Aumenta el protagonismo de los alimentos y bebidas de origen vegetal

Como les recordaba a mis alumnos, en este último fin de semana, cuando hace unos 10 – 12 años empecé hablar, en mis clases de la Universidad y en las Escuelas de Negocio, acerca de las bebidas y, sobre todo, de los alimentos de origen o de base vegetal, como una alternativa real a los alimentos basados en la proteína animal, prácticamente nadie compartía mis argumentaciones y mucho menos mis predicciones.

Hoy, junio del presente 2024, los conocidos como: “Plant-based meat, seafood, eggs and dairy” son una realidad que está en el mercado para dar respuestas a una demanda que ya tiene músculo (la demanda global aumenta del orden del 8- 10 por 100 anual) y. sobre todo, que presenta, a medio plazo, un gran potencial (no se olvide que en la U.E. – 27 hay actualmente, en el colectivo de personas mayores de 18 años,  alrededor de un 3 – 4 por 100 (unos 12 millones) que se declaran veganos; alrededor de un 5 -6 por 100 (unos 20 millones) dicen ser vegetarianos y aproximadamente otro 25 – 26 por 100 (unos 95 – 97 millones) afirman ser flexitarianos y/o pescetarianos).

Es verdad que este tipo de alimentos y bebidas vegetales tiene todavía muchos retos que superar, entre ellos el de lograr una mejora en su presentación, en su apariencia, en su sabor y, sobre todo, en su precio.

La oferta Plant – based, en mi opinión y hablando siempre en términos generales, tiene que mejorar, por una parte, en lo que atañe a sus estrategias y tácticas de mercadeo (probablemente porque su mercadotecnia aún no está “suficientemente afinada”); por otra parte, guste o no guste (y afortunadamente para los productos pecuarios), la mencionada oferta todavía no está a un nivel que realmente pueda garantizar la satisfacción, la fidelidad y la frecuencia de adquisición de los consumidores.

Cierto es que los avances tecnológicos y las innovaciones siguen desarrollándose, con el fin de poder dar una adecuada respuesta a las demandas de los consumidores (la aparición de la fermentación y/o de la extrusión de baja y alta humedad, pueden constituir un ejemplo de ello).

Pero, a pesar de todo lo expuesto y de acuerdo con los datos suministrados por una encuesta llevada a término por el Observatorio de consumo de alimentación plant – based, la realidad en España es que del orden de un 30 por 100 de nuestra población ya consume, en mayor o menor medida, este tipo de alimentos a diario y que cerca de un 48 por 100 ha incorporado, a su dieta habitual, a este tipo de productos como complemento a los productos originados en la ganadería.

Por otra parte, no cabe olvidar, también en este ámbito, el creciente protagonismo de la biotecnología en el desarrollo de una serie de alimentos fermentados capaces de parecerse, en todos los sentidos, a ciertos alimentos de origen pecuario o animal, como pueden ser, por ejemplo, yogures o quesos.

Y, por último, en esta breve nota no nos olvidemos de las biomasas acuáticas que constituyen, dentro del “mundo vegetal” unas fuentes ricas en proteínas, en ciertas vitaminas y también en otros nutrientes esenciales. Estas biomasas pueden enriquecer, con su incorporación a los alimentos plant – based.

Como decía hace la mencionada docena de años: “estamos al inicio de una maratón”; hoy, me permito afirmar que “ya se han recorrido, sin duda alguna. los primeros 10 Km. de la mencionada carrera maratoniana que implica a los alimentos y a las bebidas de origen vegetal”.

Ignorar o minusvalorar esta realidad, por parte de la producción ganadera y/o de la industria alimentaria, sería, con una visión a medio plazo, un error absolutamente garrafal.

Y como le decía a la clase discente, sea cual fuere su posicionamiento intelectual aquí no olviden nunca que: “el tiempo es un juez inapelable y da o quita razones”; también en lo que se refiere a la temática expuesta.

 

 

 

 

Carlos Buxadé Carbó.
Catedrático de Producción Animal.
Profesor Emérito

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *