Entradas

La triquinosis a escena

Como queda reflejado, en la tribuna del presente boletín de Ágora Top Gan, un debate que continúa abierto en nuestro país y donde, en mi opinión, siguen sin arbitrarse soluciones realmente eficientes y eficaces, es el que atañe a la sobreabundancia de cierta fauna silvestre, en especial de jabalíes con su negativo impacto en el medio rural (y, en ocasiones, también urbano).

Pero, paralelamente, hay otra cuestión ligada a este tema que no goza de gran predicamento a nivel social, pero que no deja de ser importante; me refiero a la potencial incidencia de la triquinosis ligada al autoconsumo de carne de jabalí (y también de otros animales fuera del control sanitario). 

Esta enfermedad no sólo afecta a las personas, también afecta a diferentes mamíferos tanto silvestres como domésticos. En este contexto hay que indicar que se han identificado más de 100 especies de mamíferos, aves y reptiles como hospederos definitivos de este parásito. 

Cierto es que la mayor parte de los hospederos son silvestres; sin embargo, son de importancia particular para la triquinosis humana, como es lógico, la carne de algunos animales de consumo humano, tales como cerdos, jabalíes, caballos, ciervos, gamos, carne de toro y carnes de animales considerados exóticos (esta es la razón por la que, en ciertas partes del Mundo, la triquinosis está regularmente presente).

La mencionada triquinosis (también llamada triquinelosis o triquiniasis) es una enfermedad de naturaleza parasitaria que es  causada por un nematodo del género Trichinella, que el humano la adquiere al consumir carne y/o los productos cárnicos crudos o insuficientemente cocinados procedentes fundamentalmente, en España, de jabalíes o de cerdos parasitados  infestados con larvas del parásito. 

En las personas presenta síntomas gastrointestinales (diarrea), dolor muscular y articular.

Para prevenir esta enfermedad, es absolutamente fundamental que todos los animales que pueden estar infectados, pero especialmente, en el caso de España,, los cerdos y los jabalíes, que vaya destinados al consumo humano sean previamente analizados para comprobar que no presentan el parásito y aquí, como es natural se incluyendo los que se destinan al autoconsumo. 

Por esta razón se hace necesario, una vez más, ahora que estamos en época de caza, concienciar a todos de la necesidad de realizar este análisis también en el caso de carne de caza destinada al consumo directo (para el análisis se  aplica el método de detección de referencia para la extracción e identificación de triquinas publicado en el Boletín Oficial de la Unión Europea del 11 de Agosto de 2015, Reglamento de Ejecución (UE) 2015/1375 de la Comisión del 10 de Agosto 2015). 

En España, insisto en ello, la gran mayoría de los brotes de triquinosis se siguen generando a causa del consumo de carne o productos derivados de jabalí procedente de cacerías sin control sanitario, pero también de la ingesta de carne de cerdo procedente de matanzas domiciliarias, o de la mezcla de ambas carnes en embutidos (La carne de animales de estas especies que se comercializa por los canales habituales (carnicerías, restaurantes, supermercados, hipermercados, mercados, etc.) ha sido siempre sometida previamente a estos análisis, que son obligatorios por normativa).

Por las razones aducidas, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), en colaboración con la Real Federación Española de Caza (RFEC)ha generado un tríptico informativo, que estará disponible online y será distribuido en papel entre la población que practica la caza, con el objetivo de reducir los potenciales riesgos asociados principalmente, como ya se ha indicado, al autoconsumo de carne de jabalí no procedente de los canales habituales de comercialización.  Dicho en otras palabras, el objetivo del mencionado tríptico sensibilizar a los cazadores, a sus familias y a sus allegados, acerca de la necesidad y de la importancia de realizar el mencionado análisis de triquina en las piezas de caza. 

Se pretende pues aumentar el conocimiento sobre esta enfermedad e informar, a todos los niveles, acerca de cómo prevenirla y evitar casos como el producido, por ejemplo, en Retuerta del Bullaque (Ciudad Real), dónde fueron 17 personas las afectados por un brote de triquinosis; todos eran parientes y/o amigos de la familia que hizo la matanza de un cerdo criado en semilibertad. 

Por todo lo expuesto, la triquinosis no es una cuestión menor y, en mi opinión, es positivo llevarla a escena y situarla en el lugar que la corresponde.

Carlos Buxadé Carbó.
Catedrático de Producción Animal.
Profesor Emérito.
Universidad Politécnica de Madrid
Universidad Alfonso X el Sabio

Las cámaras de vídeo – vigilancia y los mataderos

 

Se veía venir. Este es un complejo tema que ha tomado vigencia en España desde el año 2018. Fue entonces cuando la ONG Equalia inició, a finales del mencionado año, la campaña “Derecho de Información” para pedir la instalación obligatoria de cámaras de vigilancia en todos los mataderos españoles con el objetivo de garantizar de manera efectiva y rigurosa el cumplimiento de las normativas de bienestar animal y seguridad alimentaria.

Finalmente, ante la reiterada difusión de imágenes muy negativas acerca de las condiciones estructurales y de la realización del trabajo en algunos mataderos y/o de ciertas explotaciones pecuarias, y en respuesta a una reiterada reivindicación de las organizaciones animalistas, el Ministerio de Consumo prepara un Real Decreto para obligar a instalar cámaras de video vigilancia en todas las instalaciones donde tenga lugar el sacrificio de animales.

En este marco, el Ministerio de Consumo, a través de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), ha sacado a consulta pública el proyecto de Real Decreto destinado a obligar a instalar cámaras de video – vigilancia en todas las instalaciones donde tenga lugar el sacrificio de animales. 

El objetivo de esta medida es la de «garantizar el cumplimiento de los estándares de bienestar animal y seguridad alimentaria y la higiene, tanto de los animales como de las instalaciones en las que se encuentran«.

El futuro Real Decreto pretende todos los servicios de vídeo – vigilancia en mataderos e incluirá normativa sobre aquellos lugares en los que deben instalarse las cámaras, garantizando la privacidad de trabajadores y trabajadoras. El texto normativo contemplará los procesos y tiempos en los que las imágenes y sonidos deberán ser guardados y cuál será el procedimiento de puesta en conocimiento de la autoridad las posibles infracciones detectadas. Por último, se regularán las especificidades que puedan tener para la aplicación de la norma pequeños mataderos y mataderos móviles

Mejorar la calidad de la carne

El Ministerio de Consumo aduce que «la mejora de la protección de los animales en el momento del sacrificio contribuye a mejorar la calidad de la carne y tiene un efecto positivo indirecto en la seguridad laboral en los mataderos«. 

A su juicio, los consumidores demandan más información sobre los productos alimenticios y esto incluye las condiciones de los animales. Consumo afirma que ha constatado una creciente sensibilidad hacia la protección de los derechos de los animales en nuestro país.

Otros países europeos como Francia, Alemania y Escocia ya cuentan con protocolos similares de vigilancia en mataderos, puesto que la Unión Europea lo permite en su normativa. 

En España, la normativa comunitaria y estatal regulan de forma estricta los marcos de seguridad alimentaria, bienestar animal y la interrelación entre ambas a través de las autoridades competentes y el Servicio Veterinario Oficial, que son quienes ejercen la vigilancia en las instalaciones de mataderos.

Pero, a pesar de la estricta normativa y la vigilancia continua, Consumo subraya que se siguen detectando malas prácticas e incumplimientos en relación con el bienestar animal.

La resilencia del sector pecuario ante una situación VUCA

Entendamos bien aquí que el término resiliencia lo refiero  a la capacidad, en este caso del sector pecuario (del agrario, en general, para ser más exactos), para hacer frente a la compleja situación global actual, plagada de adversidades, y para transformar los muchos inconvenientes que la caracterizan y el dolor moral que la misma genera, en una fuerza motora que le lleve a superarse e incluso, a salir fortalecido.

En unos momentos donde, en España, el desprestigio del Ejecutivo y de los responsables de nuestra Sanidad aumenta día a día, ante sus reiteradas mentiras, su incapacidad real de frenar la expansión de la pandemia de la COVID – 19, de aportar cifras reales de la situación y de ser incapaces de reportar datos durante los fines de semana (caso prácticamente único en el Mundo) no le queda al sector y no nos queda a todos nosotros, personas normales y corrientes, más alternativa que procurar adaptarnos, lo mejor y más rápido posible, a pesar de todo, a una situación absolutamente nueva, dinámica y excepcional, que nunca habíamos esperado, ni, por supuesto, imaginado.

Es verdad que nuestra sociedad y en ella, nuestro sector, sigue funcionando, mejor o peor,  pero lo hace de una manera muy distinta a cómo lo hacía hace apenas 10 – 12 meses.  En efecto, al impacto directo e indirecto de la COVID – 19 se han sumado cambios y tendencias cuya influencia, especialmente a nivel de los mercados, cada día que pasa tienen una mayor trascendencia. 

Esta realidad nos lleva a un periodo que se puede definir como VOLATIL, INCIERTO, COMPLEJO y AMBIGUO (en inglés Volatility, Uncertainty, Complexity and Ambiguity = VUCA). Esta consideración temporal  de la suma de circunstancias especiales realmente se generalizó no hace tanto tiempo en el ámbito militar y más concretamente a raíz de la caída del Muro de Berlín y de la descomposición de los regímenes comunistas por él protegidos.

La nueva situación, especialmente en Alemania, dio lugar, como muy bien explicó en su día el señor Willy Brand, a que los comportamientos de los actores implicados podían cambiar con una muy notable rapidez, sin que se dispusiera de información suficiente para anticiparse a los mismos y con la presencia de influencias interaccionadas, muy difícilmente cuantificables y, además, en general, no evidentes a priori.

Pues bien, en esta situación VUCA (que creo sinceramente va a seguir durante muchos meses) el sector pecuario debe ser, capaz de irse adaptando. Debe ser capaz de conocer y asumir los entornos, de entender las razones de los cambios que se producen y se irán produciendo y de anticiparse, en la medida de lo posible, a los mismos. Ello supone que el sector pecuario deberá ir cambiando con un elevado dinamismo en función de las circunstancias y de las condiciones.

Es evidente que la COVID – 19 está alterando los patrones de consumo generando lo que estamos llamado “el nuevo consumidor” y también está modificando los lugares y los volúmenes de producción, los movimientos de materias primas y de productos semi- elaborados y elaborados, quebrando paralelamente los complejos equilibrios de las rutas y sistemas de transporte y modificando sus costes.  Los cambios de paradigmas (entendidos como  modelos de conocimiento aceptados por las comunidades científicas.) se hacen cada día más evidentes.

En este contexto, los consumidores son cada vez más compradores y menos clientes, cambiando su manera de comprar, tanto en lo que se refiere a los productos como a los canales de adquisición que utilizan, e incrementando también sus exigencias, especialmente las de índole emocional, lo que determina modificaciones en el modelo logístico de la cadena de suministro (y también en el de la propia cadena alimentaria).

En mi opinión y como conclusión a las presentes reflexiones, la realidad es que no es, ni va  a ser, nada sencillo prever bajo qué premisas se funcionará, en el campo que nos compete, en los próximos años. 

Ello exige desarrollar, sí o sí, tanto a nivel individual como sectorial, una resiliencia suficiente para poder medrar exitosamente en este entorno VUCA, sin olvidar que es y va a ser cuasi imposible predecir, con suficiente conocimiento y antelación, las coordenadas que lo enmarcarán.

¡Todo un reto mayúsculo para nuestro sector pecuario! Pero, nos guste o no, esto es lo que hay y es lo que se avecina.

Carlos Buxadé Carbó.
Catedrático de Producción Animal.
Profesor Emérito.
Universidad Politécnica de Madrid
Universidad Alfonso X el Sabio

Ágora Top Gan organiza el 21 de octubre una mesa redonda virtual sobre los mercados del pavo, huevo de consumo y productos vegetales alternativos

La situación actual, condicionada por la COVID – 19, de los mercados interior y exterior del pavo, del huevo para consumo y los productos de base vegetal será debatida el próximo 21 de octubre  en una mesa redonda virtual organizada por Ágora Top Gan en colaboración con el Grupo Asís Biomedia s.l.

La inscripción en el encuentro virtual es gratuita en el siguiente enlace: https://jornadas.agoratopgan.com/jornada-topgan-octubre-2020.html

La mesa redonda virtual, titulada “Los mercados interior y exterior del sector del pavo de carne, del sector huevo para consumo y del sector de los productos vegetales alternativos a productos de origen animal” se iniciará a las 18 horas.

En la misma participará el profesor Carlos Buxadé, catedrático de Producción Animal, Profesor Emérito de la Universidad Politécnica de Madrid y actualmente profesor de la Universidad Alfonso X el Sabio, que actuará de moderador y hablará sobre “la importancia de los distintos mercados”; también intervendrán doña Maite González Ruiz, experta en mercados pecuarios; don Enrique Díaz Yubero, Director General de INPROVO y don Jorge López Atienza, Director de operaciones en Zyrcular Foods.

Jornadas técnicas y divulgativas

Ágora Top Gan organiza con carácter periódico jornadas técnico-divulgativas  dirigidas al sector agrario y ganadero que cuentan con una alta carga formativa, informativa y también de opinión.

A lo largo de este año 2020, se han llevado a término tres mesas redondas virtuales y una jornada presencial.

 

El Coronavirus (covi) en el ganado bovino (II)

Inicio esta segunda parte de mi artículo poniendo en evidencia que no hay un tratamiento etiológico para el Covi, pero sí sistemas de control, empezando por el manejo, la bioseguridad y la higiene (separación temprana de las crías de la madre y otros adultos; continuando con tener una sala de partos aislada y limpia, con una cama abundante y renovada con frecuencia o boxes individuales para las crías, disponiendo de un alojamiento seco, abrigado y limpio y aplicando medidas de manejo de bajo estrés en el transporte y en el cebadero…).

En el caso de la diarrea neonatal, adquiere mucha importancia la administración temprana de suficiente calostro con inmunoglobulinas frente al virus. El Covi bovino puede desencadenar una respuesta inmune protectora en los animales infectados; la recuperación de la enfermedad se acompaña de títulos elevados de anticuerpos, Ig G1 y G2, Ig A, (e Ig M durante su vigencia), muchas bajas por Covi, sin embargo, solo muestran Ig M.

La respuesta inmune parece ser poco duradera, de ahí la posibilidad de animales persistentemente infectados y de reinfecciones repetidas, aunque la presencia de Covi en ambos casos suele limitarse a una multiplicación subclínica, de importancia para la transmisión del virus, pero sin implicaciones para la salud de los hospedadores.

Los terneros que entran en cebadero con una titulación elevada frente a Covi tienen menor riesgo de sufrir enfermedad respiratoria en las 5 semanas posteriores a su recepción y mayor ganancia de peso que sus compañeros.

Existen vacunas inactivadas y atenuadas frente a Covi, de empleo en la prevención de la diarrea neonatal. Algunas vacunas orales de virus atenuado se han empleado directamente en el ternero, pero con un éxito parcial, por la posible interferencia de los anticuerpos maternos, ingeridos en el calostro. 

La norma es la aplicación de vacunas parenterales a las madres, al final de la gestación, para estimular la producción de anticuerpos, que pasarían a la cría en el calostro. Existe una correlación positiva entre el título sérico de las madres, el título en calostro y en el suero del ternero en sus primeros días de vida.

La aplicación experimental intranasal de vacunas atenuadas orales (diseñadas frente a diarrea neonatal) antes de la entrada en cebadero ha tenido efectos beneficiosos en la sanidad y rendimiento de los animales. Se especula sobre el posible beneficio que podría obtenerse de la aplicación de vacunas parenterales, dada la relación encontrada entre anticuerpos séricos y protección.

La inmunidad frente a Covi parece proteger de las manifestaciones clínicas, pero no impide nuevas infecciones ni la transmisión de virus (reducida en tiempo e intensidad).

¿Se transmite el Covi bovino del ganado a los operarios o los consumidores? No. 

Aunque hay dos Covi humanos relacionados con el Covi bovino (HCoV-OC43 [catarro] y HECoV [enteritis]), no se han encontrado nunca evidencias de transmisión del virus bovino al hombre; es más, los estudios realizados sobre personal en contacto con terneros enfermos, han demostrado que el 100 por 100 de las muestras nasales obtenidas de los obreros ya a solo seis horas de su exposición era negativo al virus. Muestreos realizados entre la media hora y esas seis horas señalan una rápida caída de la presencia de Covi y, muy importante, en ningún momento se encontró capacidad de los viriones para infectar cultivos celulares apropiados.

¿Qué tendencias vamos a observar en el futuro? Dado que el virus está extendido por todo el mundo, con gran prevalencia en rebaños e individuos, que puede estar presente en numerosas otras especies, domésticas o silvestres y que no es una zoonosis; seguiremos conviviendo con él. 

Las prácticas tendentes a reducir el uso de antibióticos, (mejoras en manejo e instalaciones, bioseguridad e higiene y la mayor proclividad a vacunar al ganado), tendrán un impacto positivo en la frecuencia de aparición de brotes clínicos.

Una posibilidad, añadida, tras el enorme interés que ha despertado la pandemia por la Covid-19 en los coronavirus y su vacunación, es el desarrollo de nuevas vacunas capaces de ser aplicadas de modo efectivo y rentable frente a la forma respiratoria de Covi en los cebaderos, posiblemente en forma de combinaciones con otros patógenos respiratorios.

De momento, manejo, bioseguridad, higiene, vacunación (de madres) y encalostrado escrupuloso son las mejores armas, frente al Covi y todos los demás agentes infecciosos. ¿Nos ponemos?

 

Francisco González

Veterinario

Consultor en Sanidad, Manejo y Gestión  de explotaciones de ganado vacuno

 

Presencia de la PPA en Alemania fuera de la zona inicial infectada

 

El problema se agudiza en Alemania; en efecto, las autoridades veterinarias alemanas notificaron el 30 de septiembre pasado la presencia de un nuevo foco de Peste Porcina Africana (PPA) en jabalíes fuera de la zona infectada que se había delimitado inicialmente. La nueva zona se encuentra a unos 30 kilómetros al norte de los anteriores, a un kilómetro de la frontera de Polonia y dentro del estado de Brandenburgo, donde se han confirmado los otros 38 focos.

Ante este nuevo caso Alemania ampliará los límites de la zona infectada para abarcar el nuevo territorio y se extenderá la búsqueda intensiva de cadáveres para conocer el alcance de la enfermedad y prevenir su difusión. 

En los nuevos límites de la zona infectada, se aplicarán las medidas ya adoptadas en la zona primitiva, entre ellas: búsqueda intensiva de cadáveres de jabalíes; limitaciones de acceso de personas a zonas de riesgo; prohibición de labores agrícolas; análisis de muestras de todos los jabalíes hallados muertos (incluidos los muertos en accidentes de tráfico); prohibición de comercialización de carne de jabalí desde la zona infectada; inspección clínica y de las medidas de bioseguridad en todas las explotaciones porcinas en el interior de la zona infectada; prohibición de la tenencia de cerdos al aire libre; prohibición del uso de heno y paja para alimentación de los cerdos; análisis de muestras de todos los cerdos enfermos o muertos en las explotaciones y aplicación de un control más exigente en aquéllas explotaciones cuyos dueños practican además la caza.

Paralelamente nuestro Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) ha informado de que la mayoría de los casos corresponde a jabalíes hallados muertos en el medio, aunque  también hay algunos vivos que mostraban sintomatología compatible con la enfermedad y que fueron cazados. Hasta la fecha no se ha notificado ningún caso de PPA en explotaciones de cerdo doméstico.

En este contexto, el MAPA insiste en la importancia de aplicar en España unas adecuadas medidas de bioseguridad en las explotaciones de ganado porcino, en el transporte animal, así como en una conducta ad hoc por parte de aquellos cazadores que viajen a países afectados o de riesgo por la presencia de la enfermedad, dado que podrían contribuir, involuntariamente, a la expansión de la enfermedad al retornar a España.

 

La lideresa

Cada vez que se celebran elecciones, bien nivel vasco bien español, surgen voces del sector agrario que apuntan la necesidad de que el sector primario cuente con voz propia en el consejo y, consiguientemente, departamento propio que proporcione al sector primario la visibilidad que, actualmente, le falta.

El Gobierno Vasco ha contado con Departamento agrario propio en sus inicios con los míticos Félix Ormazábal y José Manuel Goikoetxea (en cuyo honor pronto se publicará un libro), posteriormente, estuvo bajo el manto de Industria, con Javier Retegi de consejero, para luego volver a contar con voz propia tanto con Iñaki Gerenabarrena como con Gonzalo Sáenz de Samaniego para, en estos últimos dos ejecutivos, estar bajo Desarrollo Económico con Arantza Tapia al frente.

Al parecer, actualmente, la lucha por la voz propia parece implanteable y, por ello, tan asumido está el tema que hasta en el propio sector el debate se circunscribe a si vamos integrados en el área económica o si vamos integrados en el área ambiental. Como diría aquel, si vamos con la pasta y con aquellos que generan actividad económica o si por el contrario, vamos con aquellos que velan por la ortodoxia verde.

Pues bien, en nuestro caso, en el Gobierno Vasco, el Lehendakari Iñigo Urkullu ha roto todos los esquemas e integrado en un mismo Departamento el área económica, con Agricultura en su seno, y el área ambiental con el objetivo de que la sostenibilidad trascienda al conjunto del Departamento y con ello al conjunto de la economía vasca en línea con lo que apunta el Pacto Verde Europeo recientemente aprobado.

La consejera, Arantza Tapia, según sus detractores y/o adversarios, la imagen más identificable con la visión desarrollista y con los planteamientos empresariales, vuelve a liderar, una vez más, un macro departamento con dos patas bien diferenciadas (desarrollo económico y medio ambiente), pero que no tienen más remedio que caminar de la mano y demostrar así, que la sostenibilidad de la sociedad vasca debe asentarse en una sostenibilidad medioambiental, económica y social, sin dejar huérfana ninguna de las tres patas sobre las que debe pivotar la sostenibilidad.

El sector primario vasco lanzó señales inequívocas, tanto en los previos como en la propia campaña electoral, que necesitaba de un alineamiento de las políticas agropecuarias y las políticas ambientales, que se concediese a los agricultores, ganaderos y forestalistas, verdaderos gestores del 90 por 100 del territorio, el tratamiento que requieren y más concretamente, en cuanto a la organización administrativa, se planteaba la oportunidad de aunar el área de Patrimonio Natural (espacios naturales protegidos, red natura 2000, normativa de medio natural, etc.) junto con el primer sector. Ya lo dice mi amigo Eduardo Moyano, Profesor de Investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en el área de Ciencias Sociales, al diferenciar el medio ambiente “verde” referido al Patrimonio Natural, del medio ambiente “azul” referido al medio marino y del medio ambiente “marrón” con el que se refiere a facetas más ligadas al ámbito urbano, cuando plantea que parece razonable la gestión de agricultura y medio ambiente verde desde un mismo departamento, en aras a facilitar la coordinación entre ellos.  

Al parecer, el mensaje caló entre los dirigentes y así, contamos con un departamento que aúna las dos almas, la económica y la medioambiental en su seno, cuestión que ha levantado ampollas en el movimiento naturalista que opina que Urkullu, en un planteamiento inaceptable para ellos, ha puesto a la loba a cuidar de sus ovejas. Personalmente, quisiera ser más prudente en el momento de valorar los logros del lobby primario y pensar que la integración de ambas políticas en un mismo departamento, al menos del medio ambiente “completo”, viene más dada por las consecuencias políticas de la mala gestión del consejero Iñaki Arriola en Zaldibar. Aun así, bienvenida sea.

Personalmente, soy sabedor de la capacidad de trabajo de la consejera Tapia, una persona trabajadora impenitente, eficaz y acostumbrada a decidir pero que también sabe escuchar, que cuenta con un equipo  primario capacitado liderado por el Viceconsejero Bittor Oroz (donde apuntan pocas novedades) y con un equipo ambiental liderado por la Viceconsejera Amaia Barredo (proveniente del área primaria de anteriores ejecutivos)  que, al parecer, ha conformado un equipo con la sensibilidad agraria necesaria para alinear la maquinaria ambiental en la buena senda. Veremos si las buenas impresiones iniciales se conforman y consolidan con el tiempo.

Ahora bien, ahora que no nos oye nadie y con la libertad que me proporciona no contar para cargo alguno, le confieso, estimado lector, que yo personalmente hubiese impulsado un planteamiento algo diferente con un departamento que integrase las política alimentaria (desde la faceta productiva, la industria agroalimentaria y  la política de consumo) y la política de Territorio Rural (desde las políticas de Desarrollo Rural, las políticas de Medio Natural hasta las políticas de ordenación territorial, tan necesarias para preservar la tierra agraria) con voz propia en el Consejo de Gobierno y con mayor visibilidad ante el conjunto de la sociedad vasca.

A lo dicho, un comienzo prometedor.

Xabier Iraola Agirrezabala

Editor en Kanpolibrean.
Blog sobre la granja y el mundo alimentario

 

El coronavirus (covi) en el ganado bovino (I)

Inicio la primera parte de mi artículo afirmando que los coronavirus son viejos conocidos de los veterinarios. Concretamente, desde el año 1931 en que se identificó el primer coronavirus aviar, unos 30 años antes del primer virus Covi humano.

En el ganado bovino, se asoció el mismo a la diarrea neonatal en 1973; en 1990, a la disentería de invierno y en 1993, a enfermedad respiratoria aguda (si cambiamos “enfermedad” por “síndrome”… ARS, muy cerca de SARS…).

Estas son las tres formas clínicas en que se manifiesta la infección por covi en el ganado vacuno:

  • Diarrea neonatal por covi, una disentería grave que afecta, normalmente, a terneros de menos de tres semanas de vida (en algunas condiciones hasta los tres meses), que implica tanto al intestino delgado como al grueso, devastando las vellosidades y criptas intestinales y reduciendo la digestión y absorción de nutrientes. Ocasiona un retardo notorio en el desarrollo y una mortalidad elevada. Se contagia a través de las heces de las madres u otros adultos presentes o de partículas respiratorias. Suele ser más frecuente en invierno y aparecer en brotes.

 

  • Disentería de invierno, propia de animales adultos, cursa con diarrea, a veces sanguinolenta, fiebre, depresión y pérdida de producción lechera, usualmente durante unas tres semanas aunque puede llegar a cuatro meses. Endémica en el rebaño, se manifiesta en brotes y se propaga con rapidez en el colectivo, notablemente en los meses invernales. Factores de riesgo son la seropositividad de establos vecinos, el tamaño de explotación, la cercanía a otras granjas y la compra de animales.

 

  • Enfermedad respiratoria aguda por covi, aparece típicamente entre los dos y los 12 meses de vida, aunque se dan casos en todas las edades. De curso moderado, con fiebre, disnea y depresión; muchas veces, el virus se circunscribe a las vías respiratorias altas, aunque en un 15 a 20 % de los casos invade los pulmones. Su importancia económica reside en su rapidez de difusión y la pérdida de velocidad de engorde, más que en su mortalidad (1 a 2 % de los afectados). Puede asociarse a otras infecciones (Pasteurella, Histophilus, etc.) y es más frecuente su aparición en invierno o después de fenómenos estresantes (como el transporte a mercados o cebaderos, por ej.).

Todos los coronavirus bovinos pertenecen a un mismo serotipo, pero sí se distinguen cepas con modificaciones antigénicas menores. Esta misma consideración se aplica a los covi que infectan otros rumiantes domésticos o silvestres, como las ovejas, cabras, búfalos, yaks, camellos, llamas, alpacas, vicuñas, antílopes, jirafas, ñúes, etc.

La transmisión de covi sigue la ruta fecal-oral y aerógena, se postula que el paso al intestino puede ser mediante la ingestión de viriones, en partículas de heces presentes en la ubre de la madre o en el suelo (cama de paja, por ej.), o por la deglución de moco que engloba y protege a los viriones que se han multiplicado en las fosas nasales y faringe, tras su entrada vehiculados por la saliva o gotas exhaladas en la tos de otros animales.

El covi suele manifestarse en meses fríos y en momentos de estrés, pero es endémico en muchos colectivos. Se halla extendido por todo el mundo, con gran prevalencia en individuos y rebaños. Muchos adultos son portadores persistentes (y asintomáticos) del virus y lo excretan intermitentemente (especialmente, en situaciones de estrés, como el parto, inclemencias meteorológicas, transporte y mezcla de efectivos de distinto origen,…), y otros sufren ciclos recurrentes de infección-curación en los cuales pueden liberar viriones, aun siendo asintomáticos.

Tenemos, por tanto tres fuentes directas de contagio:

  • Animales enfermos.
  • Portadores persistentes sanos.
  • Animales reinfectados asintomáticos.

Fuentes indirectas del covi pueden ser otros animales, especialmente rumiantes, pero no en exclusiva y elementos inanimados en contacto con los animales (por ej. botas y ropa de los operarios pueden albergar partículas, capaces de infectar cultivos celulares durante más de 24 horas). El diagnóstico laboratorial de covi puede realizarse mediante, entre otras, aislamiento viral, inmunocromatografía, inmunofluorescencia, ELISA y PCR. Los epitelios respiratorios y digestivos son las muestras de elección, es raro identificar covi en sangre. Para la diarrea neonatal existen kits de diagnóstico rápido que permiten identificar covi y otros patógenos entéricos como rotavirus, E. coli K99, Cryptosporidium o Giardia.

Francisco González

Veterinario

Consultor en Sanidad, Manejo y Gestión de explotaciones de ganado vacuno

 

La Peste Porcina Africana (PPA) avanza en Alemania

En el momento de escribir estas líneas ya hay 29 casos de peste porcina africana confirmados en Alemania. Todos ellos tienen como protagonista a jabalíes localizados en la región de Brandenburgo, al este de la República Federal de Alemania.

La ministra alemana de Agricultura, la señora Julia Klöckner, aseguró el pasado día 21 de septiembre, al término de la reunión de los ministros de Agricultura de la Unión Europea (U.E. – 27), en la que se trató el asunto, que el área geográfica en la que se ubican estos casos sigue siendo “limitada y subrayó que hasta el presente no se ha visto afectado por la enfermedad ningún cerdo doméstico.

La ministra  insistió en que las autoridades alemanas “trabajan activamente para contener la posible propagación” del virus y aplaudió el proyecto de la región de Brandenburgo de levantar un cierre en la frontera con Polonia (como hizo Francia cuando se detectaron casos de Peste Porcina Africana en Bélgica). Un equipo veterinario de urgencia de la Unión Europea se ha desplazado a la zona afectada como apoyo.

 

Embargo de China

A pesar de ello, Alemania sufre ya el embargo impuesto por varios países, en particular por China, a su carne de porcino. Su ministra ha pedido “que se mantenga la cooperación intensa en la lucha contra la enfermedad y para limitar sus efectos sobre la economía y en las relaciones comerciales con países terceros”. 

El comisario europeo de Agricultura, el señor  Janusz Wojciechowski, confirmó que, “en este ámbito, los problemas de Alemania son los problemas de toda la Unión Europea y de Europa”. Su colega de Sanidad y Seguridad Alimentaria, la señora Stella Kyriakides, insistió en que “todos estamos en el mismo barco” y aseguró que toda la Comisión Europea “seguirá haciendo todo lo posible para que nuestros socios comerciales comprendan y acepten las medidas de regionalización de la Unión Europea”.

Conspiranoia

Le adelanto que estoy conspiranoico total y no precisamente con respecto al Covid-19 y su origen, los malvados intereses que pudiera haber detrás del bicho, etc. Soy de los que se toman las cosas con relativa tranquilidad. Poca vida social, poco contacto y a poder ser, con gente de mal vivir como los de mi cuadrilla.

Mi conspiranoia es con cuestiones de consumo alimentario pues muchas veces leemos informes y concienzudos estudios que, al menos, habría que poner en cuarentena hasta conocer la identidad del redactor de dicho estudio y lo que es más importante, el nombre del promotor de dicho estudio.

Lo digo porque hace unos años, conocí una marca de leche que afirmaba ciertas características positivas de su producto y lo certificaba a través de un supuesto instituto. Indagando, más bien poco, pude conocer que dicho Instituto era una entidad cuyo único socio era la propia industria láctea. Por ello, con la mosca detrás de la oreja, leo las reseñas de prensa, al no haber podido acceder al estudio completo, sobre un estudio de la Federación Española de la Nutrición (FEN) relativo al consumo de productos lácteos como indicador de la calidad de la dieta.

Como decía, intenté acceder al estudio íntegro en la web de la FEN pero me fue imposible, ahora bien, lo que si pude comprobar para mi espasmo personal es la identidad de los promotores de dicha Federación y caer en la cuenta que entre los promotores de la federación, cuyo objeto social es “el estudio y mejora de la nutrición de los españoles”, hay empresas tan nutricionalmente saludables como Coca-Cola, Pepsico, McDonalds, Nestlé, Telepizza, Campofrío, Idilia (Colacao,Nocilla,etc). Como verá, mi conspiranoia no descansa y tanto es así, que me he tomado la prudencia, lo siento por los ejecutores de dicho estudio, de tomármelo con una cierto relativismo que raya la incredulidad a pesar de que lo recogido en dicho informe por muy positivo que sea para el sector lácteo.

Igualmente, no hace mucho, me presentaron un informe elaborado por una prestigiosa escuela de negocios que concluía las bondades de la expansión de una cadena de distribución para el comercio local de las localidades afectadas. Dicho informe acabó en la papelera, cuando fruto de mi conspiranoia, comprobé que dicho informe era sufragado por dicha cadena de distribución.

No crea que quiero contagiarle mi conspiranoia pero sí alertarle, seguimos con el lenguaje pandémico, sobre la necesidad de analizar el origen y veracidad de las informaciones que nos proporcionan y que muchas veces no son más que información de parte, por muy aséptica que nos la presenten.

Esta misma semana he asistido a una interesante conferencia, virtual del profesor Armando Pérez-Cueto de la Universidad de Copenhague titulada “Dieta deliciosa, saludable y sostenible” que, dicho desde la discrepancia más absoluta, fue un canto a la dieta vegana que en un primer momento, fruto de la conspiranoia, llegué a pensar que estaba organizada por el lobby vegano. Como le decía, esta conferencia fue un excelente altavoz de la lucha contra el consumo de carne por su insostenibilidad y por su negativa incidencia al cambio climático, teoría que según el conferenciante cada vez cuenta con más adeptos dado que existe un tipo de consumidor consciente conformado por un colectivo mayoritariamente joven (63%) y verde (66%) que incluso está dispuesto a pagar más por productos socialmente responsables.

El profesor defendió la necesidad de impulsar una dieta basada en el consumo de plantas y reconocía que dicho planteamiento contaba con facilitadores como la ética, bienestar y derecho animal, la sostenibilidad medioambiental y otras cuestiones como el precio y la conveniencia, si bien reconocía que existen otras barreras, entre las que yo quiero destacar, el sabor y el gusto por alimentos de origen animal.

Nada nuevo bajo el sol. Hace años conocimos numerosas bebidas vegetales que imitaban la leche con el único fin de comerse, beberse mejor dicho, parte del pastel comercial que suponen los productos lácteos y ahora son las empresas tecnológicas que impulsan lo que se ha venido llamando la “carne artificial” las que han puesto toda la carne en el asador para irse comiendo parte del pastel cárnico y para ello, al igual que intentaron los de la leche, qué mejor que apoderarse de la terminología cárnica y con ello confundir al consumidor final.

Así, nos bombardean con la publicidad de supuestas hamburguesas, salchichas, etc. de producción vegetal y tal es la confusión que la cuestión ha llegado a instancias europeas, celebrándose del 19 al 22 de octubre un pleno del Parlamento Europeo con una votación que pretende prohibir el uso de denominaciones de productos cárnicos (hamburguesa, salchicha, etc.) y lácteos (leche) para comercializar productos vegetarianos y veganos. Confío en que todos nuestros europarlamentarios, sean del color que sean y más allá de los conspiranoicos, que somos mucho, recelosos hasta el momento de la votación por el poder de presión del lobby vegano en Bruselas, que votarán favorablemente la enmienda 165 que busca la transparencia para el consumidor además de, porqué ocultarlo, proteger al sector ganadero.

Volviendo al inicio, a la conspiranoia y a la gente de mal vivir de mi cuadrilla, les adelanto que nosotros seguiremos con nuestra cena semanal de la sociedad donde el menú más habitual son los huevos fritos porque, además de la investigación internacional publicada en la revista European Journal of Clinical Nutrition, que ha concluido que el consumo de cuatro huevos a la semana es saludable para el corazón y entre cuyos promotores, sospecho, no andará lejos mi amigo Esteban Atxa de Euskaber, estamos convencidos que tan importante o más que lo que comemos, es comer en buena compañía.

Xabier Iraola Agirrezabala

Editor en Kanpolibrean.
Blog sobre la granja y el mundo alimentario