Entradas

Alemania y el lobo

La Ministra alemana de Agricultura, la señora Julia Klöckner, considera que se puede interpretar como un éxito que el lobo haya vuelto a Alemania, pero también es consciente la señora ministra de que la presencia de este carnívoro en algunas zonas, pone en peligro la ganadería extensiva y la seguridad de los pastores.

Por esta razón, Alemania ha introducido una significativa modificación en su Ley Federal de Conservación de la Naturaleza, que ha entrado en vigor hace unos días, con la finalidad de buscar reducir las pérdidas económicas que sufren los ganaderos por los ataques del lobo.

Gracias a la mencionada modificación se permitirá que los ganaderos puedan disparar a los lobos. Hasta ahora, solo se podía disparar al lobo si el pastor de los animales se sentía amenazado. Ahora se podrá disparar a lobos que no sean directamente responsables de los ataques.

Además, el gobierno apoya a los ganaderos a través de la promoción de medidas de protección, como, por ejemplo, perros y cercas. Se seguirá controlando el desarrollo de las poblaciones de lobos y los ataques contra animales y rebaños. Si la situación no mejora, no quedará más remedio que realizar una gestión activa de las poblaciones en algunas regiones.

Téngase en cuenta que en Alemania (al igual como sucede en España) los daños causados por los lobos al ganado han aumentado de manera exponencial. En el año 2006 hubo 40 casos de animales muertos o heridos, cifra que subió a 2.050 en 2018 y supera los 2.500 en el año 2019.

Adicionalmente está previsto que las autoridades responsables también puedan encontrar y actuar contra los híbridos de perro-lobo verificados.

La nueva ley también reconoce el importante papel de los cazadores y establece disposiciones para su participación voluntaria en el control de las poblaciones de lobos.

Por otra parte, para evitar que los lobos se acostumbren a los humanos desde su estado de lobeznos, está expresamente prohibida la alimentación y la tenencia y/o domesticación de lobos salvajes siendo todas estas actuaciones consideradas y castigadas como delitos.

El bienestar animal en el transporte internacional

El transporte de animales es sumamente delicado por ser una operación con un alto nivel de estrés para los animales si no es realizada de manera correcta por parte del transportista y del ganadero como bien se sabe.

El transporte de animales vivos varía según especie y tamaño de los animales, hay que tener en cuenta que la actual normativa define tiempos máximos de viaje sin paradas, descansos, superficies mínimas, límites de temperaturas, bioseguridad y trazabilidad para que esta preciada y delicada carga sea controlada por las distintas autoridades competentes de los diferentes países por los que pasa.

El transporte animal no es solo un vehículo circulando por la carretera, detrás de cada viaje hay un TRACES que es un sistema de trazabilidad de los movimientos Intracomunitarios y un cuaderno de abordo en donde se planifica y se describen todas las incidencias que hallan sucedido durante todo el viaje. Con todo esto se intenta no dejar nada al azar porque el sector del transporte animal y las autoridades están concienciadas de que su carga está viva.

Una vez hecha esta pequeña introducción podemos hablar de la mayor problemática del bienestar animal en el transporte, que no se encuentra dentro de la cadena ganadera sino fuera, en los distintos movimientos animalistas que defienden enardecidamente el bienestar de los animales. Estos movimientos animalistas son los primeros en reducir el bienestar de los animales en el transporte internacional, siguiendo a los camiones y aprovechando las paradas que realizan para acariciar y abrevar a los animales, rompiendo su tranquilidad y la bioseguridad, esencial para la sanidad animal.

Estos movimientos animalistas piden la documentación del viaje a los chóferes haciéndose pasar por veterinarios o inclusive buscan a la autoridad competente para reclamarles la realización de controles sobre determinados vehículos. Lo triste es que en muchos casos consiguen su objetivo y las autoridades hacen caso de sus reclamaciones realizando controles que provocan retrasos en el transporte de hasta dos horas hasta destino, algo injustificado ya que en la grandísima mayoría de los casos el transporte cumple con creces con toda la normativa exigida. Hay que tener en cuenta que es una situación que no se debería producir ya que las distintas autoridades competentes de los distintos países someten al transporte de animales vivos a rigurosos controles a pie de carretera tanto documentales como de bienestar controlando densidades de animales por metro cuadrado, control de temperaturas o separaciones.

Pero este retraso a destino no es lo más dañino que realizan estas organizaciones, lo peor es la persecución a la que se ven sometido los vehículos de transporte de animales vivos. Es una gran irresponsabilidad perseguir con un turismo a un vehículo de 40 toneladas durante centenares de kilómetros provocando un alto nivel de ansiedad y estrés al conductor, el cual ya lleva sobre sus hombros la gran responsabilidad del manejo de este tipo de vehículos. Es poco ético e inteligente acosar a una persona con tal grado de responsabilidad ya que estos actos comprometen la seguridad vial.

Desde el sector se está trabajando para mejor el transporte de animales vivos, es por esto por lo que ANTA (Asociación Nacional de Transportistas de Animales Vivos) y la certificadora ACERTA están trabajando en un sello de calidad global sobre bienestar animal en el transporte de animales vivos.

 

Pedro Martínez

Ingeniero Técnico Agrícola

Gerente de ANTA y de ANCOPORC

Cuando las barbas de tu vecino veas…

Tengo por norma escribir siempre personalmente mis notas y mis artículos, que son originales, pero, en esta ocasión y excepcionalmente, me permito transcribir aquí la Orden del pasado día 2 de marzo del Departamento de medioambiente, planificación territorial y vivienda del País Vasco, que se publicó el día 13 de este mes en la que se incluye al lobo como “especie de interés especial”:

ORDEN de 2 de marzo de 2020, del Consejero de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda, por la que se modifica el Catálogo Vasco de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre y Marina, y se incluye al lobo (Canis lupus) en la categoría de especie de «Interés Especial». 

El artículo 41 del Decreto Legislativo 1/2014, de 15 de abril, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Conservación de la Naturaleza del País Vasco (en adelante TRLCN), establece que las administraciones públicas vascas velarán por mantener o adaptar las poblaciones de fauna y flora silvestres – terrestre y marítima – a un nivel que corresponda a las exigencias ecológicas, científicas y culturales. 

El artículo 47 del TRLCN crea el Catálogo Vasco de Especies Amenazadas de la Fauna y Flora, Silvestre y Marina, como un registro público con carácter administrativo del ámbito territorial de la Comunidad Autónoma del País Vasco. Asimismo, el artículo 48 establece y define las diferentes categorías en las que deberán clasificarse las especies, subespecies o poblaciones. 

En su desarrollo, se dictó el Decreto 167/1996, de 9 de julio, por el que se regula el Catálogo Vasco de Especies Amenazadas de la Fauna y Flora, Silvestre y Marina (en adelante, Decreto 167/1996, de 9 de julio), instrumento en el que se determina el procedimiento de inclusión o exclusión de una especie, subespecie o población en el Catálogo y establece las normas para la elaboración y aprobación de los planes de gestión. 

A través de su disposición final primera, incluye en este Catálogo las especies, subespecies o poblaciones de vertebrados que se relacionan en su anexo, siendo competencia del consejero o consejera competente la inclusión o exclusión de especies, subespecies o poblaciones mediante Orden que se publicará en el Boletín Oficial del País Vasco, tal y como establece el artículo 50.2 de la TRLCN y reitera el artículo 5.1 del Decreto 167/1996, de 9 de julio. 

Y así se procedió mediante la Resolución de 26 de septiembre de 2018, del Director de Patrimonio Natural y Cambio Climático, y mediante la Resolución de 4 de febrero de 2019, del Director de Patrimonio Natural y Cambio Climático, por la que se somete a información pública la propuesta de incluir al lobo (Canis lupus) en el Catálogo Vasco de Especies Amenazadas de la Fauna y Flora, Silvestre y Marina, en la categoría de especie de «Interés Especial». 

El informe técnico y la consecuente propuesta se han elaborado teniendo en cuenta los criterios orientadores para la inclusión de taxones y poblaciones en el Catálogo Español de Especies Amenazadas (Resolución de 6 de marzo de 2017, de la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental y Medio Natural), cuyo objetivo es «permitir y facilitar la protección adecuada de los taxones que requieran medidas de conservación activas, basándose especialmente en datos contrastables que eviten y minimicen, en la medida de lo posible, la subjetividad». Por ello, estos criterios evalúan la evolución de la población de la especie y de su distribución y en el caso del lobo, teniendo en cuenta, además, el efecto rescate, se propone incluir a esta especie en el Catálogo Vasco de Especies Amenazadas en la categoría de «Interés Especial».

De conformidad con el procedimiento establecido en el mencionado Decreto 167/1996, y en virtud de las competencias que me han sido otorgadas por el artículo 50.2 de la TRLCN y el 5.1 del Decreto 167/1996, de 9 de julio, previo informe del Consejo Asesor de la Conservación de la Naturaleza del País Vasco – Naturzaintza,

DISPONGO: 

Artículo único. – Se modifica el Catálogo Vasco de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre y Marina y se incluye en el mismo a la especie Canis lupus (lobo) en la categoría de especie de «Interés Especial». 

DISPOSICIÓN FINAL 

La presente Orden surtirá efectos al día siguiente al de su publicación en el Boletín Oficial del País Vasco. 

En Vitoria-Gasteiz, a 2 de marzo de 2020. 

El Consejero de Medio Ambiente Planificación Territorial y Vivienda, 

IGNACIO MARÍA ARRIOLA LÓPEZ.

  1. º 51 BOLETÍN OFICIAL DEL PAÍS VASCO

Viernes 13 de marzo de 2020 

2020/1539 (2/2)

Estoy absolutamente seguro que los ganaderos, pero especialmente aquéllos con ganado extensivo de la Comunidad Autónoma Vasca, “ESTARÁN REALMENTE ENCANTADOS” con esta modificación “sin duda por ellos tan esperada”, del Catálogo Vasco de Especies amenazadas de Fauna y Flora Silvestre y Marina.

Aprovecho también la oportunidad de estas líneas para felicitar al Consejo Asesor de la Conservación de la Naturaleza del País Vasco por la demostración de su conocimiento de lo que es la ganadería en general y la ganadería extensiva en particular

Y, como estamos como estamos, no dudo en traer a colación, en honor de todos los ganaderos de extensivo de España, aquel viaje adagio que dice: “cuando veas las barbas de tu vecino afeitar, pon las tuyas a remojar”.

¡Señor, que País!

 

Carlos Buxadé Carbó.
Catedrático de Producción Animal.
Profesor Emérito.
Universidad Politécnica de Madrid
Universidad Alfonso X el Sabio

La Dirección General de los Derechos de los Animales

El día 12 de marzo en el Boletín Oficial del Estado (BOE), se publicó el importante Real Decreto 452/2020 por el que se desarrolla la estructura orgánica básica del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030.

Este Ministerio, que dirige don Pablo Iglesias, es el que cuenta con la Dirección General de Derechos de los Animales. Esta Dirección General dependerá de la Subsecretaría de Derechos Sociales y Agenda 2030.

De acuerdo con lo publicado esta nueva Dirección General va a tener cinco responsabilidades o funciones básicas:

  • Formular políticas de protección de los derechos de los animales.
  • Impulsar medidas para incluir la protección de los derechos de los animales en el ordenamiento jurídico actual.
  • Desarrollar medidas de difusión necesarias para que la sociedad conozca y respete los derechos de los animales y su protección.
  • Coordinar tanto con las CCAA y con entidades locales, Fiscalía General del Estado, administraciones públicas y el resto de entes del sector público estatal, como con los agentes sociales, para que se reconozcan y se respeten los derechos de los animales y su protección.
  • Cooperar con las restantes entidades públicas y privadas, nacionales e internacionales, en materia de derechos de los animales y su protección.

Analizando el contenido de estas funciones, nos entra la duda a todos de si las actuales y las futuras regulaciones y medidas de protección de los animales de producción (explotación, transporte y sacrificio) y etiquetado de bienestar animal, que hasta ahora eran responsabilidad del Ministerio de Agricultura, seguirán en dicho Ministerio o pasarán a la Dirección General de los Derechos de los Animales.

Por otra parte, tal y como se ha puesto de manifiesto en AGRODIGITAL al enumerar las funciones de la nueva Dirección General no se menciona el bienestar animal y si los derechos de los animales. La cuestión está en saber si estos dos principios, el del ·”derecho de los animales” y el del “bienestar animal” serán responsabilidad de dos Ministerios distintos.

Una posible tasa financiera en Alemania para mejorar las condiciones de bienestar en las explotaciones ganaderas

Dice un viejo adagio español: “cuando veas las barbas de tu vecino afeitar, pon las tuyas a remojar”.
El Ministerio de Agricultura Alemán a través de un grupo de expertos, ha efectuado la recomendación de mejorar las condiciones de bienestar animal en las explotaciones ganaderas; en este marco recomiendan que las necesarias mejoras en las infraestructuras sean financiadas de forma mayoritaria por el gobierno.
Actualmente, como ya se ha comentado oportunamente en nuestro boletín, el Ministerio alemán ha establecido un etiquetado voluntario de bienestar en el caso del ganado porcino que contempla tres categorías de bienestar (1, 2 y 3, de menos a más exigencia), que, las explotaciones que optan a ellas, tienen que cumplir normas más estrictas a las establecidas legalmente con carácter general en la Unión Europea.
Muchos ganaderos, como también se explicó, temen que estas normas voluntarias pueden pasar a ser obligatorias en un futuro. De hecho, es lo que propone el grupo, conocido como Comisión Borchert, porque está dirigido por el señor Jochen Borchert, que fue en el pasado ministro de agricultura alemán.
Según el mencionado grupo de expertos las tres categorías mencionadas deberían constituir esencialmente el criterio para futuras formas de producción y también proponen que en el futuro, las normas sean significativamente más exigentes a las actuales.
Concretamente proponen que para el año 2040, todos los animales cumplan de manera obligatoria las condiciones de la categoría 2 (que entre otras cuestiones establece más espacio por animal). Actualmente en Alemania, solo una cuarta parte de los animales cumplen condiciones por encima de lo legislado.
Este grupo considera que el presupuesto para las inversiones de renovación podría ascender de 3.000 a 5.000 millones de euros. Los consultores sugieren que los productores deberían recibir del Estado entre un 80 y un 90 por 100 de los gastos que se generaran por estas modificaciones en las infraestructuras.
Para conseguir el dinero que estas mejoras necesitaría el grupo sugiere la creación de un impuesto especial que gravaría a los productos animales. Así, por ejemplo, se gravaría con 40 céntimos de euro/kg de carne y todos los productos cárnicos; 2 céntimos de euro/kg de leche y también con esta cantidad los productos lácteos frescos y los huevos; con 15 céntimos de euro/kg de queso, mantequilla y la leche en polvo.
Según los cálculos efectuados por el mencionado grupo de expertos estas medidas tributarias generarían ingresos fiscales por una cuantía cercana a los 3.600 M€ lo que prácticamente podría cubrir el monto de las necesidades financieras previstas (si se incrementara en 5 a 10 céntimos las cantidades indicadas la recaudación fiscal ya llegaría a los 5.000 millones).
Lo que no especifica el estudio es la repercusión que podrían tener estos gravámenes en el consumo y esta es una cuestión que no debe ser minusvalorada.

Los circuitos cerrados de televisión (CCTV) en los mataderos: conveniente

Como zootecnista (y por lo tanto, como persona que respeta profundamente a los animales y a sus derechos) he defendido permanentemente y a ultranza la necesidad de disponer de un adecuado control de la actividad humana cuando se relaciona directamente con los animales vivos; muy especialmente cuando están implicados animales útiles, ya sean de renta o de trabajo, en cualquiera de sus facetas, incluidas la deportiva y la lúdica (en el sentido más amplio del término), o cuando lo hace con los animales de compañía.

Paralelamente he condenado siempre la brutalidad gratuita, el sadismo y el trato degradante, para con los animales y también he manifestado mi más absoluto desprecio hacia los especímenes de la especie humana que los utilizan. Por esta razón he expresado reiteradamente mi más contundente repulsa y rechazo, a todo tipo de maltrato animal, físico o psicológico, real (subrayo lo de real).

Por estas razones, en su día, condené contundentemente el caso, demostrado por la ONG Equalia, del maltrato que se producía en ciertos mataderos (por ejemplo en el de Collado Villalba o en el de Caudete), durante el proceso del sacrificio de los animales (recordemos el tema de animales pateados, reiteradamente golpeados, sacrificados sin aturdimiento previo, o el de una vaca colgada mientras un operario cortaba sus patas estando aún consciente, etc. etc.).

Por esta razón he aplaudido sin reservas que el Parlamento de la Comunidad Autónoma (CC.AA.) de la Rioja haya dado luz verde, por unanimidad, a una medida que obliga a los mataderos de esta Comunidad a habilitar un circuito cerrado de televisión (CCTV). Con la aplicación de esta medida se podrá controlar si se producen casos de maltrato animal en los mismos y arbitrar las medidas oportunas para que los mismos no se vuelvan a producir bajo ninguna circunstancia.

En efecto el CCTV es manifiestamente una herramienta técnica que amplía significativamente la capacidad de inspección y de vigilancia del cumplimiento, a lo largo de todo el proceso que tiene lugar en los mataderos, de la normativa vigente en la Unión Europea (y en España, claro está) en lo que atañe al bienestar animal y a los derechos de los animales.

Esta medida ya se aplica con carácter general, por ejemplo, en Israel, en Inglaterra, en Escocia o en Francia y, en mi opinión, debería aplicarse la misma en todos los mataderos españoles (debo significar que el día 29 de enero, en la Comunidad de Madrid, los grupos parlamentarios de PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos, registraron en la Asamblea una proposición no de ley en la que solicitan precisamente que se instale un circuito cerrado de televisión en todos los mataderos de la CC.AA. de Madrid, “con el objeto de garantizar la protección de los animales y el cumplimiento de las normativas de seguridad alimentaria”).

En mi opinión, este es el camino correcto. Pero el mismo debe ser complementado necesariamente con la impartición de una adecuada formación en esta temática a lo largo del proceso educativo de los ciudadanos (proceso, no lo olvidemos, que debe prolongarse a lo largo de la vida de los mismos y en el que los medios sociales de comunicación deberían jugar un destacado y positivo papel).

Es verdad que en Espña, en los últimos años, se ha mejorado mucho en este sentido (aún recuerdo todas las barbaridades que me tocó vivir en este sentido cuando volví a España a medianos de los años 70 del siglo pasado después de varios años en el Norte de Europa), pero aún queda un largo camino por recorrer.

Afortunadamente se está en ello (y en parte, al César lo que es del César, gracias a algunas acertadas actuaciones de ciertas ONG´s de corte animalista).

 

Carlos Buxadé Carbó.
Catedrático de Producción Animal.
Profesor Emérito.
Universidad Politécnica de Madrid
Universidad Alfonso X el Sabio

Decomiso de 24 vacas de una granja de Huesca

De nuevo un posible caso de maltrato animal.

En efecto, el Seprona de la Guardia Civil de Jaca detectó a finales del mes de enero una granja de vacas en la comarca del Alto Gállego (Huesca). En ella realizaron un control sobre el estado de los animales y las condiciones de la instalación pudiendo comprobar que no se llevaba a cabo un cuidado y una correcta alimentación de los mismos.

Por esta razón se procedió a investigar al propietario de la granja como supuesto autor de un delito de abandono y maltrato animal, poniéndose los hechos en conocimiento del Servicio Provincial de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón y de los veterinarios de la OCA (Oficina Comarcal Agraria), los cuales tras realizar una inspección de la explotación ganadera levantaron acta acordando el decomiso de los animales.

En realidad la práctica totalidad de los animales mostraban evidentes síntomas de no estar siendo atendidos adecuadamente por lo que se procedió a la imputación del ganadero responsable y debido a las pésimas condiciones en las que se encontraban se procedió al decomiso y sacrificio de las 24 reses que se ubicaban en la explotación. Las diligencias instruidas han sido remitidas al Juzgado de Instrucción Decano de Jaca.

Desgraciadamente, el maltrato animal en granjas, aunque no es en absoluto un caso frecuente ni mucho menos, sí que se produce de una forma recurrente (recuérdese, por ejemplo, el caso del vecino de Chantada que había dejado morir 39 de inanición). Evidentemente, casos de esta naturaleza ayudan a fomentar la injustificada “leyenda negra” que rodea a las explotaciones ganaderas y da alas a los animalistas en su cruzada contra las granjas.

Por ello es preciso que las multas, las penas de carne y los periodos de inhabilitación para el comercio y tenencia de animales que se apliquen en estos casos sean lo suficientemente elevadas, para que realmente tengan un efecto disuasorio.

En este contexto no nos debemos olvidar de que España es uno de los Estado de la Unión Europea dónde más casos de abandono y maltrato animal se registran.

La nueva Dirección General de los derecho de los animales

El Real Decreto 139/2020, de 28 de enero, que establece la estructura orgánica básica de los departamentos ministeriales, incluye en el recién creado Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 la Dirección General de Derechos de los Animales.

Ocupará el cargo de Director General de Derechos de los Animales don Sergio Antonio García Torres, que de acuerdo con los datos que aporta su biografía oficial es Técnico Superior en Artes Aplicadas a la Escultura y formador en posicionamiento y manejo de redes sociales.

El señor García Torres ha trabajado en ONG´s internacionales y del tercer sector, enfocadas a la intervención social y a la gestión de centros de reinserción juvenil. También ha sido integrante del departamento de comunicación de organizaciones políticas de carácter municipal, responsable de campañas y posicionamiento de empresas de bisutería, además de integrante del equipo de comunicación de ONG´s especializadas en Derechos de los Animales.

Debe tenerse en cuenta aquí que hasta la fecha la normativa española establecía la obligatoriedad de que los directores generales fueran funcionarios. El mismo Real Decreto incluye en su Disposición adicional séptima la excepción en los nombramientos de varios Directores Generales, entre otros, el de Derechos de los Animales: «De conformidad con lo previsto en el artículo 66.2 de la Ley 40/2015, de 1 de octubre, no será preciso que los titulares de las Direcciones Generales que se relacionan a continuación, ostenten la condición de funcionario, en atención a las características específicas de las Direcciones Generales».

Por su parte el texto legal referido a esta Dirección General que «es absolutamente novedosa y marca un salto en el reconocimiento del respeto a los demás seres vivos, precisando que el titular, es quién ha de diseñar y seguir la aplicación de políticas públicas en la materia, debiendo tener «un conocimiento profundo de los agentes sociales actuantes en la protección animal y experiencia en las relaciones institucionales entre entidades sociales y administrativas».

Una cuestión de especial trascendencia será si las competencias sobre animales cuya producción se destina al consumo se mantendrán en el Ministerio de Agricultura o pasarán a la nueva Dirección General quitándole más competencias al MAPA.

Nuevas disposiciones relativas al bienestar animal en Francia

El tema de las exigencias en todo lo relativo al bienestar animal sigue avanzando en el seno de la mayoría de los Estados de la Unión Europea. Así, Francia tiene previsto prohibir, a finales del año 2021, eliminar pollitos machos vivos de estirpes de puesta y castrar lechones sin anestesia.

Don Didier Guillaume, Ministro de Agricultura francés, afirmó en una rueda de prensa que “ya nada será igual”. El ministro galo señaló que actualmente, en Francia, los pollitos machos son eliminados violentamente (masacrados, dijo) en granjas de gallinas ponedoras porque no es rentable alimentarlos y «el objetivo es obligar a las empresas y a la investigación a dejar de hacerlo a fines de 2021.

El señor Guillaume se comprometió a encontrar una «técnica que funcione a gran escala» y de momento el método de sacrificio con CO2 sigue vigente. Entre los vecinos de Francia, Suiza ha implementado esta prohibición desde el 1 de enero.

Esta es una cuestión que entrará a muy corto plazo a debate también en España dónde anualmente se sacrifican alrededor de 35 a 38 millones de pollitos machos recién nacidos procedentes de estirpes de puesta.

Además el ministro aclaró que a fines de 2021 tampoco habrá “más castración de lechones sin anestesia” y que el ministerio “publicará textos reglamentarios en las próximas semanas para avanzar hacia prohibición de prácticas dolorosas en la cría de animales”.

“Hoy, el bienestar de los animales no es el fin de la producción, es una mejor producción”, continuó el señor Guillaume. “Hay bienestar animal, pero también estoy comprometido con el bienestar del criador, es muy importante”, agregó.

El gobierno francés también quiere que los fondos estatales se destinen inmediatamente a edificios que favorezcan la expresión natural del comportamiento de los animales de granja. Se compromete a defender, en las negociaciones actuales sobre la futura Política Agrícola Común Europea (PAC), la financiación de los ganaderos que inviertan en edificios ganaderos que cumplan con las normas de bienestar animal.

La nueva Dirección General de Protección Animal

Et factum est verum excogitari.

 

En efecto, lo que apuntaba la semana pasada en mi nota publicada en el número 13 de nuestro Boletín Ágora TOP GAN se ha confirmado; ya está en marcha la nueva Dirección General, denominada “de Protección Animal” (de la cual, en el momento de escribir estas líneas aún no se conocen exactamente sus competencias; competencias que no creo sean fáciles de definir teniendo en cuenta que la responsabilidad acerca de este tan complejo tema está actualmente repartida entre cuatro Ministerios y las Comunidades Autónomas).

Al margen de esta cuestión que no es menor y en contra de lo que en mi opinión sería lo lógico y lo deseable, la misma no está ubicada en el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA); por ello no me es fácil entender el silencio de don Luis Planas al respecto (porque, como dice un viejo adagio español: “quién calla… otorga”).

Esta nueva Dirección General depende nada menos que de la vicepresidencia segunda del Gobierno, la Vicepresidencia de don Pablo Iglesias, poniendo claramente en evidencia la importancia emocional y política que el Gobierno de Coalición, especialmente, en él, UP, da a todos los temas ligados al bienestar y a la protección animal.

No olvidemos que el pacto de Gobierno entre el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y Unidas Podemos (UP) contempla, en su punto 3.16, que el nuevo Gobierno impulsará una Ley de Bienestar Animal «que garantice una relación respetuosa hacia todos los seres vivos». Por lo tanto, cabe esperar que uno de los objetivos prioritarios de la nueva Dirección General será incorporar, a la mayor brevedad, al cuerpo jurídico español todas las directivas europeas en bienestar animal.

Tampoco se olvide que ya en el programa de UP había una afirmación muy positiva: se ofrecerán mayores garantías tanto a los animales como a aquellas personas con quienes conviven cuando se encuentren en procesos de embargo, en situaciones de crisis familiar, en las que tendrán que tener una consideración como parte de la familia que son, y en situación de protección, en la que no se podrá obligar a las personas a separarse de sus animales»; pero también que aparece el principio de «eliminar las ayudas y subvenciones relacionadas con la tauromaquia y de prohibir aquellos espectáculos que impliquen el maltrato animal» (supongo que aquí se puede referir inicialmente a las carreras de caballos, a las carreras de galgos, a la creación y mantenimiento de rehalas, etc.).

Al frente de esta nueva Dirección General está don Sergio García Torres, un reconocido “animalista” (antiguo miembro de la Red Internacional Anti Tauromaquia) y hasta la fecha responsable del área de protección animal de Podemos.

Recordemos que hace sólo unas semanas el nuevo Director General reconocía públicamente en Facebook que «hubiera sido fácil de parar la caza, al menos en la Comunidad de Madrid, si no hubiera gobernado la derecha». Estas declaraciones fueron realizadas a propósito de la apertura de la media veda en Madrid. Bien, vamos a ver con estos mimbres que cesta se crea en los próximos meses y hasta qué punto el propio sector pecuario español, incluyendo aquí el importante área de los animales de compañía, será llamado y participará, a través de sus técnicos, de sus asociaciones y de sus interprofesionales, en la elaboración de las directrices que establezca la nueva Dirección General y en la de las Leyes que de ella emanen.

Seamos optimistas; no pongamos la venda antes que la herida, ni los bueyes antes que las carretas. Sinceramente deseamos y esperamos, que la creación de esta nueva Dirección General de Protección Animal sea unos de los grandes aciertos del nuevo Gobierno.

Amén.

 

Carlos Buxadé Carbó.
Catedrático de Producción Animal.
Profesor Emérito.
Universidad Politécnica de Madrid
Universidad Alfonso X el Sabio