Entradas

El próximo plan de seguros para la retirada de animales muertos

De acuerdo con lo que ha publicitado el sindicato Joves Agricultors i Ramaders de Catalunya (JARC), que ha asistido a la reunión con la Comisión de gestión de animales muertos en explotación, Agroseguro ha presentado el próximo plan de seguros para la retirada de animales muertos de las explotaciones agrarias, según el cual, se verá modificada la tabla de bonificaciones y recargos en función de los siniestros acontecidos durante las tres últimas campañas.

Para el JARC, este criterio puede resultar beneficioso para aquéllos que no hayan sufrido ningún contratiempo, pero la organización ha alertado de que hay que especificar las razones de siniestralidad, excluyendo aquellas que no sean responsabilidad del manejo del ganadero sino de causas ajenas a la explotación.

En la reunión, JARC ha pedido, por otro lado, una mayor implicación a las integradoras, como propietarias de los animales, en el sufragio del coste en esta línea de seguro, así como en la financiación de nuevos sistemas de almacenamiento de cadáveres en las granjas.

Agroseguro siempre ha apostado por aquellos sistemas que puedan elevar el nivel de bioseguridad y comporten mejoras a las explotaciones pero, sobre todo, que no añadan un sobrecoste a los ganaderos. Con este objetivo, es necesario lograr un modelo de gestión sostenible con la mayor participación posible de las explotaciones. Este hecho implicaría un menor coste a las gestoras y consecuentemente, produciría una disminución del precio de los seguros.

La organización agraria JARC ha planteado que ENESA sea la que promueva la incorporación de nuevos sistemas de tratamiento de cadáveres, tanto a partir de contenedores refrigerados como de hidrólisis, mediante bonificaciones de las pólizas de seguro y que sean las integradoras quienes asuman el coste de la compra y de la instalación de los sistemas. De este modo se aumentaría, sin duda alguna, el nivel de bioseguridad de las granjas.

La desaparición de explotaciones de vacuno de leche

Unión de Uniones ha puesto de manifiesto, una vez más, que la crisis que sufre el sector lácteo desde hace años pone de manifiesto la dificultad de muchos ganaderos para poder seguir dando continuidad a su actividad, con costes de producción que no son capaces de trasladar a la cadena a través de su precios.

Así, Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, tras haber analizado los datos del último informe del FEGA, lamenta que en el último año se haya producido nuevamente un abandono de ganaderos en España, esta vez han sido más de 700 e insiste en el desprecio y hasta la criminalización que se está haciendo, por parte de algunos colectivos y sectores de la sociedad, a la ganadería en su conjunto y que va directamente en contra de la valorización de sus producciones.

Paralelamente, ha recordado que España es deficitaria en leche de vacuno y que el gasto en alimentación supone más de la mitad de los costes productivos de las explotaciones. Por eso la organización critica que el precio percibido, por el ganadero español, es un 6 por 100 inferior al precio medio de la Unión Europea y se sitúa un 8 por 100 por debajo del francés, que es un Estado excedentario y con unos costes de alimentación más baratos.

Unión de Uniones afirma que por mucho que piensen desde el Ministerio que con sus buenas palabras y una reformilla de la ley de la cadena alimentaria poco ambiciosa se resuelven los problemas, el sector del vacuno de leche es la muestra de que no funciona”.

La organización ha insistido en la dificultad real que tienen los ganaderos para trasladar la subida de los costes asociados a su actividad, costes principalmente de alimentación, por la vía de los precios, ya que, según Unión de Uniones, la industria no negocia, impone el precio, En este sentido, desde octubre, el pienso destinado a las vacas lecheras aumentado más de un 16 por 100, mientras que el precio de la leche lo ha hecho en un 0,89%. Desde noviembre esta tendencia es más acusada, ya que la leche va bajando, mientras el precio de los piensos ha ido subiendo.

Teniendo en cuenta los márgenes negativos, o mínimos en todo caso, con los que trabaja el sector productor esto va a suponer otro empujón para que se sigan cerrando granjas. En este sentido, la organización demanda la puesta en marcha de una Estrategia Nacional de proteína vegetal, como ya lo ha hecho Francia, para reducir la dependencia de materias primas para pienso producidas en el exterior y que son fuente de especulación, como es el caso de la soja.

Don Florentino Ruíz Cruces nos ha dejado

La Confederación Española de Fabricantes de Alimentos Compuestos Para Animales (CESFAC) informa del fallecimiento de Florentino Ruiz Cruces (Madrid, 1941 – Torrelavega, 2021) debido a un cáncer. Tino Ruiz tuvo una larga y variada trayectoria dentro del sector de la alimentación animal, ocupando todo tipo de responsabilidades profesionales en compañías como PURINA o NANTA y dedicando la última fase de su vida profesional al mundo cooperativo, donde dirigió AVIGASE, así como varios proyectos empresariales vinculados al mundo ganadero y cárnico.

Apasionado de la vida asociativa, que consideraba una herramienta más para la empresa, presidió CESFAC entre los años 2002 y 2007. También estuvo al frente de la Asociación de Fabricantes de Piensos Compuestos de Castilla y León (ASFACYL) y de la Fundación CESFAC, organizaciones todas ellas cuya modernización no se hubiera emprendido sin su empeño.

Desde CESFAC acompañamos en estos momentos difíciles a su mujer Águeda y a sus hijas María, Belén y Águeda.

 

ARRECAL opina sobre la inminente sobreprotección del lobo

La Asociación de rehalas regionales españolas caza y libertad (ARRECAL) ha puesto de manifiesto su rechazo frontal al procedimiento llevado a cabo por el Gobierno previo a la catalogación como especie vulnerable del lobo ibérico.

El resultado, como es bien conocido, acarreará la prohibición de la caza deportiva del lobo como medio de gestión cinegética adaptativa de la especie al norte del Duero. En este sentido, ARRECAL afirma que esta sobreprotección del lobo al que debe considerarse como un  gran depredador dará lugar, a corto plazo, a un incremento de los ataques a los perros de caza y al ganado.

ARRECAL ha recordado que, hasta la fecha, el control de poblaciones de lobo se realiza bajo una estricta vigilancia de las autoridades autonómicas competentes y con cupos anuales muy limitados. Por esta razón la Asociación de Rehalas Regionales Españoles Caza y Libertad rechaza con rotundidad el nuevo ataque del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico-MITERD a la población rural.

Esta Asociación considera que, ante la nueva situación, el incremento de los ataques del lobo al ganado en extensivo va a ser a partir de ahora exponencial (actualmente, y a pesar de los controles poblacionales, ya se registran miles de animales de producción muertos al año). Los datos científicos y técnicos de las comunidades autónomas con poblaciones de lobo así lo demuestran.

Pocos expertos de reconocido prestigio internacional como el biólogo don Mario Sáenz de Buruaga exponen que, desde el conocimiento científico, discuten la necesidad de controlar poblaciones abundantes de lobo cuando éstas afectan de forma severa a los intereses de los ganaderos. También, don Vicente González Eguren, doctor en veterinaria y profesor de la prestigiosa Facultad de Veterinaria de León, ha manifestado que la protección estricta del lobo es una utopía; siendo necesario el control de la especie.

Petición de dimisión de la ministra

Paralelamente, los principales sindicatos agrarios y ganaderos del país están pidiendo públicamente la dimisión de la ministra, doña Teresa Ribera, y del secretario de estado de medio ambiente, don Hugo Morán. No cabe duda de que la decisión del Ministerio perjudica notablemente a las comunidades locales, a los habitantes de la España vacía, y a los pobladores del medio, especialmente a los ganaderos en extensivo. La movilización del mundo rural será inminente, y ARRECAL ya ha manifestado que estará, como siempre, junto a los pobladores de la España vaciada.

Por otra parte, ARRECAL quiere subrayar otra grave problemática que, en muchas ocasiones, pasa desapercibida: el ataque de los lobos a los perros de caza. Con la progresiva tendencia al alza de las poblaciones del mayor cánido silvestre de nuestro país, el aumento de los ataques de extrema gravedad y mortales a nuestros perros aumentará de forma exponencial. Debe tenerse en cuenta que en zonas loberas tradicionales, como Galicia, Asturias, Cantabria y Castilla y León, es cada vez más habitual que en las batidas las manadas de lobos presentes en la zona, ataquen y den muerte a los perros de los cazadores. Paralelamente, cada vez es más frecuente la localización de perros que están para proteger al ganado que han sido devorados por el lobo ibérico.

ARRECAL considera esencial elaborar un registro nacional de predación de lobos sobre perros para valorar el número de animales atacados (que actualmente se estiman en varios cientos), su raza, edad, geolocalización, principales lesiones, etc. (con datos rigurosos y objetivos a diferencia de lo que acontece con las encuestas del Dirección General de Derechos de los Animales).

Este registro podría ser utilizado para solicitar al MITARD una indemnización económica por la importante pérdida sufrida por los rehaleros y propietarios de perros de caza y de  ganado.

Las nuevas manifestaciones de agricultores y ganaderos

Hace un par de semanas, concretamente en el boletín correspondiente a la segunda semana del presente mes de marzo, lanzaba una pregunta acerca de si el MAPA estaba fallando y, en la misma, exponía una serie de hechos que parecían dar una respuesta afirmativa a mi pregunta.

Siguiendo esta línea argumental me permito recordar que, hace ahora unos 13 meses, nuestros ganaderos y agricultores suspendieron, a causa de las complicaciones generadas por la COVID – 19  (que aquí sigue, a pesar de todas las afirmaciones de don Fernando Simón y del propio Gobierno), su campaña de movilizaciones, caracterizadas por multitud de tractoradas y de manifestaciones en numerosas zonas de España.

Ya entonces advertí que se trataba únicamente de una suspensión coyuntural y que, en cuanto la situación sanitaria lo permitiera más o menos y/o se acabara la paciencia de agricultores y ganaderos, volverían, sin ninguna duda, las manifestaciones, salvo que se corrigieran los múltiples errores que se estaban cometiendo desde las administraciones públicas.

Pues bien, ya estamos donde lo dejamos; agricultores y ganaderos, convocados por las organizaciones agrarias, han vuelto a reanudar las manifestaciones y ¡cuidado! con ellas ocurre lo mismo que con las ofertas a la baja de productos alimenticios en las grandes superficies; se sabe cuándo empiezan, pero no cuándo acaban (y aquí está, como muestra, la nueva guerra de precios entre las grandes cadenas, motivada por la incertidumbre económica generada por una pandemia que España sigue sin ser capaz de controlar adecuadamente. Este actual “episodio bélico” se prolongará, en mi opinión,  a lo largo de los próximos meses).

En este contexto de las nuevas manifestaciones, deseo empezar mencionando la que llevaron a cabo agricultores extremeños hace unos días. Se trató de una importante tractorada que les llevó desde Extremadura a Madrid. Su objetivo era dar a conocer, a don Luís Planas y al propio Gobierno, las reivindicaciones del campo.  No obstante, a su llegada a la capital, ni el Ministro de Agricultura, ni el todavía Vicepresidente del Gobierno, don Pablo Iglesias, tuvieron a bien escuchar a quienes, además de recorrer cientos de kilómetros para exponer sus problemas, contribuyen con sus impuestos a pagar sus salarios.

Por otra parte, el viernes pasado una caravana de tractores recorrió las calles de Jerez de la Frontera (Cádiz) en la primera protesta generada en Andalucía y respaldada por ASAJA Cádiz, COAG Cádiz, UPA Cádiz y Cooperativas Agroalimentarias de Cádiz, contra la convergencia de la Política Agrícola Común (PAC). Recordemos aquí que, ahora, don Luís Planas aboga por un proceso de convergencia de las ayudas de la Política Agrícola Común (PAC) «gradual y continuo» y, paralelamente, se aviene a flexibilizarlo en el próximo año 2022.

Y también el viernes pasado, bajo el lema “menos lobos, más ganaderos”, ganaderos y agricultores de Castilla y León se manifestaron en Valladolid en defensa de la ganadería y en contra de la decisión del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico (MITECO) de declarar especie protegida al lobo en todo el país. En esta manifestación una caravana de más de trescientos coches, encabezada por varios tractores,  recorrió durante unas dos horas las principales arterías de Pucela (que es, por parte de los vallisoletanos, un apodo y una forma cariñosa de nombrar a Valladolid).

Se trató de una protesta que fue organizada en unidad de acción por todas las organizaciones profesionales, ASAJA, la Alianza UPA-COAG y UCCL. En ella se afirmó que los lobos “no están en peligro de extinción, los ganaderos, sí”.

Estoy convencido de que esta nueva ola de manifestaciones no ha hecho más que empezar.

Y así, por ejemplo, en el día de hoy, 23 de marzo, Unión de Uniones de Castilla-La Mancha tiene convocada una caravana de tractores y coches en Toledo con una doble finalidad; la primera la de solicitar ayudas para la recuperación de los olivares dañados por el temporal ‘Filomena’ y la segunda, para solicitar se apliquen las oportunas medidas para combatir eficazmente la plaga de conejos que asola a la región.

En definitiva, cuándo se analiza las razones de todas estas manifestaciones, no queda lamentablemente más remedio que llegar a la conclusión, hablando siempre en términos generales y aceptando todas las excepciones que ustedes quieran, que nuestra bien remunerada “casta de los políticos” es altamente ineficiente e ineficaz.

Y concluyo permitiéndome metaforizar, refiriéndola al sector agrario, aquella vieja leyenda dorada de España: ¡Qué buen vasallo sería, si tuviese buen señor!

Carlos Buxadé Carbó.

Catedrático de Producción Animal.
Profesor Emérito.
Universidad Politécnica de Madrid

Asoprovac recurre el Real Decreto de ayudas de la PAC para el periodo transitorio

La Asociación Española de Productores de Vacuno de Carne (Asoprovac) estima que los cambios introducidos en las condiciones de admisibilidad de las ayudas de la PAC por el Gobierno español pueden excluir de facto del sistema de ayudas a los ganaderos de vacuno en la campaña 2021, generando pérdidas en el sector de más de 50 millones de euros. Reitera además que se trata de una medida que puede afectar al mantenimiento de la renta y de las inversiones de empresarios y trabajadores tras dos años de enormes dificultades económicas y como tal, debería haber estado precedida de una preceptiva consulta y profundo debate, y no aprobarse de forma precipitada como ha sucedido en este caso.

Una vez publicado el RD que regulará la PAC durante los años 2021 y 2022 y tras ser analizado por la Junta Directiva de Asoprovac, se estima que las consecuencias económicas y jurídicas son demasiado importantes para el sector vacuno de carne y se acuerda, de forma unánime, pedir en primer lugar al Gobierno la retirada del mismo y posteriormente recurrirlo judicialmente, solicitando además la adopción de la medida cautelar consistente en la suspensión de la vigencia del apartado cinco de la disposición final primera del Real Decreto impugnado por el que se modifica el art. 11 del RD 1075/2014 relativo a la actividad agraria a realizar en pastos permanentes hasta que recaiga sentencia firme que ponga fin al procedimiento, dados los perjuicios de imposible o difícil reparación que su aplicación ya causaría a miles de ganaderos de vacuno de carne.

La Asociación quiere recordar que el sector vacuno de engorde es un sector profesional, con actividad real, del que viven alrededor de 150.000 familias de forma directa y 1.000.000 de personas de forma indirecta. Sin embargo, su competitividad es muy dependiente de la política agraria común y su supervivencia en un mercado único cada vez más globalizado podría estar en juego en ausencia de un apoyo específico.  Las consecuencias serán la desaparición primero de ganaderos pequeños y medianos del país y posteriormente el crecimiento de la intensificación e integración de los restantes, en total incoherencia con lo que la actual sociedad está demandando y lo que supuestamente este gobierno y la comisión están promulgando.

Un DAFO del sector cárnico elaborado por 22 profesionales

Un conjunto de 11 representantes de organizaciones sectoriales y otros 11 del entorno empresarial han colaborado para elaborar un interesante DAFO del sector cárnico ante un año que presenta más incógnitas que nunca.

Como ha publicado CARNICA, promotora de este DAFO, las conclusiones aportadas por el mismo  han sido las siguientes:

Debilidades. 1. Gran atomización del sector, con muchas empresas pequeñas (en ocasiones con falta de relevo generacional) y con poca capacidad de realizar inversiones en necesidades actuales como digitalización o tecnologías que mejoren la competitividad y permitan adaptarse a las exigencias de los consumidores. 2. Mala comunicación del sector en general, que traslada poco y mal a la sociedad las mejoras que implementa en materias como Bienestar Animal o seguridad alimentaria; y que no responde adecuadamente a los ataques veganos y animalistas que generan mala imagen a la industria cárnica. 3. Tensiones en los precios generadas por varios factores, principalmente la dependencia de determinados canales como el Horeca, golpeados por la crisis del COVID.

Amenazas . 1. Sanidad Animal: Por un lado, focos en diversas zonas del mundo de Peste Porcina Africana e influenza aviar; por otro, y en sentido contrario, recuperación de la cabaña porcina china, que podría afectar a las exportaciones a ese país. 2. Mala imagen de la carne que está generando una caída de su consumo y el aumento de consumidores de productos alternativos a los cárnicos. 3. Política: Legislaciones que pueden perjudicar al sector (NutriScore, Green Deal…), eliminación de ayudas, incertidumbre de algunos acuerdos de exportación, boicot ruso.

Fortalezas. 1. Sector resilente, con una cadena de valor muy profesionalizada y con mucha capacidad de adaptación a las exigencias del mercado gracias a la elevada tecnología y modernidad de sus empresas, así como la cualificación de sus profesionales. 2. Sector muy internacionalizado, con una alta capacidad de exportación en muchas empresas y con un alto posicionamiento exterior. 3. Productos de gran calidad y prestigio cuyas señas de identidad son el bienestar animal, la sostenibilidad y el respeto por el medio ambiente, así como la seguridad alimentaria. Factores todos ellos garantizados por el modelo de producción europeo.

Oportunidades. 1. Una Marca España muy bien valorada en alimentación, unida a producciones de calidad, con probada seguridad alimentaria y alta sostenibilidad son argumentos que se pueden trabajar en comunicación para elevar el prestigio de la carne y cambiar su imagen. 2. Aún quedan muchos países por abrir sus fronteras a nuestra carne, pudiendo aprovechar para ello los acuerdos que establece la UE con terceros. 3. La implementación continua de innovaciones tecnológicas a la producción cárnica permite una mejora constante de la calidad de los productos y del resto de eslabones de la cadena.

¿Está fallando nuestro ministerio (MAPA)?

Cuando uno ya es muy viejo, como es mi caso, la propia sociedad le considera plenamente amortizado y lo va apartando, vía normativa, de los centros de toma de decisión y de asunción de responsabilidades.

Ello le permite a uno, si logra conseguir la suficiente serenidad como para asumir esta realidad (lo que no suele ser en absoluto fácil), ver el bosque sin que el árbol que tiene delante se lo impida. Esto es, creo, lo que me está sucediendo (aunque acepto, claro está, que puedo estar absolutamente equivocado).

En este sentido tengo la sensación cierta de que nuestro actual Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) acumula, en estos últimos tiempos, una serie de fallos que me parecen difícilmente explicables y que siempre resultan ser realmente importantes y negativos para nuestro sector agrario.

No me voy a referir a lo que entiendo está siendo, en estos últimos meses, una constante y manifiesta pérdida de “peso político” del MAPA en el seno del Ejecutivo (lo que comporta, por ejemplo, una falta de “punch técnico y político” para hacer frente, en ciertas cuestiones, al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico).

Tampoco me voy a referir, aunque, hay mucha “tela por cortar”, amén de “muchas responsabilidades que exigir a muchos niveles” (y me sangra el corazón al pensar en ello), a la falta de eficiencia, de eficacia y de cintura, al caso de los más de 850 terneros supervivientes, condenados todos ellos a morir, siendo muchos de ellos recuperables, transportados por el buque Kharim Allah. Tampoco quiero profundizar aquí en el caso, todavía más sangrante, del buque ‘ElBeik’, que lleva 1.776 animales, y que está inmerso, si nadie lo remedia, en un proceso similar al seguido por el Kharim Allah.

Pero si me voy a referir por lo gravedad práctica que tiene en estos momentos para los ganaderos (como ha puesto de manifiesto por ejemplo AGAPROL, la Asociación de Ganaderos Productores de Leche), al inexplicable retraso de meses del MAPA en lo que se refiere a la publicación oficial del Estudio de Costes de Producción en el caso del sector del Vacuno de Leche.

A nadie le escapa el hecho de que esta herramienta es absolutamente fundamental (como, además, lo establece la ley), para el más débil a la hora de afrontar la compleja negociación de los contratos; me refiero, claro está, a los contratos entre los ganaderos y las industrias lácteas.

Consecuentemente, muchos de estos contratos lácteos se están y estarán viéndose privados del marco de referencia, cuando fue el propio MAPA quién lo incluyó en las  sucesivas modificaciones de la Ley de la Cadena Alimentaria. Esto sucede además en un periodo de tiempo dónde los costes de producción se han disparado, en razón del significativo encarecimiento de ciertas materias primas fundamentales para los necesarios piensos compuestos.

Obviamente, si los contratos no recogen adecuadamente el precio real de producción, el ganadero, hablando en términos generales, puede verse manifiestamente desprotegido y la rentabilidad de su explotación absolutamente comprometida. En efecto,  puede darse el caso, según lugar y circunstancias, de verse obligado este ganadero a aceptar la firma de un “contrato a la baja” que le ofrecen (no olvidemos que la leche, en origen, es un producto altamente perecedero); contrato, que sea dicho de paso, no se va a ajustar al cumplimiento de la normativa vigente (sic).

Ello puede dar lugar a que también él, como antes ya lo han hecho muchos miles de los que fueron sus colegas, tenga que cerrar su explotación por falta de rentabilidad.

Evidentemente, no he ignorado al escribir las líneas de esta nota las dificultades, que está generando a casi todos la pandemia provocada por la COVID – 19; léase, por ejemplo, las actuales tensiones existentes ente la Administración, la industria y la distribución.

No obstante, si me paro a pensar un poco en lo que expuesto en  los párrafos precedentes (y le sumo lo que me he dejado voluntariamente en el tintero) no me queda más remedio que llegar a la conclusión de que el MAPA está cometiendo, en estos últimos tiempos, una serie de fallos, perjudicando de una forma u otra, como casi siempre, al eslabón más débil de la cadena; en este caso, al ganadero detentor de vacas de leche; este ganadero que trabaja en su explotación 365 días al año.

Y, lo más grave: “la pelota” está en el “campo del MAPA”; muy triste, pero muy cierto.

Carlos Buxadé Carbó.

Catedrático de Producción Animal.
Profesor Emérito.
Universidad Politécnica de Madrid
Universidad Alfonso X el Sabio

 

LA FECIC y el uso de denominaciones cárnicas

La Federación Empresarial de Carnes e Industrias Cárnicas (FECIC) informó, en una reunión telemática en la que asistieron 70 empresas, de la situación actual, tanto a nivel nacional como de la Unión Europea, del uso de las denominaciones cárnicas en productos que no contienen carne.

En este sentido, se puso de manifiesto la preocupación de las empresas ante la no aprobación, por parte de la Unión Europea, de la enmienda 165 que limitaba el uso de las denominaciones cárnicas en productos que no contienen carne, ya que, según la FECIC “deja abierto el panorama legislativo europeo sobre esta cuestión”.

Por el contrario, se recordó y puso en evidencia, que la existencia en España del Real Decreto 474/2014 sobre la norma de calidad de los derivados cárnicos, sí limita la utilización de las denominaciones cárnicas en productos que no contienen carne y acota el uso para las empresas españolas, pero no limita ni regula que el resto de los Estados miembros puedan vender dentro de la Unión Europea sus productos con denominaciones cárnicas en productos que no contienen carne.

Esta realidad, según FECIC, “podría generar un agravio comparativo de las empresas españolas con respecto a las del resto de la UE, con la pérdida de una oportunidad de negocio en beneficio de otras compañías no españolas”.  

China y los jamones Serrano e Ibérico

Tal y como ha publicado AGRODIGITAL, el pasado 1 de marzo entró en vigor el acuerdo bilateral entre la Unión Europea y China para la protección de un centenar de indicaciones geográficas y denominaciones de origen europeas, entre las que se encuentran doce productos agroalimentarios españoles.

Este acuerdo tiene como objetivo la imitación y la usurpación de sus correspondientes denominaciones, como Indicación Geográfica Protegida (IGP) y Denominación de Origen Protegida (DOP). Paralelamente, asegurará a los consumidores la autenticidad de dichos productos, garantizando que su elaboración sea exclusivamente en España.

En este contexto, la Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España (ANICE) lamenta que España haya perdido la oportunidad de proteger sus dos productos más emblemáticos de la charcutería española a nivel internacional: el Jamón Serrano y el Jamón Ibérico.

Estos dos productos, patrimonio gastronómico y cultural de nuestro país, los más exportados y con mayor proyección internacional, han quedado al margen del acuerdo Unión Europea – China, por la falta de la adecuada protección.

El Jamón Serrano está regulado como Especialidad Tradicional Garantizada (ETG) desde 1999, que, si bien define y controla sus características, requisitos de calidad y controles, permite, desgraciadamente, que se elabore jamón legalmente fuera de las fronteras españolas bajo el término “Jamón Serrano”.

Por ello, desde ANICE lamentan que, debido a la oposición de una minoría que no apoya el cambio de la ETG a la IGP del Jamón Serrano, no se avance en esta iniciativa, necesaria y urgente, que permitirá que la elaboración de este producto sea exclusivamente en España, con la que se logrará una mejor protección jurídica contra imitaciones en la Unión Europea y países terceros, evitando así que otros copien y usurpen el nombre de ‘Jamón Serrano’.

Algo similar ocurre con el jamón y otros productos del cerdo ibérico, cuya IGP (o DOP) está pendiente de concretarse desde hace años, a falta de un acuerdo marco sectorial, por encima de otras discrepancias y visiones.

La protección de la producción del cerdo ibérico ha sido un proyecto siempre concebido como transfronterizo, es decir, que abarque a España y Portugal. Sin duda tendría una buena acogida en la Comisión Europea, ya que no abundan figuras de calidad que engloben a más de un Estado miembro y, por tanto, con un enfoque verdaderamente comunitario.

Por todo ello, ANICE no concibe que en pleno sigo XXI no se haya logrado dar este paso y proteger, mediante los tratados y acuerdos comerciales, el patrimonio gastronómico, cultural y económico español e insiste en que no se puede correr el riesgo de dejar desprotegidos estos productos y que puedan ser imitados en cualquier país del mundo.