Entradas

Muerto por insolación

“Mira al Origen” es el lema elegido por la Red Rural Nacional para su campaña cuyo objetivo no era otro que informar y concienciar a la población sobre la importancia que tiene el medio rural desde los puntos de vista económico, social, cultural y ambiental. Una campaña ambiciosa que delicadamente, como quien no quiere, ha entrado en nuestras casas a través de cuñas en televisión, radio y prensa. Un acierto en su planteamiento inicial, digo inicial por que tendrá una continuidad y un desarrollo en el tiempo, puesto que al mismo tiempo que pone en valor el mundo rural, con su lema, apela directamente al factor del origen de los alimentos que consumimos bien en el hogar bien fuera del mismo.

El origen de los alimentos que consumimos en nuestras mesas proviene, simple y llanamente dicho, de la tierra por lo que, todas aquellas políticas encaminadas a cuidar el factor tierra serán esenciales si lo que pretendemos es garantizar el origen de nuestra alimentación, bien sean políticas de ordenación territorial encaminadas a preservar tierras agrarias en cantidad y calidad suficiente bien sean políticas agronómicas encaminadas a mejorar la salud y fertilidad de las tierras.

Hoy quisiera centrarme en las políticas de ordenación territorial y más concretamente, quisiera fijar la mirada en la afección territorial de las políticas de impulso de energías renovables (solar, eólicas, biomasa, saltos hidráulicos, etc.) pues, mucho me temo, que las instalaciones de energías renovables, principalmente la energía solar, puede acabar siendo una nueva burbuja donde la especulación paste a sus anchas y acabe arrasando miles de hectáreas de tierra agrícola.

Como decía, la política de impulso de las energías renovables está en la agenda política y social de todas las instituciones, desde la propia Europa hasta el pueblo de uno mismo, y así comprobamos como los diferentes gobiernos están aprobando sus correspondientes leyes de cambio climático y esta misma semana el Congreso de los Diputados ha aprobado la Ley de Cambio Climático que, salvo sorpresas, será ratificada definitivamente en el Senado. En este proyecto de Ley, comandado por la temible Teresa Ribera, se fijan una serie de hitos energéticos con sus correspondientes plazos temporales como son que España deberá alcanzar la neutralidad climática no más tarde de 2050, que antes de mitad de siglo, el sistema eléctrico de España tiene que ser 100 por 100 renovable pero puntualiza que, al finalizar la próxima década, como mínimo 35 por 100 del consumo final de la energía deberá ser de origen renovable y en el caso del sistema eléctrico, la presencia renovable en 2030 deberá ser de al menos un 70 por 100.

El cumplimiento de dichos objetivos, a la espera de que los gobiernos autonómicos puedan fijar metas aún más ambiciosas, conllevará que miles de hectáreas pasen de tener un uso agrario a un uso energético y en consonancia con la dimensión del tema, serán miles de ingenieros y empresas energéticas quienes acudirán en masa a los pueblitos a convencer a los propietarios de tierras de las bondades del empeño y del alto rendimiento económico que obtendrá en el caso que se decida bien por adquirir placas solares para instalar en sus propias fincas bien por contratar con alguna empresa la concesión de sus tierras por una veintena de años para que sean ellos quienes exploten la actividad. También serán miles las personas que, aun siendo totalmente ajenas al territorio rural y a la actividad energética, a falta del boom del ladrillo, se vean tentadas de invertir sus ahorros en estas empresas instaladoras y energéticas que les prometerán, ¡cómo no!, el oro y el moro.

Por la otra parte, por la parte agrícola, los habrá quienes vean la propuesta como el maná que viene del cielo con el que complementar o sustituir la baja rentabilidad de sus tierras, hasta ahora al menos, agrarias. Los habrá, propietarios de tierras pero no productores, muchos de ellos jubilados, quienes vean la ocasión para alquilar sus fincas al mejor postor dejando en la estacada al hasta ahora inquilino que dedicaba las tierras a la producción agraria. Los habrá, finalmente, productores en arrendamiento, quienes vean incrementada su renta, se vean desplazados por las placas o, lo que es peor, se queden sin parte de las fincas hasta ahora gestionadas.

Como comprenderán, las empresas que diseñen e instalen los parques de placas solares ni irán a fincas pequeñas ni irán a fincas orográficamente complicadas y mucho menos irán a suelo urbano, por lo que es de suponer que los mega – parques solares serán instalados en las grandes planicies del mundo rural compitiendo, eso sí, con el uso agrario.

En Euskadi, a nuestro nivel y en nuestra reducida dimensión, se comienzan a ver los primeros casos y así, vamos conociendo iniciativas, tan sostenibles y sociales como hapiguays, donde se impulsan huertas que (aquí somos tan nuestros que sustituimos la denominación parque solar por huerto solar para darle un toque más auténtico, quizás), por lo que vamos viendo, se instalarán en Suelo No Urbanizable, ósea el suelo rural de toda la vida, compitiendo, nuevamente, con el uso agrario.

Desde un punto de vista medioambiental y socialmente sostenible, lo lógico sería impulsar pequeñas y medianas instalaciones fotovoltaicas a lo largo y ancho de todo el territorio, cerca de los centros de consumo, en suelos degradados, en tejados de viviendas, industrias, equipamientos públicos, etc. pero, mucho me temo que las lógicas del pasado triunfarán y se recurrirá a lo fácil, a tierras agrícolas, llanas, alejadas de las ciudades y por lo tanto, baratas, donde con cuatro duros se “recompensará” al maltrecho agricultor.

Por eso mismo, creo que queda patente la importancia de una buena política de ordenación territorial para preservar las tierras agrícolas y por eso mismo, creo que sería necesario regular (tipos de suelos, dimensiones máximas, etc.) todo estos temas lo antes posible antes de que lamentemos sus consecuencias y muramos por insolación.

Xabier Iraola Agirrezabala

Editor en Kanpolibrean
Blog sobre la granja y el mundo alimentario

 

La desaparición de explotaciones de vacuno de leche

Unión de Uniones ha puesto de manifiesto, una vez más, que la crisis que sufre el sector lácteo desde hace años pone de manifiesto la dificultad de muchos ganaderos para poder seguir dando continuidad a su actividad, con costes de producción que no son capaces de trasladar a la cadena a través de su precios.

Así, Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, tras haber analizado los datos del último informe del FEGA, lamenta que en el último año se haya producido nuevamente un abandono de ganaderos en España, esta vez han sido más de 700 e insiste en el desprecio y hasta la criminalización que se está haciendo, por parte de algunos colectivos y sectores de la sociedad, a la ganadería en su conjunto y que va directamente en contra de la valorización de sus producciones.

Paralelamente, ha recordado que España es deficitaria en leche de vacuno y que el gasto en alimentación supone más de la mitad de los costes productivos de las explotaciones. Por eso la organización critica que el precio percibido, por el ganadero español, es un 6 por 100 inferior al precio medio de la Unión Europea y se sitúa un 8 por 100 por debajo del francés, que es un Estado excedentario y con unos costes de alimentación más baratos.

Unión de Uniones afirma que por mucho que piensen desde el Ministerio que con sus buenas palabras y una reformilla de la ley de la cadena alimentaria poco ambiciosa se resuelven los problemas, el sector del vacuno de leche es la muestra de que no funciona”.

La organización ha insistido en la dificultad real que tienen los ganaderos para trasladar la subida de los costes asociados a su actividad, costes principalmente de alimentación, por la vía de los precios, ya que, según Unión de Uniones, la industria no negocia, impone el precio, En este sentido, desde octubre, el pienso destinado a las vacas lecheras aumentado más de un 16 por 100, mientras que el precio de la leche lo ha hecho en un 0,89%. Desde noviembre esta tendencia es más acusada, ya que la leche va bajando, mientras el precio de los piensos ha ido subiendo.

Teniendo en cuenta los márgenes negativos, o mínimos en todo caso, con los que trabaja el sector productor esto va a suponer otro empujón para que se sigan cerrando granjas. En este sentido, la organización demanda la puesta en marcha de una Estrategia Nacional de proteína vegetal, como ya lo ha hecho Francia, para reducir la dependencia de materias primas para pienso producidas en el exterior y que son fuente de especulación, como es el caso de la soja.

La ganadería y su entorno, una dificultad añadida

No sé si es una cuestión que está ligada con mi edad (que supera ya los tres cuartos de siglo); probablemente ella y sin que yo me dé cuenta, limita significativamente mi lenguaje corporal durante la docencia y/o si son los efectos residuales de la parálisis facial vírica, no totalmente superada, que sufrí hace ahora ya 2 años y que afecta negativa y coyunturalmente, a mi capacidad de oratoria, pero tengo la impresión que, en ocasiones, mi poder de convicción, como docente, ha disminuido, especialmente cuando los discentes son personas maduras y altamente cualificadas.

Y esta fue la sensación que tuve hace un par de días cuando intentaba explicaba la “matriz de dificultades” con que se enfrenta hoy en España (en general, en la Unión Europea) la ganadería y muy especialmente la ganadería intensiva que es, sin duda, una ganadería netamente empresarial.

Y la primera de las dificultades y probablemente la más importante, porque es global es la referida al entorno en que hoy nuestra ganadería (al igual que otras muchas actividades económicas) se halla inmersa.

Se trata de un entono de naturaleza integral, que técnicamente se ha denominado “entorno VUCA”. Este nombre emana de las primeras palabras inglesas de las 4 principales características que le definen: volátil (Volatility), incierto (Uncertaity), complejo (Complexity) y ambiguo (Ambiguity).

En este entorno y en primer lugar, los actores implicados (referidos en este caso a los que conforman los distintos eslabones de la cadena alimentaria)  pueden y suelen cambiar sus actitudes con  notable rapidez. En  segundo lugar, la información habitualmente disponible no suele ser suficiente, por lo que se hace muy difícil anticiparse a los cambios mencionados y, en tercer lugar, surgen, con frecuencia, una serie de influencias, que están interaccionadas y que son muy difícilmente cuantificables y, además, no siempre evidentes a priori; en ellas los intereses económicos y/o las emociones, juegan un papel trascendental.

Ante esta situación descrita, sin duda no estática y enmarcada por las características expuestas, a la actividad ganadera (primer eslabón de la cadena) no le queda otra que ser capaz de entenderla y asumirla, procurando, en la medida de lo posible, adecuarse permanentemente a la misma, luchando, día a día, por anticiparse a los cambios. Consecuentemente, el empresariado de nuestro sector ganadero deberá estar altamente cualificado y el sector deberá ser muy dinámico.

Además, se están planteado, en este mismo periodo. una gran cantidad de nuevos retos y desafíos. Por una parte, están los nuevos alimentos (léase, por ejemplo, insectos, los alimentos plant based, los productos procedentes de carnes cultivadas, etc. etc.) y, por otra, tenemos una sociedad (que es dónde moran los consumidores) que, porcentualmente, cada vez es más urbanita y está más alejada (física, psicológica y emocionalmente) del mundo rural. Ello  significa que sabe cada vez menos lo que realmente es la ganadería, que, consecuentemente, pierde objetividad en lo que a ésta se refiere, que antepone en sus valoraciones y en sus opiniones, las emociones, e incrementa, a la ganadería y a sus producciones, la presión de sus “exigencias sociales” (generalmente muy poco o nada técnicas).

Todo ello comporta, paralelamente, una modificación de lo que, hasta hace muy poco, eran los patrones tradicionales de consumo. Cada vez hay más compradores y menos clientes; compradores que cambian, una y otra vez, sus normas de compra y los canales de la misma, convirtiéndose rápidamente en un “comprador tipo – multicanal”, modificando simultáneamente, como ya se ha comentado, la naturaleza y la intensidad de sus exigencias al sector primario y a la propia cadena.

Asumiendo lo expuesto, no puede ser erróneo afirmar que el futuro de nuestra ganadería se presenta ciertamente complejo. Hoy, es muy difícil saber bajo qué coordenadas habrá de desenvolverse mañana; sobre todo aquella que es estructuralmente más compleja y/o con ciclos productivos más largos (como puede ser, por ejemplo, la del vacuno de carne)

Lo que si tengo muy claro es que habrá de desarrollarse, tanto a nivel individual como sectorial, una resiliencia adecuada, con el fin de poder medrar exitosamente en el mencionado entorno VUCA; un entorno que, en mi opinión, permanecerá, como mínimo, a medio plazo.

Espero, en esta oportunidad, haber tenido más éxito que en mi docencia del pasado fin de semana, y haber logrado que, los amigos que leen nuestro boletín, coincidan conmigo. Amén.

Carlos Buxadé Carbó.

Catedrático de Producción Animal.
Profesor Emérito.
Universidad Politécnica de Madrid

El informe de LTO Nederland y el actual precio de la leche en España

De acuerdo con el estudio que ha publicado por la organización holandesa LTO Nederland, en estos tres primeros meses del año los ganaderos españoles productores de leche, con precios de venta de su leche de 31,69 euros por cada cien kilos, cobrarán dos céntimos de euro por litro menos que la media del resto de Europa, y hasta tres céntimos menos que Estados de la Unión Europea como, por ejemplo, Francia, netamente excedentario.

Paralelamente, el informe poner de relieve  un incremento general y  significativo de los precios de la leche en los últimos meses, que en el caso de España no se ha visto reflejado.

En este contexto cabe mencionar que ASAJA ha denunciado que son las empresas lácteas las que, a través de sus pactos ilegales, sesgan el mercado para que, siendo España un país que importa un tercio de su consumo, los precios al ganadero desde hace ya cinco años sean entre un 10 y un 15 por ciento inferiores a los de la mayoría de los Estados de la U.E. que nos exportan parte de sus excedentes. Por otra parte, ASAJA también considera que el sector ganadero está pagando las consecuencias de la falta de competitividad de la industria láctea española. Ésta ni es capaz de evitar la entrada de productos elaborados de otros países, ni de exportar a terceros países.

Ante esta situación, ASAJA ha solicitado a las industrias lácteas que no tensen más la cuerda con unos precios de la leche que están abocando a más granjas al cierre y que remuneren a los ganaderos adecuadamente para que, por lo menos, puedan cubrir sus costes de producción y alcanzar al menos la media de cotizaciones del resto de la Unión Europa. Estas nuevas remuneraciones a la producción en ningún caso deberían suponer incrementos apreciables para el consumidor.

La realidad, que está fuera de toda discusión, es que, en la actualidad, las explotaciones a duras penas cubren sus costes corrientes y no son capaces de afrontar las amortizaciones ni de remunerar dignamente el trabajo de sus propietarios. Por esta causa, cada año se produce una importante caída del número de granjas. Así, en el caso de Castilla y León son ya menos del millar, en concreto 985, las granjas de vacuno de elche que sobreviven. Por otra parte, las ayudas de la PAC son más elevadas en los países competidores por el diferencial en las ayudas de pago básico por hectáreas de cultivo o de pastos. Es obvio que, en estas circunstancias, el futuro de este sector pecuario es muy poco alentador.

En 295 municipios de C y LM se prorroga la emergencia cinegética por daños de conejos

El pasado día 25 del presente mes de marzo,  el Gobierno de Castilla-La Mancha, a través de la Consejería de Desarrollo Sostenible, publicó en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha la prórroga de la declaración de comarca de emergencia cinegética temporal por daños de conejo de monte en Castilla-La Mancha en zonas de daños a cultivos agrícolas en 295 municipios hasta el día 8 febrero de 2022. Una situación que se ha venido repitiendo durante los últimos años en la región.

La declaración de este año 2021 se ha adecuado a las circunstancias particulares de esta temporada incluyendo nueve municipios más que en 2020 y sumando un total de 295. Del mismo modo, hay que recordar que bajo el amparo de esta norma no se puede cazar conejos en todo el término municipal, sólo en zonas concretas donde hay daños y sobrepoblación.

En el marco expuesto, el director general de Medio Natural y Biodiversidad, don Félix Romero, ha explicado que “el objetivo de esta medida es prevenir y minimizar los daños al sector agrícola respetando a su vez el equilibrio ecológico, así como dotar de herramientas suficientes tanto a los titulares de los cotos como a los agricultores”.

 También ha incidido en que, durante las semanas previas a la publicación de esta declaración, “se han realizado las consultas perceptivas con las delegaciones provinciales de Desarrollo Sostenible, con las principales asociaciones de agricultores y del sector cinegético para evaluar la necesidad de continuar con esta figura de comarca de emergencia cinegética temporal por daños de conejo en la región

 En este contexto, debe resaltarse que existen evidencias significativas de daños en cultivos agrícolas asociados a ubicaciones concretas donde las poblaciones de conejo encuentran condiciones favorables para su reproducción hasta niveles muy elevados en ausencia de depredadores y de una presión cinegética insuficiente (cauces secos de arroyos, lagunas desecadas, terraplenes de carreteras y líneas férreas…). Los mencionados daños llegan a ser realmente importantes en cultivos leñosos en ausencia de prácticas agroambientales, como coberturas vegetales bajo arbolado o linderos con la que los conejos encontrarían alimentación suficiente para disuadir el daño a los viñedos, los olivares, el pistacho o el almendro.

Bien entendido que es obligatorio comunicar a la Administración la zona donde se va a controlar los conejos y que exclusivamente está permitida esta actuación en cultivos afectados por daños por este animal bajo los métodos de captura condicionados a los distintos periodos contempladas en la mencionada declaración.

Paralelamente, y mientras se mantenga el estado de alarma debido a la pandemia del coronavirus, las condiciones establecidas en las que debe realizar este control será de un máximo de cuatro personas, con el mantenimiento de la distancia de al menos un metro y medio entre personas, la tenencia del justificante para cazadores de fuera de la región de asistencia a jornada de caza para control de sobreabundancia de especies cinegéticas y extremando la higiene personal y de los equipos de trabajo y transporte, con el correcto uso de los Equipos de Protección Individual siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias y el cumplimiento del Protocolo Covid-19 durante la actividad cinegética.

LAS OPAS, enfrentadas al MITECO por la legislación sobre el lobo

Cada día que pasa se pone más de relieve que la iniciativa legislativa en lo que atañe al lobo del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) encuentra más oposición.

En efecto, las organizaciones profesionales agrarias, ASAJA COAG y UPA han puesto de manifiesto su más rotundo rechazo al documento de bases para la elaboración de una estrategia para la conservación y gestión del lobo en España planteado por el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico.

Estas organizaciones exigen su retirada inmediata y la apertura de un proceso de diálogo con todos los actores implicados (organizaciones profesionales agrarias, ONG’s medioambientalistas, expertos y CC.AA afectadas) con el objetivo de negociar un nuevo plan de gestión y control del lobo que recoja un análisis actualizado del número real de manadas y ejemplares que existen en España y las posibles medidas para facilitar la coexistencia del mismo con la ganadería, el control poblacional y las compensaciones frente a los daños que puedan originar los lobos.

Debe tenerse en cuenta que el lobo ibérico es actualmente una especie en clara expansión en España. Su número no ha dejado de crecer en las últimas cuatro décadas y sus poblaciones en el noroeste peninsular son las de mayor densidad de toda Europa occidental. Esta abundancia, unido a la presencia de explotaciones de ganado extensivo en las zonas rurales, está generando un conflicto, que se ve agravado con medidas como las que pretende adoptar el Ministerio. Por tanto, los ganaderos/as, no entendemos que el Canis lupus precise una protección especial, como no lo hace en los países de nuestro entorno donde las medidas de control son más rigurosas.

En este contexto, las OPAS denuncian la nula participación de los colectivos ganaderos, principales afectados por las poblaciones de lobos, en los foros, comités técnicos de seguimiento y consultas para la implementación de medidas que van dirigidas y afectan al sector agrario.

Asimismo, se recogen los principales motivos del rechazo a dicho documento:

  • Rechazan estas bases porque, en sí mismas, son ya una estrategia que sólo persigue la expansión del lobo por la geografía española y su conexión con lobos de Francia e Italia, sin tener en cuenta las consecuencias económicas, sociales y medioambientales para los ganaderos y la población del medio rural.
  • Rechazan que el Ministerio de Transición Ecológica olvide que la ganadería extensiva ha constituido tradicionalmente una actividad esencial para el mantenimiento del medio ambiente y de forma especial en las áreas de montaña. Generadora de empleos y economía, la ganadería extensiva y el mantenimiento de razas autóctonas ha resultado fundamental en la gestión de los recursos y la ordenación del territorio, habiendo contribuido de forma determinante a la conformación del legado natural y la biodiversidad.
  • Rechazan una valoración tan sesgada del conflicto que conlleva la coexistencia con el lobo, criminalizando la actuación del sector ganadero y sin reconocer que la problemática viene dada por la expansión geográfica del lobo y su exponencial incremento poblacional. Esta situación deriva en un incremento del número de ataques en las explotaciones ganaderas, sin que la Administración competente establezca medidas dirigidas a conseguir una rápida compensación y un inmediato control poblacional.

Además, con este documento, el MITECO olvida que los ataques de lobo no sólo provocan importantes perjuicios económicos, sino una desestabilización de las producciones y del programa de producción y de cría, sino también, un importante y grave impacto emocional en el ganadero.  Mientras tanto, se mantiene el proceso de movilizaciones en las CC.AA. más afectadas

 

El teléfono del gran Gila

Con un teléfono en la mano, calzado el casco militar y en medio de una refriega bélica, el inolvidable humorista Gila preguntaba a aquel que quisiera escucharle, ¿es el enemigo? ¡Que si ustedes podrían parar la guerra un momento!  El de Gila es un recuerdo inevitable, cuando pretendo hablar de la guerra comercial que acaba de estallar entre las principales cadenas de distribución.

Según la consultora Kantar Worldpanel que controla, cual Gran Hermano, todos los movimientos y tendencias de consumo de nosotros los consumidores, en el año 2020 se ha materializado una batalla campal, cuchillo en ristre, donde las cadenas se han peleado por un consumidor que se comportaba de una forma totalmente diferente a la época pre-Covid y en función de la cambiante normativa sobre movilidad que ha ido cambiando, obviamente, en sintonía con la situación sanitaria.

Hoy, más allá de la visión general, quisiera fijar la mirada en los cambios y movimientos que durante el año 2020 se han dado en la gran distribución (cadenas de distribución que más allá de cada una de las especificidades de cada cadena, cuentan con diversidad de formatos de establecimientos en su seno) y cuyo reflejo se constata en un cambio dentro del pódium del Top-3 hasta ahora ocupado por Mercadona, Carrefour y Día que, ésta última, se ha visto superada por Lidl.

Mercadona, a pesar de haber perdido un 1,1 por 100 de cuota de mercado en 2020, sigue líder intratable con un 24,5 por 100 de cuota de mercado, es decir, 1 de cada cuatro, y con un 90 por 100 de penetración en los hogares. A gran distancia, el segundo clasificado es Carrefour con un 8,4 por 100 de cuota, tras haber perdido un 0,3 por 100 en 2020 y 65 por 100 de penetración y, en tercer lugar, nos encontramos con la alemana Lidl que con un 6,1 por 100, tras haber incrementado un 0,5 por 100 supera por poco a la hasta ahora tercera, Día que desciende hasta el cuarto puesto con un 5,8 por 100 tras haber perdido un 0,6 por 100. En quinta posición, nada demeritoria, se encuentra Eroski con un 4,8 por 100 que se ha mantenido impertérrita en su porcentaje.

Cabe destacar que entre las cinco primeras cadenas copan el 50 por 100 de la cuota de mercado del estado español lo que nos muestra, bien a las claras, el verdadero poder de estas firmas y al mismo tiempo, la inquietante concentración que se da dentro de la distribución si es que tenemos en cuenta que es la distribución uno de los eslabones, si no el más importante, de eso que venimos en llamar cadena alimentaria y que por lo tanto, debemos ser conscientes que cinco empresas compran, cuando menos, el 50 por 100 de los alimentos que consumimos.

Me gustaría, por otra parte, destacar el importante papel que juegan las empresas que conforman lo que las consultoras denominan supermercados regionales entre las que, además de Eroski (firma que desde Euskadi saltó al conjunto del Estado para, poco a poco, ir replegándose a su hábito natural), la valenciana Consum con un 2,8 por 100 de cuota y por otra serie de firmas, menores pero destacables, como la vasca Uvesco, la granadina Covirán, Bon Preu, Gadisa, Alimerka, etc. que van ganando cuota de mercado, estas cadenas menores han incrementado en un 2,1 por 100 su cuota de mercado, combinando eficacia, calidad y proximidad, tanto en lo físico como en lo que a identidad se refiere.

El sector del gran consumo subió en el año 2020 un 12,7 por 100, principalmente porque todo el consumo alimentario de fuera del hogar (hostelería, centros de trabajo, colectividades, etc.) se trasladó al consumo alimentario en el hogar, por otra parte, las restricciones a la movilidad y el miedo al contagio en los grandes centros comerciales, conllevó una reducción en el número de visitas a la tienda (-2,7 por 100) y unos tickets de mayor importe (+14,1 por 100) por lo que, como comprenderá, cada visita a la tienda era un verdadero reto para el comercio que debía aprovechar cada visita como si fuese la última y lograr del cliente el mayor gasto posible.

Cara al año 2021, si bien los primeros movimientos se dieron a finales del 2020, no es que suenen tambores de guerra si no que es constatable como las cadenas alemanas, Lidl y Aldi, han desenterrado el hacha de guerra para ganar cuota de mercado con una bajada importante en numerosas referencias y éste movimiento de las alemanas tensiona enormemente el mundo de la distribución donde las cadenas medianas como Carrefour y Día responden con fuertes promociones de 3×2, segunda unidad a mitad de precio o incluso gratis, etc. y el líder, desde la distancia, desde la altura diría yo, mira los movimientos con relativa preocupación, inicia unos pequeños movimientos y se prepara, al parecer, para hacer una serie de movimientos en los lineales que le permitan seguir siendo el líder indiscutible del mercado estatal.

Los movimientos en los lineales, eufemismo al que recurro para referirme a la bajada de precios se materializan, básicamente, apretando a los proveedores, sean del tipo que sean, y como comprenderá, cuando la distribución aprieta a la industria proveedora, esto no acaba en un apretón del cinturón del gerente de marras si no que, se traslada, directa e irrevocablemente, a los proveedores de dichas industrias que, en el caso de las industrias alimentarias, son los agricultores, bien a modo individual bien cooperativo.

Decía, un responsable de Kantar que sería un error, tal y como lo fue en la crisis del 2008, que la distribución fiase su estrategia sólo a precio pues se destruyó el valor añadido generado para sí y fue un auténtico desastre para la industria. En estos momentos de tambores de guerra o de prolegómenos de ésta, quisiera que las cadenas de distribución pensasen y actuasen como eslabones de esta cadena a la que dicen pertenecer y reflexionasen sobre las terribles consecuencias de esta guerra más allá de las puertas de sus establecimientos, aguas abajo, y más concretamente, a los agricultores y ganaderos que están, lamentablemente, exhaustos.

Finalizo, recurriendo nuevamente a Gila, imaginando a un agricultor, teléfono en mano, gritando aquello de, ¿es el enemigo? ¡Que si ustedes podrían parar la guerra un momento!

Xabier Iraola Agirrezabala

Editor en Kanpolibrean
Blog sobre la granja y el mundo alimentario

ARRECAL opina sobre la inminente sobreprotección del lobo

La Asociación de rehalas regionales españolas caza y libertad (ARRECAL) ha puesto de manifiesto su rechazo frontal al procedimiento llevado a cabo por el Gobierno previo a la catalogación como especie vulnerable del lobo ibérico.

El resultado, como es bien conocido, acarreará la prohibición de la caza deportiva del lobo como medio de gestión cinegética adaptativa de la especie al norte del Duero. En este sentido, ARRECAL afirma que esta sobreprotección del lobo al que debe considerarse como un  gran depredador dará lugar, a corto plazo, a un incremento de los ataques a los perros de caza y al ganado.

ARRECAL ha recordado que, hasta la fecha, el control de poblaciones de lobo se realiza bajo una estricta vigilancia de las autoridades autonómicas competentes y con cupos anuales muy limitados. Por esta razón la Asociación de Rehalas Regionales Españoles Caza y Libertad rechaza con rotundidad el nuevo ataque del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico-MITERD a la población rural.

Esta Asociación considera que, ante la nueva situación, el incremento de los ataques del lobo al ganado en extensivo va a ser a partir de ahora exponencial (actualmente, y a pesar de los controles poblacionales, ya se registran miles de animales de producción muertos al año). Los datos científicos y técnicos de las comunidades autónomas con poblaciones de lobo así lo demuestran.

Pocos expertos de reconocido prestigio internacional como el biólogo don Mario Sáenz de Buruaga exponen que, desde el conocimiento científico, discuten la necesidad de controlar poblaciones abundantes de lobo cuando éstas afectan de forma severa a los intereses de los ganaderos. También, don Vicente González Eguren, doctor en veterinaria y profesor de la prestigiosa Facultad de Veterinaria de León, ha manifestado que la protección estricta del lobo es una utopía; siendo necesario el control de la especie.

Petición de dimisión de la ministra

Paralelamente, los principales sindicatos agrarios y ganaderos del país están pidiendo públicamente la dimisión de la ministra, doña Teresa Ribera, y del secretario de estado de medio ambiente, don Hugo Morán. No cabe duda de que la decisión del Ministerio perjudica notablemente a las comunidades locales, a los habitantes de la España vacía, y a los pobladores del medio, especialmente a los ganaderos en extensivo. La movilización del mundo rural será inminente, y ARRECAL ya ha manifestado que estará, como siempre, junto a los pobladores de la España vaciada.

Por otra parte, ARRECAL quiere subrayar otra grave problemática que, en muchas ocasiones, pasa desapercibida: el ataque de los lobos a los perros de caza. Con la progresiva tendencia al alza de las poblaciones del mayor cánido silvestre de nuestro país, el aumento de los ataques de extrema gravedad y mortales a nuestros perros aumentará de forma exponencial. Debe tenerse en cuenta que en zonas loberas tradicionales, como Galicia, Asturias, Cantabria y Castilla y León, es cada vez más habitual que en las batidas las manadas de lobos presentes en la zona, ataquen y den muerte a los perros de los cazadores. Paralelamente, cada vez es más frecuente la localización de perros que están para proteger al ganado que han sido devorados por el lobo ibérico.

ARRECAL considera esencial elaborar un registro nacional de predación de lobos sobre perros para valorar el número de animales atacados (que actualmente se estiman en varios cientos), su raza, edad, geolocalización, principales lesiones, etc. (con datos rigurosos y objetivos a diferencia de lo que acontece con las encuestas del Dirección General de Derechos de los Animales).

Este registro podría ser utilizado para solicitar al MITARD una indemnización económica por la importante pérdida sufrida por los rehaleros y propietarios de perros de caza y de  ganado.

Los terneros que han navegado en el barco el Elbeik

Esta lamentable historia se inició el pasado mes de diciembre. En efecto, al parecer poco después de emprender el viaje, las autoridades turcas de seguridad animal y tráfico marítimo habrían advertido a sus homónimos españoles de que no aceptarían la entrada del ganado, que eran transportados por dos barcos, concretamente el Karim Allah y el Elbeik porque sospechaban que procedía de una zona de España en la que se había producido recientemente un brote de la enfermedad conocida como lengua azul.

Bien entendido que ninguna analítica ha confirmado la infección en estos animales embarcados. Sin embargo, Turquía sostuvo la sospecha de que este ganado podría estar en riesgo al proceder de una zona afectada por esta enfermedad infecciosa. Esta sospecha, no fundamentada en datos reales, fue suficiente para que las autoridades de Turquía rechazasen la llegada de estos barcos a sus puertos.

Ambos buques han acabado atracando en Cartagena, por orden del Gobierno Central. Los terneros que transportaba el Karim Allah ya fueron sacrificados y, en el momento de escribir estas líneas, el otro buque, el Elbeik, buque de bandera togolesa se encuentra precisamente atracado en el puerto de Escombreras (Cartagena), de acuerdo con el último reporte de los radares de navegación marítima, que indican que ha viajado un mes y doce días desde el puerto de Alejandría (Egipto).

Según informaron a Efe fuentes del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación los servicios veterinarios iniciaron inmediatamente la inspección del mencionado barco Elbeik, que atracó el pasado viernes con 1.800 terneros en el puerto de Escombreras (Cartagena), con el fin de examinar el estado de las reses, su estado sanitario y de bienestar.

En un par de días se sabrá la decisión que tomarán las autoridades respecto de estos terneros.

 

El FEGA y el importe definitivo de las ayudas acopladas a la ganadería

El Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) ha hecho público el importe definitivo de las ayudas acopladas a la ganadería (excepto la de los terneros) correspondientes al año 2020.

Se refiere a las cantidades monetarias concedidas a las explotaciones de vacuno de leche, de vacas nodrizas, de ovino, de caprino y también a las destinadas a los ganaderos de vacuno de leche, ovino y caprino que mantuvieron derechos especiales en el año 2014 y no disponen de hectáreas admisibles para activar derechos de pago básico.

Una vez fijados estos importes, son las Comunidades Autónomas las responsables de realizar el cálculo de los importes que corresponden a cada ganadero y proceder a efectuar los correspondientes pagos.

Los mencionados importes unitarios son los siguientes:

  • Explotaciones que mantengan vacas nodrizas: 88,51 euros/animal en la región España peninsular (para 2,1 millones de animales) y 150,51 euros/animal en la región insular (2.995 animales beneficiarios).
  • Explotaciones de vacuno de leche: 128,78 euros por animal para las explotaciones ubicadas en la región España peninsular y 149,08 euros para las situadas en la región insular y en zonas de montaña. De acuerdo con la normativa, estos importes se abonarán por las primeras 75 cabezas de cada explotación; el resto percibirá un 50 por 100 de la ayuda. El total de animales con derecho a ayuda en la región España peninsular asciende a 571.404 y en la región insular y zonas de montaña a 235.162.
  • Ganaderos de vacuno de leche con derechos especialesy sin hectáreas admisibles para el pago básico: 169,18 euros por animal (13.163 animales).
  • Explotaciones deovino: 11,72 euros/animal en la región España peninsular (para 10,6 millones de animales) y 20,86 euros/animal en Baleares (163.281 animales).
  • Explotaciones de caprino: 6,45 euros/animal en la región España peninsular (para 833.668 animales) y 8,25 euros/animal en la región insular y zonas de montaña (616.403 animales).
  • Ganaderos de ovino y caprino con derechos especiales y sin hectáreas admisibles para el pago básico: 35,75 euros/animal (843.478 animales).