territoriales; precisamente ésta fue una de las razones por las que la salida británica salió victoriosa en el referéndum del año 2016).

Como se lo explicaba ayer a mis alumnos, las dos partes implicadas, como entiendo no podía ser de otra manera, han ejercido su derecho de “Estado Costero” con el objetivo fundamental, bajo su tutela, de conservar, explotar y administrar los recursos marinos de sus aguas.

El acuerdo se ha saldado finalmente con lo que, en mi opinión no deja de ser un “parche” en forma de un periodo transitorio relativamente corto, que va desde el 1 de enero del presente 2021 hasta el 30 de junio del 2026. 

Durante el mismo, tanto la Unión Europea como el Reino Unido, otorgarán a los pesqueros de la otra parte, en primer lugar, un acceso total para pescar en las aguas comprendidas entre las 12 y las 200 millas náuticas y, en segundo lugar, un acceso parcial en las aguas comprendidas entre las 6 y las 12 millas marinas y, en tercer lugar, quedarán oportunamente establecidas las condiciones para las aguas denominadas “dependientes o de las dependencias de la Corona del Reino Unido”.

Para que la pesca pueda realizarse sin problemas por ambas partes, desde este primer mes post – acuerdo, la U.E. y el Reino Unido están en contacto ininterrumpido para poder garantizar con rapidez las licencias iniciales, provisionales, a los pesqueros de las dos partes que las soliciten. 

Como es lógico, los pesqueros solicitantes recibirán las correspondientes licencias de acuerdo con las leyes que rigen en las dos partes implicadas. En el caso del Reino Unido, esto significa inicialmente una licencia temporal a la espera de la definitiva, que será válida para todo el año 2021 y que estará sujeta a los requisitos administrativos de licencia que en él rigen. Obviamente, hasta que no se tenga la licencia los pesqueros de una parte no podrán pescar en las aguas de la otra y, por supuesto, los pesqueros autorizados a faenar en las aguas de la otra parte deberán respetar sus normas (bien es verdad que el Reino Unido en su Ley de Pesca, que ha aprobado recientemente, ha incorporado muchos de los fundamentos de la Política Pesquera Común lo que hace todo relativamente más sencillo).

Para nuestros pesqueros es importante tener en cuenta que, de momento, la concesión de licencias (inicialmente, como ya he indicado, temporales) se va a limitar a la zona exclusiva perteneciente al Reino Unido (la denominada Zona Económica Exclusiva del Reino Unido) que comprende de las 12 a las 200 millas marinas.  

Para la zona de las 6 a las 12 millas el Reino Unido y la Unión Europea están estudiando las condiciones para emitir estas licencias, pero se han comprometido a establecerlas rápidamente y comunicarlo inmediatamente a los Estados Miembros de la Unión. 

De momento tampoco se van a emitir licencias para pescar en las aguas dependientes o de las dependencias de la Corona. La Unión Europea (los servicios correspondientes de la Comisión) ya ha presentado las listas con las referencias de los pesqueros que han formulado su solicitud de acceso a las mismas. Una vez examinadas estas listas se procederá a gestionar con rapidez las licencias que procedan.

Todo apunta hoy a que, durante el mencionado periodo transitorio (no se olvide, hasta junio 2026), no tiene por qué originarse grandes problemas. La cuestión está en el cómo la Unión Europea será capaz de negociar los futuros acuerdos de pesca con el Reino Unido; cuestión muy importante para nuestra flota pesquera pero, en mi opinión, no será un tema nada fácil. 

Espero, en el 2026, estar todavía por aquí, para poderlo comentar con ustedes.

Carlos Buxadé Carbó.
Catedrático de Producción Animal.
Profesor Emérito.
Universidad Politécnica de Madrid
Universidad Alfonso X el Sabio

Segovia acogerá el XI Congreso Mundial del Jamón en 2022

Debido a la situación sanitaria generada por la covid-19, el Comité Organizador del XI Congreso Mundial del Jamón (CMJ) ha acordado posponer la celebración del evento a los días 8 al 10 de 2022 en Segovia.

Para Julio Tapiador, presidente del Comité Organizador, “aplazar esta edición ha sido una decisión muy meditada pero que consideramos responsable con el sector y con todos los congresistas que acuden cada año. Nuestra prioridad es poder organizar la XI edición del Congreso Mundial del Jamón de forma segura para ponentes y público, y garantizando el alto nivel que viene teniendo este congreso desde sus inicios” en una ciudad emblemática donde el jamón tiene una importancia económica capital.

Este acontecimiento reúne cada dos años a todo el sector jamonero en torno a los diferentes temas de interés para los operadores, como son la investigación, las nuevas tendencias de producción y comercialización, nutrición, marketing y comunicación, tan importantes en momentos de cambio como el actual.

Sin embargo, aunque el evento se celebrará en 2022, no será necesario esperar hasta entonces para disfrutar de todo lo que rodea al Congreso Mundial del Jamón. El Comité organizador prepara ya para 2021 un programa continuado de eventos y presentaciones a lo largo de los próximos 12 meses, en los que congregará a todos los operadores en torno a este producto tan emblemático para la gastronomía de nuestro país y tan importante para la economía, principalmente en zonas rurales.

Desde el Comité Organizador del XI Congreso Mundial del Jamón se quiere aprovechar estas fechas para recordar que este producto no puede faltar estos días en las mesas de los hogares españoles, pero tampoco en las cestas de las empresas durante estas Navidades atípicas.

“El consumo de jamón durante la campaña de Navidad representa entre el 20 y el 30 por ciento de las venta totales anuales y, por tanto, si en esta navidad los consumidores españoles optan por comprar un jamón estarán ayudando a un sector muy perjudicado por el cierre de la hostelería y la caída del turismo durante toda la pandemia”, asegura Tapiador.

Aunque estas fiestas se presentan muy distintas a lo que estamos acostumbrados, sin duda la Navidad es época de tradiciones y pocas cosas hay más tradicionales en nuestro país que disfrutar de un buen jamón con las personas más cercanas, ya sea en los entrantes o como parte de las comidas en familia. El jamón, ya sea de cerdo blanco o de ibérico, es un protagonista indiscutible de las fechas navideñas en nuestras casas.

CESFAC presenta los avances de su Agenda de Sostenibilidad 2030  

Representantes de todos los eslabones de la cadena agroalimentaria han asistido a la presentación de la Agenda de Sostenibilidad 2030 de la Confederación Española de Fabricantes de Alimentos Compuestos Para Animales (CESFAC) en una jornada en formato virtual en la que, además, se han conocido los últimos avances en materia de sostenibilidad y deforestación en Argentina.

Durante la presentación de la Agenda de Sostenibilidad CESFAC 2030, su director general, Jorge de Saja, ha destacado que el objetivo de esta agenda es contribuir a que, en el paradigma de la producción, desde la primera praxis agrícola hasta la transformación final en la alimentación animal, todos los eslabones mejoren sus prácticas de manera sostenible. “Debemos poner en valor que un eslabón importante de la cadena, el sector de la alimentación animal, se plantee un compromiso serio y muy ambicioso en lo que se refiere al suministro sostenible y libre de deforestación de una materia prima estratégica e insustituible como es la soja”, ha destacado el director general de CESFAC.

La agenda se encuentra en estos momentos en fase de definición de prioridades y definición de objetivos respecto al porcentaje de utilización de soja para un abastecimiento sostenible y libre de deforestación en 2030. “No queremos ni imponer ni que nos impongan sistemas de certificación. La experiencia nos demuestra que es muy difícil soportarlo en un producto como la soja, que aporta un valor añadido desde el punto de vista nutricional pero que tiene un coste relativamente bajo. El consumidor tampoco estaría dispuesto a soportar ese sobrecoste. La clave es que todos cambiemos nuestro paradigma para hacer las cosas aún mejor de lo que se hacen hoy día”, ha completado Jorge de Saja.

En la presentación de la Agenda de Sostenibilidad CESFAC 2030 también ha participado Leonor Algarra, Subdirectora General de Medios de Producción Ganadera del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), quien ha recalcado que a los compromisos de sostenibilidad y no deforestación adquiridos a principios de 2020 se han ido aunando una serie de políticas europeas que caminan hacia un objetivo común, que es garantizar una producción alimentaria sostenible desde un punto de vista más amplio: “No sólamente hablamos de deforestación, sino también de impacto medioambiental global de la producción de alimentos. Así es como ha surgido el Green Deal o estrategias como Farm to Fork y las estrategias para luchar contra el cambio climático, todo ello para que en 2050 Europa se convierta en el primer continente climáticamente neutro en emisiones”, ha afirmado Leonor Algarra.

La pesca de atunes y el proyecto Sharkface

Todo nació en la  Innovathon Bermeo donde se plantearon inicialmente buscar la respuesta cuatro retos o cuestiones: ¿Cómo se pueden mejorar los mecanismos de control, seguimiento y trazabilidad para acabar con las prácticas ilegales en la pesca del atún? ¿cómo se puede facilitar al consumidor información transparente, clara y fácilmente accesible sobre el origen del atún, aportando mayor valor y ayudando en la decisión de compra? ¿cómo se puede reducir la captura de especies no deseadas y mejorar su liberación sin daños? y ¿cómo se puede gestionar la contaminación generada por las artes de pesca, mejorando los materiales y/u optimizando y maximizando su uso?

El proyecto Sharkface, desarrollado por la Bermeo Tuna World Capital (que promueve a nivel global la gestión sostenible en torno al atún como recurso natural desde el conocimiento científico y el liderazgo de las buenas prácticas) dio respuesta a la tercera de las cuestiones planteadas, de acuerdo con su filosofía, y lo fundamentó con la implementación de un sistema de pesca de cerco más selectivo y sostenible.

El objetivo perseguido es el de realizar una pesca respetuosa reduciendo en la medida de lo posible la captura de especies accesorias. Debe tenerse en cuenta que el método de la pesca de cerco, aun siendo mucho más selectivo que otros artes de pesca como el palangre, captura ocasionalmente especies de baja productividad como los tiburones, afectando directamente al ecosistema marino, perjudicando la biodiversidad.

Se trata de que antes de lanzar  la red de cerco se procede a la instalación de unos dispositivos que disuadan hacia a la zona de pesca de especies accesorias, como tiburones y rayas. Por medio de un campo electromagnético los tiburones huyen ante semejante estímulo. Por medio de una boya que actúa con la radiación solar se emiten los pulsos para que no entren en la zona de pesca dichas especies.

 

Fomento del consumo de proximidad

Moncloa ha informado de que el Consejo de Ministros aprobó hace unos días un Real Decreto que regula y flexibiliza la aplicación de determinadas disposiciones de la Unión Europea (U.E. – 27) en materia de higiene alimentaria, que afecta a la producción y comercialización de productos alimenticios. De esta forma, se favorece la viabilidad, la rentabilidad y subsistencia de los pequeños productores de alimentos y se impulsa el consumo de proximidad.

Este texto legislativo, propuesto por los ministerios de Consumo y de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), supone una simplificación en los requisitos en materia de seguridad e higiene de la producción primaria, lo que permite la adecuación de las técnicas tradicionales de producción al marco sanitario vigente y facilita su puesta en el mercado de proximidad, para crear economía ligada al medio rural y contribuir a evitar la despoblación. Todo ello sin menoscabo de la necesaria seguridad e higiene de los productos.

El Real Decreto utiliza las flexibilidades previstas en lo dispuesto en los reglamentos de la Unión Europea en cuanto a la comercialización de productos alimentarios, que permiten adaptar su aplicación a la realidad productiva de España, y establece los criterios de higiene y seguridad alimentaria en los productos de origen animal. Se trata de una normativa específica para las pequeñas y medianas empresas alimentarias, que impulsa el consumo informado y responsable a través de mejoras en el etiquetado y el acceso a la información.

La norma es una revisión del Real Decreto 640/2006, de 26 de mayo, que utiliza la posibilidad que da la reglamentación europea a los Estados miembros para establecer excepciones, adaptaciones o flexibilizaciones. Se trata de una demanda histórica de determinados sectores productivos y que permite la adaptación del denominado «paquete de higiene» en España, compuesto por tres reglamentos, al nuevo contexto productivo y comercial.

La experiencia adquirida desde 2006, los avances científicos y de carácter productivo y comercial, así como las nuevas demandas de la sociedad y la unidad del mercado interior, avalan la revisión que supondrá una mejora en la rentabilidad de las explotaciones.

En este contexto cabe destacar: en cuanto a instalaciones e infraestructuras de producción alimentaria y sus requisitos, el real decreto adapta la norma al tamaño y características de los establecimientos.

También establece las condiciones de higiene y seguridad necesarias para que estos pequeños establecimientos puedan realizar sacrificios de animales (aves y conejos) en sus instalaciones. En cualquier caso, solo se podrán sacrificar animales criados en la propia granja o que hayan cumplido la estancia mínima establecida y con límites de sacrificio anual en cada caso, garantizándose así la máxima seguridad alimentaria.

La autoridad competente establecerá, para los pequeños mataderos y establecimientos que produzcan carne picada, pautas propias en torno a los muestreos establecidos en la normativa general cuando el análisis del riesgo lo justifique. Se establecen, asimismo, requisitos estructurales adaptados a los pequeños mataderos y mataderos móviles, adecuadas a su pequeño tamaño.

De la misma forma, la norma establece las pautas de higiene a los pequeños productores primarios para favorecer el consumo de proximidad y los canales cortos de comercialización. Se permite la venta directa de pequeñas cantidades de carne a consumidores y consumidoras o a establecimientos de venta al por menor, que podrá realizarse en la propia explotación o en mercados ocasionales o periódicos. La distancia entre la explotación y los mercados o establecimientos no puede superar los 100 kilómetros.

En cuanto a la información a las personas consumidoras, los productos deberán indicar el número de registro de la explotación en el Registro General Sanitario de Empresas Alimentarias (RGSEAA), la descripción de la mercancía, el peso neto del producto y la fecha de sacrificio. De la misma forma, los productores deberán informar del lugar de sacrificio del animal (en la explotación, de caza o de ganadería de lidia) y de si el producto debe ser cocinado antes de su consumo.

También se regula la comercialización directa de leche cruda y se exige figurar como establecimiento autorizado inscrito en el RGSEAA. Se actualiza y concreta el listado de especies de caracoles silvestres que pueden ser comercializados y se actualizan los requisitos de higiene alineados con los reglamentos europeos.

En cuanto a los establecimientos de comidas preparadas que sirvan a lugares como residencias de mayores, centros de día o comedores escolares, se establecen también criterios homogéneos. Deberán disponer de comidas testigo que representen las diferentes comidas para posibilitar la realización de los estudios epidemiológicos que sean necesarios. Esas comidas testigo se recogerán tras su elaboración, estarán claramente identificadas y fechadas y se conservarán durante un mínimo de siete días a temperatura igual o inferior a cuatro grados centígrados.

La AESAN, integrada en el Ministerio de Consumo e impulsora de la norma, es el organismo competente para la coordinación, en todo el territorio del Estado, de las cuestiones en torno a las materias de flexibilización recogidas en este Real Decreto. El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), por su parte, es el departamento encargado de la planificación de las políticas agrarias y alimentarias. AESAN elaborará guías en torno a las medidas y los procesos requeridos que faciliten la adecuación de las explotaciones agroalimentarias al nuevo escenario.

La cadena alimentaria ante el acuerdo U.E. – R.U.

Los agricultores y cooperativas agrarias europeos, los fabricantes de alimentos, operadores comerciales y trabajadores del sector agroalimentario, han publicado, en la recta final de las negociaciones entre la Unión Europea y el Reino Unido, una declaración conjunta en la que solicitan 5 cosas:

  1. Cuando concluyan las negociaciones, necesitaremos claridad inmediata sobre las normas que regirán la futura relación comercial entre la UE y el Reino Unido, a fin de evitar mayores turbulencias económicas e incertidumbre laboral en un sector ya bastante lacerado por la pandemia de la COVID-19.
  2. El Reino Unido abandonará el Mercado Único y la Unión Aduanera, lo que conllevará más procedimientos aduaneros, más carga burocrática y un incremento de los costes del transporte. Un Brexit sin acuerdo, con los aranceles y los importantes requisitos aduaneros que ello implicaría, generará una situación nefasta. Puesto que probablemente las empresas agroalimentarias sufrirán más a causa del Brexit que otros sectores, se requerirán medidas específicas para suavizar la transición, además de un amplio apoyo procedente de la Reserva de Ajuste por el Brexit de la UE.
  3. Las autoridades públicas tendrán que organizar con rapidez campañas de información eficaces para ayudar a las empresas a comprender las nuevas normas y a planificar sus operaciones.
  4. Hay proteger los derechos de los trabajadores y brindar a las empresas la asistencia necesaria para preservar los puestos de los millones de empleados que trabajan en la cadena agroalimentaria europea.
  5. El diálogo continuo con la Comisión Europea y las autoridades del Reino Unido, así como con los interlocutores sociales y los actores interesados, será fundamental para dar respuesta a las posibles perturbaciones y emergencias que surgirán después del 31 de diciembre de 2020.

Lo ideal, este contexto, seria llegar a cerrar un acuerdo comercial global, sin aranceles ni contingentes, con una estrecha armonización de las normativas, inclusive las que rigen las medidas sanitarias y fitosanitarias y los obstáculos técnicos al comercio.

Los firmantes animan a la Unión Europea y al Reino Unido a dejar de lado su acritud en favor de una relación sólida y productiva que beneficie a todos los estamentos implicados.

PROPOLLO pasa a ser AVIANZA

Según ha publicado Comunicación Cárnica, AVIANZA va a ser la nueva denominación de la principal asociación interprofesional del sector avícola de carne.

Tras más de 25 años de actividad, PROPOLLO (Asociación Interprofesional de la Avicultura de Carne de Pollo del Reino de España) va  a cambiar su marca y además ha solicitado al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ampliar su ámbito funcional para ampliar su alcance a la carne de pollo, pavo y codorniz.

Esto implicará que la entidad dejará atrás el mencionado nombre de ‘Asociación Interprofesional de la Avicultura de Carne de Pollo del Reino de España’ o ‘Propollo’ para pasar a ser la “Asociación Interprofesional Española de Carne Avícola”.

Con este cambio de marca, la Interprofesional avícola busca un doble objetivo: por un lado, representar de forma más amplia la composición y diversidad de sus asociados, pues aglutina a más del 95 por 100 del sector avícola de carne español, incluyendo la producción de carne de pollo, pavo y otras aves; y, por otro lado, potenciar su imagen en el plano internacional, apoyándose además en el sello Avianza Export.

AVIANZA ya forma parte de la asociación europea AVEC (Asociación Europea de la Carne de Ave), y juega un papel principal en la negociación con las administraciones públicas nacionales e internacionales para la defensa de los intereses del sector avícola español.

Con el nuevo sello Avianza Export se ptretende reforzar el plan estratégico de promoción y exportación de productos de origen español, así como los acuerdos comerciales en condiciones preferenciales para sus socios.

 

Camino se hace al andar

Mis lectores habituales son conocedores de mi paso por dos colegios, Puente la Reina en Navarra y Alba de Tormes en Salamanca, de una misma orden, los padres del sagrado corazón, popularmente conocidos como Padres Reparadores y en la jerga eclesiástica como los dehonianos, en honor al fundador.

De aquella larga estancia de 6 años en el internado no guardo más que buenos recuerdos aunque les tengo que reconocer que, al menos en los primeros cursos, se me hizo bastante duro aquello de no volver a casa más que en tres ocasiones al año, Navidades, Semana Santa y verano. Particularmente dolorosa me resultaba la Navidad, mejor dicho los previos a la Navidad, cuando lloraba como una Magdalena al escuchar la pegadiza melodía del anuncio turronero con la sensiblera letra de “vuelve, a casa vuelve, vuelve a tu hogar “.

Pues bien, no sé si es por el hondo recuerdo de aquellos anuncios o por el poso religioso adquirido en el colegio, la cuestión es que el espíritu navideño se apoderó de mí y desde hace un montón de años, llevo decorando el árbol del jardín con motivos navideños e iluminándolo, en versión rural del siempre loado Abel Caballero, para alegrar estos días al barrio en su conjunto.

El final de año en que nos encontramos es época de partos en gran parte de los rebaños pastoriles, rebaños que muchos de ellos han pasado el verano en la sierra y que afrontan la temporada de partos en las cuadras ubicadas en el fondo de los valles para una vez alcanzado el mes de mayo, nuevamente volver a subir a los pastos montanos y así, completar el ciclo natural de los rebaños y el ciclo de gestión donde los fondos de valle en invierno-primavera y los pastos montanos de la sierra conforman un todo, inseparable e interdependiente.

Pues bien, en esta época también suelen ser habituales los percances en la montaña y justo en uno de ellos, recientemente, han sido los equipos de emergencias los que tuvieron que acudir al rescate de dos montañeros que se quedaron atrapados por la nieve en la Sierra de Aralar y dada la compleja orografía del paraje, los equipos de rescate utilizaron para ello los accesos que se han habilitado hace poco. Los integrantes de los equipos de rescate hicieron lo correcto, utilizar el camino habilitado para todo tipo de usos, controlados eso sí. Ahora bien, resulta llamativo cuando menos, que demos por bueno, que lo es, la habilitación de caminos para estos usos especiales mientras nos echamos las manos a la cabeza si esos caminos son habilitados para el uso, especial y controlado, de los ganaderos que gestionan el monte. Cuanto más paradójico resulta que sean los montañeros, más allá de lo que hicieron personalmente los afectados por este rescate, quienes utilicen sin reparos esos caminos cuando un numeroso colectivo de grupos locales de montaña salió en tromba contra la construcción y/o habilitación de dichos caminos. Tienen todo el derecho, por supuesto, de utilizar dichos caminos pero convendría recomendarles más empatía con los que reclaman dichos caminos para su vida y trabajo ganadero.

Más aún, cuando en estos momentos hay 17 personas, electos municipales, forales y técnicos varios que están inmersos en un proceso judicial, simple y llanamente, por votar favorablemente a la ejecución de ese camino que tanto perjuicio iba a ocasionar a la madre naturaleza.

Las grandes áreas de pastos de montaña de nuestro territorio, algo extensible creo al resto de territorios de otras latitudes y especialmente en zonas muy queridas por los montañeros vascos como los Picos de Europa, más allá de los que abogan por el rewilding (asalvajamiento), requieren de la gestión humano-animal de los recursos naturales para que sea el ganado quien limpie ´a diente¨ los pastos, los abone al mismo tiempo con sus defecaciones y con ello, va transportando, naturalmente, las semillas de un lado a otro. Para ello, no obstante, el ganadero, siempre minusvalorado cuando no olvidado, requiere de ciertas infraestructuras para su quehacer ganadero y así requiere de chabolas con luz y agua, majadas, abrevaderos, quesería (en el caso de que elabore) pero una infraestructura que requiere, sí o sí, impepinablemente, por mucho que alguno se altere, es el acceso, una vía o una pista, que al parecer es la palabra maldita, para poder acceder en condiciones a su punto de vida y trabajo durante largas temporadas en verano-otoño.

Los accesos son algo inevitable en la sierra de Aralar y en Aizkorri – Aratz, tal y como los son en las montañas de la siempre mitificada Iparralde (País Vasco-francés para los más lejanos) porque resulta incomprensible que aquellos que aluden el modelo de Iparralde como icono de la ganadería extensiva y sostenible sean los mismos que olvidan, premeditadamente quizás, que en Iparralde todas las chabolas de pastores, independientemente de la altura que se encuentren, cuentan con un acceso digno.

Por cierto, hablando de pastores y ganaderos de montaña que practican la siempre alabada ganadería extensiva, no les pillará de sorpresa que esa misma gente, estos pastores y ganaderos de extensivo estén temblando, aparte de enfadadísimos, con la decisión del Gobierno Central, más concretamente del Ministerio de Transición Ecológica, de impulsar el borrador de la Estrategia para la Conservación y Gestión del Lobo en España que propone homogeneizar el estatus de protección de la especie a nivel nacional, incluyendo a todas las poblaciones españolas en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial, por lo que con ello, además de generalizar la protección de dicha especie, se aumentará y al parecer, se prohibiría la gestión de su población.

Una vez más, me llama clamorosamente la atención que en un alarde de in-coherencia entre el dicho y el hecho, sean aquellos colectivos y partidos que más alaban la ganadería extensiva y de montaña quienes, simultáneamente, se opongan más fervientemente a la ejecución de infraestructuras para el trabajo ganadero y además, sean en gran parte, quienes más apoyan la protección del lobo aunque ello, lamentablemente, sea a costa de los ganaderos extensivos.

Paradójicamente, mientras termino este articulillo, escucho a Rafael cantando ese famoso villancico que dice “El camino que lleva a Belén, baja hasta el valle que la nieve cubrió».

 

Xabier Iraola Agirrezabala

Editor en Kanpolibrean.
Blog sobre la granja y el mundo alimentario

 

Comunicación y proteína animal; un tema complejo

Ya sé que este tema lo he abordado, con mayor o menor intensidad, en  otras ocasiones en alguna de mis actividades profesionales, tanto en este Boletín de ÁGORA TOP GAN como en mis clases y conferencias.

No obstante, vuelvo a él en razón de que lo desarrollé, una vez más, la semana pasada en una de mis charlas dirigida, en esta ocasión, a personas con responsabilidades empresariales y quedé bastante decepcionado al constatar la poca importancia, que en general se da, probablemente por una sobre – exposición informativa, a las características cualitativas de la comunicación profesional en el “mundo de la proteína animal”.

Desde mi perspectiva, la mencionada comunicación, tanto la oral como la escrita, está muchas veces contaminada por alguna o algunas, de estas cuatro fuentes: la carencia de una verdadera exposición informativa, la utilización de “falsas noticias” (fake news), la recurrencia a posverdades y la ignorancia del comunicador. La verdad  es que no sé cuál de las cuatro es más dañina.

La exposición informativa tiene como finalidad informar acerca de un tema, en este caso relacionado con la proteína animal, de una forma objetiva, profunda y rigurosa, con un desarrollo argumental ad hoc, que exponga y aclare conceptos. Lamentablemente, en nuestra sociedad dónde la información súper – abunda la misma, masificada, busca, en no pocas oportunidades, su rentabilidad económica, en base al amarillismo y no, su finalidad informativa objetiva.

Las noticias falsas o bulos (conocidas también con el extranjerismo, en este caso el anglicismo, “fake news”) se caracterizan por tener un contenido pseudo – periodístico. Suele contar con una amplia difusión a través de las redes sociales y también a través de los medios.  Su objetivo es desinformar (ejemplo: el consumo de carne roja genera cáncer). Según el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts), del orden del 30 por 100 de las noticas que circulan por Internet y se refieren al sector de la alimentación son bulos (probablemente, cuando estas noticias están relacionadas con los alimentos basados en la proteína animal el porcentaje de bulos sea notablemente más elevado).

Las posverdades son mentiras emotivas; son un neologismo (entendido como una nueva expresión idiomática que se crea). Su finalidad es distorsionar deliberadamente la realidad, minusvalorando o ignorando los hechos o los datos objetivos, apelando a las emociones y/o a las creencias personales (las nuevas dietas veganas son adecuadas nutricionalmente y son altamente beneficiosas en la prevención de enfermedades,).

Las posverdades, al igual que los bulos, especialmente cuando son utilizadas por los poderes públicos y/o los poderes fácticos, tienen la finalidad primera de modelar la opinión pública e influir en las actitudes de la propia sociedad.

La ignorancia, entendida como una falta de conocimientos en razón de una carencia de instrucción o formación, “adorna” actualmente a muchos “comunicadores” (que se han multiplicado en los últimos años, como las setas en un otoño lluvioso y templado). Ello aumenta exponencialmente una pseudo – información caracterizada por la carencia de exposición informativa y la elevada presencia de bulos y de posverdades.

Todo ello lleva, lamentablemente, a que una sociedad cada vez más gregaria e insensata, acepte con toda naturalidad esta pseudo – comunicación caracterizada, insisto, por una falta de nivel intelectual, de rigurosidad y de objetividad. Ello desemboca como muy bien lo ha manifestado la periodista Carme Chaparro al afirmar que: “Las fake news han llevado a la sociedad a naturalizar las mentiras”.

Y ello es muy cierto cuando se trata de ciertos temas relacionados con la proteína de origen animal y/o con los alimentos basados en la misma. Incluso, en ocasiones, se entra en la “ignorancia deliberada” (negando con ella el más elemental conocimiento que permita deducir  la intención o el propósito) lo que aún hace más sensible los efectos indeseados de la mencionada pseudo – comunicación.

Pienso que, en un futuro a corto plazo, la “situación comunicativa” en el ámbito referenciado no va a mejorar significativamente. Y no lo va a hacer, entre otras cuestiones, porque en ciertos estamentos, con intereses políticos o económicos, directos o indirectos, no interesa que mejore.

Por esta razón, todos los profesionales que pretenden, pretendemos, realizar realmente la mencionada exposición informativa lo tenemos cada día más complicado.

Triste, pero cierto.

 

Carlos Buxadé Carbó.
Catedrático de Producción Animal.
Profesor Emérito.
Universidad Politécnica de Madrid
Universidad Alfonso X el Sabio