El brote de listeriosis. Unas reflexiones

La listeriosis es una infección producida por una bacteria, la bacteria Listeria monocytogenes.​ Se trata de una zoonosis que en el Primer Mundo (I Mundo) es relativamente muy poco frecuente en humanos pero, lamentablemente, es extremadamente grave. Se trata, dicho con otras palabras, de una de las infecciones alimentarias más violentas, con una tasa de mortalidad que se suele estar por encima del 20 por 100.

Lamentablemente, esta infección la tenemos hoy en España y desde mi particular punto de vista el problema generado es, desde una perspectiva exclusivamente social, de los consumidores, doble y notablemente más importante de lo que pueda parecer a simple vista. 

Por una parte todo parece indicar que se ha reaccionado tarde y con demasiada lentitud lo que ha permitido el desarrollo de todo “un circo mediático” al que tan propensos son algunos de nuestros medios sociales de comunicación (incluyendo a alguno de nuestro propio sector). Este “circo” en nada favorece a la imagen de los productos ganaderos, en una sociedad muy sensibilizada y, en parte, muy crítica con toda esta temática. 

Por otra, como consecuencia de lo expuesto en el párrafo anterior y de la carencia de una respuesta unificada, pronta, contundente, y convincente, se ha socavado de forma significativa la confianza de los consumidores hacía los productos cárnicos (por mucho que posteriormente se hayan formulado declaraciones, tardías y altisonantes, acerca de la seguridad de los productos generados por la industria cárnica española).

ePara empezar debe tenerse en cuanta que la titular Juzgado de Instrucción número 10 de Sevilla, doña Pilar Ordóñez, trasladó al UCOMA (Unidad Central Operativa Medioambiental de la Guardia Civil) un informe que «reflejaba que una muestra de un lote de carne «La Mechá” de la empresa Magrudis dio positivo por listeria ya en el pasado mes de febrero. Según informaron fuentes judiciales se procedió a notificar «en tiempo y forma» a la empresa Magrudis de la contaminación de sus productos por parte de la bacteria Listeria monocytogenes.

De hecho, en el auto de admisión a trámite de la querella interpuesta por Facua-Consumidores en Acción contra la mencionada Magrudis y sus responsables, la magistrada indicó que ese informe, que fue aportado el pasado 10 de septiembre, ha sido unido a las diligencias de investigación de las que se ha facilitado copia a los agentes de la mencionada Unidad Central Operativa Medioambiental de la Guardia Civil, que es el organismo encargado de la investigación.

Paralelamente la organización FACUA-Consumidores en Acción está procediendo a investigar a una empresa dedicada a productos cárnicos, que es propiedad del hermano del administrador único de Magrudis. Dicha empresa está ubicada en la misma calle que la que presuntamente provocó el brote de Listeriosis oficialmente decretado el pasado 15 de agosto.

Por su parte la Guardia Civil, después de los registros realizados durante varias horas, por orden del ya mencionado juzgado de instrucción 10 de Sevilla, detuvo el martes pasado a cinco personas vinculadas a la empresa Magrudis, entre ellos al gerente, don José Antonio Marín, y a sus dos hijos, uno de ellos es el administrador y socio único, don Sandro José Marín Rodríguez, Dos de los cinco detenidos han sido puestos en libertad, mientras que los otros tres pasarán a disposición judicial previsiblemente en breve.

Todo lo expuesto constituye un ejemplo fehaciente del daño que puede hacer la mala praxis de unos muy pocos (como es caso aquí) al conjunto de un sector, el cárnico, ejemplar en muchos sentidos y que está “per se” sometido a unas enormes presiones mediáticas y sociales.

El daño, más mucho que poco, ya está hecho. Ahora es muy de desear que la justicia actúe de forma rápida, contundente y ejemplarizante. 

La sentencia debe no sólo convencer a la ciudadanía y reafirmar su confianza en la justicia, sino también disuadir a todos aquellos operadores que, en el futuro, puedan pretender, en beneficio propio, actuar en perjuicio de los sagrados derechos de los consumidores y, sobre todo, de su salud.

 

Carlos Buxadé Carbó.
Catedrático de Producción Animal.
Profesor Emérito.
Universidad Politécnica de Madrid
Universidad Alfonso X el Sabio

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *