Color verde esperanza

Cada vez que arranco el motor del ordenador para escribir una de mis interminables filípicas semanales, pienso en la reacción de mis lectores. Muchos, al parecer, cada uno de ellos de un padre y madre diferentes, de colores políticos diversos y oriundos de los lugares más insospechables y remotos. Tras su lectura, los habrá que piensen que hoy me ha salido muy profesional, muy “para tu gente” como dice mi esposa, los habrá que opinen que es muy progre, atrevido, incluso faltón mientras que muchos de ellos me identifican con posiciones conservadoras, incluso se han atrevido a llamarme portavoz del VOX vasco. En fin, como dice el dicho, ¡para gustos, los colores!

Pues bien, recientemente, en un distendido diálogo con Laura, discreta pero eficaz directora del Foro Rural Mundial a cuya Junta Directiva pertenezco, Foro que está inmerso en una estrategia mundial para impulsar la Agricultura Familiar y que celebra el Decenio de la Agricultura Familiar bajo el amparo de la ONU, le hice saber que tras llevar varios años algo incrédulo sobre la validez de la estrategia pro Agricultura Familiar para el continente europeo y más concretamente, para el entorno más cercano, vasco y estatal, es ahora cuando más consciente soy de la importancia de esa reivindicación, puesto que cada vez son más numerosos y evidentes los ejemplos de eso que llaman la agroindustria donde los productores, meros trabajadores, sin arte ni parte ni en la propiedad ni en la dirección del proyecto y, por otra parte, los propietarios, sociedades mercantiles que delegan la dirección en sus ejecutivos de confianza, producen a mansalva para llenar los almacenes de la industria que transforma y envasa, coloquialmente hablando, a maquila, para la cadena de distribución que es el que tiene el contacto directo con el consumidor final. Hablando de gustos, creo que este párrafo, me ha quedado muy rojillo.

Todavía son franca mayoría, así lo deseo al menos, las explotaciones familiares en los diferentes subsectores productivos, a lo largo y ancho de la península. No obstante, es innegable el avance de esa otra agricultura donde el factor principal, si no único, es el volumen, la economía de escalas y el precio unitario, sea leche, carne, aceituna, trigo, lechuga, cordero, etc. El descenso en la rentabilidad de la producción agraria, todo ello motivado por una alimentación low-cost, impulsada por eso que se viene llamando el mercado y alentado por la clase política que todo lo mide por el IPC y por la capacidad de consumo de la gente, conlleva que los productores, sean del subsector que sean, se vean abocados a producir más y más, incrementar las cabezas de ganado, aumentar la dimensión de las parcelas e invernaderos, etc.

Esos mismos productores son bien conscientes de la dificultad de encontrar mano de obra para las tareas agrícolas, bien por falta de interés y atractivo bien por las condiciones socioeconómicas que pueden ofrecer los productores pero aun así, la tesitura les obliga a incrementar y así comprobamos como contratan a quien no deben, a quien no pueden pagar o en su caso, sustituyen la mano de obra por una maquinaria cada vez más grande y cara, difícil de amortizar, y se centran en las tareas más inmediatas, evidentes y meramente productivas dejando de lado todas aquellas otras facetas (gestión económica, tareas burocráticas, cuestiones medioambientales, etc.) cuando no abandonando parcelas y tierras que no son muy productivas y cuyas labores requieren más tiempo de lo permisible. Este párrafo, más que oscuro, me ha quedado, negro.

Producir por producir, barato y a mansalva, nos está llevando a que las explotaciones familiares diseminadas por todo el territorio y que ancla la población en el tejido rural son sustituidas por mega – explotaciones con consejo de administración, empleados propios (cuantos menos, mejor) y donde las tareas son ejecutadas por empresas externas de servicios agrícolas y obviamente, para sacar el máximo rendimiento en el menor tiempo posible a todo el entramado no cabe otra que sustituir olivos tradicionales por setos de olivo intensivo recogidos por una cosechadora, viñedos tradicionales que son sustituidos por arbustos, granjas familiares que son sustituidas por macro granjas, etc.

Nadie, al menos abiertamente, impulsa y/o ampara este tipo de sector. No tienen madre o padre que les cobije, pero crecen. No tienen la adhesión de los consumidores, aunque les compren la mercancía. No tienen el respaldo de la clase política, aunque los toleren. Ahora bien, visto lo visto, lo que nos les faltan son padrinos.

Ahora bien, conviene no olvidar que una vez puesto en marcha el engranaje resulta difícil parar la rueda y así, en estos momentos nos encontramos con un sector productor español, en una parte importante al menos, arrojada a los brazos del mercado libre, con problemas de sobreproducción en sectores tan importantes como el aceite y el vino, con sectores ganaderos (porcino, vacuno carne,  avicultura) realmente dependientes de alimentación exterior y de la exportación a mercados terceros, sector hortícola temeroso ante el aumento de importaciones marroquíes, etc. Por ello, no conviene olvidar, la frasecita de marras que afirma que “siempre habrá alguien más al Sur que producirá, más barato que tú” y por eso mismo, más que nunca, creo que debemos ser conscientes que el precio nunca debiera ser la única estrategia.

Cada vez producimos más, cada vez exportamos más, cada vez generamos más macroeconomía. Ahora bien, con el tiempo, ¿cada vez habrá más agricultores dueños de su destino cuya microeconomía les permita vivir holgadamente?

Releo, una vez acabada, la filípica y sinceramente, creo que me hace falta una dosis de esperanza, verde esperanza.

Xabier Iraola Agirrezabala

Editor en Kanpolibrean
Blog sobre la granja y el mundo alimentario

 

 

 

1 comentario
  1. Alvaro Martínez Martín
    Alvaro Martínez Martín Dice:

    Lamentablemente tiene razón pero es el signo de los tiempos, los consumidores sólo ven precio y algo de calidad, pero poca gente está dispuesta a pagar más por una mayor calidad.
    Nos cambia el gusto por la comida, cuando yo era niño había una clara diferencia entre el pollo o el huevo de corral y la incipiente producción industrial en avicultura industrial con las estirpes norteamericanas, eso es historia, pero ahora mis hijos ( y yo a veces) consumimos más la carne industrial, y la de corral nos resulta a veces incluso demasiado «fuerte»..

    Por otro lado con lo que habla del sur yo creo que tenemos que luchar por poder utilizar todos las mismas armas, desde condiciones de explotación, hasta uso de zoo o fitosanitarios, pasando por toda la panoplia de impuestos «verdes» y bienestar animal. En caso contrario estamos muertos económicamente hablando.

    Que haya sectores líderes en producción intensiva (p.e. porcino) no deja de ser motivo de orgullo, en las producciones liberalizadas y sujetos a normas mundiales, podemos competir. No es el modelo referencial para las familias verdes y felices pero es lo que hay.

    Que podamos competir, pero creo que hoy en día no es viable, vivir de explotar 20 vacas y unas docenas de gallinas produciendo unos kg de tomates en nuestro huerto. Sencillamente no es viable.
    Salvo que las nuevas tecnologías permitan acceder directamente a clientes que paguen el sobreprecio. de la artesanía rural.

    Artesanía que no se puede imponer a las grandes producciones porque, sencillamente, no serían viables y nos cargaríamos sectores enteros como pasó en suiza con las ponedoras en batería. hace ya décadas.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *