Entradas

Una decisión difícil de entender; nota del CGCOIA y de ANIA

El Consejo General de Colegios Oficiales de Ingenieros Agrónomos (CGCOIA) y la Asociación nacional de Ingenieros Agrónomos han publicado la nota que a continuación se referencia:

«Partiendo de la plena aceptación de que todos los seres vivos tienen derecho a la vida; y que los mismos ejercen diferentes roles, a veces difíciles de observar por el ojo humano, que explican los muchos procesos biológicos que acontecen en la naturaleza y que todos son susceptibles de sufrir bajas poblacionales cuando las acciones incontroladas del ser humano se potencian sin medida y sin control manifestamos:

El lobo ibérico, que desde tiempos inmemoriales ha vivido, vive y seguirá viviendo en constante y permanente lucha con el hombre, ejerce un rol fundamental y muy importante en la pirámide ecológica. Su puesto, en la parte superior de la misma, le permite ostentar un cierto status de supremacía al controlar al resto de animales que la componen y evitar por tanto que las poblaciones de los mismos se disparen provocando severos daños en el ecosistema. El problema acontece cuando este animal, astuto y con un sentido de supervivencia asombroso, depreda sobre el ganado doméstico (especialmente sobre el vacuno, ovino/caprino y equino) que pastorea en rastrojeras, montes, prados y pastos de montaña provocando estragos ya no sólo por el número de bajas sino también por el daño que provoca en hembras gestantes y paridas y crías de primera edad porque son más fácil de matar que la esquiva pieza silvestre.

El lobo, el “fantasma matador”, como le denominaría el Dr. Rodríguez De la Fuente, es una especie animal a la que proteger para siempre ya que forma parte de nuestro rico patrimonio faunístico; y la mejor manera de defenderla y protegerla es con la práctica correcta de la actividad cinegética porque no debemos nunca olvidar que la caza bien practicada es el mejor medio y método de conservación de las especies.

El lobo fue perseguido otrora, sin tregua ni cuartel, hasta dejarlo con un número escaso de manadas refugiadas en parajes recónditos de difícil acceso. Gracias a la labor de científicos y naturalistas para concienciar a la sociedad de que era necesaria su presencia, al abandono de las aldeas y pueblos, la reforestación de terrenos y al “boom” demográfico de  poblaciones de herbívoros silvestres fue recuperándose en número y reconquistando terreno, muy especialmente en todo el cuadrante noroeste, hacia el centro y sur de la península. Hoy en día podemos contemplar a este bello animal en casi todo el territorio nacional, excepto en las ínsulas, y sus poblaciones siguen aumentando. EL LOBO NO SE ENCUENTRA EN PELIGRO DE EXTINCIÓN HOY EN DÍA EN ESPAÑA. En muchos pueblos de Galicia, Asturias, Cantabria o Castilla y León nacen más lobos que niños al cabo del año. Esa es la realidad.

En el medio rural el rol que desempeña el subsector pecuario es clave y fundamental para la supervivencia. La ganadería, intensiva o extensiva, es vital porque crea unidades de producción; ofrece mano de obra;  posibilita la incorporación de jóvenes y mujeres  al subsector; alberga planes de mejora; es mejorada con la aplicación de la técnica y de la tecnología y de la I + D + i; están interrelacionada con los otros pilares del sector agrario y porque el proceso fabril industrial está adherido a la misma, con lo que los nuevos productos y subproductos a obtener están garantizados y por ende la supervivencia de muchos de nuestros pueblos. El ganadero de hoy en día es un profesional como la copa de un pino que está preocupado por sus animales, por su bienestar, por el medio ambiente y por producir alimentos que sean útiles a la sociedad. Si al complejo y complicado mundo en el que vivimos le añadimos la incertidumbre del contexto socio-económico en que vivimos, la volatilidad de los precios, y los desajustes de la cadena de valor, por poner sólo algunos ejemplos, el panorama que tenemos es preocupante. Desde aquí todo nuestro apoyo a los ganaderos españoles que realizan un trabajo duro con mucho esfuerzo y sacrificio y que producen alimentos de los que podernos sentir satisfechos y orgullosos.

La decisión tomada por parte del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico de considerar al lobo especie protegida y anular su caza en toda España es una decisión errónea que va contra los intereses de nuestros profesionales pecuarios y por ende de nuestro sector agrario y medio rural y que lo único que puede producir es un retroceso en el camino andando hasta la fecha en la relación lobo-hombre-ganado. La imagen idílica con la que algunas personas sueñan de ver nuestras montañas, prados y praderas repletas de vacas, caballos u ovejas durante buena parte del año no será posible gracias a esta medida; lo más paradójico de todo es que quiénes quieren ver a los animales “libres” durante casi todo el año quieren que el lobo campe a sus anchas y no se cace de manera controlada. Nadie en su sano juicio desea que el lobo desaparezca de nuestra península; lo que se desea es que su número sea tal que permita la convivencia junto al ganado porque ambos se han necesitado, necesitan y necesitarán, huyendo de lo radical y sectario ofreciendo soluciones consensuadas y oportunas entre TODOS los colectivos implicados y basándose en criterios científicos, técnicos y económicos.

Desde el Consejo General de Colegios Oficiales de Ingenieros Agrónomos y la Asociación Nacional de Ingenieros Agrónomos pedimos a las partes implicadas que se sienten en la mesa a dialogar y a buscar una solución a este tema de gran trascendencia y calado para nuestro sector agrario y medio rural, incluyendo en dicha solución unas medida para resarcir económicamente a los ganaderos afectados, de manera que sean unos trámites sencillos y rápidos que conlleven una respuesta ágil y proporcionada que compense las perdidas acaecidas y permita a los ganaderos mantener su nivel de vida».

ASAJA, COAG y UPA, contra la orden que pretende declarar al lobo especie protegida

Las organizaciones agrarias ASAJA, COAG y UPA acudirán hoy, martes, 23 de febrero, a la reunión con el Secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán.

A esta importante reunión llevan una petición innegociable: la retirada inmediata de la Orden Ministerial de Transición Ecológica por la que se incluye al lobo en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (LESPRE) y deja de ser especie cinegética en toda España. A partir de ahí, las organizaciones agrarias muestran su total disposición para trabajar conjuntamente con el ministerio en aquellas medidas que permitan la coexistencia de la actividad ganadera y la fauna silvestre.

ASAJA, COAG Y UPA defienden la postura de que la Orden Ministerial que Transición Ecológica lo que pretende poner en marcha es de todo punto inaceptable y carece de la necesaria legitimidad para salir delante. No hay más que recordar las circunstancias en las que la Comisión Estatal para el Patrimonio Natural y la Biodiversidad decidió prohibir el control de la especie, en una votación muy cuestionada, que tuvo que ser repetida y, además como se ha puesto de manifiesto en varias oportunidades, con los votos en contra de las Comunidades Autónomas donde el lobo tiene su principal implantación.

La citada Orden, que ha sido elaborada por el ministerio que preside doña Teresa Ribera, se basa en un censo de población de lobos de 2012-2014, que no refleja en absoluto la situación actual y en el llamado informe ASCEL, realizado por la Asociación para la Conservación del Lobo.

El mismo ignora criterios científicos y objetivos y carece del necesario consenso de las partes afectadas (Comunidad Autónomas donde se localiza el lobo y el propio sector ganadero, víctima de los ataques). Paralelamente conviene recordar que, a fecha de hoy, esta orden ni siquiera cuenta con el plácet de todas las organizaciones ecologistas y conservacionistas.

En opinión de las mencionadas Organizaciones Agrarias la única forma posible, para solucionar este disparate normativo, se debe basar en que el ministerio retire la polémica orden y, paralelamente se elabore un Plan de Actuación Global sobre el Lobo. Este Plan debe incluir un diagnostico real y certero de la situación actual del lobo y la ganadería; las medidas de gestión a adoptar y el control de la especie; también medidas de prevención de los ataques y un programa de indemnizaciones para los ganaderos que en ningún caso deben sufragarse ni con las ayudas de la PAC, vía eco esquemas, ni con los seguros agrarios que suscriben los productores.

Según los datos de que disponen las organizaciones agrarias, el lobo, lejos de estar en peligro de extinción, se encuentra en una clara fase expansiva, aumentando significativamente el número de animales y manadas cada año y extendiéndose a territorios donde hasta ahora no tenía presencia. Por esta razón los ataques a la ganadería se han incrementado exponencialmente pasando de los más de 10.000 ataques de lobos registrados en el año 2019 a cerca de 15.000 en el año 2020, generando unas pérdidas directas estimadas que superan los 5,5 millones de euros.

El mercado actual del jamón en España: recuperando la normalidad

El Congreso Mundial del Jamón, organizado por la Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España (ANICE), la Federación Empresarial de Carnes e Industrias Cárnicas (FECIC) y el Consorcio del Jamón Serrano, celebra la jornada ‘El mercado actual del jamón en España: recuperando la normalidad’, que tendrá lugar de forma virtual el próximo 25 de febrero a partir de las 12 de la mañana, en el marco de su plan de actividades #EnRutaHaciaElXICMJ

La jornada, que cuenta con el patrocinio de Tierra de Sabor y la Asociación Segoviana de Industrias de la Carne, comenzará con la bienvenida de Jorge Llorente, viceconsejero de Desarrollo Rural de la Junta de Castilla y León y director general de ITACyL.

A continuación, Julio Tapiador, presidente del Comité Organizador del Congreso Mundial del Jamón; Joan Riera, director de Alimentación de Kantar World Panel; y Jaime Palafox, experto agroalimentario en asuntos internacionales, analizarán la situación en la que se encuentra, hoy en día, el mercado del jamón en nuestro país, así como las oportunidades que abre el mercado post COVID-19, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

Consulta el programa y más información en www.congresomundialdeljamon.es

El Colegio de Ingenieros de Montes, en contra de declarar al lobo especie protegida

Según ha publicado EFEverde, el Colegio de Ingenieros de Montes (COIM) también ha puesto en evidencia, en un comunicado, su disconformidad con el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) respecto a su propuesta de incorporar al lobo ibérico en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (LESPRE).

El COIM recuerda que el lobo en España fue visto como una alimaña hasta el año 1970, fecha en la que la Ley 1/1970 pasó a considerarlo especie cinegética y, desde entonces, el trabajo de naturalistas como el Dr. Félix Rodríguez de la Fuente, hizo posible revertir la grave situación de este animal al prohibir su muerte en cualquier época del año con venenos, cepos o lazos,

El COIM recuerda también que las poblaciones de lobo ibérico se han recuperado “de forma significativa” sin necesidad de protección y ha augurado que ampliar las medidas de protección exacerbaría “el grave conflicto existente entre ganaderos, cazadores y asociaciones conservacionistas” y alentaría “el sentimiento de desatención entre la población rural por decisiones tomadas desde el ámbito urbano”.

Paralelamente, debe tenerse bien presente aquí que la propuesta del Ministerio se suma a la solicitud presentada en 4 de octubre de 2019 por la Asociación para la Conservación y el Estudio del Lobo Ibérico (ASCEL). En ella pedía incorporar todas las poblaciones de este animal al Catálogo Español de Especies Amenazadas, con la categoría de vulnerable, o en su defecto su inclusión en el LESPRE.

Tras señalar que “la evolución de la población noroccidental del lobo ha sido claramente expansiva y ha ocupado nuevos territorios”, ha subrayado que este hecho ha incrementado “sensiblemente” los daños a las explotaciones ganaderas.

Entre los años 2012 y 2014 se llevó a cabo el segundo censo nacional de la especie, realizado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente junto a las Comunidades Autónomas y en aquel momento se estimaba la existencia de 297 manadas, “con unos 1.600 a 2.700 lobos, en función de la época del año”, si bien las organizaciones ecologistas han exigido en los últimos años la elaboración de censos más precisos.

De acuerdo con las últimas estimaciones no oficiales, solo en el Norte de Castila y León hay una población superior a los 1.200 lobos.

 

Las opiniones de ASAJA, COAG y UPA acerca del lobo

Según ha publicado AGRODIGITAL, el jueves pasado los principales responsables de ASAJA, COAG y UPA pidieron en rueda de prensa telemática a la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, una reflexión profunda, así como la intervención del propio presidente del Gobierno, don Pedro Sánchez y del Ministro de Agricultura, don Luis Planas, para que “tomen cartas en el asunto” en la decisión de prohibir la caza del lobo en las zonas de mayor expansión de este depredador, al norte del río Duero.

Como bien han expuesto don Lorenzo Ramos (UPA), don Pedro Barato (ASAJA) y don Miguel Blanco (COAG), el lobo no está en peligro de extinción, “lo estamos los ganaderos”. Y han aportado datos tan interesantes como que España ha pasado de 300 a 3.000 lobos de los años 60 a la actualidad. “Solo en Zamora hay más lobos que en Alemania, Suiza, Noruega o Suecia”, ha asegurado el secretario general de COAG.

El presidente de ASAJA ha afirmado que los ganaderos buscan el consenso, y la “paz social” con todos los sectores, pero la posición del Ministerio para la Transición Ecológica no va por ese camino, sino que está enfrentando a comunidades autónomas, a ganaderos y al mundo urbano con el mundo rural. Don Pedro Barato se ha referido a la propia Directiva Hábitats, que recoge que se debe “minimizar el conflicto” de las especies salvajes con actividades como la ganadería, algo que a su juicio no se está persiguiendo.

Por su parte, don Miguel Blanco, secretario general de COAG, ha puesto en valor el trabajo que realizan la ganadería extensiva y el pastoreo, realizando un aprovechamiento de pastos y de montes, contribuyendo a la biodiversidad. “Los ganaderos contribuimos a la gestión sostenible del territorio y al mantenimiento de la población allí donde más se necesita”. “¿Qué sentido tiene este atropello?”, se ha preguntado el señor Blanco, y ha añadido “nos parece cuestión de oportunismo, postureo, prepotencia y sectarismo”.

Desde ASAJA, COAG y UPA han apostado por la coexistencia de la actividad ganadera y de la fauna silvestre. “Defendemos la biodiversidad y la sostenibilidad. Pero, han asegurado que la coexistencia no viene llovida del cielo, exige control de las especies y regulación”.

El secretario general de UPA, don Lorenzo Ramos, ha explicado que sus afiliados se sienten “despreciados” con esta decisión. “No se nos ha tenido en cuenta para nada, y en lugar de aparecer como los damnificados, pretenden que aparezcamos como los depredadores del lobo”.

Los que se encuentran en peligro de extinción no son los lobos, somos los ganaderos”, ha asegurado, al tiempo que ha animado a “ponerse en la piel” de esos ganaderos que acuden a su explotación “sin saber lo que se van a encontrar. Muchos ya han abandonado y otros se plantean dejarlo. En UPA abogamos por que el lobo esté donde pueda estar, y las ganaderías estén tranquilas donde están”.

Sobre las ayudas destinadas a mitigar las pérdidas, todos han coincidido en que son insuficientes y difíciles de gestionar. Sobre la posibilidad de dedicar ayudas de la PAC especiales a los ganaderos que “sufren” al lobo, todos se han mostrado en contra. “Las ayudas para compensar los ataques de lobo deben ser ayudas especiales que deben salir de presupuestos específicos.”

 

La calderada de Teresa

 

De niños nos decían que no se habla con la boca llena y algo parecido ocurre con el acto de escribir, puesto que uno no debiera ponerse a escribir con el alma supurando rabia como me ocurre a mí en estos momentos. No debiera escribir, pero lo voy a hacer porque necesito dar salida a ese gas metano que me ha generado algunas noticias de estas últimas semanas y que me están oxidando las entrañas. Pido disculpas de antemano.

Esta semana, la Comisión Estatal de Patrimonio Natural y la Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, en adelante MITECO, ha aprobado tras una reñida votación, doble votación incluida, la inclusión del lobo en el listado de especies silvestres que, traducido al pópulo, significa que la especie dejará de ser cinegética, que no podrá ser cazada, en todo el territorio y no, tal y como ocurría hasta ahora, donde más arriba del Duero podía ser objeto de caza.

Si uno analiza el resultado de la votación, podemos observar perfectamente como los 9 que han votado a favor de la medida (Cataluña, Aragón, La Rioja, Extremadura, Castilla-La Mancha, Canarias, Baleares, Melilla y el ministerio) son, casualmente, las que no tienen presencia del cánido en su territorio mientras entre los 8 votos contrarios (Galicia, Asturias, Cantabria, Castilla y León, Madrid, País Vasco, Andalucía y Murcia) se encuentran, casualmente también, los que cuentan con el 95% de la población y los que más sufren sus ataques. Valencia y Navarra, esta última inexplicablemente, han decidido ponerse de perfil argumentando falta de información y Ceuta no asistió a la reunión.

Como digo, los representantes de los territorios más afectados han dejado bien claro que es necesario contar con herramientas de control de población para una especie como el lobo cuya población, según todos los informes técnicos existentes, crece lenta pero imparablemente (se apunta a una población entre 2.000 y 2.500 ejemplares) y cuya área de expansión también va ampliándose como una mancha de aceite.

No obstante, los movimientos ecologistas no consideran suficiente esta situación y por ello, impulsan todo tipo de iniciativas, tanto sociales como políticas, para posibilitar una mayor expansión del lobo y, tal como lo expresan los ecologistas de Euskadi, la idea sería facilitar que el lobo presente en la zona central y norte de la península contase con un corredor ecológico que lo conectase, vía Euskadi y La Rioja, a través del Pirineo, con las manadas de lobos que, al parecer se acercan al otro extremo desde las montañas italianas. Por eso mismo, no acabo de comprender, la tibieza, por no llamarlo de una forma más contundente, de Navarra y mucho menos los votos favorables de Aragón y Cataluña.

Serán los ganaderos de dichas comunidades, todavía con el susto en el cuerpo por la introducción del oso en el Pirineo, los que deberán pedir cuentas a sus respectivos gobiernos para que les expliquen los verdaderos motivos de su voto favorable al lobo.

Ahora bien, más allá de la actuación concreta de cada uno de los gobiernos, me inquieta sobremanera la fotografía resultante donde, excepciones aparte, las fuerzas de izquierda se posicionan de forma favorable al lobo mientras las fuerzas de centroderecha se posicionan más del lado de los ganaderos. No obstante, los posicionamientos no son unívocos en cada uno de los partidos y así mientras, damos por perdido el apoyo de PODEMOS, la clave parece estar en las dos almas del PSOE, la rural y la urbana-ecologista.

Teresa Ribera, la dura ministra que se encuentra al frente de MITECO, es la clara imagen del alma urbana y ecologista del PSOE que se ha impuesto claramente al alma rural que pudiéramos atribuir a territorios como Aragón, La Rioja, Extremadura y Castilla-La Mancha que han preferido cumplir con la disciplina del partido que con lo que le piden su mundo rural y agrario.

Al PSOE se le presupone un claro compromiso con el sector primario y muy especialmente con la ganadería extensiva y cómo no, con el mundo rural aquejado de la pandemia del despoblamiento, pero sus máximos dirigentes deben ser conscientes que medidas como ésta van, justamente, en el sentido contrario al que, teóricamente, dicen apoyar.

Ninguna medida, ni ésta ni otra cualquiera, por si misma y de forma separada, será ni la salvación ni la culpable del hundimiento del sector primario y rural, ahora bien, conviene ser consciente que el cúmulo de medidas pequeñas y parciales en el sentido equivocado provocan un efector devastador y, mucho me temo, que ésta es una de ellas.

La pelea entre el alma urbana y rural, no obstante, no es algo exclusivo del PSOE, se da en casi todas las fuerzas políticas, con mayor o menor crudeza, puesto que todas las fuerzas políticas, calculadora en mano, concluyen que el mundo rural requiere de un esfuerzo enorme y continuo pero con escasos réditos electorales mientras el mundo urbano, con menor esfuerzo, proporciona mayores alegrías, electoralmente hablando.

Recientemente, EHBILDU lanzaba el chupinazo de salida de su proceso congresual y entre otros planteamientos, se observa una apuesta estratégica por los entornos urbanos y por las ciudades para así poder lograr el asalto definitivo a las instituciones que hasta ahora se le resisten. En nuestro entorno más cercano, se puede constatar claramente, EHBILDU da por seguro su dominio absoluto en el mundo rural y se percibe una clara apuesta por los entornos urbanos, más proclives a postulados ecologistas, frente a los planteamientos rurales y primarios. Ejemplo palmario lo tenemos en la sierra de Aralar donde los ganaderos, muchos de ellos de la izquierda abertzale, se sienten abandonados por los suyos a los que ven atrapados por los cantos de sirena de los ecologistas que viven en las ciudades.

Como dice el refrán, en todas las casas cuecen habas y en la mía, a calderadas.

Xabier Iraola Agirrezabala

Editor en Kanpolibrean
Blog sobre la granja y el mundo alimentario

 

El código de buenas prácticas de Provacuno: el primer paso de su estrategia

 

El pasado mes de noviembre, PROVACUNO presentó su Código de Buenas Prácticas  Medioambientales del Vacuno de Carne. Se trata de un documento que pone a disposición del sector productor un conjunto de herramientas para avanzar hacia la sostenibilidad en las explotaciones ganaderas. Es el primer producto de nuestra “Estrategia Carbono Neutral 2050”. La Interprofesional viene trabajando, desde mediados de 2019, con este plan de actuación que tiene por objeto reducir las emisiones de gases de efecto invernadero e incrementar el secuestro de carbono a través de prácticas de manejo y de utilización de los pastos y recursos forrajeros.

Sostenibilidad y neutralidad climática

La Estrategia de PROVACUNO pretende facilitar una transición hacia modelos de producción más sostenibles que permitan contribuir a la mitigación del cambio climático, con compromisos de actuación a corto, medio y largo plazo. Estamos convencidos de que la incorporación de herramientas de circularidad y de eficiencia en el uso de los recursos en las explotaciones de vacuno de carne, tanto de vacas como de terneros, va a contribuir a su sostenibilidad económica y, como consecuencia, a su competitividad, como garantía de la sostenibilidad social del conjunto del sector.

Nos hemos puesto, como objetivo a largo plazo, alcanzar la neutralidad climática del sector vacuno de carne español en 2050. Es un objetivo ambicioso pero irrenunciable para los productores, industriales y comercializadores que los integran. Con la aplicación de las tecnologías disponibles podemos reducir las emisiones e incrementar sustancialmente el secuestro del carbono en los suelos del entorno de las explotaciones. De manera complementaria, el conocimiento y la tecnología que se está generando nos permitirán avanzar en paralelo a las metas que están planteando nuestras administraciones.

Innovación e Investigación

La cadena de valor de la carne de vacuno ha decidido asumir un papel proactivo en la reducción de las emisiones y en su sostenibilidad ambiental, promoviendo las actividades de investigación y desarrollo tecnológico aplicados a nuestras condiciones específicas de producción. Con este objetivo, hemos iniciado la caracterización socioeconómica y productiva de nuestro sector, que nos servirá́ para establecer las bases sobre las que poner en marcha proyectos específicos, dirigidos al objetivo perseguido. Además, necesitamos involucrar en ellos a los productores más innovadores para que sean un pilar esencial en la evaluación de los resultados y faciliten su incorporación inmediata en toda la cadena de valor.

Para desarrollar nuestros planes de trabajo hemos buscado la colaboración de investigadores españoles de la red REMEDIA, especializados en estrategias de mitigación del cambio climático en la producción agraria y forestal. El primer paso de esta colaboración ha sido la redacción del Código de buenas prácticas, en el que han participado científicos de diferentes Universidades y Centros de investigación. En la elaboración del código también han participado técnicos del sector del vacuno de carne.

Los códigos de buenas prácticas

Nuestro Código de Buenas Prácticas es una guía de fácil manejo y comprensión para los productores de vacuno. En se recogen, de manera muy didáctica, diferentes prácticas que pueden contribuir a la mitigación del cambio climático a lo largo de la cadena de valor de la producción ganadera. De forma indirecta también se hace referencia a otros objetivos ambientales como el amoniaco. Se ha organizado en torno a los siguientes ámbitos: secuestro de carbono en pastos y cultivos, mejora del manejo en los suelos y gestión de estiércoles, alimentación animal y uso de materias primas, así como aspectos relacionados con la genética, reproducción y manejo.

Dentro de cada bloque se han identificado las medidas de mitigación disponibles, describiendo brevemente el fundamento de éstas, los efectos sobre los diferentes GEI, tanto directos como indirectos, las posibles sinergias o antagonismos con otros contaminantes, así́ como la disponibilidad tecnológica y económica de cada medida. Con esta información, se pretende que cada productor pueda identificar las medidas que mejor se adaptan a su explotación en términos ambientales y de coste-beneficio.

Con el fin de facilitar la interpretación de la información, se han generado unas escalas semicuantitativas que permitan identificar de forma rápida el efecto de una medida concreta sobre las emisiones de GEI, su coste y su disponibilidad

En este contexto nuestra primera actividad va a ser la difusión de las buenas prácticas que se describen en el código, cuya aplicación se promoverá́ en el sector ganadero. Hemos iniciado un trabajo específico con el resto de la cadena de valor, que también tendrá su herramienta específica de trabajo. De forma paralela estamos identificando objetivos de investigación aplicada e innovación.

Dr Javier López López

Dr. Ingeniero Agrónomo
Director de Provacuno

El Código se puede descargar en el siguiente enlace:

http://www.provacuno.es/vacuno/sostenibilidad/codigo-de-buenas-practicas_349_1_ap.html

 

Unión de Uniones y su valoración de las cuentas de la PAC

Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, tras revisar el recién publicado Real Decreto 41/2021 por el que se establecen las disposiciones específicas para la aplicación en los años 2021 y 2022 de la PAC, ha comprobado que las cuentas de la PAC no cuadran. En este contexto lamenta la reducción de los límites máximos establecidos para las ayudas directas de esta política comunitaria para el periodo transitorio previo hasta la nueva PAC, que entrará en vigor en 2023. De hecho, prevé que habrá una reducción del 2 por 100 del montante de ayudas directas de la PAC para 2021 y 2022 y que el nuevo Real Decreto reduce los límites presupuestarios de todas las ayudas directas, incluidas el Régimen de Pago Básico, el pago verde y las ayudas asociadas.

Unión de Uniones resalta que, de acuerdo con lo publicado, todos los límites de las ayudas directas en el marco de FEAGA (régimen de pago básico, pago para prácticas agrícolas beneficiosas para el clima y el medio ambiente, pago suplemento para los jóvenes agricultores, ayuda asociada voluntaria y pago específico para el algodón) suman un total de 4.961,9 millones de euros en 2021 y 4.957,9 millones de euros en 2022, frente a los 5.057,4 millones de 2019 y 2020. Esto implica una reducción para el presente año del 1,90 por 100 y del 1,96 por 100 para el siguiente. En el caso del Programa de Apoyo al Sector Vitivinícola Español (PASVE), el límite máximo también se reduce en un 3,89 por 100 para el año 2021.

La organización explica que el recién publicado Real Decreto articula las disposiciones nacionales del Reglamento Europeo 2020/2220 publicado el 23 de diciembre, que incluyen las actualizaciones de los reglamentos de la PAC a nivel europeo, asignando ya montantes sobre la base de los acuerdos de la futura, siguiendo para el período transitorio el principio de «mismas reglas con presupuestos nuevos».

Estas cifras, en la que se ve que las cuentas de la PAC no cuadran, contrastan con diferentes declaraciones emitidas desde el Ministerio de Agricultura que han venido defendiendo que para España se mantendrían los mismos fondos para la PAC reformada en términos corrientes e incluso anunciaban un ligero incremento.

Respecto a los límites presupuestarios, Unión de Uniones indica que sus reducciones no necesariamente implicarían una disminución del importe de las ayudas individuales a los agricultores y ganaderos estatales y señala que dicho importe dependerá tanto de la situación de partida de estas ayudas en cada una de las explotaciones, así como de la aplicación del mecanismo de convergencia que contempla el Real Decreto.

El sector porcino de capa blanca reduce sus emisiones de gases de efecto invernadero

El sector porcino de capa blanca español ha logrado reducir durante el año 2020 un 4,11 por 100 sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) por cada kilo de carne producido con respecto al año 2019, de acuerdo a las afirmaciones vertidas por INCOPORC. Estas cifras, tal y como puso de relieve la Interprofesional, coincidiendo con el Día Mundial de la Acción frente al Cambio Climático, confirman la tendencia a la reducción de emisiones de los últimos años provocada por la actividad del porcino.

De hecho, señala, INTERRPORC afirma que “si nos remontamos al año 2005, la reducción de emisiones GEI del sector porcino por cada kilo de carne producido se reduce en un 41 por 100 en los últimos 15 años. En aquel año, las granjas de porcino españolas emitían 1 kilotonelada de CO2 por cada 439 toneladas de carne producidos, mientras que en el año 2020 han sido menos 748 toneladas de carne por cada kilotonelada de CO2 emitidas”.

Pero los esfuerzos del sector porcino en materia medioambiental no se limitan a la reducción en la generación de emisiones GEI, sino que se extienden a otros muchos campos de la actividad, como la reducción del consumo de agua, de electricidad y combustibles o la menor generación de plásticos no reutilizables, residuos o desperdicios.

El sector porcino continúa mejorando comprometido con alcanzar un impacto climático neutro antes de 2050, en consonancia con lo establecido en el Pacto Verde Europeo. Todas estas medidas de control y mejora medioambiental que viene aplicando el sector en los últimos 30 años han contribuido a que el peso de la actividad porcina sobre el conjunto de las emisiones nacionales GEI sea de solo el 1,9 por 100.

Con todo, el sector porcino continúa mejorando comprometido con alcanzar un impacto climático neutro antes de 2050, en consonancia con lo establecido en el Pacto Verde Europeo.

El Gobierno español llevará a la ruina a un gran número de ganaderos de vacuno y ovino, denuncia Asoprovac

La Asociación Española de Productores de Vacuno de Carne (Asoprovac) asegura que el nuevo Real Decreto que regulará la PAC, publicado recientemente, ha sido elaborado «a espaldas del campo español,  haciendo caso omiso a las preocupaciones del sector ganadero». Esta Asociación denuncia que el Gobierno español, además de ser «incapaz» de poner en marcha medidas de apoyo al vacuno de carne tras un año de enormes dificultades económicas y en el que se está produciendo a pérdidas desde hace varias meses, ha elaborado un Real Decreto que «expulsará de facto a un gran número de ganaderos del sistema de la PAC para un periodo de dos años que se suponía de transición fluida que, sin embargo, acabará provocando el cierre de muchas granjas de nuestro país».  A su juicio, «las consecuencias serán la desaparición primero de ganaderos pequeños y medianos del país y posteriormente el crecimiento de la intensificación e integración de los restantes, en total incoherencia con lo que la actual sociedad está demandando».

Asoprovac muestra su sorpresa por la diferencia entre lo planteado por la Comisión Europea para adaptar al campo europeo a la nueva PAC que entrará en vigor en 2023 ‐ ajustes financieros básicamente‐ y lo planteado por el ministerio, «que va mucho más allá puesto que supone, para este mismo año, por un lado, que un volumen muy importante de ganaderos dejen de percibir, de media, el 75% de sus ayudas y, por otro, convergencia de los derechos superiores a la media de la región en algunos casos de hasta un 50% en sólo dos años, de acuerdo al propio simulador del FEGA».

Fuentes de Asoprovac advierten que  no se trata de un Real Decreto «transitorio, ni fluido. No se está respetando la supuesta linealidad en la convergencia que proclama el RD. Es un RD de ruptura y que supondrá la ruina de un gran número de ganaderos». Este proceso de cambio se ha producido, entiende la Asociación, «con total opacidad, falta de diálogo y con la oposición de la mayoría de las organizaciones representativas». Este proceso pone de manifiesto la falta de sensibilidad hacia la ganadería. «Estamos convencidos del total desconocimiento por parte del mismo del impacto que estos cambios van a generar no sólo para ganaderos de cebo de terneros si no para el conjunto del sector. Especialmente, para ganaderos pequeños y medianos de España de los que supuestamente, este Gobierno presume de querer proteger».

Asoprovac propone una vez más dialogo para intentar trabajar de manera conjunta con la Administración central y las CCAA con el objetivo de encontrar una verdadera transición fluida que no suponga el cierre de granjas.